Etiqueta: opiniones contra corriente

Cosas de la playa que no aguanto

Debería haber añadido al título del post “a parte de la arena, las moscas, las algas y la sensación de pringue permanente“, pero es que ya iba a quedar muy largo. Creo que ya quedó claro que la playa no es para nosotros. Y es que hay cosas que me superan tanto o más como las derivadas simplemente de lo excesivamente escrupulosa que soy. Veamos… Primero.- La gente que fuma en la playa. Lo siento, pero yo creo que debería estar prohibido. Señor@s fumadores, en la orilla del mar corre una brisa que propaga sus humos por todas partes. Es realmente asqueroso cuando te tocan vecinos fumadores y, ¡leche, que hay niños delante, un poquito de por favor!. No hablemos ya de esa costumbre repugnante de enterrar las colillas en la arena. Si nos dieran un premio por cada colilla que el niño ha rescatado en una semana seríamos ricos. Segundo.- La gente que trata a sus hijos a patadas. Cosas como “venga, no seas maricón, vamos al agua” o “anda y que se joda, que comparta sus juguetes” o “si esté es un cabrón, anda y que le den” o “niño, no me seas nenaza, van a decir que eres mariquita” o “a mi no me gustan los niños llorones, nenaza, que eres una nenaza“. Normalmente tengo relativa tolerancia con este tipo de frases, de forma aislada, porque...

Leer más

Señora, ¡míreme a los ojos!

A pesar de la fobia a las tiendas, he conseguido comprarme unas camisetas, que falta me hacían. Y aprovechando que ahora se llevan las cosas sueltecillas, he comprado de ese estilo, porque entre la cesarea, la miomectomía y toda la comida basura que trago, tengo un pequeño michelín en la tripa que antes no estaba ahí y que se nota bastante con la ropa ajustada.¡Qué bien voy así, más holgada!. Bueno, pues no sé si será por llevar las camisetas más sueltas de lo habitual o porque por la altura del niño ya me opinan que me toca, me estoy topando con gente que más o menos descaradamente me mira a la tripa para ver si hay o no hay bombo. Ayer por la tarde nos encontramos con una señora que hacía mucho que no veíamos y la mujer las pasó canutas para mirarme a la cara. Yo creo que sufrió mucho porque la veía hacer esfuerzos por mirarme a los ojos pero la pobre no podía, no quitaba ojo de la tripa. ¡Estuve por levantarme la camiseta así disimuladamente para que viera que más allá de un michelín fofillo no hay nada!. En fin, que me voy preparando ya para la pregunta de marras, que veo que queda ná y...

Leer más

El Ministro de Trabajo propone esclavizar a padres y bebés

A estas alturas es probable que toda la blogosfera ya esté al tanto de una de las últimas declaraciones que ha hecho nuestro actual Ministro de Trabajo, la noticia ha corrido como la pólvora y muchos blogs ya se han hecho eco de la indignación que ha suscitado. No soy de hablar de política, no me parece éste el espacio apropiado, pero la ocasión bien merece hacer una excepción. Las declaraciones, por si alguien no sabe de qué estoy hablando, son estas: “Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento” Tengo que decir que me encantaría ser capaz de rasgarme las vestiduras y abrir mi boca de par en par, pero no me sale. Hace años que soy consciente de que el mundo se mueve por este camino, así se entiende la conciliación y la igualdad, y que no se diga en voz alta, o que se diga en petit comité, no hace que sea menos obvio. Así que lo único que ha conseguido sorprenderme ha sido que se diga tan claramente y con tanta frescura… Será quizá que como este Gobierno ya sabe que...

Leer más

Conceptos pro-sistema

Pensaba escribir hoy sobre otro tema, pero acabo de leer un texto interesantísimo en el Blog Alternativo sobre Eulàlia Torras de Beà, a raíz de una entrevista suya publicada en La Vanguardia titulada “La guardería no puede criar saludablemente a un bebé”, que causó bastante revuelo y por la que fue tachada de retrógrada, machista y demás lindezas. Os aconsejo que lo leáis, podéis hacerlo aquí. Así que aprovecho este hilo para tratar un tema que tengo en mente desde hace tiempo: hasta qué punto han calado determinados conceptos en nuestra sociedad, conceptos inventados para la armoniosa continuidad de un orden económico-laboral que no piensa en las personas como individualidades con alma sino como en masa productiva.  Me refiero, en concreto, a dos conceptos: el tiempo de calidad y la indispensabilidad de la guardería para criar niños felices e inteligentes.  En cuanto al tiempo de calidad, creo que es, junto a la liberación de la mujer, una de las mayores patrañas que se nos han contado en las últimas décadas. El tiempo de calidad simplemente no existe, el concepto fue creado única y exclusivamente para liberar de la culpa y preocupación normal que cualquier padre siente cuando deja a su hijo muchas horas para irse a trabajar e impedir de ese modo que sienta tentaciones de dejarlo todo y atender a su instinto. Para los bebés y niños pequeños,...

Leer más

Niños abandonados en los parques

Voy al parque por obligación. Soy afortunada porque a mi hijo no le entusiasma (de momento),  él lo que quiere es ir correteando de un lado a otro y no nos paramos demasiado tiempo en ninguno. Pero aún así lo llevo regular y no dejo de observar cosas que no me gustan nada. Hay dos situaciones, íntimamente relacionadas, que me ponen muy nerviosa: – Por un lado, los niños abandonados en los parques. Esto pasa, sobre todo, en la sesión de tarde. Las madres llegan al parque y sueltan a las fieras dentro para sentarse ellas en el banco, a veces bien lejano, a hablar de lo suyo. Estos niños, incluso siendo algunos bien mayorcitos, se reconocen a la legua. Son niños que se portan mal a propósito, con un único objetivo: llamar mi atención, aunque sea negativamente. De manera habitual soy la única madre que entra dentro del recinto vallado. A veces noto malas miradas, curiosamente, no sólo de las madres que se encuentran fuera, sino muy especialmente de los niños que se encuentran dentro, sobre todo si estos son ya mayorcitos. No es raro que niños de una cierta edad se esfuercen en empujarme una y otra vez, en chocarse conmigo o en putear a mi hijo… o todo a la vez. Parece que molesto allí dentro. Las primeras veces alucinaba. Pero no hace falta mucho tiempo...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets