Etiqueta: cansancio

La maternidad en el armario

En los últimos meses se me ha hecho imposible escribir un post en el blog. No por falta de tiempo, que eso va por descontado, sino por el tapón emocional que siento. Por no escribir el post que escribo hoy no me veía capaz de escribir ninguna otra cosa. Pero, como ocurre con cualquier tapón, la carga se va acumulando hasta que llega el día que necesariamente tienes que reventar. Tras analizar en las últimas semanas por qué era incapaz de escribir una sola línea que no tratara del tema de hoy, me he dado cuenta que cada cual...

Leer más

Mi bebé se hace mayor y sigue durmiendo mal, ¿qué hago?

Si en 2012 me hubieran dicho que dos años después de nacer Bebé no iba a haber dormido ni un sólo día más de dos-tres horas seguidas no me lo hubiera creído. Pero aquí estamos: Bebé cumple en unos días 27 meses, es decir, 2 años y 3 meses, y con sus rachas mejores y sus rachas peores sigue la pauta que marcó desde el principio, esto es, despertarse puntualmente cada hora y media o dos horas desde el principio hasta el final de la noche. Como ya conté en otra entrada, los primeros meses me fijaba metas, pensando...

Leer más

Agotada

Venía en el coche de vuelta a casa desde el hospital sin poder quitarme de la cabeza la canción de la Pantoja que dice “hoy quiero confesar que estoy algo cansada“. No es que me guste a mi ese estilo de música, ni mucho menos, pero se me ha venido a la mente y no me la podía sacar de la cabeza, incluso me he emocionado tarareándola por lo bajo. Y es que creo que define muy bien cómo me encuentro. No estoy en mi mejor momento. Es algo que llevo arrastrando una temporadita y que ha ido en paralelo con el estado de salud que estamos teniendo en esta casa. No sé si fue antes la gallina o el huevo, es decir, no sé si el bajón anímico me dió antes que el físico o si el bajón psicológico ha tenido su origen en el estado continuado de achaques que hemos ido acumulando… Lo mismo da. Pensándolo fríamente, son muchas cosas. Hace no mucho comenté que la responsabilidad me pesa, que sin duda este es el trabajo más duro, emocionante, intenso y absorbente que he desempeñado nunca. Más aún sí cabe considerando cómo es mi hijo y la escasa ayuda que tengo. La acumulación de citas médicas y otros recados, que con el niño acuestas se me hacen un mundo, el cansancio acumulado y otras cuestiones que no...

Leer más

Al límite de paciencia y fuerzas

Creo que con mi post anterior dejaba entrever la semanita que he tenido. No ha sido tanto por ir de un lado para otro, que cansa pero ya estoy casi acostumbrada, sino, sobre todo, por la combinación astenia primaveral – demanda a tope del nene. El miércoles salí de AT muy desinflada.  En las últimas semanas parece que a mi hijo se le han conectado las neuronas del “no sin mamá” y empezó llamándome durante la clase para que entrara con él y ha derivado en no querer irse con M., con quien hasta el momento entraba feliz y sin mirar atrás. De esto no me quejo. Nunca es tarde para descubrir que con mami se está muy a gustito; si ha empezado a tener ahora un gran apego hacia mi yo encantada, me parece que es sano para ambos y ¡ya era hora!. El problema es que más o menos en paralelo a esto y coincidiendo también con el cambio de tiempo y de hora, estamos con un nivel de demanda al 300%. Empiezo a tener pesadillas pensando en lo mal que lo pasamos ambos el verano pasado, realmente me preocupa entrar de nuevo en la misma dinámica de frustración por no poder hacer lo que quiere o no poder expresar lo que necesita, muy alta demanda, mala leche, poco dormir, etc etc etc. Yo distingo bien entre...

Leer más

El problema de compartir horarios

Si me preguntaran cuál es, ahora mismo, la mayor dificultad que encuentro en mi día a día con el niño elegiría el tener que compartir todos los horarios. Hasta noviembre, más o menos, el niño estaba durmiendo, en su cuna, a las 20.30h como muy tarde y no se despertaba prácticamente nunca. Esto me daba a mi un montón de margen para hacer nuestra cena, la comida del día siguiente, recoger un poco, ocuparme de mi misma, sentarme en el ordenador… Incluso algunas mañanas conseguía levantarme antes que el (difícil porque madrugaba mucho en esa época) y desayunar tranquilamente, leer los blogs, dejar puesta una lavadora o doblar algo de ropa. Lo mismo en la siesta, le dejaba en su cuna y sabía que tenía al menos una horita y media para comer, recoger, limpiar lo que fuera oportuno o simplemente sentarme a descansar. La situación actual es bien distinta. Por las mañanas no puedo ni darme la vuelta en la cama porque cualquier crujido de sábanas es suficiente para despertarle. Es imposible levantarme de la cama sin que él se despierte también así que muchas mañanas intento permanecer inmóvil para que siga durmiendo, aunque esté deseando levantarme y ponerme a hacer cosas. Porque si se despierta temprano sin haber descansado lo suficiente entonces ya se que tendremos una mañana espantosa y eso no es bueno para ninguno de...

Leer más
  • 1
  • 2

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets