Etiqueta: puericultura

Sacaleches Medela Swing Maxi

Hoy quiero dedicar este post a contaros mi experiencia con el sacaleches Medela Swing Maxi, un sacaleches fantástico con el que me ha ido muy muy bien.   ¿POR QUÉ NECESITABA EL SACALECHES MEDELA SWING MAXI? Con Bebé abriendo la boca al paso de la comida para su hermano y poniendo ojitos a todo lo que pasa por nuestra mesa, tras haber meditado mucho sobre cómo plantear la alimentación complementaria para no estropear la lactancia materna, decidí empezar con los cereales sin gluten por la noche. Y para prepararlos, necesitaba sacarme leche, porque la idea del agua o el caldo...

Leer más

Tummy Tub: no me convence

En casa somos fans de la bañera Flexibath, de Stokke. Escribí sobre ella hace dos años (en esta entrada) y aún hoy la seguimos usando para bañar a Hermano Mayor. En una casa como la nuestra, con un único baño en el que no cabe un cambiador con patas y con un plato de ducha de difícil acceso, a día de hoy sigue siendo la solución más práctica. Sin embargo, como expliqué en aquella entrada, creemos que la Flexibath es una bañera de segunda edad, es decir, idónea para bebés que ya se sostienen sentados sin ayuda. Teníamos la...

Leer más

El chupete de gota: una especie en extinción

Finalmente decidí probar el chupete cuando cumplió el mes de vida. Como tenía en casa el montón de chupetes que probé con su hermano mayor, completamente nuevos porque no quiso ninguno, fui probando diferentes formas de tetinas, que si latex, que si silicona, que si anatómicas, que si ortodónticas… Nada, no le gustaba ninguno. Como yo tampoco tenía mucho interés y no estaba del todo convencida, lo dejé. Pero días más tarde recordé que tenía uno guardado que tenía una tetina que me parecía bastante peculiar (por poco habitual):  la tetina de gota. Y, sí, ese chupete si le...

Leer más

Usando (de nuevo) el doppler fetal

Sí, en este segundo embarazo estoy usando de nuevo el doppler fetal. Es uno de los tesoritos que tengo guardados del embarazo de mi hijo Mayor con muchísimo cariño: el doppler que me compré para escuchar sus latidos. Hablé de él hace ya mucho, en la primavera del año pasado, en una entrada que podéis leer aquí.   Mi experiencia con el doppler fetal Como comenté entonces, aunque entiendo que para mucha gente sea un aparato prescindible, para mi fue una maravilla usarlo. Es posible que para algunas mamás sea una tontería, pero a mi me hizo mucho bien y...

Leer más

Cortarle las uñas al bebé

Una de las primeras cosas que hice cuando pude levantarme de la cama tras la cesárea fue cortarle las uñas a mi hijo. Nosotros optamos por no ponerle esas manoplas que ahora se han puesto tan de moda y, como era de esperar, a las pocas horas de nacer ya tenía la cara hecha polvo. Nadie se atrevía a cortárselas y yo no podía moverme así que en cuanto pude cogí las tijeras y ¡zas!, en un momento, arreglado el asunto. Realmente tiene cero misterio. Las uñas de los bebés, aunque sean diminutas, son muy blanditas, casi casi se deshacen solas. Y las tijeritas de bebé son totalmente inofensivas. Creo que las posibilidades de hacer un desaguisado son bien pocas. Esa etapa, la de recién nacido, fue la más fácil para la tarea. En cuanto empezó a ser un poco consciente, el tema uñas se fue complicando. Hace unos meses tuvimos una racha en la que no ponía oposición, incluso parecía que le gustaba. Se quedaba embobado mirando cómo la uña iba desprendiéndose del dedito y se dejaba hacer perfectamente. Pero ha vuelto a cambiar de opinión y ahora mismo cortarle las uñas es un drama, para el que necesito un ayudante fortachón que le haga un buen placaje porque se defiende como si le fuera la vida en ello.Vamos, que es mucho más fácil cortarle las uñas a...

Leer más

Búsqueda personalizada

Últimos Tweets