Etiqueta: colecho

El problema de compartir horarios

Si me preguntaran cuál es, ahora mismo, la mayor dificultad que encuentro en mi día a día con el niño elegiría el tener que compartir todos los horarios. Hasta noviembre, más o menos, el niño estaba durmiendo, en su cuna, a las 20.30h como muy tarde y no se despertaba prácticamente nunca. Esto me daba a mi un montón de margen para hacer nuestra cena, la comida del día siguiente, recoger un poco, ocuparme de mi misma, sentarme en el ordenador… Incluso algunas mañanas conseguía levantarme antes que el (difícil porque madrugaba mucho en esa época) y desayunar tranquilamente, leer los blogs, dejar puesta una lavadora o doblar algo de ropa. Lo mismo en la siesta, le dejaba en su cuna y sabía que tenía al menos una horita y media para comer, recoger, limpiar lo que fuera oportuno o simplemente sentarme a descansar. La situación actual es bien distinta. Por las mañanas no puedo ni darme la vuelta en la cama porque cualquier crujido de sábanas es suficiente para despertarle. Es imposible levantarme de la cama sin que él se despierte también así que muchas mañanas intento permanecer inmóvil para que siga durmiendo, aunque esté deseando levantarme y ponerme a hacer cosas. Porque si se despierta temprano sin haber descansado lo suficiente entonces ya se que tendremos una mañana espantosa y eso no es bueno para ninguno de...

Leer más

Anécdotas que no me hacen gracia

A veces tengo la sensación de estar viviendo dos realidades. Una, la de la calle, donde no puedes comentar cosas como que duermes con el niño en la cama sin que pongan el grito en el cielo o si te ven con él en brazos te preguntan si está malito. Otra, la cibernética, donde mi forma de ver la maternidad y el mundo no es tan rara, coincide con la de muchas otras personas. La primera realidad me hace sentir inadaptada y, si no fuera por la segunda, incluso muy mal. Es habitual que me cuenten anécdotas maternales con pretensión de que resulten graciosas pero que luego resultan ser como muchos chistes: de mal gusto, fuera de lugar, groseros, xenófobos, misóginos… Cualquier cosa menos gracioso pero, como soy madre, y como se da por hecho que todos practicamos un mismo tipo de crianza, deberían parecerme la monda. Claro, esto lo cuenta gente de esa primera realidad, que no tienen ni idea de dónde me sitúo yo.. pero es que por desgracia esa es la realidad en la que vivo y no llevo un letrero en la frente que ponga “tal cosa y tal otra no me parecen graciosas, abstenerse de bromas pesadas“. Hace unos días me han contado la última anécdota de pésimo gusto. Padres de un hijo de unos tres años que sufre constantes pesadillas por la noche,...

Leer más

¿Dormir? ¡Juntitos!.

Si me hubieran dicho el año pasado por estas fechas que mi hijo iba a querer dormir con nosotros hasta las siestas, no me lo hubiera creído. Mi bebito, un recién nacido que después de llorar y llorar en brazos era posarle en la cuna y quedarse frito. Un bebito con el que nunca podía echarme una siesta por más que lo intentara porque se le ponían los ojos como platos en cuanto nos tumbábamos los dos juntos. Esa cara de felicidad que ponía cuando le dejábamos en su cunita a sus anchas para patear y moverse. Por favor,...

Leer más

¿Se acabó el "chollo"?

Mi hijo es intenso para todo, nada conformista, súper exigente, con las ideas claras. No es que lo diga yo, es que se nota allá donde vamos, a todo el mundo le llama la atención lo movido y despierto que es. Tiene su lado bueno, por supuesto, pero a mi me deja destrozada día tras días tras, pongamos, 14 horas ininterrumpidas de atención en solitario, es inevitable. Además, y como era de esperar, cada semana que crece va elevando su  nivel de intensidad, de conciencia de este mundo, por lo que cada vez me está costando más hacer cualquier tarea, incluída, por supuesto, la de sentarme delante del ordenador. Todo esto se lleva bien y con fortaleza física porque durante muchos meses ha caído roto a las 20.30h  hasta las 07.15h del día siguiente. Sí, madrugamos todos los días del año, pero que el niño duerma sus 11 horitas diarias del tirón era un chollo. Periódicamente este horario de sueño se ve trastocado. Ya nos pasó, por ejemplo, cuando empezó el calor en verano coincidiendo también con una erupción fuerte de sus dientes. A los pocos días todo volvió a su cauce, para alivio nuestro, claro. Pero ahora estamos otra vez con nuestro chollo en crisis. Desde el martes tiene un nuevo achuchón de los dientes: se queja, se muerde la mano, se masajea la encía con los dedos,...

Leer más

Nuestra (peculiar) experiencia con el colecho

La primera vez que le hablé a mi marido del colecho se pensó que le estaba tomando el pelo, que me había inventado la palabra. ¡Eso se llama “dormir con el niño en la cama de los padres” y se ha hecho toda la vida de Dios, ¡no inventes! me decía. Pero, como tantas cosas, después ha podido comprobar por si mismo lo muchísimo que se habla en Internet del tema… ¡de un tema que a los dos nos parecía lo más natural del mundo!. Cuando estaba embarazada tenía las ideas muy claras, ¡yo siempre tan controladora!. Tenía clarísimo...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets