Si tuviera que elegir un tema acerca de la maternidad que me apasiona desde siempre y del que nunca me canso de aprender, sin duda alguna sería el ciclo femenino. Son ya casi ocho años escribiendo sobre fertilidad en Mamá (contra) corriente, que culminaron con la publicación de mi e-book Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad hace tan sólo unos meses.

Así que cuando me ofrecieron probar la pulsera Ava, un wearable que permite monitorizar el ciclo menstrual y analizar la fertilidad femenina, no lo dudé. Es más, me hizo una gran ilusión poder compartir luego con vosotras mi experiencia acerca de este aparatito, cuya intención es ponernos las cosas más fáciles. Me encanta poder compartir mi opinión sobre Ava y espero de corazón que os sea de utilidad. ¡Y con lo que me gustan a mi los gadgets!

Vamos por partes. Lo primero, explicaros qué es Ava.

 

Ava, la pulsera que monitoriza tu ciclo 

Ava es un pequeño dispositivo corporal, que se lleva pegado a la piel, colocado un poco antes de la muñeca de la mano no dominante.

Debe usarse durante la noche, mientras dormimos, quedando fijado en su posición gracias a la pulsera que lleva integrada. La pulsera se adapta a todo tipo de muñecas. En mi caso, que tengo brazos de niña, aún podría ajustarla en tres agujeritos más. Y, aunque me sobra mucha correa, no se me hace incómodo. El margen de ajuste es muy grande.

Pulsera Ava (puesta)

Mientras duermes, la pulsera Ava detecta y almacena nueve parámetros de tu cuerpo. Con ellos, aplica un algoritmo que te permite detectar en qué momento del ciclo estás. Por ello, a través de su uso es posible monitorizar los días fértiles del ciclo incluso cuando no eres regular.

Es tan fácil como llevarlo puesto por la noche y, por la mañana, sincronizarlo con la App. Esto se hace de forma automática cuando conectas el sensor de Ava a su cargador USB ya que previamente lo habrás emparejado por Bluetooth con tu smartphone. Dicho de otra manera, la pulsera Ava recoge los datos sin que tu tengas que intervenir, y los analiza para ti de forma automática cada mañana.

 

Primeros pasos con Ava

Empezar a utilizar Ava es muy sencillo.

Pulsera Ava Unboxing

Como veis en la foto, basta con unir el dispositivo corporal (que tiene forma de pequeño melocotón) a la pulsera para que podamos ajustárnosla y empezar a funcionar.

El cargador USB nos permite recargar su batería simplemente conectándolo con nuestro ordenador. Además, al poner Ava a cargar y abrir la App, sincronizaremos los datos automáticamente.

La cajita incluye un pequeño libro de instrucciones, que en realidad no vamos a necesitar ya que su uso es muy intuitivo.

 

Qué mide Ava

Cómo decía antes, Ava mide nueve parámetros corporales:

  • La frecuencia del pulso. A través de estudios, sabemos que durante la fase folicular la frecuencia del pulso es menor que durante la fase lútea. Se incrementa durante el periodo fértil y durante el embarazo, se mantiene elevada.
  • Temperatura. Esta es una de las mediciones fundamentales cuando realizamos el método sintotérmico: la medición de la temperatura basal después de unas horas de reposo. Sabemos que tras la ovulación la temperatura aumenta en torno a medio grado y se mantiene elevada hasta la bajada anterior a la regla (manteniéndose alta si nos quedamos embarazadas). En el caso de Ava, las lecturas de temperatura son un par de grados menores que las de tu temperatura oral bajo la lengua (que es la que habitualmente tomamos en el sintotérmico) y normalmente serán inferiores ya que la temperatura de la piel es lógico que sea inferior y más variable que la temperatura oral.
  • Variabilidad de la frecuencia cardiaca. Mide el intervalo de tiempo que hay entre un latido y el siguiente, lo que permite analizar el nivel de estrés fisiológico.
  • Sueño. Es un parámetro muy relacionado con el ciclo menstrual y el embarazo, además de un indicador de salud a tener en cuenta.
  • Perfusión, es decir, el fluir de la sangre por tu cuerpo.  Sabemos que cambia durante el ciclo menstrual: aumentando durante los días fértiles y disminuyendo durante la fase lútea.
  • Frecuencia respiratoria.
  • Movimiento, que nos ayuda a analizar las fases de sueño.
  • Pérdida de enor, relacionado íntimamente con el aumento o disminución de nuestra temperatura basal.
  • Bioimpedancia. Ofrece datos sobre la piel, como su hidratación y patrones de sudoración, que pueden cambiar en función de nuestro estado hormonal.

 

Método sintotérmico y Ava

Qué es el método sintotérmico

En estos casi ocho años de blog no he dejado de difundir los múltiples beneficios del método sintotérmico, un conocimiento que creo que debería estudiarse en el colegio debido a su gran utilidad no sólo para el conocimiento de la fertilidad humana (un gran desconocido para la mayoría de la gente, muy a pesar de estar en el s. XXI) sino para el propio auto-conocimiento.

Cuando empiezas a realizar el método sintotérmico y descubres la magia de tu cuerpo, la sensación de bienestar y tranquilidad que proporciona conocer tu ciclo menstrual es realmente única. De alguna manera, conectas más con tu cuerpo, aprendes a valorarlo, a cuidarlo, a sentirte única por todos los cambios que experimenta mes tras mes. Con independencia de que te interese tu ciclo menstrual o de que estés buscando un bebé, tener conocimiento de tu fertilidad es algo que toda mujer debería experimentar.

Ciertamente, el método sintotérmico requiere de un esfuerzo por parte de la usuaria. Poco, desde mi punto de vista, pero sí es un compromiso. Hacer las mediciones todos los días a la misma hora, llevar un control riguroso y, tan importante como lo anterior, saber interpretar los datos. No es nada farragoso, y en apenas unos meses de uso lo puede dominar cualquiera, pero implica compromiso y constancia y un cierto acompañamiento, motivo por el cual publiqué en marzo mi e-book sobre fertilidad natural.

Qué conseguimos utilizando Ava

Lo que nos ofrece la pulsera Ava es la posibilidad de monitorizar varios parámetros de nuestro cuerpo, incluyendo la temperatura basal (que es la medición clave en el sintotérmico), sin ningún esfuerzo ni de recogida de datos ni de análisis.

¿Se pierde un poco de la magia? Seguramente. Quizá yo no sea la persona más indicada para opinar porque a mi me apasiona el método sintotérmico y su ritual. Para mi no supone ningún esfuerzo medir mi temperatura a diario ni tampoco observar mi moco cervical o la posición del cuello del útero. Son controles que estoy acostumbrada a hacer y que forman parte de mi rutina. Disfruto con ellos.

Pero no todo el mundo es como yo. Hay muchas mujeres en el mundo que, por las razones que sea, quieren llevar un control de su ciclo menstrual. Y no conocen el método sintotérmico o, conociéndolo, no les apetece adquirir ese compromiso. Ava es una ayuda porque permite controlar todo tu proceso de fertilidad sin requerir de ti más que te la pongas cada noche y la sincronices con la App cada mañana.

Método sintotérmico y Ava: relacionados, pero diferentes

Hay que tener claro que aunque la finalidad del método sintotérmico y la pulsera Ava sean la misma, son métodos muy distintos:

  • El método sintotérmico exige una observación rigurosa por parte de la usuaria de su propio cuerpo, anotación de las señales e interpretación de las mismas. Es un método científico, basado en la evidencia de los cambios en el cuerpo de la mujer a lo largo del ciclo. Exige compromiso pero que a cambio proporciona un profundo conocimiento el ciclo menstrual y, por ende, de la propia fertilidad.
  • La pulsera Ava es un método pasivo de recogida de parámetros corporales que no tiene en cuenta datos tan relevantes como la posición del cuello del útero o la consistencia del moco cervical. El usuario no participa de la recogida de los datos, no tiene que analizarlos, todo se lo da hecho la app.

En cualquier caso, como tantas otras cosas de la vida, no veo para nada incompatible el uso de la pulsera Ava con el uso del método sintotérmico. De hecho, para frikis de la fertilidad como yo, es todo un disfrute poder contar con tantos datos para analizar en profundidad. Desde mi punto de vista, se complementan perfectamente y son absolutamente compatibles. Ni qué decir tiene que si quieres combinar ambos métodos con el uso de test de ovulación (si te ves capaz de gestionar tanta información), adelante. Todo lo que sea tener datos a mi disposición y una herramienta que me ayude a obtenerlos más fácilmente, bienvenido sea.

Mi experiencia en el día a día utilizando la pulsera Ava

Me encantan los avances tecnológicos como Ava

A todo lo anterior tengo que añadir que a mi, lo sabéis, me encantan los gadgets. Soy una persona 100% tecnológica. Supongo que soy millenial, como dicen ahora. En fin, a mi la tecnología me entusiasma y me encanta probar todo lo nuevo que sale. Siento verdadera fascinación por cómo ha cambiado nuestra vida en un periodo tan corto de tiempo como han sido los últimos diez años y me ilusiona pensar en cómo será nuestra vida dentro de otros diez.

Pulsera Ava

Con esto quiero decir que, para mi, una pulsera como Ava es un gadget muy molón.

Y esto volviendo a insistir en lo que os decía antes: que a mi la toma de datos del método sintotérmico me parece mágica y la recomiendo a todo el mundo. Además que a mi me gusta con el método más tradicional y básico: con una tabla impresa en una hoja de papel y un boli. Tabla que, por cierto, os proporciono al final de mi e-book, para que no os la tengáis que hacer vosotras.

La pulsera Ava: pura comodidad

Si algo me preocupaba a la hora de usar Ava era que me molestara. No me gusta dormir con nada que me apriete: no llevo pendientes, ni coleta ni sujetador, por supuesto nada de reloj, y pijamas holgados siempre siempre.

Pues bien, lo cierto es que la pulsera Ava no pesa nada y ni siquiera la noto. Nada, es como si no la llevara puesta.

El único esfuerzo que me supone es el acordarme de ponérmela. Lo he solucionado dejándola siempre al lado del reloj. Me quito el reloj, me pongo Ava. Me quito Ava, me pongo el reloj. Así nunca se me olvida ni lo uno ni lo otro.

Sincronizarla con la App tampoco es ningún esfuerzo. Voy directa al ordenador, la enchufo al USB y se carga mientras leo el correo, que es lo primero que hago cada mañana mientras desayuno.

Hay que reconocer que el que Ava haga todo el trabajo por ti es muy cómodo.

Mis datos y su interpretación

Tenía mucha curiosidad por ver cómo registraba Ava mis datos, sobre todo los más desconocidos, como la frecuencia cardiaca o el sueño.

Con el tema del sueño, he confirmado que duermo muy poco. Y verlo así, en pantalla, mis escasas 6 horitas de sueño diario, me ha hecho pensar y he estado los últimos días esforzándome en llegar a las 7.

En cuanto a la interpretación de mis datos, en el tiempo que llevo usándola, me ha parecido correcta.

La temperatura, por ejemplo, Ava la detecta un par de grados por debajo de mis datos tomados bajo la lengua, y ha coincidido en la oscilación que tuve el domingo 23 de julio, que pasé muy mala noche.

Pulsera Ava (detalle de gráfico propio)

Me ha gustado mucho que, conforme va recibiendo los datos cada día, va re-calculando sus previsiones. Al iniciar el ciclo empezó diciendo que iba a ovular tardíamente y conforme fueron pasando los días fue adelantando la ovulación, exactamente tal y como yo pensaba conforme a mis propias observaciones.

Me gustaría, si me decís que os parece interesante, volver a escribir sobre Ava dentro de unos meses. Quiero ver cómo se comporta cuando tenga uno de esos ciclos chungos de treintaymuchos días que suelo tener de vez en cuando. O uno de los súper cortos, de menos de 25. Mis ciclos nunca son iguales y no son previsibles. Es un reto para la pulsera Ava, sin duda. Ya sabéis que me gusta probar las cosas a conciencia, por lo que me gustará volver en un tiempo a contaros cómo me ha ido.

La App de Ava

Está disponible tanto para teléfonos con Android como para iPhone. Es una App sencilla, con un colorido muy agradable y que pones en funcionamiento con apenas tu fecha de nacimiento, altura, peso e indicaciones básicas sobre tus últimos periodos menstruales.

Una de las cosas que temía es que Ava, al hacerlo todo por ti, no te dejara luego acceso a tus datos, sino solamente a la interpretación.

Pulsera Ava (detalle del calendario)

No es así, puedes consultarlo cada mañana y, de hecho, te permite hacer anotaciones en el calendario indicando si estás manchando, si tienes la regla, si has tenido relaciones sexuales, etc.

 

Inconvenientes de la pulsera Ava

Con un uso tan sencillo e intuitivo, inconvenientes de manejo tiene pocos.

Seguramente el principal sea su elevado precio. Es una inversión, sin duda, dirigida a un público muy concreto.

Otro inconveniente podría ser su batería, ya que hay que cargarla cada mañana. Pero el proceso de carga dura poquísimo, se hace por USB y además te permite la sincronización con la App, de modo que no creo que sea un gran problema. Supongo que en un dispositivo que pesa tan poco y abulta tan poquito, más batería sería imposible.

Como os decía antes, a mi no me se me hace incómodo llevarla, ni siquiera a pesar del calor que hace ahora, pero si sois muy quisquillosos con llevar cosas a la hora de dormir, tenedlo en cuenta.

Al llevarla puesta, para verificar que está encendida, veréis que Ava emite una luz verde cuando está en uso. Si la pulsera está pegada a la piel, no se ve esta luz. Pero si se separa del brazo, sí se ve el destello verde. Y la verdad es que es una luz potente. Lógicamente si llevas la pulsera bien pegada al brazo, es difícil que se separe. Pero yo la llevo relativamente holgada (un dedo, como dicen las instrucciones), por lo que según la postura que tenga, puede que sí se me despegue un poquito.

A mi no me molesta este tema de la luz ya que casi nunca me sucede, simplemente lo comento para que sepáis que puede pasar. En cualquier caso, pienso que esto es algo que sólo pasa en verano, ya que el resto del año, llevándola por debajo de la manga larga del pijama, no habría problema alguno,

 

¿Para quién es la pulsera Ava?

Si has llegado hasta aquí, ya te habrás formado una idea sobre si Ava es para ti o no.

Puedes utilizar Ava para tres fines distintos:

  • Control del ciclo menstrual.
  • Monitoreo de tu fertilidad.
  • Seguimiento durante tu embarazo.

Siendo un dispositivo caro, que además hay que comprometerse a ponerlo cada noche, pienso que no es para todo el mundo.

Desde mi punto de vista,

La pulsera Ava es para ti si
  • Estás interesada en conocer tu ciclo menstrual pero necesitas un empujoncito.
  • Si conoces el método sintotérmico pero no te animas a utilizarlo porque sientes que no es lo tuyo.
  • Si quieres complementar el método sintotérmico con la observación de otros parámetros fisiológicos.
  • Si estás buscando un bebé y quieres conocer tus días fértiles con antelación.
  • Como complemento a la utilización de test de ovulación.
  • Si quieres llevar un seguimiento de tu salud durante tu embarazo.

La pulsera Ava no es para ti si:

  • No tienes especial interés en conocer tu ciclo menstrual.
  • Si ya estás utilizando el método sintotérmico sin esfuerzo y disfrutando de la observación directa de tu cuerpo.
  • Como método anticonceptivo.
  • Si tus ciclos duran menos de 24 días o más de 35 días.
  • Si tienes SOP.

 

Dónde comprar Ava y, además, hacerlo con descuento

Puedes comprar Ava directamente en su página, ya que envían a España gratuitamente en menos de una semana.

Gracias a Ava puedo ofrecer un cupón de descuento en el caso de que te animes a probarla.

 

Si utilizas mi código MAMACONTRA en el check-out podrás beneficiarte de un descuento de 50 euros.

 

Espero que resulte interesante este post con mi experiencia probando Ava.

Quizá hayas llegado hasta aquí porque ya habías oído hablar de este gadget y querías conocer opiniones sobre Ava de primera mano, de usuarias reales. A mi me está gustando: me parece fácil de usar, cómodo y, sobre todo, que puede ser una ayuda interesante para muchas mujeres.

 

Volveré en unos meses para explicaros cómo me he ido desenvolviendo con Ava con el paso de los diferentes ciclos.