Como sabéis, hace unos meses Dermaline me ofreció probar su tratamiento con el Láser Starlux 1540 para eliminar las estrías blancas. He terminado ya las tres sesiones con las que recomiendan empezar, así que hoy quiero daros mi opinión global, que además se que muchas la estáis esperando.

 

¿Las estrías blancas pueden eliminarse? 

Las estrías, junto con la celulitis, son duras de roer. Las estrías blancas son roturas o debilitamientos de la piel, que pierde su elasticidad… no dejan de ser cicatrices, muchas veces bastante profundas.

El Láser 1540 lo que hace es aplicar micro-columnas en la piel, separadas unas de otras, que penetran en la zona a tratar sin agredir el tejido circundante. Este “impacto” térmico que producen las micro-columnas activa los fibroblastos, que son las células responsables de originar colágeno y elastina, regenerando todo el tejido y permitiendo eliminar las estrías.

Entonces, ¿desaparecen por completo? Al 100% seguramente no, pero sí en un porcentaje muy elevado. Incluso no desapareciendo del todo, el residuo que queda termina siendo casi imperceptible, mejorando estéticamente de una forma más que evidente.

Podéis consultar con más profundidad el fundamento de este láser en este artículo sobre el tratamiento contra las estrías.

Y en este vídeo podéis ver un poquito mejor en qué consiste el tratamiento:

¿Han desaparecido todas mis estrías blancas?

Como os comenté, la zona que yo me iba a tratar es la de los glúteos.

Tras haberme dado las tres sesiones que formaban parte del tratamiento, puedo distinguir dos áreas con mucha claridad:

En la zona que es glúteo puro y duro (vamos, lo que viene siendo el culo) la mejoría es muy evidente. No han desaparecido por completo pero están mucho más finas y la piel está bastante menos hundida. Porque las estrías blancas que yo tenía no es que solamente fueran anchas, es que tenían un hundimiento en algunas zonas bastante considerable.

Ahora, además de que se aprecian más delgadas creo que lo que más llama la atención es el hecho de que esta zona, en la que tengo mucha celulitis, está ahora mucho más lisa. La piel se aprecia más firme y uniforme y las estrías se marcan más suavemente. No me atrevo a decir que sea una mejoría espectacular pero sí es una mejoría evidente.

La zona adyacente, es decir, cadera y principio de la pierna, donde el efecto se ha notado mucho menos. Es curioso pero probablemente donde más estrías tengo no es tanto en el glúteo como en la zona de la cadera, donde empieza la espalda. Es la zona que más me ha dolido durante el tratamiento y la que menos resultados ha obtenido, aunque también ha mejorado. Al igual que en el culete, la piel se aprecia más uniforme pero las estrías siguen siendo evidentes.

 

Entonces, ¿recomiendo el tratamiento?

Si os preocupa la celulitis y podéis invertir en un tratamiento estético, creo que esta opción es muy aconsejable ya que los resultados son evidentes y lo único que requiere es que tengáis constancia y os deis el número de sesiones que os hagan falta.

Es decir, con este tratamiento sabéis que podéis alcanzar un resultado muy muy bueno y notando resultados desde la primera sesión. No es cosa de un día, pero los resultados se alcanzan.

En mi caso, creo que debería darme al menos otras tres sesiones más para dejarme los glúteos perfectos y las caderas en mucho mejor estado. No voy a continuar con el tratamiento porque, de hacerme algo, yo optaría primero por atacar la celulitis o el barrigón que me ha quedado tras tener a mis dos peques. Y lo de las estrías lo haría en último lugar. Lo cierto es que para mi las estrías nunca han tenido mucha importancia, hay otras cosas de mi cuerpo que tunearía primero porque me acomplejan bastante más.

En definitiva, si os preocupa las estrías y estáis decididas a hacer algo al respecto, yo sí me pondría en manos de Clínica Dermaline, que debo decir que me han tratado estupendamente y la impresión que me llevo es de que son excelentes profesionales.