¿Cómo recuperarse de una cesárea?

¿Qué sentiré mientras me la hacen? ¿Cómo me encontraré? ¿Me dolerá mucho?

Días antes de la cesárea me puse a buscar “testimonios” sobre cómo era, qué se sentía, cómo era recuperarse de una cesárea… y ¡no encontré nada!

Así que he pensado que podría ser interesante contar cómo me recuperé yo.

 

Las primeras horas tras una cesárea, muchísimo dolor

Haciendo una síntesis de la recuperación en pocas líneas (¡y sin ánimo de asustar a nadie!): es el dolor más grande que he pasado en toda mi vida. Eso sí, el dolor más intenso pasó en pocos días y la recuperación posterior ha sido buena y podríamos decir que rápida. Pero el dolor inicial no se me olvidará nunca, creo que esos días fueron, al mismo tiempo, los mejores y los peores de mi vida.

Yo iba mentalizada porque considerando que no puedo tomar AINES, mis posibilidades de analgesia estaban bastante reducidas.

Eso también cuenta: si eres una mujer que puede tomar antiinflamatorios sin ningún problema, probablemente no tengas más que molestias, no llegarás a tener dolores intensos.

Las primeras horas tras el parto todo bien porque mientras dura la epidural, todo perfecto.

Pero a las 3/4 horas el efecto empezó a pasarse y aparecieron unos dolores espantosos. Por efecto de un suero que me ponían cada no se cuánto rato, iba teniendo contracciones que me hacían ver las estrellas. Me dijeron que el suero ayudaba a que el útero volviera a su sitio y que las contracciones eran necesarias pero ¡madre mía, qué dolor!. Según avanzaban las horas, lógicamente, cada vez más dolor y la única analgesia posible: paracetamol.

Aquella primera noche la recordaré siempre porque la pasé entera despierta.

Mi hijo, en la cuna transparente a mi lado, mirándome fijamente cuando no dormía, y yo mirándole a él.

Así estuvimos toda la noche, sosteniéndonos la mirada. Las enfermeras entraban cada pocas horas para preguntarme cómo estaba y si podía dormir, preocupadas por los dolores.

Una de ellas me dijo: “si no duermes, no te vas a poner mejor, el sueño repara” y se fue a buscar algo. Al final me pincharon dolantina y con eso conseguí dormir algo ya cuando amanecía.

El día siguiente fue el terrible día en que deciden que hay que levantar a la recién parida de la cama. Entre mi madre y la enfermera me ayudaron a bajarme y ponerme de pie.

El dolor era indescriptible. Grité, se me saltaron las lágrimas y me cagué para mis adentros (¡espero no haberlo hecho en voz alta)! en la enfermera y toda su familia.

Los dolores de aquel sábado fueron tremendos y me encontraba fatal, sudando a mares, mareada… ¡Vamos, que tenía unas ganas de recibir visitas que no os podeis imaginar!

 

48 horas tras la cesárea, empieza la mejoría

Al día siguiente, 48 horas después, noté un cambio enorme.

En esto he coincidido con todas las mujeres que conozco que han tenido cesárea.

Las primeras 48 horas son muy malas, pero luego se nota mucha mejoría, sobre todo si se logra descansar. No voy a decir que estés para bailar un tango, pero sí lo suficientemente bien como para arrastrarte hasta el baño.

Puedes tener claro que recuperarse de una cesárea no va a ser cosa de un día, pero sí que en una semana te puedes mover con normalidad. Como una viejita, pero te puedes mover.

Recuerdo que llevé a mi hijo al pediatra con cinco días y aunque iba apoyada en el carrito como si fuera un andador, llegué hasta la consulta sin más problemas.

 

¿Cuándo vuelves a sentir tu cuerpo normal tras una cesárea?

La recuperación de la cesárea es larga.

Andar, agacharte, estirarte y moverte con normalidad, en torno al mes y medio o dos meses.

A partir de ahí la sensación física es normal.

Para recuperarse de una cesárea muy importante esforzarse por caminar erguida, aunque al principio cueste, porque si no luego es mucho peor. Los primeros días hay que esforzarse pero luego sale natural.

Estuve usando faja durante el primer mes y algo. Sin ella no podía moverme porque la sensación de vacío, de que se me iban a abrir las carnes, era horrorosa. A partir del primer mes empecé a quitármela por la noche y una semana después me la quité del todo.

Para mi la faja es un elemento imprescindible tras una cesárea, aunque habrá quien no pueda con ella.

Yo utilicé la faja de postparto de Chicco y me fue muy bien. Cómoda de poner gracias al velcro, sensación agradable y se lavaba fenomenal en la lavadora.

Durante varios meses más he seguido notando la incesión en el abdomen cuando me aplicaba alguna crema dándome un masaje, incidiendo en la zona. A día de hoy no la noto, creo que dejé de notarla en torno a los cinco meses.

 

Seis meses y medio después de la cesárea

La sensación es normal, puedo moverme, saltar y agacharme sin notar nada raro.

Sigo notando que el michelín se me queda frío y sigue descolgado, fofo, pero ya me puedo meter mis pantalones talla 36 sin que se me salga una espantosa lorza, así que estoy mucho mejor.

Sí que es cierto que cuando me masajeo la zona noto la musculatura descolgada (noto fibra, no es grasa) pero no me puedo quejar porque creo que está mejorando poco a poco.

 

El aspecto de la cicatriz de la cesárea

La cicatriz tiene buena pinta.

Me hicieron una sutura de esas interna, que sólo me quitaron los nudos de las puntas y no es demasiado fea. Ahora está menos roja y se intuye que con el tiempo terminará siendo blanca (¡sobre todo si no volvemos a abrir!).

 

En fin, que no me puedo quejar de recuperación ni de cicatriz ni de la recuperación de la cesárea en sí.

Ahora mismo lo único que me preocupa es el dichoso mioma y la posibilidad de que me tengan que operar para quitármelo.

 

PD. He intentado extenderme poco para no aburrir. Espero que con este post os hagáis una idea de cómo es recuperarse de una cesárea. ¡Ánimo a todas!