El viernes, día 9, tenemos cita con la pediatra para la revisión de los 6 meses. Y ya ando preparando la lista de cosas que le tengo que comentar. El mes pasado se me olvidó sacar la libretita y me volví a casa con unas cuantas dudas y mucha rabia por tener la cabeza como la tengo.
Me gusta mi pediatra, pero no es muy comunicativa… si yo no me siento a hacerle preguntas, tampoco sale de ella comentarme muchas cosas. Aunque cada vez más me guío por mi instinto, antes de tomar mis decisiones me gusta consultar con ella mis puntos de vista. Creo que es lo correcto. Claro que, leyendo el blog de la mamá pediatra, me pregunto si lo mismo la mía también tiene un blog y comenta sobre una madre coñazo que lleva una libreta con todas las dudas y la aburre durante 5 minutos con sus chorradas. No creo que le moleste, pero si es así…ajo y agua, creo que forma parte de su trabajo.
Apuntes que tengo hasta el momento:
– Ya no estoy esterilizando nada. Lo encuentro absurdo, pero quiero saber su opinión antes de guardar el esterilizador definitivamente.
– Su opinión sobre los gritos de mi hijo.
– Mi marido y otras personas consultadas opinan que no sólo podría ponerle unas gafas de sol al niño sino que debería hacerlo. Yo tengo mis dudas, algo me dice que sus ojos deben acostumbrarse a la claridad y no acabar como sus padres, que parecemos vampiros. El bebito parece muy molesto con el sol, así que quiero comentárselo.
– Que me de una pauta de higiene bucal, pues los dientes de abajo ya están saliendo.
– Qué más frutas puedo darle. En el mercado van a aparecer las frutas de verano, como el melón, y quiero saber si son apropiadas para su edad. ¿Podría darle aguacate?. En casa lo comemos con cierta frecuencia y me encanta.
– Vitamina D. Me mandó la vitamina D cuando nació y no me ha vuelto a decir nada, pero yo ya no se la estoy dando, desde hace un mes más o menos dejé de administrársela. Al principio se me fue olvidando y ahora lo hago conscientemente. Está empezando a haber muchos días de sol y por lo que he leído no es necesaria, al margen de que la leche de fórmula ya la lleva (creo que la carencia de esta vitamina es más frecuente con la leche materna). Si se trata de que la fontanela le cierre más deprisa, no veo la necesidad.
¡Ya os contaré sus respuestas!.