Más duro de lo que pensaba

No han sido pocas las familias que comentando mi segundo embarazo me decían que el nacimiento de su segundo hijo supuso el inicio de un periodo bastante duro. Duro es la palabra que siempre empleaban y, aunque debo decir que siempre concluían con que todo se supera y al final se encarrilla una nueva rutina tan agradable y feliz como la anterior, creo que la palabra es perfecta.

Me gustaría decir que todo va como la seda y que estoy encantada pero con el corazón en la mano sólo puedo decir que este momento de mi vida me está resultando uno de los más duros por los que he pasado y que mi estado de ánimo sube y baja constantemente. Del baby blues, afortunadamente, estoy mucho mejor, aunque inevitablemente el cansancio y el mal-dormir están haciendo mella junto con otras muchas cosas.

El problema, creo, está en la conjunción de dos circunstancias que, por separado, tendría más que controladas:

– Por un lado, el Mayor, que de la noche a la mañana ha vuelto a tener rabietas, sobre todo en las primeras tres semanas tras el nacimiento (horribles), y que se ha puesto muy pegón. Como digo, las rabietas han mejorado pero el tema de tener la mano suelta es un verdadero quebradero de cabeza. No obstante, yo tenía ya más que controlado el día a día con él y aunque ahora sea más difícil por este cambio, si sólo fuera eso, no sería mucho agobio.

– Por otro lado, Bebé es lo que se suele llamar un santo, pero por la noche duerme bastante regular y se despierta mínimo tres o cuatro veces, cuando no cinco o seis, además de que los gases le tienen frito. No sería mayor problema si pudiera dormir durante el día, que es lo típico que se suele hacer cuando sólo tienes un hijo: recuperar horas de sueño cuando buenamente se puede. Pero eso ahora es imposible.

Si sólo tuviera a Bebé, esto sería coser y cantar, me río yo ahora de los agobios típicos de cuando nace el primer hijo. Y si sólo tuviera a Mayor, pues tres cuartos de lo mismo, me río yo ahora de los agobios que he tenido cuando se ponía imposible a última hora de las largas tardes de invierno. Pero la conjunción de ambos a la vez, y eso que el papá de la criatura está en casa, es un cóctel explosivo. Ni con ayuda tengo tiempo para nada, ni asearme, ni hacer la comida, ni recoger o limpiar, ni, sobre todo, atenderlos a cada uno individualmente como a mi me gustaría. Tengo una horrible sensación de estar abarcando mucho y no apretando en nada, de ser incapaz de organizar una rutina que me ayude a tener menos estrés. Los días pasan sobre mi, es como si me arrollaran… Me siento un poco inútil y admiro a otras madres que estando mucho peor que yo tienen tiempo de pintarse las uñas y hacer bizcochos caseros para que sus hijos se alimenten sin bollería industrial.

Para colmo, hoy he añadido una nueva tarea: la operación pañal. Pensaba dejarlo para el mes que viene o incluso para agosto, pero he empezado a verle incómodo y el pestazo de los pañales por la conjunción de pis, sudor y falta de transpiración me ha terminado de decidir. De momento la cosa no va ni bien ni mal, si por bien entendemos que haya hecho una buena meada en el WC con adaptador y por mal que entre medias se haya hecho pis encima (pequeños chorrillos de pocas gotas) como siete u ocho veces. Eso sí, mi nivel de estrés cuando se ha hecho pis sin avisar cuatro veces seguidas mientras Bebé lloraba porque le he tenido que quitar de la teta para atender al Mayor no tiene descripción posible.

Y todo esto lo cuento, sobre todo, porque aunque por la calle últimamente sólo vea madres con apariencia de perfectas y mucho más organizadas que yo, me da que no debo ser la única que esté pasando por algo similar. Haciendo tribu, que es muy necesario.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

92 comentarios sobre “Más duro de lo que pensaba

  • el 07/06/2012 a las 0:31
    Permalink

    Ays chiquitina, que complicado es esto de ser mami…. si ya es difícil serlo de uno, de dos debe ser una locura!!!

    COn respecto a la mano suelta, por si te sirve de consuelo, David está pegando a diestro y siniestro… y lo llevo fatal!!! la verdad es que no se que hacer, creo que solo puedo confiar en que esto también pasará. Y tu confía también… estos dias pasarán y te sentiras mejor, estoy segura.

    Eres una mami estupenda, tenlo claro en los momentos mas difíciles.

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 0:59
      Permalink

      En primer lugar, deja de comparate a las demás mamás, cada uno tiene sus circunstancias. Y sus recetas para bizcochos.
      Y si, es un periodo duro. Pero es un periodo, ya cambiará.
      Date tiempo.
      Respira hondo. Toma muchos líquidos, infusiones de anís, té, para ayudar con la teta al bebé. Y te relajas y disfrutas.
      Y la operación pa?al es como la canción de Ricky Martin, María: un pasito pa’lante, un pasito pa’trás. Y dura una semana en la que hay que ser CONSTANTE. Esa es la clave. Y si, has elegido la mejor época que es el calor, ayuda. Y si tienes que volver a poner pa?al le pones. Y por la noche. Y si alguien te dice algo que si tan grande y con pa?al le mandas a tomar vientos que eso ralaja mucho.
      Y disfruta de los nenes.
      Por cierto, el papel de periódico viene que ni pintado para recoger el pis, por que es absorvente.
      Yo? Mamá de tres, viviendo en el extranjero.
      Espero haberte relajado un poquito.
      G.

      Respuesta
      • el 07/06/2012 a las 10:17
        Permalink

        Jajajaja, lo ves, siempre hay mamás más liadas que yo y muchísimo más valientes, mamá de tres y viviendo en el extranjero: una campeona!!! Besos.

        Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:18
      Permalink

      La fase pegona hay que pasarla, no me cabe la menor duda, no me extraña que la lleves mal, yo también la llevo muy mal, es de las cosas que más nos está complicando la existencia ahora mismo!!!! Muchos besos Ana.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 0:42
    Permalink

    Si es que son muchas pequeñas cosas que se juntan.. pero lo estas haciendo genial, eres una super campeona y una super mami y TODAS; TODAS pasan por lo mismo, lo que pasa es que unas son una valientes como tu y lo cuentas y otras se callan y hacen ver que la vida es super perfecta y les da tiempo a todo.

    Te admiro, lo sabes, no ahora sino que esto ya viene de antes, de nada sirve que te diga que es una etapa y que pasara, ya lo verás.

    Ánimo con lo de la operación pañal, un beso

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:18
      Permalink

      Pues no hay nada que admirar, guapa, eso te lo digo desde ya, no sabes la cantidad de veces al día que me doy cuenta de que podría hacer las cosas mucho mejor de lo que las hago, pero a toro pasado es tan fácil… aissss. Besossss!

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:00
    Permalink

    Uff, yo te leo y veo lo que voy a vivir en pocos días y la verdad es que estoy aterrada. Tengo una niña de 15 meses y su hermanita nacerá entre la semana que viene o la siguiente y la verdad es que estoy agobiada de antemano. Todo el mundo me dice que el hecho de que se lleven poco tiempo es bueno, que se crían las dos a la vez blah blah blah. Pues yo qué quieres que te diga, habría preferido que se llevaran un poquito más para poder disfrutar mejor de cada una individualmente, pero las cosas nunca salen como una las planea. Mi peque de 15 meses ahora es cuando ha arrancado a andar sola y hay que estar detrás de ella, además no se si se huele que algo raro se avecina porque ha empezado a dar malas noches y no para de darme pellizcos también… En resumen, que te comprendo, que no estás sola y que seguro que hay muchísimas más mamis que están pasando por lo mismo. Lo más gracioso de todo es que estoy segura de que cuando pase el tiempo miraremos atrás con nostalgia, añorando esta etapa tan especial de nuestros peques.

    Un abrazo desde Cádiz,

    Mila.

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:17
      Permalink

      Como he comentado en otra respuesta, no hay una edad buena o mala, con 15 meses no será tan consciente como lo es mi hijo, lo cual creo que puede ser una ventaja. Intenta ser optimista y ya verás como todo va bien, al menos leyéndome habrás comprobado que al final a todas las familias les pasa lo mismo o muy parecido. Besos.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:02
    Permalink

    ayer me comentaba la pediatra… y tenía razón, las madres perfectas que se callan las cosas de sus hijos…. Parece que a todo el mundo le va mejor que a ti, así que olvídate de las comparaciones, son odiosas.
    Te escribo para darte ánimos y desde mi humilde opinión, no tengo dos hijos, yo creo que sería mejor que dejaras la operación pañal para dentro de un mes, cuando lo tengas todo un poco más superado… porque tal y como comentas, se te ha juntado todo y ahora sólo te falta el pañal y las meadas descontroladas. Lo del pañal es un proceso considerable y el Mayor ya tiene bastante con lo que tiene encima. Es mi opinión, simplemente. Así puedes centrar tus esfuerzos en otras cuestiones como la mano suelta, no sé.
    No te sientas inútil, porque no lo eres! Piensa en todo lo que has conseguido hasta ahora y deja de torturarte porque creo que lo estás haciendo muy bien. Un recién nacido es faena de la buena y más si le das teta, es una dependencia total y absoluta. Y un nene de dosymedio también es faena pero hasta que el bebé no se autoregule un poco, será un poco caos. Te leo siempre, porque se aprende mucho pero no te vengas abajo! Estas son cosas de la maternidad que nadie te cuenta…
    besos fuertes y sigue así de valiente!

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:16
      Permalink

      De momento he aparcado el tema del pañal después de una mañana muy mala aunque por la noche ha mejorado así que veremos como nos levantamos mañana, yo también creo que si el nene no está muy por la labor es una locura siendo Bebé tan pequeño.

      Muchas gracias por tus palabras, de verdad. Un beso grande.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:11
    Permalink

    Como te entiendo!! yo me siento igual, has descrito mi situación perfectamente, menos mal que todo se pasa, pero hay que pasarlo y mientras dura es bastante duro.
    Mi Mayor también se ha vuelto pegón de repente, y siento que no le hago el caso que necesitaria, y encima se coge rabietas que nunca habia tenido y al pequeño le pasa como al tuyo, se despierta 3 o 4 veces por la noche para mamar, y también tiene gases, asi que estamos como queremos….jeje!
    yo soy optimista y pienso que esto va a pasar pronto
    Mucho animo

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:15
      Permalink

      La etapa pegona la tienen todos y es horrible, yo nunca pensé que se pudiera poner así y que se pudiera pasar tan mal como padre pero es lo que toca! Pasará, de eso estoy segura! Besos.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:15
    Permalink

    Hola amorcete, yo sólo tengo una, pero no puedosni imaginar cómo me las apañaría con otroemás más mayor o más pequeño. De hecho pensábamos en buscar al segundo cuándo ella tuviera una año más o menos para que se lleven poco y ahora que se el trabajo y los quebraderos de cabeza que dan (y eso que con Emma es bastante fácil) ni de coña vamos a por el segundo aún. Y cuándo nos decidamos seguro que va a ser duro. Madres perfectas no se si habrá, estoy convencida de que es fachada, lidiarscon dos pequeños es difícil. Mucho ánimo preciosa, como tú misma dices confía en que las cosas se normalizarán y los vas a disfrutar, y mientras que eso ocurre aquí nos tienes para desahogarte y para recordarte que eres una madre estupenda. Un abrazo!

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:14
      Permalink

      Mira, no creo que haya una edad mejor o peor. Si se llevan poco, son menos conscientes, yo me doy cuenta de que Mayor es demasiado mayor como para no darse cuenta del cambio pero demasiado pequeño como para asumirlo como si nada, de hecho he terminado por pensar que esta diferencia de edad es bastante mala pero… a cambio tiene sus ventajas así que… cada familia debe decidir. Besosssss!

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:21
    Permalink

    Ánimo que esta étapa también la superaras. No se si Mayor va a empezar el cole en Septiembre o todavía le queda un año. Si empieza ya veras como te organizas mucho mejor porque esas horitas que pasa allí se las puedes dedicar a Bebe en exclusiva y luego estarás mucho más tranquila para dedicarle tiempo a Mayor vuando venga del cole.

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:13
      Permalink

      Si, va a ir al cole, para ya sabes que es poco ratito y además tendré que hacer la comida, pero se notará, seguro que se notará, además de que creo que le va a encantar!.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:26
    Permalink

    Es duro, uy duro. Las batallas se ganan centímetro a centímetro pero eso si , te aseguro que se ganan. Y al inal parece que has estado toda la vida así 😉 Los celos remitirán y las llamadaa de atención también, aunque ahora con lo del pis tenga un buen filón a explotar y ya sabes, la frase del día “que mayor”
    Ánimo y mucha paciencia a los dos

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:13
      Permalink

      Muchas gracias, llevas mucha razón!

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:46
    Permalink

    Chica, q valor empezar la operación pañal con un bebito de poca más de un mes!!!! yo no me hubiera atrevido. Por lo demás, decirte q te entiendo porque estoy más o menos como tú, aunque el mío ya va al cole y la verdad, la tranquilidad de las mañanas es un lujo!!! eso y q mi madre me ayuda todos los días a la hora de comer.
    Ánimo! q podemos!!!

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:13
      Permalink

      Al rato me he rajado, la mañana ha sido infernal, aunque a última hora ha pedido él mismo quitarse el pañal y luego volvérselo a poner, haciendo un pis… yo que se, creo que con Bebé tan pequeño es una locura si el no está preparado, llevas razón.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 1:51
    Permalink

    Yo la operacion pañal la pospongo para cuando este con mis padres en su casa de verano con suelo de loseta (mi madera es peor para fregar..) alli le soltare en la urbanizacion y si se mea riega el cesped
    paciencia y animo

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:12
      Permalink

      Yo de momento la he suspendido porque el día ha sido bastante malo, aunque a última hora ha mejorado. No tengo opción de casa de verano de padres así que… pobre parquet! pero bueno, ya ha aguantado lo suyo con la perra cuando era cachorra asi que por un poco más…

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 3:14
    Permalink

    Pues mis peques tienen ahora 3 y 5 años, así que sé por lo que estás pasando y me siento totalmente identificada contigo. De todos modos, la sensación de abarcar mucho y no apretar nada la sigo teniendo. Ánimo y no te vengas abajo por no llegar a todo.

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:11
      Permalink

      Es normal que la sigas teniendo, tus niños han crecido pero no me cabe duda de que siguen siendo edades complicadas. Bueno, todo pasa, por ejemplo ahora mismo me siento mucho más animada que cuando he publicado esta mañana, esto es una montaña rusa!

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 3:18
    Permalink

    Yo sólo soy mami de uno, y no puedo ni imaginar cómo de duros deben ser estos primeros días… No dudo en que habrá muchas más mamis pasando por lo mismo. Sinceramente, yo muchas veces me siento también la madre más petarda del lugar… Y es que muchas veces te pones a leer por ahí, y parece que esto de ser mami es todo coser y cantar… En fin… Muchísimo ánimo, estoy segura de que dentro de muy poco estará la situación controlada 🙂 Un besazo enorme!

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:10
      Permalink

      Pues ya nos sentimos igual, muy petardas! jajaja

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 4:27
    Permalink

    Suelo seguir tu blog, pero hace mucho que no comento porque mi vida cambió muchíiiiisimo hace cuatro meses y medio. Tengo una nena de dos años y gemelos de cuatro meses y medio, o sea que comprendo por duplicado lo que sientes. Imagínate cómo es mi casa, y eso que cuento con la ayuda de mis padres, si no, juro que me volvería loca.

    Lo de las rabietas también lo he vivido. Durante aproximadamente un mes, no sabíamos cómo acercarnos a la nena, podía llegar a tener cinco rabietas al día. Yo estaba preocupadísima, pero ya se le ha pasado y ahora adora a sus bebés -eso no quita que algún día se le escape la mano, ejem-.

    En cuanto al pañal, yo te animo a intentarlo. Nosotros empezamos y los dos primeros días, no sé cuantas bragas y pijamas tuve que limpiar de pises y cacas. Pero han pasado quince días y ya salimos a la calle sin pañal. Y no veas que alivio, con todos los pañales que se limpian en casa… Eso sí, yo tenía muy claro que si la nena no estaba preparada, pues pañal otra vez y ya lo intentaremos más tarde.

    Y no te voy a decir nada de que hay que organizarse, que los nenés tienen que dormir solos tantas horas, que mientras ellos duermen yo hago las tareas de casa… porque en mi caso no es así y me aburre soberanamente que me digan que los tengo mal acostumbrados y cosas de esas. A mí lo que mejor me funciona es sobrevivir al día a día adaptándome a los ritmos de los peques.

    Después de tener tres bebés y dos idénticos he de decir que cada niño tiene su ritmo y que si el niño de la vecina duerme toda la noche de un tirón, pues mejor para ella, pero ya no siento que yo esté haciendo algo mal.

    Buf, si me he desahogado yo y todo.

    Mucho ánimo y besotes, guapetona.

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:09
      Permalink

      Entiendo lo que cuentas de tu hija, el mío estuvo las dos o tres primeras semanas que le molestaba hasta escuchar mi voz… A mi lo de organizarse me parece básico pero yo debo ser una pedorra de cuidado porque voy de cabeza, así te lo digo. Lo debisteis pasar muy mal (y aún hoy, seguro); hoy he hablado en el parque con una familia que después del primero tuvieron trillizos, la verdad es que nos hemos reído muchísimo, los niños ahora ya son mayorcitos, más que mi hijo mayor, y desde la distancia a uno le hace gracia y todo! jaja

      Si te has desahogado, genial, ¡de eso se trata!.

      Besos.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 4:58
    Permalink

    Chiquitina, un beso fuerteeee para ayudarte con esta etapa!!! Ya queda menos para superarla.

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:08
      Permalink

      ¡Un día menos! jaja

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 6:03
    Permalink

    Cuando hablabas hace tiempo y te justificabas de que querías estar en casa y por eso no trabajabas y bla, bla, bla, siempre pensé para mí: Cómo se nota que sólo tiene un hijo. Es admirable que quieras criarlo hasta que empiece la escolarización, es admirable que te dediques a ellos y no trabajes fuera de casa…pero, esas madres que dices que hacen bizcochos tienen algo que tú no tienes: ayuda casera. Es decir, una chica que llega por la mañana y se va por la tarde y lo deja todo como en la gloria. Y que, además, a veces hasta le atiende a los dos si ella se quiere, por ejemplo, duchar. Son las ventajas de poder pagarte una chica que, o tienes un solo sueldo bueno, o trabajan los dos o no hay tu tía. No te estoy criticando, al revés, me pareces digna de admiración, sólo recalco lo que tú ya estás empezando a reconocer; que no se puede abarcar todo y tú sola te estás cayendo del guindo. El dinero no lo es todo, mucho menos cuando hablamos de amor hacia nuestros hijos pero con el dinero se compra tiempo y cuando se tiene más tiempo se es más feliz. Sí, sí, sí (garantizado). Tú imagínate ahora que alguien te regalara una chica que llegara por la mañana y te dejara la casa limpia como la patena y que además te echara una mano con los niños…pero tú has decidido no trabajar y (te recuerdo el post defendiendo las marujas?) creías que podías con todo…y lo cierto es que no. Si además añadimos una salud pocha como la tuya y con asma, jamía!!! Lo que no sé es cómo eres capaz de escribir!!

    Yo no tengo un mal sueldo pero tampoco es para tirar cohetes. El 50% va destinado a la señora que tenemos en casa (tenemos 4 hijos). Eso sí, no podemos viajar como antes, sólo tenemos un coche, los niños van a cole concertado y la ropa se hereda, se hereda y se hereda. Si salimos a cenar mi marido y yo lo hacemos como mucho una vez al mes. Pero la chica, ¡NI HABLAR DE NO TENERLA! Es pieza fundamental para que nuestra familia funcione.

    Consejo: pasa de la casa o contrata a una asistenta. Es una necesidad vital o vas a explotar. Te lo digo muy muy en serio. ¿Cuántas veces estás llorando a la semana? ¿al día? Reconócelo, no somos nadie 100% perfectas. Y un apunte más, a veces las madres perfectas que hacen bizcochos caseros son unas cornudas (esto te lo digo para que te rías un poco y te consueles)

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 10:07
      Permalink

      Hola Jota,

      Bueno, llevas parte de razón pero hay cosas en las que no estoy de acuerdo. Por ejemplo, no sé qué tiene que ver con que mi opción de crianza implique un 24 horas 7 días de la semana con que sólo tenga un hijo. ¡Eso no cambia porque tenga uno o tropecientos!. Que estoy agobiada, sí, claro que sí, se me está haciendo duro, pero no por mi opción de no trabajar, sino por el hecho en sí de criar dos niños a la vez que se llevan poco, vaya, que tengo amigas que trabajan fuera de casa y han pasado exáctamente por lo mismo que yo estoy contando. Al final, como digo al principio de la entrada, es algo universal, que el cambio de uno a dos es un cambio que se nota muchísimo y nada tiene que ver cómo se haya elegido criar a los hijos.

      Lo de la chica, pues creo que sería estupendo. Añado el creo porque quizá no me sentiría cómoda, no lo sé, tengo dudas, pienso que es algo que no entra mucho dentro de mi forma de vivir, pero si fuera millonaria probablemente me buscaría una Mary Poppins: cariñosa, con mano para los niños, buena psicóloga, en mi onda de crianza, buena cocinera, etc etc. Tener ayuda en casa se debe agradecer… realmente es algo que nunca me he planteado lo suficientemente en serio, en gran medida porque ni trabajando los dos me ha parecido nunca un gasto asumible. Si me toca el Euromillones me lo pienso seguro!.

      En cuanto a lo de la salud, joer, me parece que exageras! Desde luego que la salud no es un don que me haya tocado en suerte, pero tampoco estoy inválida. Que me cojo todos los virus con los que me cruzo, que tengo más de un achaque un poco pesado como migrañas, pues sí, pero ni siquiera el asma me impide hacer una vida normal. Para los juegos olímpicos no estoy pero para el día a día por perfectamente, que además tengo la suerte de ser (relativamente) joven aún!… Y te aseguro que ya no lloro. He llorado todos los días con el baby blues, que era una tristeza que yo notaba que era prácticamente al 100% hormonal pero ya estoy mucho mejor, y aunque hoy por ejemplo he tenido un rato de esos de decir ¡no puedo más!, no llego a tanto.

      No somos perfectas, por eso escribo posts como el de hoy, porque muchas veces estas cosas no las decimos y siempre nos parece que la hierba crece más verde en el jardín del vecino.

      Gracias por tu comentario, un abrazo.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 6:28
    Permalink

    Ha sido leerte y recordar cómo fue el principio de cuando nació el segundo. Sí, tienes más experiencia pero que dos personitas a la vez te pidan cosas diferentes es muy complicado y estresante.
    Ya te lo dicen todas, al final todo pasa, y poco a poco la familia vuelve a encontrar su sitio.
    ¡Por cierto! Mis hijos hasta los tres años no han dormido de seguido, la mayor llegó a despertarse hasta 8 y 9 veces por la noche… un horror! Y ahora duerma que da gusto.
    Ánimo y besitos

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 8:08
      Permalink

      Acabo de leer a la Jota esa de mas arriba y me he quedado pasmada. Jota hija, pues yo no te envidio nada, prefiero tener 2 hijos y no poder con la vida, a tener 4 y que me los crie una “chica”. Pero debe ser que lo tuyo es tener, tener y tener da igual como y a costa de qué.

      Pero bueno, a lo que iba, Mama cc, no sé por lo que estás pasando porque tengo dos hijos pero uno está en la tripa, así se hace mas llevadero, jeje, pero te doy las gracias por tener la valentía de contarlo. Creo que la mayoria de mamis de dos estan como tu, lo que pasa que cada una lo llevara de una forma, y a ti lo que te queda es encontrar la tuya…como lo del puchero…te acuerdas? cada uno hace el puchero de su casa a su manera. Date tiempo y encontraras la receta. Mucho ánimo.

      Respuesta
      • el 07/06/2012 a las 9:58
        Permalink

        Bueno, ya sabes que yo creo que estas cosas hay que contarlas, que para hablar de lo bueno valemos todos, pero hablar de lo menos bueno es importante para apoyarse y darse cuenta de que no todo es de color de rosa, y realmente ni falta que hace. Si, claro que recuerdo lo del puchero! Oye, ¿cómo lo llevas, qué tal vas?.

        Respuesta
      • el 08/06/2012 a las 4:04
        Permalink

        ¡Cómo te entiendo supermamá! Yo también me he quedado pasmada con tu poca comprensión lectora. No sé de donde sacas que yo no me dedico a cuidar a mis hijos. Yo hablo de una chica que se dedica a limpiar. No sé de donde sacas que para mí es más importante tener tener y tener. Supongo que tienes una imaginación fabulosa por lo que te recomiendo que, además de ser supermamá te dediques a escribir novela fantasiosa. No tengo por qué darte explicaciones pero lo voy a hacer. Yo llevo cada mañana a mis hijos al colegio. Después voy a trabajar y a las cinco los recojo. Para ello hago toda la jornada de corrido y con una reducción del sueldo y así cada tarde estoy con ellos para supervisar sus deberes o llevarlos a sus actividades, los baño (a las pequeñas), preparo la cena y cenamos todos en familia. La chica limpia, pone lavadoras (dos al día) plancha, cocina, friega los baños y hace todo lo que yo no hago porque a mí no me da más la vida. La verdad es que yo no puedo ser tan pluscuamperfecta como tú. De hecho yo no soy supermamá, sólo soy mamá, a secas. A lo mejor, y solo a lo mejor, precisamente por tener una chica puedo sentarme cada tarde a ayudar a mis hijos a estudiar, a hacer los deberes, a charlar, a escucharlos y a jugar con ellos. Porque yo no podría hacerlo todo; trabajar, sentarme con ellos y además limpiar y tener la casa medianamente limpia y recogida. Probablemente tú sí porque ya sabemos que eres supermamá y lo haces todo fenomenal (excepto interpretar textos, claro). Tú prefieres tener dos hijos, yo no he preferido, yo he dejado que la naturaleza decidiera cuántos y vinieron esos cuatro. ¿Tengo derecho a decir que eres una egoísta por preferir tener solo dos en lugar de cuatro para poder atenderlos mejor? Sí, tengo todo el derecho pero no lo haré. Entre mis imperfecciones se encuentra la de no juzgar a los demás, sólo dar mi punto de vista. Cada uno escoge en qué dedica su tiempo y yo he decidido que prefiero estar con mis hijos a fregar. Los niños son educados por mí y por su padre, no por chicas. Y ahora te dejo porque voy a preparar un bizcocho para mi querido maridito y mis retoños porque no soy supermamá ni doña perfecta como tú pero como no tengo plancha acumulada hago unos postres que te mueres.

        Respuesta
        • el 08/06/2012 a las 19:34
          Permalink

          Si me lo permites, Jota, yo creo que no era necesario que respondieras así a Supermamá.

          Después de dos años y medio de blog, he llegado a la conclusión de que si bien es cierto que hay personas que no leen lo que escribo (más que nada porque hacen lectura diagonal, estoy convencida) o que no entienden lo que leen, la mayoría de las malas interpretaciones provienen, simplemente, de que cada cual lee las cosas desde su propia circunstancia (en algunos casos con la escopeta cargada), lo que le lleva a entender cosas que ni por asomo he querido decir. Esto te lo digo porque en el comentario que me dejaste yo vi que tu has interpretado cosas que yo he ido contando de una forma que yo no comparto, no me siento identificada para nada; no por ello te digo que careces de comprensión lectora, como te explico, simplemente pienso que interpretas lo que escribo desde tu punto de vista y circunstancia vital, que por lo que me has explicado debe ser muy distinta a la mía.

          Respuesta
          • el 10/06/2012 a las 19:18
            Permalink

            A ver mamá contracorriente. Yo creo que eres muy injusta. Cuando se te da la razón eres encantadora, cuando no, eres menos encantadora (siempre eres muy educada, eso sí) Supermamá ha dado por hecho que yo no crío a mis cuatro hijos y eso me ha llamado la atención. La que ha ido con la escopeta cargada ha sido ella. Lo que pasa que no contra ti sino contra alguien que opina en algún punto de forma diferente a ti. ¿te gustaría que ahora decidieras tener una chica que aliviara tus tareas domésticas y alguien entrara a tu blog y te comentara que ella prefiere criar a sus hijo personalmente? ¿No pensarías que ella ha entendido fatal lo que has dicho? Yo he dicho que tengo una chica para limpiar y ella ha dado por hecho que, del tirón, la chica los cría. Lee su comentario y lo podrás ver tú misma.
            Y sobre escopetas cargadas yo (que he leído tu blog enterito y me sé de memoria tu vida, hasta los detalles más íntimos como los sexuales y si tienes o no ganas de sexo en el embarazo (y luego te parece mal que alguien quiera entablar conversa contigo en la calle hablándote de tu hijo, en fin contradicciones varias que todas tenemos)) te puedo decir frases tuyas con misiles cargados sobre la sociedad en general: qué asco de gente! Qué gentuza la del parque! Y muchos más que ahora no me vienen a la cabeza. En fin que cuando quieres tú das y no veas cómo. Otra cosa es que te atrevieras a decírselo a la cara a las personas.
            Y ya está, se acabó. No te leo más porque eres una intransigente. Me leí todo tu blog hace unos dos meses para ver la posibilidad de que escribieras un libro (tenemos una editorial de temática padres) pero viendo lo mal que aceptas las críticas, mejor no lo hacemos. Que te vaya bien y que disfrutes de los dos hijos y que se te críen estupendamente. Te lo deseo de corazón

          • el 10/06/2012 a las 20:46
            Permalink

            Ciao.

    • el 07/06/2012 a las 10:00
      Permalink

      Hasta los tres años, madre del amor hermoso, y has sobrevivido!! qué campeona! jajajaja Muchos besos.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 6:36
    Permalink

    Te leo y tiemblo. En Enero me introduciré de golpe en familia casi numerosa y el hermanito tendrá dos años… empiezo a temblar desde ya? 😉

    Ánimo y ya te pediré consejo desesperado y lacrimoso 🙂

    Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 9:59
      Permalink

      No, no, para nada. Cada familia es un mundo y yo, por ejemplo, soy una persona poco paciente, seguro que os va bien, pero también tendrás tus días, tus momentos de decir ¿quien me mandó meterme en este lío con lo bien que estábamos? jajaja

      Respuesta
    • el 07/06/2012 a las 9:57
      Permalink

      Claro, eso es lo que hay que pensar!

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 10:59
    Permalink

    Hola! Pues la palabra es la correcta: duro. No es la única que describe lo que estás viviendo (y estuvimos otras madres), pero es una de las más realistas.
    No creo que la realidad de las demás mamás sea muy distinta de la tuya, pero es que cuando apenas dormimos y nos sentimos casi permanentemente “overwhelmed”, los otros no parecen todos perfectos y uno mismo un “alien”…

    Yo tengo tres hijos, y trabajo porque me gusta; si por un lado es algo contranatura dejarlos en manos de otras personas que no yo misma o su padre, por otro mi profesión me ha ayudado mucho en la gestión de mi espacio individual, lo que baja (y mucho) mi nivel estrés.

    Yo tengo ayuda en las tareas del hogar, y la ayuda de las abuelas y demás familia con los niños (los van a recojer al colegio y les dan la merienda), pero esto de recibir ayuda (además de la questión económica) es algo muy personal – implica también aceptar que esas personas tienen su espacio de influencia, su “poder”. En nuestro caso nos va bien, cada uno respecta los demás y todos los limites están muy claros.

    Pero (del punto de vista emocional) las ayudas no sirvieron para nada en mis puerperios; era a mi que los niños necesitaban, no a las abuelas o la señora que viene a limpiar…

    Bueno, lo cierto es que lo mismo que te ha pasado con tu primer hijo ocurrirá ahora – cosas que al principio son muy “gordas” se van quedando cada vez más pequeñas, hasta tenerlas controladas del todo. Es questión de tiempo, aunque esto te suene muy distante. Besos.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:38
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario, overwhelmed también es una palabra que va bien para lo que siento en algunos momentos… Estoy convencida de que dentro de un tiempo todo irá rodado y seguramente habré relativizado todo esto pero a día de hoy me siento así, siento que esto es más duro de lo que pensaba, y quería compartirlo porque demasiado a menudo se tiene una visión de la maternidad como algo muy idílico y el postparto ya es bastante difícil como para encima tener unas expectativas que no se cumplen.

      Respuesta
      • el 09/06/2012 a las 21:03
        Permalink

        Hola! Es como dices, uno cuando escribe siempre se inclina por su experiencia vital… Y no he hablado del tema “pegón” – bueno, no es fácil ver nuestro hijo con ganas de pegar a los demás, pero entre los dos y tres años, en momentos o períodos de frustración, es normal.
        Lo que pasa es que la gran mayoria de los niños van a guarderia, de manera que se “desahogan” con sus amiguitos, y no tienes siquiera oportunidad de verlo – bueno, si es algo frecuente, la educadora infantil te lo contará. Tu hijo no va a la guarderia, así que todas “sus ganas” las registras tu… Bueno, la hará cuando tenga su oportunidad.
        Siempre hay esas madres que créen que sus hijos no pegan a nadie, etc., pero lo normal en las personas es espressar frustración y rabia, no guardarla para uno mismo. Eso si es malsano. Obviamente que como seres racionales aprendemos a controlarnos, pero uno niño entre dos y trés años está precisamente en una etapa en la que el autocontrol es difícil y improbable. Después de los tres todo se va normalizando y se hacen subitamente “muy mayores”.
        Tema pañal: mi máxima es – más vale tarde que temprano, porque se ahorran muchas frustraciones… Mis hijos han quitado el pañal en contexto guarderia, lo que creo que acaba siendo una realidad distinta. El menor (casi 26 meses) está en ello, a veces pide y va a WC (sin adaptador) y ya sabe muy bien cuando quiere hacerlo, pero creo que antes de dos meses no estará “maduro” para hacerlo sin permanentes “acidentes” (es que tampoco lo intentamos – lo único que hacemos es antes del baño perguntarle si quiere hacer pis en WC). Asi hemos hecho con los dos mayores y cuando llegamos al punto de las bragas praticamente no hay acidentes. El pañal nocturno sólo el mayor lo ha quitado el pasado verano, cuando estaba al borde de los 5 años.

        Respuesta
        • el 10/06/2012 a las 3:24
          Permalink

          Muchas gracias por tu comentario, estoy de acuerdo con lo que cuentas y además me ha sido muy útil conocer tu experiencia. Besos!

          Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 11:03
    Permalink

    Ánimo guapa, y algunos consejillos:

    Si la operación pañal no va tan bien, apárcala un mesecillo o algo más, no pasa nada.
    Contrata alguien una vez a la semana que te pueda hacer la limpieza de la casa más gruesa, te desestresaría bastante!
    Pide ayuda a tus padres, no te cortes, que ellos seguro estarán encantados de estar un rato con sus nietos!
    No prepares galletas, que hace calor y con el horno encendido.. buff! Es broma 🙂
    Besotes, y aunque tú no lo creas, a mí me parece que lo estás haciendo muy bien!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:36
      Permalink

      Muchas gracias, Adry!

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 11:46
    Permalink

    Mucho ánimo, campeona, que los días malos van pasando y poco a poco seguro que os iréis adaptando a un nuevo ritmo. Y también te aconsejo que, si te lo puedes permitir, busques ayuda doméstica, aunque sea sólo un par de veces en semana para dar un limpión, lavadoras y demás. En mi caso es un lujo que no me duele gastarme, aunque no ahorre nada mes a mes. Que la vida es muy corta y el dinero está para hacerla un poquito más fácil, ¿no?
    Un abrazo.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:36
      Permalink

      Gracias mamá novata. Permitírmelo no me lo puedo permitir y, la verdad, aunque pudiera, no sé si me sentiría cómoda. Un abrazo para ti también.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 14:58
    Permalink

    Es que vaya que es díficil! Y ya te lo han dicho, nos pasa o nos ha pasado a todas las madres que tenemos más de un hijo. En mi caso, tocaron 3 de un porrazo. Y desde los últimos meses del embarazo, que difícilmente podía moverme, tuve ayuda en casa para la limpieza, por las mañanas. Cuando los niños eran muy bebecitos tenía a una persona que me ayudaba 4 hs por las tardes, pero yo estaba sola con los 3 casi 6 hs por día. Cuando los bebés cumplieron 6 meses y yo me sentía más confiada me quedé sola con ellos. Llegando al año volví a trabajar, pero desde casa y 4 hs por día, con horario flexible, así que la mitad lo hago en general entre sus siestas y en la noche y dos horas de lunes a viernes están al cuidado de la persona que me ayuda con la casa y yo allí por si algo pasa. Tienen 2 años y medio, soy una mamá encantada de serlo y me divierto mucho con ellos y los adoro, pero me encanta cuando llega mi pareja del trabajo y sé que voy a tener, de mínima, 30 minutos sola, sola y solita… aunque use ese tiempo para cocinar o para escribir comentarios, me viene genial para recargar baterías. Animo y ya vendrá la época de hornear bizcochos!!!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:35
      Permalink

      Con que venga una época de dormir decentemente me conformaría ahora mismo!!!! jajaja Besos.

      Respuesta
  • Pingback:NIÑOS, EL RESUMEN DE LA SEMANA 6. « Curiosidades « Guardería British Bubbles en Salamanca

  • el 07/06/2012 a las 22:40
    Permalink

    Me gusta tu última frase…Porque las madres tendemos a olvidar los momentos duros, y consuela que alguien te explique lo chungo que es a veces llegar a todo…Yo sólo tengo (y tendré) uno, y con lo dependiente que es, imagino que la llegada de otro bebito sería muy difícil de manejar! Ánimos, que todo irá mejorando. Un beso!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:29
      Permalink

      Has mencionado el tema de la dependencia, sí, definitivamente eso tampoco ayuda 🙂 Besos.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 22:41
    Permalink

    Muchos ánimos para poder abarcarlo todo!!! Bien sabes tú que las cosas acaban pasando, las buenas las malas, y podemos con todo, así que te mando un saco de fuerza virtual!!!

    Muaks

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:29
      Permalink

      Muchísimas gracias, Mónica, de verdad.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 22:51
    Permalink

    Me pareces tremendamente valiente y honesta. Es lícito, humano y saludable poner palabras a situaciones que nos desbordan. Lo raro sería que no te sintieras así. Que habrá mamás con cinco que hagan bizcochos, pues sí. ¿Pero eso tampoco te garantiza que sus hijos sean felices?. Debe ser agotador cómo está llevando Mayor la reacomodación a la nueva situación, pero sabes que es un modo de expresión del torbellino emocional que está viviendo y que con vuestro amor incondicional encontrará la manera de canalizarlo de otra manera más suave y que le haga menos daño. En cuanto a los gases, P. o yo podemos enseñarte masaje infantil y si la cosa se pone muy fea, te escribo y te doy el nombre de un centro donde se los quitan en un día y se quedan como nuevos. Qué paradojas tiene la vida. Yo te sigo envidiando 🙂 Ánimo y sobre todo culpabilidad cero, la mamá ideal no existe.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:29
      Permalink

      Gracias por tus palabras pero no tiene mérito, ¿qué sentido tendría que viniera yo aquí a contar que estoy fenomenal, que lo tengo todo controlado y que esto está chupao?. Creo que es urgente que las madres empecemos a compartir estas y otras cosas que no se suelen decir, no se puede llevar cargas tan pesadas en los hombros sin que pase factura, hay que compartir el peso!.

      Ya me dirás qué centro es ese, me he quedado intrigada, ayer le pregunté a P. y no me supo decir.

      Respuesta
  • el 07/06/2012 a las 23:03
    Permalink

    Hola!
    Es la primera vez que comento en tu blog. Pero me he sentido obligada para mandarte un abrazo gordo y decirte que mucho ánimo. Recién llegado el bebé, la situación es muy difícil. Creo que a mi me resultó más difícil la adaptación al segundo que al primero. Pero finalmente, lo consigues. Aprendes a lidiar con los dos. A salir a la calle con los dos y a manejarlos en casa a los dos juntos. Por suerte, con el segundo relativizas más las situaciones (pobrecita mi segunda :-D) y con un poquito de tiempo, ganas la situación. Puedo decirte que hoy día, mi mayor tiene 4 años y mi chiquitina 2 y ya el día a día no tiene nada que ver con los comienzos. Mucho ánimo, verás como finalmente todo consigue volver a la “normalidad” (bueno, todas tenemos que hacer una redefinición de lo que entendemos por normalidad je, je)

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:27
      Permalink

      Muy buena tu última frase, la normalidad ya nunca volverá a ser la misma! jajaja

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 0:03
    Permalink

    ¿Madres perfectas con dos niños, uno de ellos un bebé?¿Donde,en las revistas, en los culebrones venezolanos o en la imaginación de alguno/as)?La inmensa mayoria de las bimadres nos pasamos semanas y meses sin practicamente ducharnos,ni comer en condiciones, ni hacer nada que requiera una mínima concentración…y nos pasamos luego más semanas,meses y hasta años sintiéndonos culpables:de lo que hicimoes y lo que dejamos de hacer, de haber engordado porque solo nos daba tiempo a comer bocatas,de haber tenido que pedir a alguien que acercase al mayor a la escuela porque el pequeño se pasaba el dia agarrado a la teta y nosotras no sabiamos conducir con un niño enganchado al pecho,de haberle pedido al mayor que se entretuviese solo porque nosotras teniamos que atender al pequeño…¿sigo?.
    El mundo real es lo que es..otra cosa es que de cada vez más nos quieran vender que la única manera de ser madre perfecta(uffff) se encuentra en Yupilandia, donde tooooooooooooodas las mujeres paren sin problemas y sin secuelas, donde un minuto después de parir se pasean con su bebé y su (abundante)prole como ejemplo para todas las demás, donde los hijos maman hasta los 2-3-4…20 años sin dejar rastros de estrias,grietas ni nada por el estilo,donde una mujer normal, como la mayoría se siente una inutil…en fin, que mis hijos ya tienen 19 y 13 años y aún recuerdo los primeros meses con una mezcla de ternura y espanto.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:27
      Permalink

      A mi me da pena tener ese recuerdo del comienzo, Nuria, pero me temo que es el que voy a tener. Para mi ternura es una palabara que define también muy bien lo que siento en el lado positivo de las cosas, no sé si espanto define lo malo, quizá sea exagerado, pero desde luego que fácil no está siendo. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 0:39
    Permalink

    Hola guapa! me alegro mucho que vayas encontrándote mejor, como bien dices es cuestión de tiempo.

    Yo creo que aquí nadie se ha caído de un guindo, y mucho menos tú, con la amplia experiencia que tienes con Mayor. En fin, yo creo que lo estás haciendo perfectamente bien, lo que es normal es tu experiencia, tú estas criando a tus hijos, no dejando que otros lo hagan por tí. Es mi opinión y me parece perfecto que otros tengan ayuda, igual que me parece perfecto que otros duerman colgando de la lámpara si es lo que les va a ellos, cada uno que busque lo que le sirve y le funciona. Yo estoy más cercana a tu postura en cuanto a crianza.

    Bueno y cambiando de tema, en tu entrada de Bebe con el fular te dije que yo tenía uno guardado para usarlo con un segundo hermanito, bien, pues siiii!!! estamos embarazados!!! te agradezco muchísimo tus emails ayudándome con los temas de la ovulación y demás dudas. Estamos muy contentos. 😉

    Ahora tus entradas contando cómo te va con los dos peques me van a venir bien para hacerme una idea de lo que me espera, ya que cuando nazca tendrá la mayor 22 meses, y los voy a tener a los dos yo, ya que hasta que vaya al cole no la pienso meter en la guarde, y aún faltaría un año, así que madre mía jajajajaj. Yo creo que tampoco podré hacer bizcochos!! Seré otra petarda!! jajajaja.

    Un besico!!!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:25
      Permalink

      Ya te lo dije ayer por correo, me alegra muchísimo la noticia que me has dado y estoy deseando que me mandes una foto usando ese fular que tienes guardado. Podríamos hacer un club de petardas, sólo compartiendo anécdotas nos lo íbamos a pasar genial! jaja

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 0:54
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con Nuria y sus ejemplos.

    Y como dices en el post, es duro. Yo también he pensado muchas veces “cómo podía agobiarme yo antes con uno sólo????”

    El primero es un cambio por la inexperiencia y demás. Pero de 1 a 2 yo lo he notado MUCHISIMO. A todos los niveles.

    Mucho ánimo.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:24
      Permalink

      Yo creo que es un cambio muy importante, no me lo imaginaba así, pensaba que lo tenía más controlado todo…

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 1:17
    Permalink

    Hola, cuando nació mi pequeña el mayor tenía 23 meses y yo no le recuerdo como algo muy duro, dormía menos seguro y estaba algo más estresada también, pero eso creo que era porque nos mudamos de casa. De cualquier forma ya sabes que todo pasa, y no te sientas mal por no poder dedicarle tiempo por separado a cada uno, ahora también tienen tiempo entre ellos dos.
    Buen fin de semana.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:24
      Permalink

      Me alegra muchísimo que tu experiencia no fuera mala, un abrazo!

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 3:10
    Permalink

    Aquí estoy…hoy el padre está en casa y puedo hacerte una visitilla, porque has descrito mi vida, sólo que un poco adelantada en el tiempo, no tengo tiempo ni de mirarme, tengo que dejar al chico sólo llorando como un poseso en la trona mientras baño al mayor y eso es muy duro, pero es que si lo dejo suelto puede haber un drama, el padre viene tarde por lo que tengo que hacer malabares para dormirlos a los dos, que tienen horarios diferentes…en fin, seguiría contandonte mi vida pero sólo quería contarte estas cosas para que cuando veas a esas madres perfectas por la calle acuérdate de mi, que seguro que he salido a la calle con los pantalones sin planchar. Un abrazo muy fuerte campeona!!!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:24
      Permalink

      Cuanto siento, Ana María, que estés así. A veces pienso que estamos un poco locas por habernos embarcado en aventura semejante pero también quiero pensar que todo esto son fases, relativamente cortas, y que lo bueno supera a lo menos bueno en muchísimos aspectos. Cuídate mucho, eh?. Besos.

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 7:19
    Permalink

    Muchísimo ánimo! te sigo desde que me quedé embarazada hace ya dos años y me han servido (y me sirven) de mucho tus experiencias. Estoy segura que dentro de nada, leeremos otro post en el que nos dices que ya están controladas esas etapas, y nos animas a las que de momento tenemos uno, vayamos a por el número dos!!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:30
      Permalink

      Seguro que sí, lo que no sé es si lo escribiré pronto! jaja

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 10:43
    Permalink

    Que me decís del trauma que supone mirarte al espejo por la mañana y encontrarte con que ese gremlin que te mira fijamente eres tú? Te duchas, te vuelves a mirar, y decides que lo mejor va a ser darte una capa de titanlux, a ver si aquello mejora. Y no, no mejora. Sigues siendo un gremlim pero, así, como churruscao. Una vez churrascada, te diriges a despertar a tus niños. Aquí siempre ocurre algo.

    Supongamos que el niño tiene fiebre. Tú eres una mujer con recursos!!!…. recurres a la súplica y suplicas a la suegra que se quede con el niño hasta que llegue la chica, a la chica que venga un poco antes para que se vaya la suegra, al cielo que la seguridad social deje de comunicar, a la “encantadora enfermera” que te de cita tarde para no pedir permiso, a tu jefe que te de permiso porque la encantadora enfermera ha pasado de ti y entre súplica y súplica tú sigues trabajando, así como haciéndote la relajada.

    Y al final del día, nunca antes, te llama tu ocupadísimo marido, y te pregunta ¿qué tal cariño?, cuando te oye rugir como un rinoceronte en celo, recuerda que el niño estaba enfermo y hace ver que no se le había olvidado y te cagas en to lo que se menea y sales corriendo al pediatra y llegas por los pelos, y te dice lo del virus, y te manda no se qué medicina y cuando llegas a la farmacia han cerrado y llamas a tu marido y le suplicas que cuando salga de trabajar, si no le supone mucha molestia, se pase por una farmacia de guardia y entonces él te dice “no voy a poder, es que tengo una reunión”, que yo creo que mi marido no vive, se reúne!! y le matarías, pero por teléfono no puedes así que decides arrastrarte hasta farmacia de guardia y allí que llegas tú con todo colgando: al pequeño que le cuelgan los mocos, el mayor que se cuelga literalmente de tu manga. De la sillita cuelga tu bolso, la bolsa del bebe, la bolsa de gimnasia, la bolsa del trabajo, y la mochila del mayor, que ya quisiera Pérez de Tudela, que yo creo que este niño no crece porque la mochila se lo impide. Parecemos unos “sin-techo”.

    Entras en la farmacia y el espejo del fondo te enseña al gremlin churruscao pero como a trozos porque el maquillaje también se ha “descolgao” y te suda el bigote como una foca, y te la encuentras a ella, la SUPER-ORGANIZADA. La super-organizada es esa mama del colegio de tus hijos que siempre quisiste ser.

    Lleva a sus nenes a alemán, a judo, a pintura, al foniatra, a fútbol y a natación. Y es de las que comen y no engordan, es delgada. Y en los cumpleaños del nene lleva a toda su clase “un guevo kinder”, que son tres deseos a la vez, y tu niño con su bolsa de sugus, que yo creo que le estoy creando un trauma, y prepara la bechamel de las croquetas. Yo hace tiempo que descongelo las famosas croquetas “que le den por culo a la bechamel” y todo esto sin movérsele ni una de las siempre perfectas mechas; porque a este tipo de mujer no le crece el pelo. Yo creo que tampoco sudan, pero de esto no estoy segura. Y tú que intentas recolocar todo lo que te cuelga y ella, y su perfecta hilera de dientes que te sonríe y, te suelta “chica, es que no te organizas, porqué no pides reducción de jornada..”

    Aquí es donde le soltarías una leche por cada euro reducido por reducir tu jornada. Superada la prueba, tus colgajos y tú regresáis a casa. La autoestima decidió quedarse en la farmacia. Y bañas a los niños, haces lo deberes del mayor, le das la medicina al pequeño, les preparas la cena, se la das y les acuestas y te tiras en el sofá. Y para rematar el día, al cabo de un rato, llega tu marido a casa con cara de agotamiento y te dice que no ha parado en todo el día de reunión en reunión en la oficina (ha tenido tres reuniones) y que ha tenido que comer con los compañeros en un restaurante de aupa y te pregunta que qué hay de cena y que si no te importa preparar a tí la mesa porque él está muy cansado. Y ni siquiera te pregunta por el niño, tu trabajo, la suegra, la chica, el jefe, la enfermera, el médico, la farmaceútica y la super-organizada, y remata diciendo que vaya pinta de gremlin churruscada que tienes con el maquillaje descolocado; que a ver si te cuidas un poco con la cantidad de tiempo libre que tienes. Y al encender la tele aparece una super-organizada que te dice ” me gusta ser mujer”.

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:22
      Permalink

      ¡Bravo, Patricia, qué bueno lo que has escrito!. En serio, qué sentido del humor, ¡me ha encantado!. Esta no es mi realidad pero comprendo lo que cuentas, la autoestima se nos queda a todas por los suelos cuando te encuentras con la perfecta de turno, que quizá no lo sea, pero lo aparenta. Mi enhorabuena por escribir tan bien y tan divertido. Besos.

      Respuesta
        • el 08/06/2012 a las 19:42
          Permalink

          Anda, si es el texto que me ha puesto otra chica que ha comentado! jajaja Pues, como he dicho, me parece genial!!!

          Respuesta
      • el 09/06/2012 a las 9:43
        Permalink

        Como dice Pilar : ¡no es mío! Lleva tiempo circulando por la red, es bastante conocido. Pero me parecio muy acertado, y en relación con este post, a saber que nos vemos bastante desbordadas con los niños, y a veces no entendemos como otras consiguen, aparentemente, apañarselas tan bien. Ánimo, que se sobrevive, te lo digo yo que tengo al marido de viaje, a la peque con fiebre y a los mayores despiertos a las 6h30 de la mañana. Bendita maternidad ! En unos meses se empezarán a llevar de feria, todo llega.

        Respuesta
        • el 10/06/2012 a las 3:24
          Permalink

          Pues me ha gustado mucho! Ánimo en cualquier caso, que ya veo que tienes lo tuyo!!!

          Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 10:48
    Permalink

    Pues imagínate dos de golpe!!! Las mismas necesidades al mismo tiempo desde el primer día. Y ser novata con dos de golpe, dudas, miedos, ….y dos personas que te reclaman y te necesitan. Durante el embarazo pasé ansiedad pensando qeu no sería capaz….pero cuando mi pareja volvió al trabajo 6 semanas después de nacer mis hijos Marc i Pol, no quise la ayuda de mis suegros por ser mi casa muy pequeña y también por saber cuales eran mis capacidades, y estuve yo sola con ellos desde las 8 de la mañana hasta las 8.30 de la tarde, cada día hasta qeu tuvieron 11 meses y volví al trabajo. Fue duro, es aun duro y ya tienen 18 meses, y creo qeu aun me qeuda. Ya me he acostumbrado a dormir poco y a ratos, a que me duelan todos los huesos, a sentir a ratos que no puedo más pero sí puedo, ellos me ayudan! No sé qeu es tener solo un hijo, darle todo tu tiempo, yo, desde el primer día lo he tenido qeu repartir.`

    ÁNIMO!

    Respuesta
    • el 08/06/2012 a las 19:20
      Permalink

      Te diría que me lo imagino pero lo cierto es que no. Creo que los ánimos te los tengo que dar yo a ti!

      Respuesta
  • el 08/06/2012 a las 21:49
    Permalink

    Hola mamá … cuantos comentarios, llego tarde como siempre 🙂
    Sï, es DURO, MUY DURO, no vamos a contarnos mentiras y si para algunas mamás no lo fue tanto tuvo mucha suerte, o lo llevó muy bien, o tenía alguién (o más de uno) al lado.
    Yo soy soltera, y si bien tenía muchas personas a lado, el día a día era todo mio.
    Te quiero dar un par de consejos que a mí me ayudaron, luego, ya sabes, cada mamá es un mundo 🙂
    Yo dormía con el bebé así no me despertaba tanto y con el pañal … bueno, yo esperé porque me veía ya con muchas cosas… A veces lo quitaba a la Mayor pero ni ella estaba convencida ni yo tampoco, y al fin pasé de la operación pañal hasta el final del verano, cuando el pequeño ya tenía 7 meses.
    Y luego, mamá, no te compares a las demás, tú eres guapa como eres … y probablemente las mamás repeinadas y pintadas que ves no llevan tan bien la maternidad como tú.
    Esta mañana leí algo así en el facebook de una amiga, te dejo el enlace . http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-7299-2012-06-08.html
    Besos mamá … y a tus pequeños.

    Respuesta
    • el 10/06/2012 a las 3:25
      Permalink

      Muchas gracias por todo, te agradezco mucho tus palabras, tus consejos y tus ánimos. Besossss!

      Respuesta
  • el 10/06/2012 a las 7:54
    Permalink

    Al leerte, quizás leo algo que estaba buscando hace tiempo… LA REALIDAD.

    Desde hace un mes o así quiero tener ya otro bebé. Por tenerlas seguidas ya sabes. Y todo al que se lo digo dice. “Estupendo!!” “animos que seguidos son mejor” Una amiga ha tenido hace una semana a su segunda hija y la pobre está como tú… Entre la primera y la segunda incapaz d crear rutina.

    Os admiro, de verdad.

    Es cierto eso que dicen, pasar pasará, creo yo… Poco a poco

    GRACIAS POR DARME UNA PINCELADA DE REALIDAD, sigo queriendo una hermanita, pero ya no tan locamente 🙂 😛

    besoooo

    http://www.mamitadelsur.blogspot.com

    Respuesta
    • el 10/06/2012 a las 20:56
      Permalink

      El deseo de ser madre de nuevo es algo que no se puede racionalizar, lo deseas y punto. Que se lleven poco tiempo, pero poco de verdad (menos de dos años y menos de año y medio si es posible), pienso que puede ser una ventaja porque el mayor por muy mayor que sea no va a ser casi consciente de que ha llegado un hermanito, quizá eso haga más suave el aterrizaje. La edad que se llevan mis hijos, vista desde mi perspectiva actual, un poco derrotista, es mala, porque mi hijo mayor es lo suficientemente mayor como para haber sido plenamente consciente de lo que ha pasado pero es demasiado pequeño como para poder asumirlo y encajarlo de mejor manera.

      Muchas gracias por tus palabras, María, un beso!.

      Respuesta
  • el 10/06/2012 a las 9:00
    Permalink

    Buenas noches mamá cc! No te acordarás de mí, pero soy una mamá de 4 que a finales del año pasado dejó un comentario en uno de tus post sobre lactancia y grupos de apoyo. Porque los cambios son muy duros, y cuando nació mi cuarta hija todo el mundo daba por hecho que tenía controlada la LM, y yo la llevaba fatal, y me aconsejaste pedir ayuda a grupos de apoyo. Bueno, al final me las apañé y conseguí darle LM 6 meses, no exclusiva pero casi.
    Escribo hoy para darte ánimos: el cuarto hijo es duro, sin duda, y el tema de las tareas domésticas, lavadoras etc se complica aun mas. Pero recuerdo el paso de tener 1 a tener 2, y la imagen en mi memoria es similar a la situación que acabo de pasar de nuevo. La peque ya tiene 8 meses, por fin duerme de tirón y me ha cambiado la perspectiva. Porque es una etapa bonita, sí, pero hay que acoplarse a los cambios, y los niños lo acusan mucho ( mi numero 3 tiene como tu Mayor, creo, y le está pasando lo que al tuyo)
    Ánimo, verás que pronto te sentirás mejor, es cuestión de tiempo, y disfrutarás de los 2 niños, que al fin y al cabo y aunque a veces nos cuesten de criar… son lo mejor que tenemos!
    Un abrazo. Julia

    Respuesta
    • el 10/06/2012 a las 20:48
      Permalink

      Hola Julia, muchas gracias por volver a pasarte por aquí y contarme tu experiencia, que además me ofrece una perspectiva muy buena, ¿verdad?. Estoy segura de que poco a poco nos iremos acoplando todos y la verdad que estoy deseando disfrutar de esta etapa porque luego se pasa rápido y siempre queda la nostalgia de no haberlo aprovechado más. Besos.

      Respuesta
  • el 11/06/2012 a las 8:07
    Permalink

    Un humilde consejo… No es momento para la operación pañal… no por vosotros, por la incomodidad, no, por eso no. Por tu niño. Normalmente los niños cuando tienen un hermanito suelen hacer una involución, vuelven a querer el chupete, a dormir con los papás… tienen más rabietas de lo habitual… Así que, emocionalmente, no le des esa responsabilidad a tu niño ahora… Un abrazo fuerte y mucho ánimo!

    Respuesta
    • el 11/06/2012 a las 20:09
      Permalink

      Sí, llevas razón. De hecho acabo de publicar una entrada en la que explico que el mismo día que empecé lo dejé porque aunque puede retener el pis, no quiere hacerlo, no quiere dejar el pañal, y yo no voy a obligarle, por él, por mi, por todo. Está muy mimoso, más demandante, encaja muy bien con lo que dices. Vamos a esperar un poco a que todo se estabilice más y volveremos a probar, si no fuera por el cole en septiembre reconozco que ni lo volvía a pensar… Besos!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com