Etiqueta: maruja

El mito de la maruja. Segunda parte.

Continúo por donde lo dejé ayer, tratando de desmontar el mito de la maruja y tratando también, si es posible, de que nos demos cuenta de hasta qué punto es necesario empezar a usar otra terminología.  Quinto mito de la maruja: todo el día en bata, en chándal, con los rulos puestos… Pero, ¿la gente qué ropa lleva en su casa?. Vamos, yo en todas las casas donde he ido y/o donde he vivido, la gente cuando llega de la calle y/o ya no va a salir más, se quita la ropa que traía y se pone cómoda. Quien no se pone un chándal se pone unos vaqueros dados de si o un pijama lleno de pelotillas. Si tu trabajo consiste en estar gran parte del día en casa, tirada por los suelos con el nene, por los parques, en el médico o en el supermercado, ¿qué deberías ponerte, un traje?. A mi me parece súper normal que quien esté en casa esté en ropa cómoda y quien sale a la calle sin compromiso de ver a un cliente y para actividades que suelen implicar desgaste físico vaya lo más informal posible. En cuanto a los rulos, pues yo no me los he puesto nunca, creo que esto entre la gente joven ya no se lleva mucho, pero ¿el ponerse una mascarilla en el pelo y dejársela una hora...

Leer más

El mito de la maruja. Primera parte.

Al hilo de la excelente entrada que Mamá sin complejos ha publicado sobre las mamás a tiempo completo (que podeis leer aquí) quería aportar mi granito de arena para desmontar lo que yo denomino el mito de la maruja: toda esa serie de prejuicios, falsas creencias y argumentos pintorescos que sólo conducen a la defenestración de la figura de la madre que no trabaja fuera de casa. Primer mito: la maruja como mujer iletrada, vacía por dentro, sin tema de conversación más allá de la receta de las albóndigas con tomate. Es posible que hace un par de generaciones hubiera un gran número de mujeres sin estudios, criadas desde su más tierna infancia para no tener más aspiración que abrillantar la cubertería en sus ratos de ocio, pero sólo hace falta tener los ojos abiertos para ver cuánto ha cambiado la sociedad y la educación. Mi madre y la madres de muchos de nosotros ya fueron educadas para el cambio, se les impulsó a que estudiaran, a que trabajaran, a que no se conformaran con nada que no quisieran en sus vidas. ¡Vaya si se las empujó, se las empujó tanto que apenas unas décadas después la maternidad ha pasado del primero al último puesto!. A mi me educaron no ya para estudiar, sino para comerme el mundo. Como muchas, tengo carrera universataria, master, idiomas y, sobre todo, un...

Leer más

Tocarse el higo

Estaba dudando si hablar de esto o no porque el artículo que lo ilustra está en inglés. Al final me he decidido porque el tema es interesante y creo que se entiende bastante bien. Por si alguien tiene problemas con el idioma, hago un resumen.  Esta es una columna tipo consultorio del Washington Post. En el recorte que he escaneado, una chica le comenta a “la experta” que su mejor amiga tiene hijos y está agotada, muy ocupada, sin tiempo para ella misma y, por supuesto, sin tiempo para atender su amistad. Pero ella no lo comprende. ¿Qué hace...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets