Cuando hace unos días escribí sobre tiendas en las que comprar ropa para niños delgados, tomé muy buena nota de los consejos que me distéis. Varias personas me comentásteis que en Vertbaudet tenían pantalones especialmente estrechos, así que no dudé en entrar a echar un vistazo.

Efectivamente, Verbaudet tiene una línea de pantalones que se llama “Morphologik”. Es el mismo pantalón con tres anchos de cadera distintos: delgado, standard y fuerte. 

Y juste tuve la suerte de encontrar el tipo de pantalón que estaba buscando dentro de esta gama especial de tres anchos: un pantalón vaquero forrado por dentro y que la cintura fuera elástica y no con botón y cremallera. Buscaba este tipo de pantalón para que se lo pusiera Mayor para ir al cole y aunque parezca increíble no había sido capaz de encontrarlo ¡a pesar de llevar buscándolo desde septiembre! Los vaqueros que veían con elástico arriba no estaban forrados por dentro (y ponerle un vaquero sin forro con el frío que hace en el patio en invierno, como que no). Y los vaqueros que encontraba forrados por dentro iban con botón y cremallera y me parece un sistema muy incómodo para tener que apañarse solo en el colegio. Puestos a pedir, también quería que no tuvieran goma abajo, que al final se sube y resulta súper incómoda. Además de la dificultad de encontrar una cintura estrecha, por descontado. Así que había tirado ya la toalla de poder encontrar algo de este estilo, ¡menuda alegría me llevé al ver estos pantalones!

Vaqueros niño Morphologik Vertbaudet

El pijama que os pongo más abajo se vino también en la cesta. Estaba buscando un pijama mono de entretiempo y me encantó nada más verlo. Me cuesta encontrar pijamas chulos más allá de una talla 3 años, parece que los niños pasada esa edad sólo pueden llevar pijamas feos.

Pijama robot Vertbaudet

Ambas prendas las compré talla 6. Cuando tengo dudas con la talla suelo apostar por la más grande porque si está largo se dobla y listo, pero si está corto ya no tiene remedio. Normalmente en estas edades las diferencias entre tallas suelen estar en el largo, de ancho suelen ser prácticamente iguales.

El pantalón vaquero le está estupendo. De hecho, encuentro que le sienta muy bien y no es especialmente estrecho de pierna, es decir, que es cómodo para poder jugar en el cole. Me gusta mucho los remates que tiene, me ha sorprendido positivamente porque parece de muy buena calidad. Un detalle que me ha encantado es que lleva dentro de la cintura el típico elástico con ojales y botones por si tienes que ajustar el pantalón más aún. No es nuestro caso porque le está perfecto pero me parece genial que siendo un pantalón con cintura elástica le hayan incluido en el interior la posibilidad de ajustarlo más si es necesario. También me ha gustado cómo va cosido el forro, no parece que se vaya a terminar despegando del tejido vaquero y tiene el grosor justo para ser calentito sin pasarse y sin perder flexibilidad en el pantalón.

Como compré la talla 6 le está largo pero queda bien con el bajo dado la vuelta así que espero que podrá usarlo por lo menos lo que queda de invierno y el que viene.

El pijama también me ha gustado. Tiene un grosor medio, que es justo lo que buscaba ya que Mayor es muy caluroso y buscaba un pijama para en cuanto deje de helar por las noches, que él con el nórdico suda enseguida.

Ambas prendas tienen aspecto de tener muy buena calidad aunque esto, si os parece, os lo contaré con el tiempo ya que a veces la ropa engaña. La primera impresión ha sido muy buena, eso sí.

No soy especialmente cuidadosa con la ropa y meto prácticamente el 95% de la colada en la secadora así que veremos qué tal resiste, especialmente las cremalleras del pantalón, que llevan una especie de llaveritos de goma (aunque la etiqueta del pantalón dice que sí se puede meter en la secadora).

Lo que más me ha gustado de Vertbaudet:

El gran surtido de prendas y la estética alegre. Es una tienda que se corresponde bastante con mi estilo y es de las pocas que permite a los niños que ya no son bebés poder seguir vistiendo conforme a su edad.

Variedad de tallas.

– El colorido de las prendas, es difícil que no encuentres el color que estás buscando, ¡tienen muchísimos!

La gama Morphologik a nosotros nos viene estupenda. Es una pena que no se extienda esta característica a todas sus prendas de abajo, pero algo es algo.

Lo que menos me ha gustado de Verbaudet:

El plazo de entrega. Hice el pedido el día 5 de febrero y lo recibí el día 11, habiendo elegido la opción MRW. Normalmente en tiendas de ropa el plazo de entrega suele estar en unos 2-3 días. No comprendo como una tienda tan grande como Verbaudet no dispone de entregas más rápidas. pero viendo lo que tardaron con aquel pedido que hice de La Redoute (de la misma cadena) me parece hasta rápido.

El coste del envío. No comprendo cómo hoy día grandes ecommerce siguen cobrando gastos de preparación y envío con el volumen tan enorme de ventas que tienen y encima que estén cobrando lo que están cobrando. Me parece que aprovechan para clavar al cliente por algo que a ellos les cuesta cuatro duros (y esto lo sabemos nosotros a ciencia cierta, no es una suposición), considerando además que ellos tienen que enviarte el producto sí o sí ya que no tienen tiendas físicas. ¡Y ya que lo cobran por lo menos podían enviarlo más deprisa!

No sé qué estrategia seguirán sobre este tema, o si como venden mucho no tienen estrategia ninguna al respecto, pero si miran alrededor verán que sus competidores van ya por otro camino. Al final les tocará ponerse las pilas porque el consumidor no es tonto.

El precio no me parece especialmente económico. Ambas prendas más el envío y con un descuento me costaron unos 38 euros. Normalmente no pagaría 38 euros por un vaquero para ir al cole y un pijama aunque en este caso estoy contenta con la compra porque el pantalón era justo lo que estaba buscando, ambas prendas tienen pinta de ser de buena calidad y estéticamente me gustan.

El sistema de descuentos que ofrecen me parece caótico. Me recuerdan mucho a Yves Rocher, que cada dos por tres te mandan cupones que si compras esto te regalan esto otro o te hacen un 2 x 1 o si te llevas 3 el cuarto te sale gratis… ¡Qué lío! Para comprar tuve que echar un vistazo en Internet en las páginas especializadas en cupones para ver todos los que podían aplicar a mi compra y cuál me interesaba más. Me parece mucho más razonable el sistema de descuentos que ofrece GAP, que sabes que de tal día a tal día tienes un tanto por ciento de descuento en todas las prendas y punto. Además, sus descuentos me parecen un poco engañosos porque como luego tienes que pagar el envío y ahí es donde te clavan, al final el descuento se te va pagando la entrega a domicilio.

¿Volveré a comprar?

Seguramente sí. Si las prendas me salen buenas y no se me estropean en dos días estoy segura de que sí volveré a comprar. El pantalón le sienta perfecto, que es algo muy difícil de encontrar, y además me gusta. Poniendo en una balanza los pros y los contras creo que he hecho una buena compra y estoy satisfecha.