El jueves por la noche me noté que me dolía la herida de la miomectomía y que, quizá, la carne que está encima de la cicatriz estaba algo más gordita, hinchada y dura. Digo quizá porque en los últimos días me había olvidado tanto del tema que no lo he observado para nada, ni me he mirado cómo estaba… y tampoco recuerdo si me molestaba o no ni cuánto. Sí, tenía que tener cuidado al coger al niño en brazos, sobre todo para que no me diera con el pie en esa zona, pero no le he prestado más atención.
Desde el jueves por la noche que lo noté estoy un poco obsesionada, como es habitual en mi: he pasado de no hacerle ni caso a estar todo el rato tocando para notar la hinchazón. No es nada para salir corriendo a urgencias, ni mucho menos, pero el abultamiento está durito e incluso algo caliente y me duele, noto la molestia durante el día. No me muero de dolor, pero sí que me duele.
Creo que puede influir bastante que estoy ovulando. La regla después de la miomectomía fue muy dolorosa y ahora mismo estoy segura de que estar en los días previos a la ovulación, por lo que todos los síntomas habituales: dolor de cabeza, hinchazón de tripa, burbujeo en los ovarios… 
Incluso me he planteado también que pueda ser hinchazón producida por llevar ropa ajustada, pues las primeras semanas tras la miomectomía he ido con ropa muy holgada (no me podía ni cerrar los pantalones de la hinchazón y la molestia que tenía) y ahora he vuelto a mis pantalones ceñidos en la cintura, quizá haya sido un error volver a ellos tan pronto…
En pricipio tenía revisión con mi ginecólogo el día 27 de diciembre. De momento voy a darle unos días para ver cómo evoluciona; sobre todo, voy a esperar a pasar la ovulación porque creo que puede influir. Y, si no, intentaré adelantar la cita.
No creo que sea nada más que comedura de tarro e hipocondría pero si hubiera alguien por ahí que pudiera orientarme ¡sería estupendo!.