Mis hijos van descalzos por casa y NO se ponen malos por ese motivo

Esta mañana el Peque se ha quedado parado entre la puerta de la entrada y la cocina. Justo en el borde. El suelo de la cocina está frío ahora que las temperaturas bajan por la noche y él ya lo sabe. Por supuesto, iba descalzo. Antes entraba sin pensarlo, pero los años se van notando.

Así que esta mañana, cuando le he visto ahí parado, siendo tan consciente de la desnudez de sus pies, decidiendo si entraba, se volvía a buscar sus antideslizantes de Batman o me pedía que le cogiera en brazos, he pensado que tenía que escribir este post.

 

Mis hijos van descalzos por casa y NO se ponen malos por ese motivo

Hace años, cuando todavía estaba practicando en esto de fluir con la crianza y las opiniones externas me pesaban más que ahora, intenté de todas las formas posibles que se calzaran.

Luego me rendí porque ellos no querían y estaban muchísimo más a gusto descalzos. Y porque realmente no había ninguna razón para insistirles en que se calzaran, más allá de un mito más de la crianza del año de maricastaña y un gusto personal mío que no tenían ellos por qué compartir.

Estoy segura de que habéis oído muchísimas veces que los niños cogen frío por los pies si no los llevan abrigados. Que por eso no hay que dejarlos que pisen el suelo, que está frío. Que nunca los niños deben ir descalzos o de lo contrario se pondrán malos.

Pues bien, mi experiencia no es esa. Y hay una explicación científica para ello.

 

El pie de los niños se desarrolla mejor si van descalzos

El ser humano es maravilloso. Nuestro cuerpo lo es.

Y los pies son una obra de ingeniería realmente admirable.

Y no lo digo sólo por lo preciosos que son esos deditos de uñas microscópicas que tienen los bebés, no.

Lo digo porque son realmente perfectos: decenas de huesos, articulaciones, tendones, ligamentos y músculos permiten que el ser humano pueda desplazarse y moverse a su antojo.

Blanco

Los pies de los niños se desarrollan mejor descalzos
Los pies de los niños se desarrollan mejor descalzos

Pero cuando llevamos un zapato perdemos gran parte de esa movilidad, por muy flexible que sea el tejido y su suela.

En realidad, el pie está pensado para ir desnudo. Los zapatos están pensados de un modo estético pero, en puridad, lo funcional es no llevarlos. Otra cosa es que con el tiempo nos hayamos acostumbrado de tal manera a ir calzados que cuando vamos descalzos apenas sepamos andar.

 

La sensibilidad del pie descalzo ayuda al niño a descubrir el mundo

Los pies de los niños son súper sensibles, tanto o más que las manos.

Si os fijáis en un bebé, utilizan muchísimo sus pies y no sólo para moverse sino para tocar objetos, intentar cogerlos (el Peque es todo un experto cogiendo cosas con los pies), para llevárselos a la boca…

La planta de los pies está llena de terminaciones nerviosas. El niño recibe todo tipo de sensaciones cuando los tiene descalzos. Por ello, estando descalzo madura una parte importante de su sistema cognitivo.

Pies descalzos de bebé
El pie descalzo del bebé le permite incluso notar una pequeña brisa

Percibe su entorno, se percibe a si mismo, percibe si hace frío o calor, si el suelo está liso o rugoso, percibe dolor si pisa un juguete o cosquilleo si pisa una alfombra…

Los niños tienen una necesidad inherente de aprender. Y andar descalzos les proporciona un aprendizaje realmente rico, que es bueno para su desarrollo motor y cognitivo.

 

Para ponerte malo tienes que coger un virus, no frío

A mi lo de que los niños se ponen malos por andar descalzos me recuerda mucho a lo de no salgas a la calle con el pelo mojado.

Dicho de otra manera: aunque salieras en pelotas en Siberia, si no tienes un virus rondándote por el cuerpo, no te vas a poner malo.

No puede haber enfermedad sin virus.

Y dado que los virus no entran por los pies, que vayas descalzo o no es indiferente para que te resfríes.

 

El frío que afecta es el de las vías respiratorias

Hay un frío que sí que afecta al cuerpo. Y no es el de los pies, ni el de las manos, ni el de la cabeza.

El frío que afecta para ponerte malo o no es el de las vías respiratorias.

Estamos en contacto con virus todo el tiempo. Por supuesto también en verano con 40 grados.

Pero no siempre nos ponemos enfermos porque nuestro cuerpo está preparado para ello, así que muchas veces los llevamos en el cuerpo pero no tenemos ningún tipo de síntoma.

Lo que sucede es que el frío del invierno provoca que nuestra nariz funcione un poco peor. Los vasos se constriñen, los cilios se mueven menos, así que la barrera para impedir que los virus nos ataquen es menor. Si además tenemos una bajada de defensas, ahí lo tenemos: enfermamos. Por eso en invierno nos ponemos malos más a menudo.

 

¿Por qué se quitan los zapatos los niños?

Yo lo tengo muy claro: el pie de los niños necesita estar descalzo para poderse mover libremente.

Y a los niños les gusta poder explorar con libertad.

Pero, además, se los quitan porque el pie desnudo les permite descubrir muchísimas sensaciones que les fascinan. Sensaciones que seguramente nosotros tenemos ya olvidadas, o que no valoramos, pero que son importantes para formarse una imagen del mundo en el que vivimos.

 

Los niños no son tontos: se calzarán cuando lo necesiten

A veces somos tan protectores con los niños que olvidamos que no son tontos.

Un bebé que se siente incómodo lo hará saber llorando.

Un bebé algo mayorcito, intentará hacértelo saber con palabras.

Y un niño que tenga frío en los pies irá a buscar unos calcetines. O se quedará parado justo antes de entrar a la cocina, como mi hijo pequeño esta mañana.

Mis hijos van descalzos por casa y no se ponen malos (por ese motivo)
Mis hijos van descalzos por casa y no se ponen malos (por ese motivo) Cuando tienen frío, van a buscar unos calcetines y ¡listo!

Sin duda, los niños no son tontos. Y cuando tengan frío, se calzarán. Porque ahí sí lo necesitan, no porque los zapatos sean bonitos o impidan que se resfríen.

 

Mi experiencia con dos niños siempre descalzos por casa: no se ponen malos por ese motivo

Como he dicho antes, yo también intenté que se pusieran zapatillas en casa.

Parecía que era lo que había que hacer.

Y me fastidiaba bastante que mi madre siempre hiciera algún comentario cuando los veía moverse sin un mísero calcetín en sus piececitos. Que le tocara los pies y me dijera que los tenían helados.

Pero cuando de verdad te escuchas a ti misma y, sobre todo, les escuchas a ellos (en el más amplio sentido de la expresión) te das cuenta de todo esto que estoy contando.

Hay una explicación en el hecho de que los niños se quiten una y otra vez cualquier zapato, zapatilla, calcetín o adminículo de cualquier clase que les pongan en sus lindos piececitos. Los niños necesitan ir descalzos y se calzarán cuando lo necesiten.

Fijaos si es así que, siendo escrupulosos como son, habrán pisado descalzos el suelo de la calle máximo dos veces cada uno. Lo suficiente para comprobar que el suelo de la calle no es como el de de casa y que en la calle prefieren llevar algo puesto.

Y tras una temporada larga en la que los dos eran pequeñitos e iban completamente descalzos incluso en pleno invierno, de forma natural empezaron a pedir unos calcetines.

Después de haber probado todo tipo de zapatillas para estar por casa, lo dejé estar. Resultó que lo más fácil era dejarles explorar libremente hasta que ellos mismos decidieran cuándo calzarse.

Así que ahora pasan la mayor parte del año descalzos excepto en invierno, que normalmente se ponen unos calcetines con antideslizante. Y digo normalmente porque todos los días necesitan su rato de libertad pienrreril. ¡Y no pasa nada!

Como ya he dicho muchas veces, hay que elegir las batallas que queremos librar. O de lo contrario convertiremos la crianza en una lucha diaria. Una batalla agotadora, frustrante y que nos aleja de nuestros hijos. Muy especialmente cuando queremos imponerles cuestiones totalmente contrarias a su naturaleza y sólo porque lo digo yo. Yo creo que no tiene sentido. Y menos por unos zapatos.

 

En definitiva, si tus peques no quieren ponerse los zapatos en casa ¡déjales disfrutar y tomar conciencia de las consecuencias de sus decisiones!

Mis hijos van descalzos por casa y NO se ponen malos por ese motivo. Te lo aseguro 😉

 

Fotos | Pixabay y Donnie Ray Jones en Flickr CC
Leer Más | Por una vez, las madres no tienen toda la razón en El País | ¿Es bueno que los niños caminen descalzos? en Podoactiva

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

13 comentarios sobre “Mis hijos van descalzos por casa y NO se ponen malos por ese motivo

  • el 19/09/2016 a las 12:57
    Permalink

    ¡Bien por tí! No sé en tu caso, pero en el mío es:
    – NO se puede andar descalzo, o te pondrás malo.
    – NO se puede beber agua fría, o te pondrás malo.
    – NO se puede salir sin bufanda cubriendo nariz y boca, o te pondrás malo.
    La verdad, cuando está la abuela intento que lo cumplan, sólo por no oírla, y el resto del tiempo, que hagan lo que quieran.

    Respuesta
  • el 19/09/2016 a las 14:54
    Permalink

    Mi enano va descalzo por casa desde siempre, le agobian mucho los zapatos. En invierno como mucho calcetines antideslizantes y va que chuta. Pero mis suegros se horrorizan cuando le ven. Dicen que ir descalzo puede causar diarrea, imagina! XD

    Respuesta
  • el 19/09/2016 a las 16:03
    Permalink

    Mi hijo ni siquiera tiene zapatillas en casa, y es que yo soy también de andar descalza por casa (me encanta por ejemplo coger las cosas del suelo con los dedos de los pies), y mi madre siempre dice que cuando yo era pequeña el pediatra le dijo que tenía que andar descalzo para evitar los pies planos… así que ale! Y en cuanto a la calle, los primeros zapatos de mi hijo se los compré cuando tenía quince meses, ya que como aprendió a andar en pleno mes de enero en pleno invierno no “practicaba” por la calle, así que de casa a casa aúpas o en carrito y listo, calcetines antideslizantes como mucho. Me ha gustado mucho el post, y en su día yo también me dediqué a investigar por si acaso era realmente una “malamadre” por no comprarle a mi hijo zapatillas y permitirle andar descalzo por casa.

    Respuesta
  • el 19/09/2016 a las 18:32
    Permalink

    Ay, a mi marido no le entra en la cabeza lo de que por ir descalzo no se resfría uno. Y con mi bichilla lo de los zapatos en casa es una batalla perdida. Ni con velcro, ni con cremallera, todo se lo quita. Lo único que tolera son las botas de agua ¡hasta en agosto! Y claro, eso sí que da cosita verlo.

    Respuesta
  • el 20/09/2016 a las 10:36
    Permalink

    En casa nuestra calefacción es por suelo radiante, así que lo de ir descalzo es casi un placer! jejeje. Pero bueno, aún en verano cuando el suelo, que es cerámico en toda la casa, está frío siempre hay alguien descalzo… es lo que dices tú, hay que escoger qué batallas librar, y esta desde luego, para mi no vale la pena 🙂

    Respuesta
  • el 26/09/2016 a las 10:38
    Permalink

    Completamente de acuerdo! En casa vamos también siempre descalzos, bueno yo en invierno me pongo calcetines o las zapatillas estas finitas de ikea, pero ellos ni eso. Y es que se va más cómodo! Por la calle también van mucho descalzos, que por aquí es bastante común ver a los niños jugando descalzos en la calle y no, los míos tampoco se ponen malos por eso. A ver cuando se enteran las abuelas! jajajaja

    Respuesta
  • el 26/09/2016 a las 11:28
    Permalink

    En casa también vamos siempre todos descalzos y nos encanta. Es más, yo recuerdo las broncas que tenía yo de pequeña-joven en casa de mis padres, porque no querían que fuera descalza todo el día! Y además la guardería donde va mi pequeño (en la que también fueron las otras dos) es una guardería sin zapatos 🙂 O sea que en casa los zapatos no llegan nunca a romperse.
    Muy buen artículo. Gracias por compartir tu opinión

    Respuesta
  • el 26/09/2016 a las 13:46
    Permalink

    Gracias, se lo he enviado a mi marido y me dice que ya lo sabía, pero una cosa es saberlo y otra es convencerse bien de ello y ser capaz de llevarlo a cabo… :/ A veces es difícil luchar contra esas creencias que nos han inculcado desde pequeños…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com