¿Queda alguien en la faz de la tierra que no se haya enterado?. La supresión del cheque-bebé por parte del Gobierno ha supuesto una auténtica revolución bloguera. Desde aquí, sumo mi granito de arena a la polémica… aunque tengo la impresión de que de polémica nada, parece que estamos todos bastante de acuerdo en lo que la medida refleja: un nulo interés por las políticas de familia.
Los 2.500 euros partían de un problema de base: que no eran proporcionales a las rentas familiares. Siempre me he preguntado quiénes son las cabezas pensantes que cobrando la pasta que cobran al mes sólo se les ocurren chorradas, como ofrecer a todas las familias ese pastón sin valorar si lo necesitan o no. Probablemente somos muchos más los curritos a los que este dinero nos ha venido fenomenal, pero los habrá que lo hayan cobrado sin necesitarlo más que para gastárselo en cosas tan necesarias para un bebé como esto.
Pero, dejando atrás que el planteamiento era erróneo, la idea no pintaba mal. Parecía que, tímidamente, el Gobierno de este país se planteaba invertir en las familias. Claro que la cosa empezó a oler mal cuando la ampliación del permiso de paternidad lo dejó en los 15 días que disfrutó mi marido, un permiso tan corto que casi parece un insulto.
Aún así, como menos es nada, podíamos darnos medianamente por satisfechos. Pero ahora, ¿qué?. ¿Ahora qué milonga nos van a contar?. Me temo que ya no cuela.
Unas cuantas reflexiones:
El sistema de pensiones es un sistema piramidal. Los que cotizan tienen que ser muchos más que los que cobran pensiones para que la cosa funcione. La solución no es que nos jubilemos a los 80 y nos vayamos directamente al hoyo (bueno, la solución no es mala, pero no es plan). La solución es que para cuando nosotros lleguemos a viejos haya muchos jóvenes trabajando. Así que sin niños, simplemente, no hay país.
– Si cada vez nos jubilamos más tarde, cada vez se tendrán menos hijos.  Los abuelos deberían desempeñar un papel en esta sociedad, un papel de apoyo de los padres (que no de sustitución, ojo). Yo tengo unos padres a los que les quedan unos 9-10 años para jubilarse, por lo que no puedo contar con ellos para me echen un cable. Si se va retrasando la jubilación, para cuando los abuelos puedan tener tiempo libre estarán hechos polvo y sus hijos ya no estarán ni en edad fértil.
– Los niños de hoy son empleo y consumo para hoy y para mañana. Los niños hacen a los padres consumir ropa, alimentos, pañales, van a la escuela, hacen deporte, tocan la flauta… Eso genera consumo y empleo. Los niños el día de mañana serán adultos y, si todo va bien, trabajarán, consumirán y seguirán generando empleo y llenando las arcas con sus impuestos.
En un país desarrollado, debería considerarse un derecho fundamental poder tener los hijos que uno quiera y no los que dicté el maldito parné. Esta generación de jóvenes de entre veintitantos y treintaitantos, azotados sin piedad por el paro, ¿cómo van a tener hijos?. Sin empleo, sin vivienda, sin futuro… ¿Qué pasa, es que esta generación no tiene derecho a tener hijos?. Ya se que para muchos lo de tener hijos es algo completamente prescindible, pero hay personas, como yo, que no entienden la vida sin ellos. Para mi tener un hijo no es un lujo, es una necesidad vital
Me siento muy afortunada por haber conseguido una posición económica lo suficientemente estable como para haberme lanzado a la aventura. Cuando pienso en lo que podría haber sido de mi, se me ponen los pelos de punta. Yo nunca hubiera sido feliz sin hijos. Cuando la economía despunte, dentro de 5-10 años, para muchos ya será tarde. ¿Quién asume ese coste?. Los curritos, como siempre, ¿no?.
No se invierte en capital humano. Eso es algo que se ve muy claramente en las empresas, pero también se ve en el Gobierno. No se invierte en las personas, no somos importantes, no se nos valora por lo que sentimos ni por lo que necesitamos como seres humanos, sino por lo que valemos en términos económicos. Yo tengo muy claro que una persona feliz es mucho más probable que sea un ciudadano participativo,  un vecino amable, un trabajador responsable, un padre/madre entregado… ¿Soy la única que lo ve así?.
Que hay que recortar gastos, coincidimos todos. Pero recortar gastos sociales es lo último y más cuando hay tanta y tanta gente que cuando llega el día 20 tiene que esperar a cobrar para hacer la compra del mes y está rezando porque el niño no cague dos veces en el mismo día porque tiene los pañales racionados hasta entonces.
Si no soy la única que siente rabia, indignación, impotencia… ¿por qué no se plantea una moción de censura? ¿por qué no nos echamos a las calles? ¿por qué no expulsamos a este incompetente de la Moncloa?.