A principios de diciembre decidimos que el regalo para el bebito iba a ser una alfombra de actividades. Mi marido me encargó a mi la tarea (¡como siempre!) y tardé muchísimo en decidirme: hay un montón de opciones y una diferencia de precio importante. 
Mis premisas básicas eran:
– Amplia superficie de juego.
– Lavable en la lavadora y fácil secado. Resistente.
– Que incluyera el máximo posible de actividades.
De primeras, descarté los gimnasios de actividades tradicionales porque su tamaño es el del cuerpo del bebito y no dejan lugar para que se de la vuelta. Este descarte fue el más sencillo aunque me redujo las posibilidades bastante, pues alfombras de un buen tamaño no es que haya muchas.
Terminé centrándome en la marca Tiny Love, que tenía el mayor surtido de alfombras de gran tamaño y con muchas posibilidades. Decidirme dentro de la marca fue complicado porque todas me gustaban. 
Finalmente escogí la Gymini Total Playground Kick and Play. ¿Qué es lo que me gustó de ella?:
– Amplia superficie. Al principio se le abrochan los corchetes exteriores y queda como un corralito. Cuando el bebé es mayor, se desabrochan y queda una superficie más amplia.

– Actividades que cuelgan. Lleva dos arcos que se pueden poner o quitar. De los arcos cuelgan varios juguetitos: una campana, un sonajero y varios mordedores. Estos juguetitos se pueden quitar fácilmente, yo los utilizo incluso para llevármelos a la calle, para colgárselos en la cuna o en las anillas del parque.
– Se lava muy bien en la lavadora y hasta la he metido en la secadora. Está como nueva. Los colores no destiñen ni se quedan feos con los lavados.
– Tiene varios trozos crujientes, que se levantan para descubrir nuevos dibujitos. Incluso un pequeño pito en uno de los lados de la alfombra. 
– Un espejo irrompible muy grande, también de quita y pon.

– Lleva una parte que es un pequeño piano para los pies o las manos. Se puede poner o quitar sin problemas, tiene luces y música de Mozart.
Empecé a ponerle ahí con 3 meses y siempre estuvo muy a gusto. Al principio miraba las cositas que colgaban, después intentaba cogerlas y pronto tuve que quitar los arcos porque le molestaban. A día de hoy sigo utilizando a menudo la alfombra aunque le veo unos cuantos inconvenientes:
– No es lo suficientemente acolchada como para evitar un coscorrón.
– No lleva nada antideslizante en su parte posterior por lo que colocada en el parquet, mi bebito la arrastra y la hace un higo. Esto ha hecho que cada vez la esté utilizando menos porque casi le entorpece más que otra cosa. De todas formas, el aguanta ya muy poco tiempo quieto en ella.

En cuanto al precio, la compré en Pixmanía y creo que superó los 80 euros. Para mi ha sido una buena inversión a la que estoy sacando bastante partido.

¿Habeis comprado algo parecido? ¿Le habeis dado uso?.