¡Vacaciones! (y el relativo concepto de ocio)

Por fin los astros se han alineado y, desde el viernes por la tarde, mi marido está disfrutando de todas las vacaciones que en 2010 le negaron: 15 días. Estamos disfrutando mucho, muchísimo, el primero el niño, que cada vez tiene una relación más estrecha con su padre y a estas alturas ya puedo decir que le echa de menos cuando no está y se pega a él como una lapa cuando le tiene cerca. Eso sí, nuestras vacaciones (porque esto son vacaciones para todos) significan aprovechar el tiempo en todas esas cosas que de normal son muy difíciles...

Leer más