En enero conté que estábamos sufriendo escapes diarios de pis con los pañales que estábamos usando.  Tras haberlo escrito, me di cuenta de que por mucho que meara no era normal que se escapara de esa manera un pañal recién puesto y requetebien puesto: la sensación que daba es que en vez de empapar el pis, lo rebotaba.

Así que, tras haber leído todos vuestros consejos y sugerencias, y superando la pereza inicial, he estado probando los pañales Carrefour Baby.

La primera impresión de los pañales, nada más abrir la caja, es buena. Tienen un tacto suave tanto por dentro como por fuera y parecen de celulosa. Me gusta mucho ese tacto, mucho más que los de otras marcas que parecen bastante más químicos y al tocarlos te preguntas de qué están hechos. No son los más finos del mercado pero a mi no me importa y una vez puestos son ligeros y no veo al niño incómodo.

En cuanto a la absorción, que es lo fundamental, francamente bien. No hemos vuelto a tener ni un sólo escape, ni siquiera cuando he probado a dejárselo más rato del habitual. El pañal es capaz de inflarse hasta pesar una barbaridad sin tener ninguna fuga y, además, conserva el culete seco. Sin duda, esta es la mejor baza de estos pañales.

Otro punto a su favor es que transpiran bien. No me dan olor a pis cuando los quito y al tocarlos por fuera no noto humedad, por mucho que estén bien llenos y lleven varias horas puestos.

En lo único que no he acertado es en la talla. He probado la 4 maxi, que por peso llegaban hasta los 18 kilos (y el nene pesa unos 13), pero me parece que le quedan un poquito pequeños. Se los veo estrechos de culete y estrechos de cintura, creo que la talla 5 le iría mejor.

Tampoco he tenido problemas con las tiras. Algunas veces me he quedado con ellas en la mano cuando usaba otras marcas o no terminaban de pegar todo lo bien que era de esperar, pero en este caso se han mostrado muy resistentes incluso cuando he tenido que tirar bastante de ellas para dejarle bien cerrado el pañal.

Ni qué decir tiene que de precio están fenomenal. He calculado que salen más o menos a 15 céntimos el pañal, un precio que está en torno a la mitad de lo que cuestan marcas más caras (en función del tamaño de la caja y modelo que compremos). Además, al tener una estupenda absorción, ya no tengo que estar cambiándole de pañal cada dos por tres, por lo que gasto menos al cabo del día, lo cual también supone un ahorro.

En definitiva, he quedado muy contenta con estos pañales y creo que son una estupenda opción. No tienen nada que envidiar a los de marcas más conocidas.