Esta mañana nos han entregado en AT la programación de la estimulación del bebito, es decir, una lista aproximada y flexible de los objetivos a conseguir, a corto-medio plazo. Creo que los puntos más importantes son fomentar el contacto visual, estimular la imitación, conseguir la identificación de objetos y personas y estimular el lenguaje.

Algunos de los objetivos más concretos ya están muy bien encaminados. Por ejemplo, creo que ha empezado a entender órdenes muy sencillitas, del estilo de “vamos a guardar” o “a cerrar“. También ha mejorado notablemente la respuesta a su nombre y el contacto visual. 
La semana que viene volveremos a ir solitos (¡qué rápido se han pasado las vacaciones de mi marido!) y creo que voy a dejar de entrar a todas las sesiones, quiero probar cuál es su reacción al irme y al volver, una interacción que habitualmente no tenemos. 

Estoy contenta e ilusionada de ir viendo poco a poco avances y nada tiene que ver cómo veo las cosas ahora a como las veía hace tan sólo unas semanas. Hasta tengo ganas de que llegue la primavera (con su astenia y todo) para disfrutar del buen tiempo y de todas las sorpresas que nos esperan.