Mira que no nos podemos quejar de perra, más bien todo lo contrario.

Ahora, su obsesión por todo lo que sea de plástico no hay manera de quitársela.

La bolsa de Mega Bloks del nene ya va casi por la mitad, no digo más.