Pero, ¿ya es primavera?

Si no fuera porque estamos en enero, diría que ya es primavera. Y no solamente por el solazo y las buenas temperaturas que estamos teniendo, sino porque el niño anda alterado completamente.

Desde hace más o menos una semana, su día a día consiste en saltar, trepar, subirse a cualquier cosa que pille, botar en la cama y, sobre todo, correr. Correr por casa y correr a toda pastilla por la calle. Es bajar y ponerse a echar carreras consigo mismo o simplemente trotar por el gusto de trotar. No digamos ya como pille un niño al que le vaya la marcha. El domingo coincidimos con una vecinita que es más o menos de su edad y no paraban, ¡qué velocidad!.

Así que nada, yo detrás, corriendo por este barrio de cuestas, intentando que al menos se detenga al acabarse la acera. ¡Que aquí hay mucho parque pero llega un momento que el verde se acaba!.

A todo esto, la energía… ¿de dónde la sacan?. Porque lo que es comer… Ayer hice lentejas, lentejas con salmón, una receta que saqué del libro de Adría que le hemos regalado a mis padres por Navidad. Estaban buenísimas. Bueno, ni las probó. Hoy tocaba macarrones: ha comido tres, para ser exactos. Y un trozo de pan.

Y luego mamá, mamaaaaá, mamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaá… ¡todo el día llamándome! ¡a voces! ¡aunque estemos a dos centímetros!.

Así estamos… primaverales perdidos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

22 comentarios sobre “Pero, ¿ya es primavera?

  • el 11/01/2012 a las 14:32
    Permalink

    Me canso solo de leerte, aunque el mio es así 365 días al año, no para, no sabe estar quietecito sentado, imposible, tiene que estar saltando, escalando, corriendo…agotador

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:57
      Permalink

      Lo que estamos ejercitando la paciencia… jajaja

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 15:19
    Permalink

    y hablando, hablando, hablando, el mio no para ni un segundo de hablar, es increible, cuando ya no le oimos es porque se ha dormido.

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:57
      Permalink

      Jajaja, bueno, el mío también habla mucho pero como a ratos no le entiendo nada reconozco que a veces desconecto para no volverme piripi! jaja

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 15:22
    Permalink

    Sí que se nota mucho lo del tiempo y la vuelta al cole tras las navidades. Los míos también andan muy alteradillos. Ánimo!!!!

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:56
      Permalink

      Tu si que debes tener paciencia!!…

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 15:41
    Permalink

    No, no, no. No es primavera por allá, porque eso significaría que por estos lados se acaba el verano y entramos al otoño y no quierooooo! Jajajaja! Soy una egoísta.

    Los niños saltan y gastan energías en todas las épocas del año. Al menos los míos no están quietos ni encerrados en invierno 🙁

    ¡Ánimo!

    Un abrazo!

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:56
      Permalink

      Jajajaja, a mi hijo es que siempre se le ha notado la primavera pero bueno, quizá esto sea otra cuestión. Besos!

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 16:06
    Permalink

    no puedo por menos que sonreír mientras te leo pq me veo totalmente reflejada, bueno, más bien a mi hija mayor, que en unos días cumple 2 años.

    besos
    marta

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:55
      Permalink

      Los podíamos juntar a todos y que por lo menos gastaran un poco!

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 16:20
    Permalink

    Santa paciencia tienes que tener hija mía. Purita energía, sinónimo de salud sin límites. ¿de donde sacan la energía? misterios del universo nena, porque yo tampoco me lo explico.
    Con respecto a la comida, cuanto hemos hablado tu y yo esto….. si mi pediatra le viera, seguro te diría que se acabó el dar estirones a lo bestia y que toca época de calma, y con ello viene el comer menos. Te tocará hacer malabarismos con los menús, enlazar cosas ya no que le gusten, sino que le priven para que al menos tome 5 trozos… en vez de 2…. y así.
    Te admiro, barrigón en ristre y corre que te corre. Quien te lo hubiera dicho en el primer embarazo, eh? 🙂
    Besos.

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:55
      Permalink

      No sabes cuántas veces lo pienso. Con mi primer embarazo hubiera sido imposible seguir este ritmo tras él y menos cuesta arriba!. Menos mal que me mantengo en forma porque cómo acelera el tío, además cuando ve que voy detrás acelera aún más!!

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 16:48
    Permalink

    El mio es así siempre, no para vamos por las aceras haciendo carreras siempre, su frase preferida creo que es “preparados, listos, ya!”
    Y lo de la comida, pues paciencia, el mío ahora ha estado malo y no quería nada más que pasta, hoy he hecho cocido y se ha comido 2 platos de sopa, y el yogur, yo creo que así compensa.

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:54
      Permalink

      Jajajaja, ¡mi hijo dice lo mismo! jaja

      Respuesta
  • el 11/01/2012 a las 19:03
    Permalink

    Jajaja, y yo preocupada porque mi niña hoy sólo había comido cinco macarrones!!!
    Creo que no nos queda otra que armarnos de paciencia porque energía por lo menos yo cada día tengo menos 😉
    Y sí estamos en invierno, hoy la niebla no dejado que subamos de 1ºC en todo el día así que enclaustradas en casita…

    Respuesta
    • el 11/01/2012 a las 19:54
      Permalink

      Pues mira, no sé qué es peor si estar en casa o en la calle. Hasta hace nada prefería la calle pero ahora el tío echa a correr y yo no estoy para andar detrás de él y y menos con tanta cuesta que tiene este barrio! jaja

      Respuesta
    • el 12/01/2012 a las 12:45
      Permalink

      Qué entrañable es el invierno! 🙂 jaja

      Respuesta
  • el 12/01/2012 a las 11:22
    Permalink

    ja, ja, ja, la mía es igual!
    todo el día, corriendo, trepando, y sin parar de parlotear. Minuto de silencio, liada al canto. Y con tres macarrones le da para todo el día. Cm cuadrado de tortilla de patatas, seis horas. 1/8 de sándwich y hasta la cena. Deberían inventar algo así para los coches ¡no me consume nada!

    Respuesta
    • el 12/01/2012 a las 12:42
      Permalink

      Nos salen muy baratos! jaja

      Respuesta
  • el 12/01/2012 a las 13:23
    Permalink

    Tu piensa que lo que pasa es que tu hijo saca mucho provecho de lo que come, lo aprovecha todo todito y no tira nada, que tres macarrones dan para mucho! jajaja
    Mi hija mayor era igual, podía comer una croqueta, tres cucharadas de arroz y asi sucesivamente…y ahora con 6 años come como una lima!!!
    Y lo de la energía…pues ya sabes hija, paciencia y a correr!! jajaja
    Un beso!
    Pilar

    Respuesta
    • el 12/01/2012 a las 19:35
      Permalink

      No me le imagino comiendo de todo y como una lima, pero todo puede ser, ya sabes: ver para creer! jaja Besos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com