Retomo la sección “puericultura”, que la he tenido un poco olvidada, para hablar de un tipo de biberones que yo considero imprescindibles en caso de que tengais que recurrir a la lactancia artificial.

Antes de tener al niño no había comprado ni biberones ni nada porque no tenía intención de usarlos. Pero como al final tuvimos que rendirnos a la evidencia, mi marido tuvo que ir una mañana, corre que te corre, a comprar unos biberones, un esterilizador y tetinas. El equipo completo, vaya. Y con las prisas y la falta de información, compró unos cuantos biberones Chicco. Que no digo que sean malos, pero no son los mejores del mercado, ni de lejos.

Los biberones “normales” están bien, pero por mucho que digan que sus tetinas son anti cólicos, no hay más que ver la cantidad de burbujas que se forman en la leche para darse cuenta de que cojen muchos gases.

Así que viendo los cólicos que cogía mi hijo y sus dificultades para expulsar los gases, enseguida me decidí a comprar biberones anti cólicos. Yo conozco dos marcas: BebéDue Medic y Dr. Brown’s. Si leeis un poco  en Internet acerca de estos biberones, se dice que los primeros son una copia de los segundos y, de hecho, los biberones son prácticamente idénticos.

La diferencia básica con los normales es que incorporan un sistema dentro del cuerpo del biberón que saca todos los gases hacia fuera. Durante la toma, se observa que la leche no tiene burbujas y que todas salen por el tubito que está dentro del cuerpo del biberón.

Aunque yo era algo escéptica al principio, os garantizo que se nota la diferencia desde el primer uso. No es un cambio radical. Mi hijo sigue teniendo gases, pero los cólicos del principio mejoraron muchísimo, aunque también contribuyó, está claro, el uso de una leche especial anticólicos. A día de hoy sigo usando estos biberones, que incluso se pueden usar si añades papilla a la leche, pues tienen una amplia gama de tetinas en el mercado (ambas marcas) adaptadas a las diferencias edades.

Las tetinas, por cierto, son de látex. Mi hijo no tiene preferencia por unas u otras y a mi me gustan más las de látex porque me resultan más limpias y se estropean menos. Dicen que no son recomendables cuando tienen dientes, pero como mi hijo todavía no tiene, ya veremos llegado el caso. De todas formas, sé que de BebéDue venden tetinas de caucho, pero yo no las he visto más que una vez en el Hipercor.

La única pega que le pongo a estos biberones es que el sistema interior es más rollo de limpiar, pero tampoco mucho más.

En cuanto al precio, son carillos, pero en Internet se pueden comprar en varias parafarmacias online y salen a unos 9 euros cada uno, un precio bastante normal. También he encontrado sus accesorios en Internet, algo importante, pues las tetinas hay que irlas cambiando con el uso.

Si volviera atrás no me lo pensaba y compraba estos biberones directamente.