Cuando no te quedas ni pa’trás

AVISO: Si eres adolescente o estás en una situación en la que tener un bebé de manera imprevista supondría un grave problema, no leas esta entrada bajo ningún concepto, ¡no me hago responsable!. No sé si en el Club de la Comedia habrán tratado este tema ya o no. Si no lo han hecho, les brindo la idea, que seguro que con gracia y salero puede ser muy divertido y, de paso, podemos aligerar un tema que de ligero no tiene nada. A mi me educaron como a muchos: en el miedo a un embarazo no deseado. Todo parecían peligros, mis padres siempre jugaban a la culpa, a la amenaza, al miedo… Creo que lo hacían de forma automática, sin pensarlo mucho. A mi nunca me pareció que tener un hijo pudiera ser una desgracia, quizá yo fuera una adolescente algo rara, pero nunca lo vi de esa manera. Pero, aunque no compartiera el enfoque, desde luego que esa educación me caló muy hondo, como a muchos. Miro atrás y me doy cuenta de que pasé casi una década de mi vida temiendo un embarazo no deseado. No es que yo tuviera prácticas de riesgo, pero la educación recibida me hacía temer hasta que un estornudo tuviera peligro. Que si te has tomado un día un antibiótico y puede restar efecto a la píldora, que si vamos a comprobar...

Leer más