Lo que se sufre por los hijos

Es una obviedad: por los hijos se sufre, se sufre mucho.

Es tontería explicar pormenorizadamente todas las razones por las que hemos sufrido por nuestro hijo mayor; muchas de ellas las he ido narrando en el blog. No ha sido (ni es) una crianza sencilla, desde luego.

Lo que se sufre por los hijos es de esas cosas que uno entiende que son así como una ley natural pero que no se comprenden de verdad hasta el momento en que te conviertes en madre, hasta que no tienes a ese niño en tus brazos y te das cuenta de lo que verdaderamente significa la palabra miedo.

Reflexionaba sobre esto con uno de los últimos sufrimientos que hemos tenido.

Bebé acababa de cumplir quince días, había llegado a casa una carta con los resultados de la prueba del talón en la que estaba todo correcto, pero al día siguiente recibimos otra en la que se nos comunicaba que la prueba para una de las enfermedades daba un resultado dudoso y debíamos repetirla. Era viernes. Abrí el sobre, vi que dentro venía una tarjeta para recoger de nuevo las muestras de sangre y antes de leer la carta ya sabía que algo pasaba. Se me pusieron los pelos de punta: mi hijo podía tener una enfermedad, así, ya, con quince días de vida, sin paños calientes: tu bebé puede estar enfermo, necesitar medicación de por vida, hay que repetir las pruebas y esperar.

Creo que fue ahí cuando bajé de la nube de los primeros días del postparto, de golpe se hizo realidad que Bebé no era un sueño sino que era mi segundo hijo, al que quería lo mismo que al primero, y por el que iba a sufrir exáctamente lo mismo, con cada enfermedad, cada golpe, cada riña…

La cosa quedó en nada: repetimos la prueba y en una semana tuvimos los resultados en casa, que esta vez daban negativo. Un gran alivio pero, como se suele decir, lo pasado ya no te lo quita nadie.

¡Y esto es sólo el principio! Algunos hemos terminado comprendiendo que con más de veinte años nuestras madres no pudieran dormir cada vez que salíamos de noche…

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

39 comentarios sobre “Lo que se sufre por los hijos

  • el 20/06/2012 a las 10:14
    Permalink

    Pues si chica. Lo que se sufre y lo que nos queda. Se me han saltado las lagrimillas al leerte. Te he entendido y te entiendo a las mil maravillas. Menos mal que no ha sido nada. Esperemos que no sea nada nunca. Besos

    Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 10:48
    Permalink

    Es la segunda vez que comento en tu blog, pero a este paso me voy a ir animando porque parece que tengamos vidas gemelas… Desde que lo he descubierto he estado leyendo el blog (casi entero, se ha convertido en mi lectura antes de dormir, je je), y si empiezo a enumerar las coincidencias de todo lo que cuentas con mi vida, no acabo.. En fin, que a mi también me pasó lo de la prueba del talón con mi hija, nos llamaron por teléfono al día siguiente de llegar a casa, que había que repetirla, madre mía que angustia… Por suerte, todo se quedó en un susto. Un abrazo

    Respuesta
    • el 20/06/2012 a las 11:43
      Permalink

      ¿Sí? ¡Qué bien saber que tengo cosas en común con alguien, no es muy frecuente! jajaja Así que os llamaron y todo, vaya susto!

      Respuesta
      • el 20/06/2012 a las 16:02
        Permalink

        Pues si, un susto del quince, pero por suerte se quedó en eso.
        Un dia de estos me animo a escribirte un email y te cuento todo en lo que coincidimos, vas a alucinar! Je je

        Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 11:01
    Permalink

    Yo estoy ahora embarazada de primer hijo. Está siendo un embarazo complicado (quistes, miomas, placenta previa, pérdidas, reposo…)y por ello, junto con la ilusión estoy sintiendo miedo y preocupación…Como todas cuando estamos embarazdas, me imagino, pero con un plus añadido. Una amiga que ya es madre, me decía una día:
    -Bienvenida al club….!ya eres madre! te ha llegado con algunos meses de anticipo pero esto es ser madre….esa preocupación constante ya no se te quitará nunca como tampoco la alegría de ir viendo cómo va creciendo……

    Un abrazo

    Respuesta
    • el 20/06/2012 a las 11:43
      Permalink

      Siento que lo estés pasando mal, por desgracia sé lo que es pasarlo muy mal durante un embarazo, por otros motivos, pero lo sé. Esto que te comentó tu amiga es muy cierto, los hijos son la mayor alegría pero también la mayor preocupación.

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 11:07
    Permalink

    Yo diría aun más,
    verás, hace muchos años cuando aun ni pensaba en tener hijos, oí una frase que entonces me pasó desapercibida pero que después ha venido a mi memoria una y otra vez:
    “por los hijos se sufre, desde que decides tenerlos”
    En mi caso no pudo ser más cierto!
    Me alegra que finalmente todo haya ido bien!

    Respuesta
    • el 20/06/2012 a las 11:42
      Permalink

      En mi caso también fue así: me costó quedarme embarazada del mayor, fue un embarazo muy malo, una cesárea muy dolorosa… en fin!!

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 11:21
    Permalink

    Vaya susto…me alegro de que no fuera nada. Tienes razón, no os está resultando fácil. Pero creo que nada que merezca la pena de verdad, lo es.
    Un abrazo grande.

    Respuesta
    • el 20/06/2012 a las 11:41
      Permalink

      Habitualmente quisiera que las cosas fueran más fáciles, es un pensamiento que tengo a menudo. Pero con sus cosas buenas y menos buenas, esto es lo que tenemos y no lo cambio por nada, esa es la verdad.

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 12:04
    Permalink

    Me alegro que al final Bebé esté perfecto!
    Yo también he reflexionado mucho sobre esto últimamente. No soy tan sufridora como lo era mi madre, pero cuando piensas en todo lo que les puede ocurrir…En fin, mejor no darle vueltas.
    Besos!

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:45
      Permalink

      Si, yo tampoco soy sufridora como mi madre 🙂 pero aún así es increíble lo que se pasa con ellos! Besos.

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 12:25
    Permalink

    Qué razón tienes! Eso mismo le decía yo a un amigo que va a ser padre dentro de poco (sin ánimo de asustarle, jeje), que yo conocí el miedo y la preocupación al ser madre, que lo de antes eran… chorradas!! Vivía despreocupada y sé que esos tiempos no volverán. JAMÁS. La despreocupación que tenía antes de ser madre, ese saber que yo sólo dependía de mí y que de mí no dependía nadie más… eso se acabó.
    Porque como me decía una amiga, cuando eres madre es como si tu corazón saliera de tu cuerpo.
    En fin, que sólo sean sustos! Y que los llevemos con entereza 🙂

    Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 12:46
    Permalink

    Me alegro de que no sea nada. La frase que yo oí y que se me quedó grabada es: “niños pequeños, problemas pequeños; niños grandes, problemas grandes”. No se refiere a los niños en sí, obviamente, sino a lo que les va ocurriendo a medida que crecen. Lo que un padre sufre por un hijo de bebé (un niño sano con un desarrollo normal, se entiende) se va multiplicando a medida que se hace mayor, ya que sus problemas son más complejos y difíciles de resolver. Creo que los padres cuando pierden realmente el sueño por los hijos es cuando son mayores, pero de eso ya no se habla tanto. De preocuparse por una irritación en el culete, a un trabajo del cole complicado, a una selectividad, una primera noche de “a las doce en casa” -cada minuto que pase de las doce son sesenta segundos de preocupación para un padre-, a los amigos con los que sale, a que no encuentra trabajo… En fin, que el sufrimiento va en aumento. Menos mal que la poderosa madre naturaleza nos alienta a querer ser mamás, porque pensándolo friamente… ¡uf! Así que a disfrutar el presente.

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:41
      Permalink

      Totalmente de acuerdo contigo! Espero que dentro de unos años los blogs de madres y padres con bebés se hayan convertido en blogs de madres y padres con hijos adolescentes, ahí vamos a tratar unos problemas bien complejos, eh?. A disfrutar del presente, como tu bien dices!

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 12:58
    Permalink

    Jo, lo sé y bien.

    Las mías dan guerra y sustos desde el embarazo.

    Con Sara preeclampsia.

    Y ahora triple secreening alterado y probabilidad muy alto de crosomopatía. Biopsia corial.

    Al final ha terminado todo en un susto, como lo tuyo.

    Se te encoje el corazón y tu vida está en equilibrio.

    Un beso

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:40
      Permalink

      Aisssss….

      En fin, supongo que lo sabes, pero el triple screening falla más que una escopeta de feria, yo ni me lo hice esta vez.

      Besos!

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 15:03
    Permalink

    Cuánta razón. Llevo unos días escribiendo una lista por las que nos preocupamos, con 1 día, con semanas, con meses, dde por vida. La maternidad te ofrece tantas cosas buenas, pero te preocupa a la vez porque queremos que nuestros hijos estén bien y crezcan bien.
    La repetición de la prueba del talón me provocaría impotencia aparte de la preocupación, porque se nos escapa a nosotras mismas, pero me alegro que todo esté bien, y que disfrutes de la reciente maternidad 🙂

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:40
      Permalink

      Cuando tengas la lista pásamela, seguro que es curiosa!

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 18:30
    Permalink

    Creo que fue en tu blog, nada más nacer mi hija, hace ya dos años, donde leí esa frase: “uno no sabe qué es el miedo hasta que tiene un hijo”. Y qué verdad más grande! Es un miedo que se te mete en el cuerpo, que casi te paraliza la respiración sólo de imaginar. Pero también es verdad que es cuando nace un hijo que se conoce la satisfacción, el orgullo, la ternura, el amor sin limites… Supongo que por eso muchas repetís, no?

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:38
      Permalink

      Sí, recuerdo la entrada en la que puse aquella frase. El miedo adquiere otra dimensión, ¿verdad?. Pero se repite, vaya que si se repite, porque merece muchísimo la pena, eso ya lo sabes tú!

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 18:40
    Permalink

    Menudo susto con la prueba del talón, menos mal que todo salió bien, aunque la mala sensación que queda no se quite tan fácilmente. Es duro ser madre (y padre), y es cierto que no lo sabes hasta que lo eres, pero la otra parte, la de las cosas buenas, lo compensa todo!!

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:38
      Permalink

      Lo compensa todo, desde luego!

      Respuesta
  • el 20/06/2012 a las 22:53
    Permalink

    Y muy cierto lo de tu blog es una agonía y un calvario con solo pensar que nuestro hijo padezca alguna enfermedad y la espera de los resultados se hace mas grande… Tambien el pediatra de mi hija solicito los resultados del talón por que el juraba que padecía algo congénito.

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:37
      Permalink

      Menos mal que no fue nada…

      Respuesta
  • el 21/06/2012 a las 10:28
    Permalink

    Yo no hago más que pensar cuando se más mayor y vaya con el coche por ahí. A ver quién duerme! Ahora tiene sólo nueve meses, pero cuando crezca ya veremos.

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:37
      Permalink

      Jajaja pues sí, ya veremos!

      Respuesta
  • el 21/06/2012 a las 10:31
    Permalink

    Yo siempre digo que los hijos te dan las mayores alegrías, y los mayores sufrimiento. Me has recordado cuando le detectaron el soplo en el corazón a Iván y tuvimos que hacer pruebas para descartar una cardiopatía, hasta que tuve el informe de que todo era normal no pude respirar tranquila…

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:37
      Permalink

      Me quedo con tu primera frase, una gran verdad.

      Respuesta
  • el 21/06/2012 a las 20:17
    Permalink

    ¡Qué me vas a decir! Los seis meses que yo viví de incertidumbre, lágrimas y estrés al máximo por las pruebas que tenían que hacerle a mi hijo para descartar la enfermedad esa que nos diagnosticaron no se me olvidarán en la vida. Te suman de golpe un montón de años de vida!
    Menos mal que todo ha sido un susto

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 13:34
      Permalink

      Pues sí, tu caso es un claro ejemplo de estas cosas…

      Respuesta
  • el 24/06/2012 a las 14:20
    Permalink

    Pues si, es increible que desde el primer momento que empiezas a buscarlos cambia la dimensión de las cosas. Me alegro que lo de la prueba del talón se haya quedado en un susto.
    Besos!

    Respuesta
    • el 24/06/2012 a las 16:14
      Permalink

      Menos mal que normalmente los disgustos son pequeños disgustos, eh? Besos!

      Respuesta
  • el 01/07/2012 a las 11:18
    Permalink

    Creo que tener un hijo es una de las experiencias más bonitas que vivimos las mujeres, pero que duro chicas!!!! Desde luego lo principal es que esten sanos, pero los problemas que algunos traen con la adolescencia son terribles, por eso me atrevo con cierta verguenza, ya que no soy ni muchisimo menos mejor madre que nadie, a daros algún consejillo, solo con la intención de ayudaros y de que no tengais que pasar por el sufrimiento que estoy pasando yo, ojo con los mimos!!!!!!!!! con la sobreprotección, con el ya lo hago yo total…… es muy pequeñ@, yo lo hago más rapido, no tengo paciencia,nunca es pronto para empezar a enseñarles a ser disciplinados,ordenados, obedientes………. si empezais lo antes posible, todo sera más fácil.

    Respuesta
    • el 02/07/2012 a las 1:48
      Permalink

      Educar es un gran reto…

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com