Ayer por la mañana fuimos a comprarle al bebito juguetes nuevos. Aunque tiene algunas cosillas como mordedores y sonajeros, nos ha parecido que ya era el momento de comprarle algo más “sofisticado”. Además, ahora que me he decidido a poner la silla de paseo mirando hacia la calle (¡con todo el dolor de mi corazón!) quería comprar alguna cosilla para poner en la barra.
Para los que vivais en Madrid, he hecho un descubrimiento. En Leganés lleva un tiempo funcionando un centro comercial al aire libre, bastante desangelado, llamado Plaza Nueva. Una de sus tiendas estrellas (al menos para nosotros) es un Toys’r’Us. Pues bien, a unos pocos metros han abierto un Prenatal enorme, del mismo tamaño que el Toys’r’Us. La tienda me ha gustado muchísimo porque tenían una gran variedad de todo, mejor que Toys’r’Us. ¡Creo que nos pasamos allí dentro más de una hora!. Curiosamente, comparé varios precios y ganaba Prenatal, no por mucho, pero sí un par de eurillos en algunas cosas.
Os cuento lo que hemos comprado y las primeras impresiones:
Chicco capitán salpica y en marcha.
La primera en la frente. Queríamos una cosita pequeña para que jugara en la bañera y después de estar media hora eligiendo el que más nos gustaba, llegamos a casa y menudo chasco. El capitán casi no flota, va medio hundido y además se ladea. Se supone que se mueve por el agua, pero más bien renquea, ¡prácticamente ni se mueve!. Una auténtica caca. En fin, menos mal que era baratillo.
Vehículos encajables Fisher Price.
Esto sí ha tenido bastante éxito. Son cuatro cochecitos que están huecos y se pueden meter unos dentro de otros, en plan matrioska, o bien apilarlos, formando una torre. No hacen nada más. Bueno, el chiquitillo es un sonajero y el coche de bomberos hace click-clack la rampa, pero poco más. Al bebito le han hecho bastante gracia, sobre todo para tirarlos desde la trona. Creo que van a dar mucho de sí, aunque las pegatinas son bastante malas, pues ya han empejado a estar blanditas simplemente de chuparlas.

Chicco Baby Taxi.

Esto todavía no lo hemos probado, pero sí lo hemos dejado puesto. Se coloca en la barra exterior de la silla de paseo y me parece una chulada. El volante gira y suena, tiene bocina en el centro, espejo retrovisor, una llave que se puede mover y sacar y un telefóno móvil pegado con velcro. Espero que le guste porque si no, ¡¡me lo quedo yo!!.
– Sonajero con ventosa para la trona, de Fisher Price.
Esto ha sido un exitazo. La ventosa se pega a la bandeja de la trona y listo para ser aporreado. Todos los muñecos giran, suenan. Me encanta. 
Nos lo hemos pasado genial. Hemos visto unos juguetes preciosos y estamos deseando que ya pueda jugar porque vamos a pasar un montón de horas de diversión. Hemos probado tooooooodos los juguetes como si fuéramos niños y nos hubiéramos llevado muchas más cosas.
En concreto, me he quedado con las ganas de dos cosillas:
– Este andador de Brevi es una pasada. 
Sacamos al bebito y le pusimos dentro y creo que le gustó. Pobre, ¡luego no se lo compramos!. Costaba 100 euros y está indicado entre los 6 y los 12 meses. Me parece caro para el uso que le íbamos a dar y tengo dudas de cómo iban a aguantar los vecinos los ruidos de las ruedas… Lo pensaremos…
– El pulpo de Lamaze:
Todas las cosas de esta marca me encantan. Son muy originales y parecen muy educativos. También son algo carillos, todo hay que decirlo. Cada tentáculo del pulpo emite una nota. Está tan bien conseguido que con un poco de habilidad se puede tocar una melodía. ¡Nos volvimos locos tocándolo!.
Nos encantan los juguetes, ¡qué bien nos lo vamos a pasar!.