Etiqueta: Desarrollo del bebé

Lo que cambian de un día para otro

Soy una escéptica. Anda que no me habrán dicho todos los padres que conozco, millones de veces, que nunca de por hecho nada sobre mi hijo, porque los niños son capaces de cambiar de hábitos de la noche a la mañana. Pues nada, a mi me ha costado siempre creérmelo. Viendo algunas conductas tan arraigadas, pensar que algún día podría actuar de otra forma me termina pareciendo impensable. La primera demostración de que todo puede cambiar de un día para otro fue pasar de dormir en su cuna y en su habitación a dormir con nosotros. Si me hubieran dicho que mi hijo iba a necesitar colechar; más aún, dormir como un hamster bien pegadito a mi, no me lo hubiera creído jamás. Desde entonces han ido llegando muchos cambios menores: comer con cubiertos, hacerse amante del chocolate y de las aceitunas, tenerle un miedo atroz al viento para poco después hacerle hasta gracia… Y, en las últimas semanas, dos cambios espectaculares: empezar a entretenerse solito y caminar por la calle sin pedir brazos ni carro cada dos pasos. Como buena escéptica, y a pesar de esos cambios menores que iban sucediendo cada cierto tiempo, no esperaba para nada ninguno de estos dos cambios radicales. Casi dos años y medio siguiéndome por toda la casa colgado de mi pierna, tirándome de los pantalones, sufriendo hasta si tenía que ir...

Leer más

30 meses

Aunque pasó un poco desapercibida la fecha, el lunes día 2 cumplió mi niño dos años y medio. ¡Dos años y medio!. En principio no tenía pensado dedicarle una entrada y había decidido dejar de hacer estos resúmenes mensuales porque los cambios, como es lógico, ya no son tan espectaculares de mes a mes pero: – Dos años y medio no se cumplen todos los días, me parece un hito importante y, – Muy probablemente va a dejar de ser hijo único antes de que termine el mes y cumpla 31 meses, por lo que este post va a ser una foto bastante precisa de cómo era mi pequeño días antes de que naciera su hermano. Así que… y ¿cómo es él?. Si tuviera que definirle con una palabra sería: un niño feliz. Siempre con una sonrisa en la cara, todo le hace gracia, se ríe a carcajadas con la cosa más insignificante, es abierto con (casi) todo el mundo y cualquier cosa le parece “mu monita“. También tiene mucho carácter y es más terco que una mula (ni idea de a quién habrá salido, oye…) pero cada vez se enfada menos y menos fuerte, es más fácil dialogar con él y llegar a un entendimiento. Le encanta la sopita, las patatas fritas, el arroz, los macarrones y la tortilla de patata y sigue comiendo tropecientos yogures diarios sin...

Leer más

29 meses

El comienzo del mes de febrero fue tan tranquilo que pensé que iba a dejar de hacer estos resúmenes de forma mensual porque no iba a haber ningún cambio que contar. Sin embargo, ha sido más bien todo lo contrario: en los últimos días de mes se han producido varios cambios importantes, incluso espectaculares, mucho más que en otros meses anteriores. El cambio más increíble ha sido el del lenguaje. De la noche a la mañana, como si de pronto se le hubieran conectado las neuronas implicadas en estos procesos, ha empezado a hacer frases con mucha más soltura, expresándose mejor y, por fin, creando (y no sólo utilizando frases memorizadas y repetidas en el momento oportuno). En los últimos diez días ha sido un no parar de expresiones nuevas, de frases elaboradas como nunca hasta entonces y de momentos de reirnos a carcajadas como cuando la semana pasada le fui a poner el helado de chocolate que me había pedido y me dice: No, mamá, ese no es, ¡no se guta!, llévatelo, ¡estoy enfadado! De hecho, al margen de ser capaz de elaborar frases sin tener que recurrir a lo memorístico, otra de las novedades importantes es que ha empezado a expresar mucho mejor sus sentimientos, poniéndoles nombres: estoy triste, estoy enfadado, estoy cansado, no me gusta, no quiero, lo he pasado muy bien… Como dije hace un...

Leer más

28 meses

Más o menos desde el verano vengo comprobando que los cambios ya no son tan importantes todos los meses; normalmente hay un mes en el que da un buen salto y el mes siguiente suele ser más tranquilo, como si fuera un mes de consolidación. Este mes de enero ha sido de esos: de cambios discretos y pocas novedades. Creo que el principal avance ha sido que poco a poco va haciendo construcciones verbales más largas. Si antes decía “se ha caído” ahora puede que diga “se ha caído al suelo“. Algunas frases ya tienen una construcción completa, como “la perruna se ha comido la galleta“. Y ha empezado a introducir el sujeto al que se dirige en casi todas sus frases, “mamá, (eso) no me gusta“. Ha mejorado en la expresión de sus sentimientos, que es algo que siempre le ha costado un poquito. Ya es normal que te diga que le duele algo, que tiene pupita, dónde, y que te pida que se lo cures. O que te diga que una cosa no le gusta o que no la quiere. Y ha empezado a decir te quiero cuando antes sólo suspiraba y decía “mamiiiii“. Tiene una memoria que me asombra. Cualquier cosa que le digas o que escuche en la tele o en una canción, en un cuento, donde sea, la retiene de inmediato y te la...

Leer más

27 meses

Este mes de diciembre hemos notado un gran avance, tanto en el lenguaje como en su nivel de comprensión del mundo, estando ambas cosas, creo yo, muy relacionadas. En cuanto al lenguaje: – Ha comenzado a hacer pequeñas frasecitas muy simples, no copiadas sino elaboradas por él mismo. Por ejemplo, esta misma mañana (aunque ya estamos en enero, los 27 meses los hizo ayer, así que yo creo que vale) me ha dicho: “mamá, e biberón s’acabado, ¡toma, toma!“. Es verdad que la elaboración de frases no es su fuerte, muchas veces omite el verbo, pero lo que ha mejorado en diciembre ha sido impresionante. – Hasta este momento, muchos conceptos los denominaba con una única palabra. Desde principios de diciembre ha comenzado a utilizar varias palabras. Por ejemplo, de gafas (a secas) hemos pasado a gafas de sol y gafas de ver, el parque ahora se llama parque de juegos… – Su capacidad de aprendizaje es increíble. Palabra que escucha, palabra que aprende. Como además es un fan incondicional de Dora, la cantidad de palabras y expresiones sacadas de la serie se cuentan por docenas. Y, claro, tanto de Dora como de Mundo Pocoyó ha sacado muchísimas palabras en inglés, que utiliza perfectamente: the moon, up, down, help me, balloon, los colores básicos, contar los números… Se preguntaba el padre de la criatura si sabrá que se trata...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets

  • RT @bebeamordor: Si queréis saber cómo hacer un Pasaporte Lúdico, en el post os lo cuento, ¡y os explico los beneficios que tiene para todo…
  • ¿Conoces el origen de Halloween? ¿Por qué se tallan calabazas con formas fantasmagóricas? ¿Sabes quién efb.me/6txxDlLCPESheVT
  • RT @Dimequecomes: Si compráis caldos de brick o cremas de verduras precocinadas, igual esto os interesa: Para Cuerpomente https://t.co/JZN…