Etiqueta: miedos

Litecup: vaso antigoteo con luz led ¡Se acabó el miedo a la oscuridad!

Esta semana va de descubrimientos. Si el lunes os hablaba de los pantalones Morphologik de Vertbaudet, disponibles en tres anchos de caderas incluyendo una súper pequeñita para los niños más delgados, hoy os traigo un cacharro con el que no dejo de dar palmas. Se llama Litecup y es un vaso antigoteo que incorpora una luz led que se activa cuando hay poca luz en la habitación.   El miedo a la oscuridad de mi hijo pequeño El problema del miedo a la oscuridad del Peque viene ya de lejos pero había ido a más en los últimos meses. Si...

Leer más

Miedo al embarazo

Se suele decir que no conoces el verdadero significado de la palabra miedo hasta que te conviertes en madre (o padre). ¿Estáis de acuerdo? Creo que no he sido nunca una persona especialmente miedosa, ni siquiera ahora, pero sin embargo estoy muy de acuerdo con esta frase. Lo que se sufre por un hijo, los temores y preocupaciones que se tienen, no se pueden comparar con ninguna otra circunstancia. Luego cada cual tendrá sus propios miedos, que seguramente dependerán de cómo fue educado (telita con los miedos que consciente o inconscientemente nos trasmiten nuestros padres) o de las circunstancias...

Leer más

Miedos

No soy una mujer valiente, sólo soy muy cabezona, por eso he ido siempre hacia delante, porque no he dejado que mis miedos me frenaran… Pero no he conseguido nunca que los miedos dejen de atenazarme. Más aún, creo que han sido pocos los miedos que he ido dejando atrás y muchos más los que he ido incorporando con el paso del tiempo.  Es un secreto a voces que aunque juré y perjuré que nunca tendría más hijos para no tener que pasar por un embarazo tan malo como el que tuve, no lo decía en serio. De hecho, durante los primeros meses de vida de mi hijo era una idea recurrente, incluso obsesiva, y la única razón por la que pude gestionar bien el tema es porque tenía una cesárea reciente: un impedimento lo suficientemente serio como para no hablar más del tema. Después de la cesárea fue el mioma y después del mioma, la miomectomía. Hoy hace cuatro meses que me operé aunque reconozco que parecen muchos más. Si el mes que viene sale todo bien en la revisión (que no veo por qué no), recibiré el alta definitiva. De alguna forma, siento que se me acaba el obstáculo físico y me quedo delante (y casi desnuda) de mis muchos miedos. Hasta hace unos años, ocultaba mis miedos detrás de una coraza. Poco a poco he ido...

Leer más

¿Lo hará?

Muchas veces me han comentado: “mi hijo empezó a hablar un día y ya no recuerdo cómo era antes“. Cuando me ocurra a mi, ya veremos si paso o no por la misma experiencia. Aplicada al caminar, yo aún recuerdo cómo era cuando no se desplazaba solo (quizá por que aún hace poco tiempo) y, sobre todo, recuerdo esa duda que tantas veces me asaltaba: ¿lo conseguirá?. Me imagino que quienes hayan tenido bebés especialmente rápidos no habrán sufrido nunca estas preguntas. Quien tenga un bebito que con 6 meses está gateando no ha tenido tiempo de preguntarse si lo conseguirá o no y cuándo. Lo mismo para quien tenga un hijo que con 10 meses emplee con sentido alguna palabra que otra.  Para bien o para mal, no ha sido nuestro caso. Mi hijo empezó a desplazarse reptando bastante pronto (con 5 meses) y así prosiguió hasta el año. Me pregunté un millón de veces si algún día gatearía. Y eso que gatear no es algo imprescindible, aunque sí muy bueno para su desarrollo. Lo mismo me ocurrió con el caminar: con 9 meses ya se ponía de pie en todos los muebles e incluso caminaba lateralmente, parecía muy interesado… pero no fue hasta los 14 cuando se decidió. Fueron 5 meses preguntándome si finalmente caminaría. No es que no confíe en mi hijo, es que la naturaleza...

Leer más

Miedo a la enfermedad

Desde pequeña he tenido que lidiar con la enfermedad. Con 4 años me apareció, de pronto, un síndrome nefrótico y pasé los siguientes años con constantes recaídas, ingresos… Todos mis recuerdos de la infancia son en un hospital o tirada en un sofá. Según mis padres me visitó un psicólogo en uno de mis ingresos y dijo que yo estaba bien, que era una niña muy madura (algo muy común en niños que pasan mucho tiempo ingresados y rodeados de adultos) pero que eso no suponía ningún problema. Desde mi perspectiva actual, creo que eso me marcó y mucho. Siempre ha valorado la salud por encima de muchas cosas quizá porque, por desgracia, no es uno de los dones que Dios me dió y aunque de aquello no volví a recaer, después he tenido (y tengo) múltiples achaques. Muchas veces pienso que parte de ellos pueden deberse a toda la medicación que recibí en esos años en los que mi cuerpo estaba en desarrollo; de hecho, tomé una medicación que me impidió el crecimiento durante un año y alguna que otra cosa que estaba casi en vías de experimentación. ¿Quién sabe?. Ya de adolescente me hicieron algunas pruebas para comprobar hasta dónde podía haberme dañado según qué tratamientos y aunque los resultados fueron buenos, siempre he tenido ahí esa cosilla. Lo mismo da, el resultado es el mismo. Me...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets