Etiqueta: puericultura

Dormir con almohada

Cambiando de tema, y retomando los ya habituales post sobre el sueño patrocinados por Ecus Kids, quería hablar hoy de la cuestión “dormir con almohada”. Una de las recomendaciones actuales más habituales con respecto al sueño de los bebés es la de no ponerles almohada. Recuerdo que esto a mis padres y no digamos ya a mis abuelas les sorprendía bastante pues en su época era normal que los bebés tuvieran su almohadita y todos los juegos de cama incorporaban sus correspondientes tres piezas. Por poner almohada, la ponían hasta en el carrito. En cualquier caso, la recomendación de no usar almohada parece bastante lógica: su uso no proporciona una curvatura natural a la espalda del bebé. Además, algunos médicos añaden que podría suponer un riesgo en bebés pequeños que se voltearan y no pudieran volver a su posición inicial, igual que podría ocurrir con mantas o edredones, de los que también se aconseja prescindir. Mi opinión siempre ha sido la de prescindir de todo aquello que no es necesario mientras se pueda. Es posible que nos parezca que un bebé dormiría mejor con almohada porque a nosotros nos resulta así, pero hay que considerar que la proporción de su cabeza con respecto al cuerpo no es la misma que la nuestra. Viendo como duermen los bebés, no creo que a ninguno se le pase por la cabeza que...

Leer más

¿Cómo lavar la ropa del bebé?

Hace unos días me llegó un folleto de ropa en el que se incluían también algunos consejillos sobre puericultura. Uno de ellos, acerca de cómo lavar las prendas del bebé, decía más o menos así: “debes lavar la ropa a mano, siempre por separado, con una gotita de jabón neutro y nada de suavizante“. Me hizo gracia leerlo porque me trajo inmediatamente recuerdos de cuando yo estaba embarazada y leía, leía y leía, iba tomando nota de todos los consejos que caían en mis manos y los aplicaba tal cual porque tampoco tenía mi propio criterio ni experiencia para decidir qué me iba mejor… De todas formas, tampoco me lo tomé al pie de la letra. No hice caso en lo de lavar la ropa a mano ni en lo del suavizante. Mi lavadora tiene un programa corto que supuestamente emula el lavado a mano y fue el que usé siempre. Un poquitín de jabón especial para bebé (que cuesta una pasta) y doble aclarado. En cuanto al suavizante, aparte de que me gusta mucho el olorcillo que deja (y de hecho uno de los recuerdos que tengo de los primeros días de mi hijo es el olorcito suave de su ropita), si no le hecho un pelín de suavizante a la ropa sale tiesa por completo. Por aquella época yo no tenía secadora, que esa sí que deja...

Leer más

Luz de noche Nomade, de Pabobo

El año pasado Pabobo tuvo el detalle de enviarnos a unos cuantos bloggers una de sus lámparas. A mi me envió, en concreto, la Abeja Bee Happy, de la que hablé en esta entrada. Este año ha repetido detalle y le ha llegado el turno a la luz de noche Nomade. En principio, nunca he estado especialmente interesadas en las lámparas quitamiedos. El tiempo que mi hijo durmió en su cunita y en su habitación nunca tuvo miedo de la oscuridad y, en cualquier caso, tenía un carrusel en la cuna bien chulo, con el que bastaba y sobraba....

Leer más

Fan de la Maclaren Quest

Silvia, a través de Formspring, me ha pedido que comente mi opinión sobre las sillas de paseo (de segunda edad, entiendo). Aunque tengo las neuronas fundidísimas de no dormir y de la caña que me mete el niño todos los días, me viene al pelo su petición porque llevaba mucho tiempo queriendo contar lo encantada que estoy con mi silla MacLaren. Soy el colmo de la indecisión. Desde que tuve al niño he empeorado (¡si cabe!) y estoy alcanzando niveles enfermizos. Para elegir la secadora que nos compramos las Navidades 2009-2010 estuve más de 6 meses, ahora llevo más...

Leer más

La trona: un trasto necesario

  A través de Formspring, una persona anónima me comentaba que tenía un bebé de 7 meses y que no sabía si comprar o no una trona porque le parecía mucho armatoste y se preguntaba por su utilidad real. Opinar sobre puericultura siempre es complicado porque cada familia y cada niño son distintos y no hablemos ya de los tipos de casa… Lo que para uno es algo imprescindible para otro puede ser algo totalmente supérfluo…  Sin embargo, yo creo que la trona es uno de esos elementos que yo calificaría como necesarios. ¿Por qué?: – Si vas a dar de comer al niño estando sola en casa, en alguna parte le tienes que sentar. Ya no es sólo que hasta bien entrados los 8-9 meses la mayoría de los niños no se sostienen sentados correctamente (sin irse para todos los lados, para delante o para atrás) sino que puedes tener un niño como el mío, al que jamás podrías darle de comer si no está atado a algo, sería como intentar alimentar a un pulpo cabreado, para que os hagais una idea. – La trona sirve, en líneas generales, como un primer asiento para el bebé. Puedes usarla para que el niño vea la tele, por ejemplo. O si sale tranquilito, hasta podrías ponerle algunos juguetitos en la bandeja para que juegue (con mi hijo es implanteable porque...

Leer más