Papá no ta

Todavía recuerdo cuando el invierno pasado el nene apenas levantaba la cabeza cuando venía su padre de trabajar… Aquellos tiempos quedan ya muy muy lejanos. Poco a poco fueron estableciendo una relación más estrecha, distinta a la que tiene conmigo, y desde el verano es pasión lo que tiene con su padre. En las vacaciones de Navidad quedó muy patente la gran papitis que tiene, todo lo quería hacer con él, quería besitos, mimos, que le llevara en brazos… en definitiva, recuperar el tiempo perdido. A veces, desesperadamente, pegado a él como una lapa.

El tiempo perdido, ese es el gran problema. El niño echa de menos a su padre, sufre con su ausencia. Es mucho el tiempo que están perdiéndose el uno del otro por esta falta total de conciliación que padecen los hombres. Se levanta por la mañana, pregunta por él. Se levanta de la siesta, pregunta por él. Suena el teléfono, se escucha la puerta del ascensor en el descansillo: ¿e papá?. Pero no, papá no tá, papá ta trabahando. Siempre está trabahando.

Al final lo ha asumido, se ha resignado. En la Nochebuena se ausentó su padre un momentito y como no le veía, nos dijo que estaba trabahando. ¡Qué penita!.

Así que cuando papá por fin entra por la puerta, se pone nerviosito perdido. Me encanta verles pero reconozco que, al mismo tiempo, me duele. Porque no es justo, no es razonable, no es humano, no es lo que nosotros queremos para nuestra familia. Pero es lo que hay y quizá yo también debería hacer como el nene: resignarme.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

67 comentarios sobre “Papá no ta

  • el 19/01/2012 a las 12:54
    Permalink

    Mi padre hasta que tuve unos 8 años estaba embarcado practicamente todo el año y apenas tengo recuerdos de niña de él. Entiendo perfectamente lo que nos cuentas en este post.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:31
      Permalink

      ¡Qué duro, cuánto lo siento!

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 13:01
    Permalink

    Tienes toda la razón, es terriblemente injusto para todos.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:31
      Permalink

      Lo es, sobre todo porque es algo obligado!

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 13:29
    Permalink

    Al menos te tiene a ti con él todo el día, mi hijo sólo me tuvo a mí en exclusiva hasta los seis meses, y eso que alargué la baja maternal sumando vacaciones y de todo lo sumable para estar más con él. Es injusto y terrible pero no hay otra. La palabra conciliación sigue en el limbo de las palabras utópicas. Y con todo no nos quejemos, al menos tenemos trabajo, porque con lo mal que anda el tema aún podría ser peor.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:30
      Permalink

      Es verdad y no sabes lo feliz que me siento por poder estar dándole este tiempo al niño. Pero… el padre sigue faltando. Antes era distinto pero ahora cada uno tiene su papel y el suyo es insustuituble. Aunque pase conmigo 24 horas diarias, le sigue faltando esa figura.

      Es una pena que no podamos quejarnos de que nos exploten, como si tuviéramos que dar las gracias por “sufrir” estas condiciones…

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 14:03
    Permalink

    Pues sí, esa es la cruda realidad, un realidad injusta, que muchas familias debemos soportar y encima quejarmos bajito, no vaya a ser que nos espeten a la cara “tienes suerte de tener un trabajo”.
    Tu niño se hace muy mayor, y la relación con su padre crece, como él. Es fantástico. Hay que quedarse con lo positivo.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:29
      Permalink

      Sí, ya lo sabes tu muy bien cómo es esto… Hay que quedarse con lo positivo, aunque a veces también escuece.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 14:32
    Permalink

    Es muy injusto. Creo que cuando se habla de conciliacion los hombres son los grandes olvidados. Se pide que se prolonguen las bajas maternales, se racionalicen los horarios de las madres pero ¿y los padres? Ellos también quieren compartir cosas con su familia y no perderse todo lo que se pierden de sus hijos pero si nosotras lo tenemos dificil para conciliar, ellos lo tienen imposible.
    Este tema me toca de lleno, mi marido se está perdiendo todo y no porque él quiera, el niño le necesita, yo le necesito pero no puede estar como quisiera.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:29
      Permalink

      Fíjate que pienso que los hombres ahora mismo lo tienen mucho más difícil. Cualquier hombre que dijera estas cosas o que se redujera la jornada… en muchas empresas iría a la puñetera calle, ¡un escándalo!. De verdad que da rabia y pena.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 14:34
    Permalink

    En mi caso tengo suerte, Papimelli llega de trabajar sobre las 15-15-30 y no trabaja los fines de semana salvo excepciones, en contra tiene que de vez en cuando se va una semanita por ahí. Lo bueno es que los peques disfrutan por todo lo alto de él mucho tiempo y eso me encanta, además le reciben con una gran alegría y tocando palmas. Es triste que tengamos que perdernos la vida de nuestros hijos por la puñetera conciliación.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:28
      Permalink

      Pienso que ese horario debería ser el normal para todas las familias… pero está muy lejos de ser una realidad.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 15:06
    Permalink

    Me alegro de que esa relación haya empezado a ser tan intensa.

    Yo he vivido eso en mis propias carnes con mi padre, al cual solo veía 5 minutos por la noche.
    Mi madre siempre cuenta que yo no me dormía hasta que el venía. Me quedaba de pie en la cuna esperando.

    Un triste recuerdo.
    Una triste realidad.

    Mi hijo está disfrutando más de su abuelo que yo de mi padre. Cosas de la vida.

    Besos

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:27
      Permalink

      Fíjate, cómo son las cosas, ¿verdad?. Un beso.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 15:15
    Permalink

    Desde luego que no es justo, qué penita.
    Nosotros nos hemos dado cuenta de que entre diario, como su padre se va a trabajar esta “enfadada” con él, no le hace tanto caso, incluso ha habido dias que no quería estar con el, sin embargo el fin de semana cuando ve que papá se despierta con nosotras en la cama luego es ella sola la que va a jugar con papá.
    Pero el lunes por la mañana siempre es: ¿papá?

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:27
      Permalink

      Eso de enfadarse me suena, las pocas veces que yo he tenido que ir a algún sitio no ha querido ni despedirse de mi!. En fin, a mi me da mucha pena…

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 17:08
    Permalink

    Por aportar otro punto de vista, comento mi caso. Nosotros trabajamos fuera de casa y por lo general, ambos llegamos a partir de las 20:30h. Obviamente me gustaría poder pasar más tiempo con los niños, pero en mi caso particular no es posible (de verdad que no lo es). Sin embargo, y aunque el tiempo no se puede inventar, creo que ambos disfrutamos mucho de nuestros hijos. Es cierto, algunas veces sólo es una hora al día, otros días son dos… y los fines de semana al máximo. Sé que habrá gente que pueda llevarse las manos a la cabeza, pero mis padres tuvieron un horario parecido y más o menos es el tiempo que yo podía pasar con ellos a diario cuando era una niña. Hoy por hoy tengo un gran recuerdo de mi infancia y mi relación con ellos es mucho más estrecha que la del 90% de la gente que tengo a mi alrededor.

    Como decía al principio, obviamente preferiría poder pasar más tiempo con mis hijos, pero también pienso que el tiempo no lo es todo y hay que saber adaptarse a las circunstancias particulares de cada familia.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 18:26
      Permalink

      Es interesante tu punto de vista. Yo tuve unos padres que siempre estaban ocupados, no estaban disponibles… Y guardo un pésimo recuerdo.

      Como he dicho en la entrada, no es la manera en la que nosotros quisiéramos criar a nuestros hijos, aunque, por desgracia, muchas veces hay cosas que escapan a nuestra voluntad.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 19:37
    Permalink

    La parte positiva de lo que cuentas es que la relación entre padre e hijo ha experimentado un gran salto, a pesar de los obstáculos. Lograr más tiempo juntos, hoy en día, conforme están las cosas, es casi un sueño.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 22:15
      Permalink

      Llevas toda la razón.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 20:59
    Permalink

    A mi princesita le pasa igual. Se despierta y pregunta por él, coge el teléfono y dice papá, le ve y se le tira a los brazos…
    Vivimos en un sistema que beneficia a las empresas y se olvida de las personas, donde criar a tus hijos es un lujo y no un derecho, y donde la conciliación consiste en abrir guarderías públicas.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 22:15
      Permalink

      Totalmente de acuerdo contigo.

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 21:36
    Permalink

    Me siento totalmente identificada con tu experiencia. Mi marido trabaja de sol a sol y a medida que los niños se hacen más conscientes de su ausencia y preguntan por papá da mucha pena. Cuando se habla de conciliación sólo pensamos en las madres pero hay muchos padres que se pierden mucho de sus hijos.

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 22:14
      Permalink

      Creo que las madres lo tenemos dificil pero los hombres casi imposible, por muchos motivos. En fin!

      Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 21:54
    Permalink

    La reducción de jornada protege contra el despido improcedente, solo en el caso de los contratos temporales no protege, en realidad no protege de no renovar, pero en caso de quitarte una hora al día, te quitan 1/8 de tu sueldo y sales a las 7 horas de haber entrado!
    Mi marido no lo hace porque hace de 8 a 16h, q sino lo pediría las tardes con su hijo bien valen ese OCTAVO de sueldo!
    Además de que con reducción no te pueden despedir informaros bien!!

    Respuesta
    • el 19/01/2012 a las 22:14
      Permalink

      ¡Hola! Bueno, yo soy abogada y te aseguro que si te quieren despedir, te despiden. O, lo que es peor, te arrinconan hasta que coges la puerta y te marchas. Por mi experiencia personal y la de mi entorno, ningún hombre puede permitirse ni tan siquiera insinuarlo en su empresa. Un abrazo.

      Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 13:20
      Permalink

      Totalmente de acuerdo mamacabreada, tanto mi marido como yo lo hemos hecho así, a un octavo de la jornada. En mi empresa no hay problema, en la de mi marido sí, pero aunque lo han intentado por todos los medios legales e ilegales (léase acoso), no han conseguido despedirle. Y no es por falta de medios ni asesoría legal, es una empresa importante. Solamente pueden despedirle por procedente, y como no hay causa, ya que trabaja bien, pues se aguantan. Y lo de arrinconarte….pues en la medida que te dejes arrinconar, hay que tener las ideas muy claras, mucha paciencia y controlar las emociones, para que no te hundan. Si eres capaz de hacer eso, te aseguro que merece la pena, al poner en una balanza lo mal que lo pasa en el trabajo y lo

      Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 13:21
      Permalink

      Totalmente de acuerdo mamacabreada, tanto mi marido como yo lo hemos hecho así, a un octavo de la jornada. En mi empresa no hay problema, en la de mi marido sí, pero aunque lo han intentado por todos los medios legales e ilegales (léase acoso), no han conseguido despedirle. Y no es por falta de medios ni asesoría legal, es una empresa importante. Solamente pueden despedirle por procedente, y como no hay causa, ya que trabaja bien, pues se aguantan. Y lo de arrinconarte….pues en la medida que te dejes arrinconar, hay que tener las ideas muy claras, mucha paciencia y controlar las emociones, para que no te hundan. Si eres capaz de hacer eso, te aseguro que merece la pena, al poner en una balanza lo mal que lo pasa en el trabajo y lo que disfruta de sus hijos, compensa.

      Respuesta
      • el 20/01/2012 a las 13:39
        Permalink

        Hola Eva. Me alegra que tu marido haya sido así de fuerte, a mi personalmente me parece muy duro soportar una presión así, de modo que me parece admirable que haya conseguido hacerle frente y luchar por lo que creía. Enhorabuena!.

        Respuesta
  • el 19/01/2012 a las 23:02
    Permalink

    Tu historia no difiere mucho de la nuestra, la verdad. Mi marido trabaja en el comercio, y el negocio es suyo o sea que imagínate; los horarios son como son, además viaja, etc. Total, que la pregunta de “y papá?” es constante. Y también me cabrea. Me cabrea mucho pero como tu dices, es lo que hay. Almenos ahora. Pero mira, una de las ventajas de que el negocio sea suyo es que a veces, menos a menudo de lo que su hija querría, se coge la tarde libre y la pasan enterita juntos!
    Un beso

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:21
      Permalink

      Es que los horarios del comercio, si tienes que estar ahí al pie del cañón, son mortales… vaya, son todas las horas del día, todos los días. En fin!!!

      Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 1:17
    Permalink

    Pues qué lástmita, la verdad. Desde que tengo uso de razón esta historia es siempre la misma, y yo lo viví también en mis propias carnes, mi padre nunca estaba de lunes a viernes…imaginate cuando lo veiamos el sabado y el domingo…cómo locos es poco.
    Espero que estos horarios cambien para bien, para bien de la familia en conjunto,sin daños colaterales en la economía familiar.
    Un beso preciosa.

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:23
      Permalink

      En este contexto en el que estamos, creo que sólo podemos esperar que las cosas cambien pero a peor. Muchos hablan ya de trabajar más horas por menos sueldo… Nosotros cada vez que lo oímos hablamos de emigar al campo o a otro país porque, francamente, más horas por menos dinero… no sé a quién le compensará, ¡a nosotros no!. Otro beso para ti.

      Respuesta
      • el 21/01/2012 a las 1:09
        Permalink

        desde luego a mi tampoco me compensaría, yo no trabajo más por menos, eso es lo que tengo más claro. Cuando oí la encuesta que “dicen ” que habian hecho a más de 2mil españoles de que si trabajarían más horas por menos dinero…me dio la risa porque la mayoría, y era mucha mayoriá, dijo que sí…jajaja y yo me parto de la risa, que me pregunten a mi!!!! que se iban a enterar jajaja
        besito

        Respuesta
        • el 22/01/2012 a las 17:04
          Permalink

          Era mucha mayoría, sí, a mi también me sorprendió!! jaja

          Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 8:34
    Permalink

    Pobrecito mi niño… papá no tá!… Se te tiene que caer el alma!

    Se que no es consuelo pero, estoy segura el poco tiempo que tiene tu marido para con su hijo es un tiempo de caldad, que disfrutan los dos como nadie.

    Ains! otra vez hablando del tiempo de calidad cuando no se puede tener cantidad de tiempo… mierda de conciliación!

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:20
      Permalink

      Me duele un montón!!! Y lo del tiempo de calidad… nosotros no creemos en él, ya lo comenté en mi blog hace tiempo. Yo creo que el tiempo en sí mismo es calidad, llegar a casa justo para el baño o la cena, o ni eso siquiera, eso no puede ser calidad de ninguna de las maneras, por muchas ganas que le pongas… No sé, es complicado… mucho.

      Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 9:19
    Permalink

    Lo siento mucho! Te entiendo bien. Vaya mierda de horarios que tiene este país! Mientras la cosa no cambie no queda otra que resignarse y vivir el fin de semana intensamente.
    Mi infancia la recuerdo exactamente igual: estaba cenando cuando mi padre llegaba de trabajar. Pero en cambio recuerdo mis fines de semana a tope: el era quien me llevaba a patinar, al parque, a casa de mis amigos… Recuperaba el tiempo perdido y por eso creo que jamás he tenido la sensación de vivir mi infancia “huérfana” de padre

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:19
      Permalink

      Yo de mi infancia mejor no hablo… pero me alegra que tengas esos recuerdos del fin de semana.

      Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 11:25
    Permalink

    Nos pasa a nosotros tambien, tanto con el padre que conmigo. Nos duele cuando nos dice “a trabajar no”. pero que remedio tenemos..

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:18
      Permalink

      Es muy triste que un hijo te diga eso, desde luego, sobre todo cuando no hay más remedio…

      Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 12:13
    Permalink

    A Criatura le pasa lo mismo… y adora a su padre. Cuando ve algún dibujo de un bebé o cachorro con un adulto, siempre dice: “mira, el bebé está con su mami, y su papi está trabajando”. Tiene asumido que es papá quien trabaja todo el día y mami la que pasa las tardes con ella… pero los fines de semana, pasan todo el tiempo juntos y yo me retiro un poco para que él pueda recuperar parte de protagonismo.

    De todas formas, el hecho de que ellos curren más horas fuera de casa que nosotras, también nos da la seguridad económica para que nosotras nos podamos permitir trabajar menos horas o incluso no trabajar, no?

    Es que todo no se puede tener tampoco!

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:18
      Permalink

      A mi me da pena que nuestros hijos crezcan viendo eso como normal porque no pienso que lo sea.

      En cuanto a lo que comentas de la seguidad económica… bueno, mi marido tiene el horario que tiene, siempre ha sido así. Los horarios de oficina son los que son, el que nunca salgas a tu hora cuando tienes cierta responsabilidad es lo habitual, y el trabajar a hora y media de casa, pues también. Quiero decir que tuviéramos hijos o no, yo trabajara o no, llegaría a casa a la misma hora… o tendría que buscarse otra profesión, porque es lo que hay.

      Yo creo que sí se puede aspirar a tenerle todo. No hace falta pasarse 10 horas o 12 en una oficina para ser productivo, no hace falta convocar reuniones a las seis de la tarde que duran hasta las ocho, no es normal entrar a trabajar pasadas las nueve como se entra en muchas empresas… no sé, la verdad es que a nosotros al menos nos dan ganas de dejarlo todo.

      Respuesta
      • el 23/01/2012 a las 12:40
        Permalink

        A lo que me refiero es que, efectivamente, si tienes un puesto de cierta responsabilidad no puedes evitar salir a cierta hora…
        Yo renuncié a mi carrera y por eso tengo jornada reducida…
        Pero Padre no puede hacerlo.
        Es lo que hay, y, efectivamente, el hecho de poner reuniones a las 6 no significa que seas más productivo, pero si quieres tener un sueldo que te permita vivir dignamente, no hay otra opción. Al menos en este país.
        Padre, por cierto, también entra a las 9:30, o 10, si me apuras. En nuestro caso, nos viene genial, porque así es él quien lleva a la niña todos los días a la guarde… y quien lo seguirá haciendo cuando empiece el cole, porque yo entro a trabajar, en la otra punta de Madrid, a las 8…

        Respuesta
        • el 23/01/2012 a las 17:20
          Permalink

          ¡Y sin tenerla! Que siendo mindundi anda que no hemos salido ambos a las mil… el presentismo y las reuniones a horas intempestivas son el pan nuestro de cada día! Pero entiendo lo que dices, en fin, qué panorama tan complicado…

          Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 12:24
    Permalink

    si, si, nos tendremos que resignar todos por culpa de esta conciliación familiar en mi caso tanto de papa como de mama. Es triste, que deban otras personas cuidar a nuestros hijos y no tener más derechos los dos tanto mami como papi para aprovechar al maximo de nuestros peques. Hoy por cierto he pregunta a la gestoria si me cogiera reducción por cuidado hijo hasta que edad de él cobraría en el caso de que fuera al paro, el 100% de la cotización y me ha respondido hasta los 8 años pero no estoy segura ya que anteriormente ya me habia informado mediante foros y comentan que es hasta que el niño cumpla los 2 años. No sé, volveré a preguntar, por cierto si alguien sabe del tema, me podría informar !! Gracias.

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 12:27
      Permalink

      No me he enterado muy bien de la pregunta que le has hecho a tu gestoría pero el paro dura lo que dura, máximo 24 meses, y cobras más los primeros seis meses, luego menos. Lo de los 8 años es la edad del niño hasta la que puedes estar acogida a la reducción de jornada. Y lo de los dos años… quizá te refieras a la prestación que dan por ser “mujer trabajadora”, que la dan hasta los tres años del bebé.

      Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 13:12
      Permalink

      Cotizas al 100% los dos primeros años de reducción de jornada, ya sean seguidos o interrumpidos, y a partir de allí de forma correspondiente a la jornada reducida. El paro durante esos dos primeros años también es como si estuvieses a jornada completa, al igual que la indemnización por despido. Si tienes más de un hijo, te puedes pedir la reducción por el primero, para el que te cuenten esos dos años. Luegoi, al acabarse, te la pides para el segundo, y empiezan a contar de nuevo esos dos años.

      Respuesta
      • el 20/01/2012 a las 13:40
        Permalink

        Gracias Eva, le has dado una estupenda explicación a vanessa.

        Respuesta
      • el 20/01/2012 a las 16:43
        Permalink

        Gracias, no era eso exactamente, pero es que no me he explicado bien. gracias por responder!

        Respuesta
      • el 20/01/2012 a las 16:49
        Permalink

        Uuuuy que jaleo de respuestas estoy haciendo….buf! La anterior respuesta era para mama (contra) corriente, gracias por contestar. Y a Eva también darle las gracias por contestar, es lo que quería expresar exactamente, me ha quedado claro. Osea que desde que coja reducción de jornada por cuidado de mi hijo son dos años cotizando 100% (vamos como si siguiera trabajando esos dos años a jornada completa). Muchas gracias a las dos por las molestias. Un besazo

        Respuesta
        • el 20/01/2012 a las 19:08
          Permalink

          Se me olvidaba: si te la vas a pedir, ten cuidado de que la empresa haga bien los papeleos, (muchas ni saben hacerlo, la mía me lo hizo mal al principio, me dí cuenta de casualidad y para arreglarlo fue una historia) para que figures en la seguridad social como en reducción de jornada por guarda legal y no por otro motivo, y cotices correctamente.
          Buen fin de a tod@s

          Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 12:57
    Permalink

    Mi hijo ahora, cuando se despierta de la siesta, lo primero que hace es llamar a su padre como un loco. La mayoría de los días no ha llegado todavía de trabajar, y a mí se me cae el alma al suelo cuando le digo que papá no está y veo que la cara que se le queda, mitad tristeza y mitad enfado. Luego, cuando llega su padre, ya no se separan ni un segundo en toda la tarde. Para mi marido también es duro no poder ver a su hijo tanto como quisiera…

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 13:41
      Permalink

      Ya veo que le pasa a todos nuestros hijos… vaya panorama!!!

      Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 13:05
    Permalink

    Lo siento muchisimo, menuda mierda. Que penita de los dos, y de momento parece que la cosa no va a cambiar demasiado. Un abrazo y mucho animo

    Respuesta
    • el 20/01/2012 a las 13:40
      Permalink

      Un beso para ti!

      Respuesta
  • el 20/01/2012 a las 22:01
    Permalink

    Que te puedo decir!!! Se me parte el alma de solo leerte!! Un abrazo y un consejo: no te resignes, conserva la esperanza, las cosas cambian tarde o temprano, siempre que nosotros queramos.

    Respuesta
  • el 21/01/2012 a las 11:23
    Permalink

    Yo creo que no es cuestión de trabajar más horas por menos, sino de trabajar las mismas horas de una forma más flexible y productiva

    Hay empresas que tienen horario de entrada y salida flexible, las que las reuniones no se convocan después de las 5 y además no te ponen pegas si trabajas dos horas desde casa todos los días. Y lo mejor de todo es que la gente no trabaja menos, sino que trabajan más porque están menos quemados . Por supuesto estas cosas solo se pueden hacer con gente que sabes que te va a cumplir, si no, les das la mano y te toman el brazo

    El gobierno/comunidades/ayuntamientos deberían premiar a las empresas que fomentan la conciliación

    Respuesta
  • el 21/01/2012 a las 22:05
    Permalink

    Con mi niño mayor me ha pasado justo lo contrario, Papá ha conciliado mejor que yo, porque trabajaba de L a V de 8 a 3 salvo algunas tardes que a lo mejor tenía curro. Sin embargo yo y mi puto horario de comercio, de lunes a sábados y a turnos, que de tardes llegaba a casa a las 10 y pico de la noche. Ahora mi costi está en el paro y yo lo estaré en un par de semanas, así que fíjate lo bien que vamos a conciliar…

    Respuesta
    • el 22/01/2012 a las 17:04
      Permalink

      ¡Vaya panorama, cuánto lo siento!

      Respuesta
  • el 22/01/2012 a las 11:35
    Permalink

    Es una putada. Nosotros tenemos la inmensa suerte de poder disfrutar mucho tiempo de papá y aún así lo echamos de menos cuando trabaja…

    Ojalá cambien las cosas y podais pasar mas tiempo juntos (pero que cambien para bien, no que se quede sin curro, que es lo que le está pasando a un montón de gente…)

    Respuesta
    • el 22/01/2012 a las 17:03
      Permalink

      Pues… no tiene pinta de que cambien!!!! Besos.

      Respuesta
  • el 29/01/2012 a las 14:11
    Permalink

    Perdonad que no este de acuerdo con vosotras , pero ninguna comentais que a los hombres les cuesta muchisimo cambiar de prioridades, y es un “trabajo” que les puede llevar años. Yo cada dia intento salir lo antes que se me permite para ver a mi hija, cosa que mi marido no hace aunque pudiera acortar su jornada laboral.

    Respuesta
    • el 30/01/2012 a las 10:08
      Permalink

      Hola Ester. Pues es verdad que hay hombres muy poco implicados y que no tienen ninguna gana de volver a su casa cuando termina su jornada laboral. Desconozco las razones de las personas que han comentado en el post, pero intuyo que son las mismas que las mías: sus maridos no responden a ese perfil de hombre. Un saludo!.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com