Desesperada por la dificultad para encontrar una talla pequeña de ropa premamá y ante el imparable crecimiento de mi tripa, decidí visitar La Redoute y Verbaudet, dos tiendas online (que vienen a ser lo mismo, pertenecen al mismo grupo) muy conocidas que venden, entre otras muchas cosas, este tipo de prendas.

En estos años he conocido a varias personas que han comprado en La Redoute con cierta frecuencia y siempre me habían hablado de que tenía buena calidad y un tallaje bastante ajustado al real, aunque a mi modo de ver el precio es algo elevado para tratarse de venta a distancia. En 2009 ya había echado un vistazo a sus prendas premamá y me habían gustado mucho, había bastante donde elegir y me parecía una ropa muy mona. Sin embargo, como el embarazo fue complicado y apenas salía de casa, me pareció que no merecía la pena y no compré nada.

Esta vez, casi tres años después, la variedad me ha decepcionado enormemente. Apenas tienen cuatro cosas, que no actualizan, y las tallas pequeñas aparecen (casi) siempre agotadas. Esperaba otra cosa, tan ilusionada yo al hacerles la primera visita. Pero, como digo, empujada por no encontrar nada en las tiendas físicas, y a pesar de tener muy poco donde elegir, me decidí por dos camisetas de la talla más pequeña, la 34-36, que con algunos descuentillos (que suelen tener muy frecuentemente) no salían mal de precio.

Hice el pedido, si no recuerdo mal, a finales de octubre. En el momento en que di mi consentimiento y pagué, las camisetas aparecían como en stock, de modo que esperaba que me las entregaran rápidamente, pues además había elegido la entrega a domicilio con una agencia de transporte. Pasaron los días, pasaron los días… el pedido no llegaba. Entré en el espacio de cliente y, ¡oh, sorpresa!, ambas camisetas aparecían como sin stock y que esperaban recibirlas en 15 días. Me molestó bastante porque no se me indicó al hacer el pedido, me sentí un poco engañada porque ni siquiera me hubiera avisado por correo, pero decidí esperar. Esperé, esperé… Y al final desesperé. Quince días después, una camiseta estaba disponible pero la otra no. Aburrida de esperar, decidí anular la que estaba pendiente y ahí sí se realizó el envío. Total, que tardé más de 20 días en recibir una única camiseta, un tiempo muy prolongado a mi modo de ver.

La camiseta es la de la foto. Me gusta mucho la calidad que tiene. Es de algodón orgánico y desde luego es muy muy suave, tiene un tacto que verdaderamente da gusto llevarla puesta. Además, es un poquitín elástica, lo que la hace estupenda porque no se deforma (al contrario de otras camisetas de premamá que me compré en Benetton que sí se dan de sí).Se lava muy bien y si se tiende con cuidado no necesita plancha (vamos, yo es que procuro planchar lo mínimo imprescindible).

En cuanto a la talla, para ser una 34-36, la esperaba más pequeña. A mi me está menos justa que a la chica de la foto, realmente creo que es una 36-38, pero no me está mal.

¿Volvería a comprar en La Redoute?. No lo sé. Lo primero que no ponen prendas nuevas, llevo viendo lo mismo desde el mes de septiembre y estamos ya en diciembre. Y la disponibilidad de tallas es lamentable. Si pusieran cosas nuevas y pillara alguna nueva oferta, quizá si volvería a comprar, teniendo claro que sus plazos de envío son demasiado muy largos.

¿Cómo calificaría la experiencia?. Esperaba bastante más de esta tienda, me ha decepcionado. Pero la camiseta está bien, no tengo queja de su calidad y la talla es correcta. Le doy un aprobado.