Sábado en la Feria del Libro

No me gusta la Feria del Libro. Sí, ya sé que suena a herejía, pero no me gustan nada el calor ni las aglomeraciones de gente. Como yo no he valido nunca para abrirme paso a codazos, ir allí es ir a perder el tiempo porque nunca consigo ni siquiera arrimarme a los puestos. Prefiero cien mil veces perder un buen rato en una libreria con aire acondicionado. Aún así, llevo yendo muchísimos años, salvo el año pasado en el que, dada mi situación, mi marido se fue a dar una vuelta el solito una tarde a la que...

Leer más