Etiqueta: colecho

De nuevo somos tres en la cama

A mediados de septiembre atravesé unas semanas durísimas en cuanto al sueño de Bebé. Probablemente tuvimos un bache de lactancia y esto unido a que su forma de dormir es despertarse constantemente para mamar y comprobar que mamá sigue cerca, fue una combinación fatal: despertares cada 20-40 minutos durante toda la primera mitad de la noche y después cada 1h 30 min hasta el amanecer me llevaron al borde de la desesperación. Tanto es así que un viernes me agaché a lavarle las manos a Mayor y me dió un tabardillo de los buenos. De pronto me fui a negro, sentía que me desmayaba, me tamblaban las manos, no podía respirar y el corazón se me puso a 1.000 por hora. Como pude me arrastre hasta la cama y le metí la teta en la boca al pequeño para que no llorara mientras el Mayor corría al baño a por algodones para curar las pupitas a mamá (a ver si le enseño a llamar a una ambulancia, casi mejor). Si no llamé al 112 fue porque no tenía el teléfono a mano y me daba todo vueltas. No paraba de pensar qué pasaría si me desmayaba o me daba un infarto (pues tenía el corazón increíblemente desbocado) y se quedaban los dos niños solos en casa hasta la noche o hasta que alguien me llamara y le extrañara que...

Leer más

Se acabó el colecho

No sé si la noche del 22 al 23 de agosto hubo una conjunción astral o mis hijos hablaron entre ellos y se pusieron de acuerdo para darme una sorpresa de cumpleaños relacionada con el sueño, la cuestión es que aquella noche pasaron dos cosas muy raras. La primera, que Bebé batió su récord personal y superó las 5h 30 min de sueño ininterrumpido (marca que no ha vuelto a repetir, que le vamos a hacer…). La segunda, objeto de este post, que mi hijo mayor puso punto y final a casi dos años de colecho. ¿Qué pasó? Pues ya digo que debió ser una conjunción astral o similar porque Mayor no había dado señales hasta el momento de querer dormir en su cama y en su cuarto. Alguna vez, muy de pasada, le habíamos hecho referencia a esta posibilidad pero hubiera jurado que le había entrado por un oído y le había salido por el otro y, desde luego, hacía muchas semanas que no le habíamos comentado nada. Sí que es cierto que ya en los últimos meses, de vez en cuando, se había ido él solito a nuestra cama a dormir y sin compañía de nadie se había quedado frito. Para mi aquello era un signo claro de que ya no necesitaba nuestra presencia para dormirse y probablemente tampoco para mantenerlo, pues aquel radar que tenía que...

Leer más

¿Seguir colechando o intentar cambiar de hábitos?

Después de la última reorganización nocturna, estamos durmiendo de miedo. Sí, nuestra nueva distribución a la hora de dormir pondría los pelos como escarpias a más de uno, pero desde que dejamos de insistir en dormir tres en una misma cama y cada cual optó por lo mejor para su descanso, estamos en la gloria, aunque eso implique que el padre de la criatura haya pasado a dormir en la habitación del niño y haya acabado estrenando la que iba a ser su cama y sus preciosas sábanas de marcianitos. Mi marido ha recuperado un espacio del que hacía años que no disfrutaba (pues según él yo robaba más espacio en la cama que el nene), puede roncar a pata suelta, nadie le da cabezazos ni patadas y ni se entera de si el niño se despierta, por lo que duerme del tirón. Yo tengo el gusto de dormir en más de un metro de cama, dando todas las vueltas que me apetece, no escucho ronquidos y, como hay más espacio, también he dejado de recibir golpes. No me entero ni de cuándo le suena el despertador para irse a trabajar. Mi hijo ha empezado a dormir más separado de mi, muchas veces en el extremo contrario, pero puede venir todas las veces que lo necesita a pedirme amor (literalmente) o que le coja a mano, sin tener que...

Leer más

Cuando el colecho deja de ser placentero

Me sorprende lo poco que he hablado sobre el colecho. En octubre del año pasado escribí sobre nuestra particular experiencia con el colecho, cuando aún era algo puntual, y a finales de diciembre, lo hice oficial, pero a menos que se me haya pasado por alto alguna otra entrada, parece que no he vuelto a tratarlo con detalle. Supongo que me ha parecido algo tan normal que no le he dado ninguna importancia… así que casi me da rabia venir hoy a hablar de ello para contar que la práctica del colecho se está convirtiendo en algo que cada...

Leer más

Amor nocturno

Poco a poco mi hijo va siendo más cariñoso, aunque casi todos sus gestos de cariño se los guarda para la noche. Desde que dormimos juntos, es habitual que mientras se está quedando dormido se incorpore varias veces para abrazarme, apoyar su cabeza en mi pecho o en mi cara y estar así un ratito. ¡A veces le oigo que suspira de felicidad!. La siguiente fase fue dormir cerca de mi, no de su padre. Aunque suele dormir en el centro de la cama, entre los dos, algunas noches le hemos puesto en un lateral (con la barrera de la cama de ese lado) para poder estar juntos nosotros. Desde hace ya un par de semanas al rato de hacerle eso se despierta, se incorpora en la cama, se da cuenta de que está cerca de su padre y que yo estoy lejos y entonces se lanza en plancha sobre él para deslizarse de nuevo entre ambos y volver a estar cerca de mi. Lo último es el dormir conmigo como si fuera una lapa. Anoche se pasó hora y pico cogiéndome la cara con ambas manos, intentando morrearme, chupándome la nariz, abrazándome… Cuando ya me dolían los mofletes de tanto amor, decidí darme la vuelta pero, ¡qué mala idea!. Se agarró a mis pelos con todas sus fuerzas, esta mañana me he levantado que me dolían las raíces...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets