El Museo Arqueológico Nacional ha sido la primera salida a un museo que hacemos los cuatro juntos. Aprovechando que esta tarde la entrada era gratuita y que por fin hemos tenido un día con buenas temperaturas en Madrid, una tarde que realmente invitaba a salir, hemos improvisado el plan y disfrutado por primera vez de esta experiencia.

Creíamos que a Mayor le podía interesar este museo ya que este año está muy impactado con el tema de Egipto tras haberlo “estudiado” en un proyecto que están desarrollando en su clase. Desde hace meses que no para de hablar de las pirámides de Egipto, de los Faraones, de las momias, de los jeroglíficos…

Con Bebé teníamos serias dudas. Bebé está en esa edad que sí pero no y es bastante imprevisible. En principio, dábamos por hecho que no iba a estar nada interesado e iba a insistir en salirse enseguida ya que lo suyo es correr, saltar y jugar y poco observar. Además, tampoco sabíamos si se podría portear dentro del museo, porque tetilla+mochila y todo ello post-comida hubiera sido sinónimo de siesta segura y, por tanto, de un rato de vía libre para disfrutar del museo con Mayor.

Finalmente la visita ha ido bien. Mayor ha disfrutado bastante la visita y creo que el lunes podrá contar orgulloso que ha visto una momia con vendas y Bebé, aunque no estaba muy por la labor, ha disfrutado a su manera por las rampas que tiene el museo, ya que tras la remodelación es totalmente accesible, y asustándose del Halcón-Horus que tienen al comienzo de la zona de Egipto.

El Museo Arqueológico Nacional ha sido remodelado hace poco y lo han dejado de lujo. Hacía muchos años que no iba pero más o menos lo recordaba y ¡madre mía, lo han cambiado de arriba abajo! Me ha parecido un museo impecable por dentro: amplio, con muchos ascensores y rampas, una zona de consignas estupenda para dejar los abrigos, baños limpios y bien equipados para cambiar a bebés, buenas indicaciones y muchos bancos para sentarse.

En su página web he visto que tienen muchas actividades. Algo que me ha encantado para cuando mis hijos sean mayores es que tienen a disposición de las familias que lo soliciten una carpeta didáctica para que puedan hacer una visita autónoma guiada por los propios niños. Me lo apunto para un futuro.

El Museo es gratuito los sábados por la tarde y los domingos por la mañana, un momento que me parece ideal para las familias porque puedes seleccionar las salas que te interesen y si te sale mal la visita no te has dejado un riñón en el precio de la entrada. De hecho, el ambiente de esta tarde era un ambiente muy familiar. Hemos estado muy a gusto.

En definitiva, que para ser nuestra primera experiencia en un museo, la visita al Arqueológico Nacional ha salido muy bien. Así que nos animaremos a probar otros museos. ¡Ya os iré contando!