La playa no es para nosotros

Definitivamente, ni mi marido ni yo somos playeros y el niño parece que va por el mismo camino.

Yo me veía ya tirada en la arena, rebozándome con el niño, haciendo castillos y recogiendo conchitas, ajena al asco que me da la arena, la crema solar y las algas del mar, en definitiva, haciendo de tripas corazón, pero una vez me he visto en la orilla del mar reconozco que apenas puedo. ¿Me volvió más escrupulosa la maternidad?. Es que me veo cubierta de arena, que no sé qué tiene la crema factor 50 (¡ya hablaré de ella!), pero es que es increíble cómo se pega al cuerpo, y ¡me da un asco!. ¡No puedo evitarlo!.

Las primeras tomas de contacto del niño con la playa están siendo… contradictorias.

El primer día le llevamos a pisar la arena, ya por la tarde-noche y su primera reacción creo que fue la más habitual. Se quedó clavado en la arena y no quería moverse. Nada más que levantaba los brazos y decía “upa” para que le cogiéramos. Sin embargo, empezó a corretear por las maderitas estas que hay en todas las playas, que salvan un buen trozo de arena, y poco a poco se fue confiando. Le acercamos a la orilla del mar y pasamos un rato agradable mojándonos los pies con las olas.

A la mañana siguiente pensábamos que el asco ya estaría superado pero sólo a medias. No le gusta la crema, no me extraña. Pero lo que menos le gusta es la arena, sobre todo en las palmas de las manos. En cuanto se mancha, protesta y viene corriendo a limpiarse en nosotros o en la toalla. Tanto asco le da que todo el rato juega de cuclillas, no quiere sentarse. Me recuerda a mi, mis padres dicen que a mi me daba tanto asco que en cuanto fui un poquito más mayorcita, me quitaba el bikini y lo lavaba en un cubito para quitarle la arena. ¡Me lo creo!.

En cuanto al agua del mar, me temo que no le entusiasma. El juego de las olas le hace gracia siempre y cuando la tierra no se hunda bajo sus pies cual arenas movedizas. Cuando esto ocurre enseguida lloriquea, claramente le da miedo. Hoy hemos probado a bañarnos los tres más adentro, saltando las olas y creo que le hacía más gracia por nuestros saltos y gritos que por el hecho en sí.

Los juegos de los cubitos y la arena sí le entretienen pero un ratito nada más. Lo suyo es destruir en plan Godzilla. Mi marido hace una torre o una muralla y él va corriendo y se lo carga con el pie o con las manos. ¡Eso sí que le hace gracia!. Hoy a última hora ha empezado a colaborar llevando arena con sus manos para llenar el cubo o la hormigonera, esperemos que en un comienzo de superar sus escrúpulos.

De todas formas, tampoco aguanta mucho rato. Estamos bajando sobre las 10 y volvemos al hotel a ducharnos y comer sobre las 12. Creo que es una hora excelente porque hay relativamente poca gente y el sol no pega tan fuerte. Además, el nene se niega a ponerse gorro, no hay forma, por lo que el poquito rato que está al sol le da directamente en la cabeza y más tiempo me parece excesivo. Está acusando el cansancio, creo que la playa y la piscina son dos sitios que cansan mucho y a las dos horitas se empieza ya a notar que quiere irse a descansar.

No puedo decir que la playa haya sido un éxito para el niño pero tampoco puedo decir que sea un fracaso porque se ve que le llama, de ahí que aún me sienta un poco confundida y no tenga claro si le guste o no. Ayer por la tarde fuimos a dar una vuelta por el paseo marítimo y no hacía más que insistir en volver a pisar la arena. ¡Ojalá pudiera explicarnos qué le gusta y qué no!.

En fin, y yo en la sombrita el mayor tiempo posible, con las gafas de sol siempre puestas porque ya no consigo estar sin ellas, y diciéndole a mi marido si podemos esta tarde comprar unos guantes y mañana bajar con ellos… ¡Soy de secano, es tontería disimularlo!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

60 comentarios sobre “La playa no es para nosotros

  • el 28/06/2011 a las 17:28
    Permalink

    Jajajaja paciencia!!! Es normal que ande medio descolocado pero por lo que cuentas la cosas va muy bien!!! Jejejej me imagino al peque y me hace mucha gracia! Oye y un par de horas en la playa están bastante bien ehhh, ten en cuenta que les cansa muchisimo. A seguir pasandolo muy bien! Un besazo preciosa!!

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 0:01
      Permalink

      La playa cansa mucho, a mi me deja rota. Un beso grande.

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 17:39
    Permalink

    Es la novedad, y quizás le resulta tan nuevo que se tiene que acostumbrar a ello. A veces también pasamos nuestras manías a nuestros hijos, o se parecen demasiado a nosotros jajaja. Pero mira, aunque no sea un forofo de la playa, se ve que esas 2 horitas le entretienen mucho, así que tampoco está tan mal.
    Nosotros somos muy playeros, bueno, yo soy muy playera, a Iván también le gusta muchísimo, el único que va obligado es papá, pero nosotros vamos todo el día, bien pertrechados de sombrillas, crema solar y gorros, Iván sabe que se tiene que echar la crema en casa y luego otra vez al llegar a la playa y que su gorro no se lo puede quitar. Y lo de la arena, al mío le encanta, como si se la tiene que comer! al rato de llegar a la playa ya es una croqueta, y no hay toalla que aguante limpia más de 1 minuto. Si es que cada niño es un mundo!

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 0:01
      Permalink

      Justo hoy le decía a mi marido que conocía una bloguera de las que ir todo el día a la playa, ¡es admirable! jaja. Tu marido un santo, yo no podría.

      Respuesta
      • el 29/06/2011 a las 1:40
        Permalink

        Un santo no, jajaja, digamos que no le queda más remedio, porque el niño pide playa y una vez allí no se quiere ir ni a tiros, y el niño es de lso dos, así que responsabilidad compartida jajaja. Además ahora mismo para mí es imposible ir sola con Iván a la playa, así que el papá además de venir tiene la sacrificada tarea de ir todo el día detrás de Iván. Mi marido es el que se acaba achicharrando como un camarón el pobre…

        Respuesta
        • el 29/06/2011 a las 9:05
          Permalink

          Pues eso, que un santo. Porque yo, no sé cómo lo haría, pero te aseguro que no me tenías ahí todo el día jajajajajaja

          Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 19:29
    Permalink

    Pues se ve que a tu hijo le va a gustar, por mucho que le pese a la madre, jajaja. Creo que tiene la misma actitud que todos los niños que conozco en sus primeros contactos con la playa, cuando llegue el momento de volver seguro que no le importa rebozarse como una croqueta.

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 0:00
      Permalink

      Noooooooooooooooo! jajajajaj

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 19:36
    Permalink

    Y qué hacemos con estas de secano??? ummmmmmm. Seguro que cuando llegue el día de marcharos será cuando lo disfrute de verdad.
    A mí es que me encanta y lo disfruto un montón, ya lo sabes, pero aún así no sé que tiene que me deja para el arrastre.
    Lo importante es que estás cambiando de aires y seguro que te viene bien.
    Besos

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 0:00
      Permalink

      Tu lo has dicho, es un cambio de aires, ¡y es estupendo!. Besos.

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 20:01
    Permalink

    Pienso que debéis daros segundas oportunidades! jejeje, a mediada que pasen los días, la playa irá mejor. Mis peques tampoco querían el agua, lloraban y no habia manera, solucioné el problema comprando dos inflables con forma de coche con su volante y claxon y todo! Los hay para niños pequeños, siempre bajo maxi vigilancia, por supuesto, a mi me funcionó. No desesperes y no des el tema playa por perdido, no va contigo!!!! Un saludo y a pasarlo bien.

    Respuesta
    • el 28/06/2011 a las 23:59
      Permalink

      Buff, qué pereza comprar un inflable. Es que si nosotros fuéramos de ir mucho de vacaciones, todavía, pero luego a ver dónde meto eso yo en mi casa que lo mismo ni lo vuelvo a usar! jajaja. A ver mañana qué tal. Lo mismo para cuando le guste nos tenemos que ir, que ya nos quedan sólo cuatro días de playa, el tiempo pasa rápido!

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 21:03
    Permalink

    ¡¡Godzilla!!!
    mi niña es igual, le haces un flan, lo aplasta, y ¡máh, máh! te pide. Y así se puede estar toda la tarde.
    Ya verás que en un par de días más a tu peque no le sacas de la arena…
    Yo he encontrado una crema factor 50 en espray para niños, que se unta fenomenal, no es en plan cemento como las demás. Creo que es de Isdin, una pasta, pero por lo menos ya hasta ella pide que se la eches. Y lo del gorro nosotros lo solucionamos echándole agüita por la cabeza.
    Para que veas a mi peque en la playa:
    http://etologiafamiliar.blogspot.com/2011/06/playas-de-llanes-nina-perros-amigos.html

    Respuesta
    • el 28/06/2011 a las 23:58
      Permalink

      Como le he dicho a Mis chicos y yo, como ya he comprado las cremas y tengo mucha, pues ya nada, tenía que haberlo preguntado antes. Lo del gorro estoy de acuerdo, nosotros le echamos agua, pero al echarle agua se le ve mucho el cuero cabelludo así que no sé qué es peor, por lo menos el pelo seco parece que le protege más!.

      Llanes es precioso, por cierto!.

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 22:41
    Permalink

    Leo tu entrada y me veo totalmente refleja, odio la playa, la arena, la pegajosez de la sal en la piel… que le voy a hacer mis veranos han sido en un pueblo de Castilla La Mancha toda la vida, soy de secano…
    Aunque te de asco la arena las vacas están siendo buenas no?
    Disfrutar mucho, besitos desde el calor infernal de Madrid

    Respuesta
    • el 28/06/2011 a las 23:56
      Permalink

      Siiii! Alguien como yo!!! Jo, es que no entiendo qué le ve la gente a la playa! Pero, vamos, que debo ser muy rara en general porque también llevo fatal el verano y me lo paso enterito deseando que venga el frío de nuevo jajaja.

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 22:43
    Permalink

    A mi hijo la arena siempre le ha dado bastante asco, pero llevamos unos meses que sí que juega con ella, cuando fuimos a la playa se entretenía un montón jugando con ella, y lo que más le gustaba era que le dejaba un cubo lleno de agua y allí él echaba la arena y guarreaba con el agua, se iba limpiando y le gustaba bastante, eso sí el mío de acercarse a la orilla no quería saber nada de nada, nosotros en la playa aguantábamos una hora o hora y media hasta que empezaba a pegar el sol y luego nos íbamos a la piscina.
    Por cierto la crema solar de nivea en spray para niños que es de color azul y la hay en factor 50+ no es nada pegajosa y se echa muy bien, el mío se lo pasa pipa restregándosela e intenta echársela el mismo, con otras que son como una pasta blanca le pasa como el tuyo.

    Respuesta
    • el 28/06/2011 a las 23:55
      Permalink

      Pues ya he comprado las cremas… de hecho, creo que me he pasado comprando crema y me va a sobrar un montón, que nosotros luego no somos de piscina ni nada. Ya hablaré de las cremas que hemos usado, que creo que merece la pena que haga una “review”, madre mía que persistentes son, pero si no nos las podemos sacar ni en la ducha con jabón!. Sobre lo demás, yo creo que los niños cambian mucho. Ayer había un niño de la edad del tuyo y vaya diferencia, no me extrañaría nada que a mi hijo el año que viene le gustaran más algunas cosas.

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 23:17
    Permalink

    Yo soy del mediterráneo y tampoco me gusta la playa, sólo voy a pasear por el paseo marítimo y a tomar algo, la arena no puedo ni tocarla, me molesta a la mínima, y bañarme en el agua me produce alucinaciones: veo medusas asesinas en cualquier parte y monto unos numeritos que me dejan en mal lugar. Por eso, prefiero la piscina. Te comprendo. Viva el secano.

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:11
      Permalink

      Jajajajaja ¡cómo te comprendo!.

      Respuesta
  • el 28/06/2011 a las 23:45
    Permalink

    A mi la playa tampoco me entusiasma pero desde que ha nacido el peque me paso muchas horas allí en verano. Qué le vamos a hacer.

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:10
      Permalink

      Lo que no se haga por los niños!!!

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 6:37
    Permalink

    Que bien que han salido de la rutina, que estan pasando unas lindas vacaciones, ojala que las disfruten mucho, no importa que esten poco tiempo en el agua, lo importante es que pasen tiempo juntos que se diviertan intenta mas en la alberca que en el mar, es menos molesta por la arena jajaja yo ire a la playa pasado mañana, en un trayecto en camion de 12 horas!!! con mi gordis de 2.4 años, ya contare como me fue, es la primera visita a el mar, estamos muy emosionadas. besitos.

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 9:06
      Permalink

      Que vaya bien ese viaje tan largo! Ya me contarás, es emocionante, desde luego. Un beso.

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 8:07
    Permalink

    Bueno las reacciones que cuentas no son raras en un niño, ¡en absoluto!. Como sabes mi hijo lleva desde bien bebé en la playa, y la primera toma de contacto real fue extraña para él. A él no le da asco la arena, eso sí. Pero con el agua, uf! le daba miedito, el tema de las olas, no quería meterse mucho. Y hacíamos lo que vosotros, cogerle en brazos y saltar las olas, eso le sigue apasionando. A medida que crecen se van volviendo más seguros. A día de hoy te aseguro que a mi hijo no le da miedo ná! pero claro, eso lo da la edad.

    Tiempo de playa: vais a la hora perfecta y regresáis a la hora perfecta. Es que yo hacía igual!! a un nene tan pequeño tenerle más tiempo puede ser exagerado.

    Crema fctor 50: jejejeje, he de confesar que esa se la doy al niño, pero yo no me hecho tanto factor. Pero algunas marcas son como un engrudo, otras, más ligeras y tb buenas. Es cuestión de ir probando. Te aconsejo el spray aunque tengas que reponer más frecuentemente. Al niño no, al niño engrudo 🙂

    Destroyer: totalmente normal. Mi hijo aún esta Semana Santa pisoteaba las artísticas construcciones de su padre.

    Y bueno las próximas vacaciones podéis probar un poco de montañita, si hay piscina al nene le volverá loco seguro.

    A mi la playa ya sabes que me priva, la necesito. Yo soy de bajar mañana y tarde.

    Asi que con tus gafitas de sol, sal de debajo de la sombrilla y obsequiate un delicioso paseito tu sola por la orilla, deja que la brisita te de en la carita, que el agua moje tus pies. NO me digas que eso no es delicioso.

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 9:05
      Permalink

      Quizá los últimos dos días me de un factor de protección más bajo pero en principio creo que debemos echarnos todos un factor 50 y que mi marido es quien más debe protegerse, ya sabes. En fin, hoy estoy cero animada para bajar, me da una pereza horrible!. Montaña no estaría mal pero realmente no creo que fuera a ser tan entretenida para un niño tan pequeño!.

      Respuesta
      • el 29/06/2011 a las 11:06
        Permalink

        La playa y la montaña no son incompatibles, sólo tienes que venirte al norte 😉

        Para otra vez piénsatelo, no te puedes asegurar de que haya buen tiempo pero puedes hacer más cosas, no sé si conoces Cabárceno está en Cantabria y a los niños les encanta porque hay muchísimos animales, de verdad es una pasada. Me iba a enrollar diciéndote sitios… pero casi que lo dejo para otro momento o para un post, mira tú que idea… gracias jaja 😉

        Anímate a bajar hoy que luego cuando vuelvas a casa lo echarás de menos…

        Respuesta
        • el 30/06/2011 a las 22:10
          Permalink

          Llevas razón. La verdad es que pensé en el norte pero quería asegurarme un destino donde pudiéramos disfrutar de la playa. Porque pienso que la playa es lo que más podía disfrutar, al menos con esta edad. Pero si yo pudiera elegir, desde luego que me quedo con el norte, a mi la playa… como que no.

          Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 8:15
    Permalink

    Qué diferentes son los niños. La mía se rebozaría en la arena, se metería en el mar y después a jugar haciendo castillos en la orilla

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 9:03
      Permalink

      Son súper diferentes desde bien pequeñitos!. A mi me hacen mucha gracia los niños que van rebozados en arena, eso sí, bien lejos, que no me toquen así pringosillos ! jajajaja

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 8:29
    Permalink

    A mi tampoco me gusta la playa porque me parece soberanamente aburrida. A mi hijo, sin embargo le encanta y esta deseando ir. Pero con la niña me da una pereza tremenda, no se yo si nos animaremos…

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 9:03
      Permalink

      La gente es muy animosa en la playa, nosotros nada. Vamos, que con un bebé de la edad de la tuya nosotros no iríamos, eso seguro. Si te animas ya nos contarás!!!!! Un beso.

      Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 11:08
      Permalink

      Que conste que el ´sabado estuve en “tu playa” y te medio busqué, jeje. Anda que si la tuviera yo tan cerca…

      Respuesta
      • el 30/06/2011 a las 22:09
        Permalink

        Ya ves… yo si viviera cerca de la playa no sé si iría mucho, creo que no. De todas formas, para mi vivir en una zona costera sería un horror!!!!

        Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 9:44
    Permalink

    Yo soy como tú: la playa no me gusta demasiado. Odio que me tiren tierra cuando estoy tomando el sol, que la arena se me meta hasta en el ombligo y que el pelo se me quede hecho un estropajo. Pero el año pasado, cuando fuimos con el niño por primera vez curiosamente todas esas manías desaparecieron y disfrutamos de lo lindo los 3. Al principio el nene estaba algo reticente pero sólo fueron los dos primeros días, luego hasta se quería meter sólo en el agua y se partía de risa con los revolcones que le daban las olas.
    Quizá insconscientemente le estás transmitiendo a tu hijo el asco que te da la arena, la crema, el mar.. De todos modos no todos los niños tienen porqué ser playeros pero sí te daría un buen consejo que me dio la pediatra el año pasado: intenta que tu peque esté el mayor tiempo posible en la playa, bajo el sol y bañándose: se cargará de yodo y defensas para empezar el otoño con buen pie.

    Besitos guapa!

    Respuesta
    • el 29/06/2011 a las 9:52
      Permalink

      Ya te digo que yo pensaba que se me iba a pasar el asco por el niño, pero más bien ha sido al contrario, creo que me da más asco que nunca. He intentado no transmitirle para nada esa sensación y creo que mi marido igual. El primer día que le llevamos a que pisara la arena, lo hicimos con ilusión y risas, para que lo viera algo positivo,así que no sé. De todas formas, a mi hijo no le gusta nada ensuciarse, sobre todo las manos, eso no es de ahora, es desde siempre, no sé si esas cosas se heredan o se aprenden, quizá mitad y mitad. En cuanto a lo de pasar el mayor tiempo posible en la playa, buff, realmente creo que mi hijo donde mejor está es en la sombrita, que con esa piel que tiene, miedito me da.

      Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:08
      Permalink

      Hola María, muchas gracias por dejar tu comentario. Qué bien que ahora disfrutes de tu nieto, no todos los abuelos lo hacen!. Muy buen horario el vuestro, desde luego. Un beso grande, espero verte por aquí otras veces. Un beso.

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 14:49
    Permalink

    jejeje, tanto David como papi y yo somos de rebozarnos en la arena sin reparo alguno…nos encanta!!!

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:07
      Permalink

      Ayyyyy qué asquiiiiittoooooo

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 14:56
    Permalink

    Je, je, je… Lo “mejor” es el momento, llenita como vas de sal y arena por todos sitios, recoger todos los chismes y de regreso al hotel, bien cargadita… Yo es que sí soy muy de mar, nunca me han gustado el exceso de gente y los agobios de julio y agosto, pero junio y septiembre, he adorado sentarme en la orilla y relajarme contemplando el mar o sumergirme y bucear. Al peque, como sabes, lo llevamos por primera vez hace poco, y si disfrutó mucho jugando con la arena. Al principio le daba cosa tocarla, pero luego le gustaba coger puñados y echársela en la pierna a su tita. Lo contaba aquí:
    http://www.unamiradaalotrolado.com/Una_mirada_al_otro_lado/Pagina_principal/Entradas/2011/6/14_Me_gusta_la_paya.html
    Nosotros nos vamos el próximo finde y estoy deseando darle su primer baño, ya te contaré.
    En cuanto al tiempo, dos horitas de 10 a12, yo lo veo perfecto. No hay que abusar del sol.
    Y nada, relajate e intenta disfrutar del mar, aunque sólo sea de su brisita fresca…?

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:07
      Permalink

      Mira, aunque la playa no me guste, estar aquí es un lujo. Como tu dices, la brisa fresca, mirar el mar, estar en pelotillas… ¡me siento libre!.

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 15:27
    Permalink

    Bueno, pues no parece que vaya mal la cosa.
    Es que le tema playa, tiene su miga. O la adoras o la odias jajajaja y yo creo que tu hijo va a terminar esta relación de forma exitosa.

    Lo importante es que lo estéis disfrutando.
    Me alegro por vosotros porque os hacían mucha falta estas vacaciones.

    Un beso fuerte

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:07
      Permalink

      Yo también creo que no debe haber término medio porque no te imaginas lo poquito que nos gusta a nosotros!!!!. Otro beso para ti.

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 17:03
    Permalink

    Todos hacen así al principio, aún mi pequeña lo hizo el primer día de este año de playa según llegamos, ya no recordaba lo fina que era la arena y se quejó al momento, pero luego se le pasó y seguro que tu niño se le pasará.
    A pasar buenas vacaciones!

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:06
      Permalink

      Sí, yo creo que sí, porque el último día ya le vi más suelto, la pena es que nos queda ya poco aquí!!.

      Respuesta
  • el 29/06/2011 a las 18:49
    Permalink

    Cuando el mío se acercaba a los 2 años, hace dos veranos no disfrutó nada de la playa, y menos del agua. En cambio, el verano pasado con casi tres años fue un descubrimiento. Quizá al tuyo le falte edad para disfrutar… no sé.
    Nosotros tampoco somos mucho de la playa y encima vamos a la costa de Tarragona con una arena tan fina que cuesta quitártela de encima incluso cuando te duchas, un asco en ese sentido, en cambio una maravilla para disfrutar de los castillos, afición que he redescubierto y yo soy la primera en asegurarme de llevar las palas, los rastrillos y todo lo que se tercie para jugar usando a mi hijo de escusa… je,je.

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:05
      Permalink

      Yo creo que mi hijo es todavía un poco pequeño. Pero, bueno, a su manera también disfruta, cada edad tiene una cosa, supongo. Qué bien que hayas redescubierto una afición, yo no he logrado adquirirla jaja

      Respuesta
  • el 30/06/2011 a las 16:51
    Permalink

    Que bello blog! y que suerte, aunque no les vaya del todo bien, que están en la playa! acá en Argentina se vino un inviernazo!
    Por suerte también hay montañas, rios, lagos, no? a mi tampoco me va bien la onda arena.
    Que disfruten igual las vacaciones! un gusto pasar por aca
    Natalia
    http://nidos-enred.blogspot.com/

    Respuesta
  • el 30/06/2011 a las 16:54
    Permalink

    HOla!
    que bello el blog! y que suerte están de vacaciones! acá en Argentina se vino un inviernazo… aunque lo mejor de todo es que existe la montaña, el río, los lagos… a mi tampoco me va la playa!
    igual disfruten del calor!
    saludos
    Natalia
    http://nidos-enred.blogspot.com/

    Respuesta
  • el 30/06/2011 a las 18:12
    Permalink

    Como te entiendo. Son novedades para ellos y por eso les cuesta, veras como poco a poco le saca el jugo a la playa, quitando que le de un poco de asquito sabra disfrutar de ella.

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:04
      Permalink

      El último día parece que le gustó más. La verdad es que está cambiando mucho y aquí se le está notando la diferencia, ya os contaré.

      Respuesta
  • el 30/06/2011 a las 22:47
    Permalink

    Pero mujer, ¡disfruta! deja de quejarte que luego volverás al horno madrileño. Venga a la playa y cuando se quiera limpiar enséñale tú a rebozarse en la arena. Somos esclavos de lo que vemos. Un beso

    Respuesta
    • el 30/06/2011 a las 22:56
      Permalink

      Si yo ya sabía que la playa no era para nosotros, no te creas que es novedad!. Pero hemos elegido el destino sabiendo lo que hacíamos, te lo aseguro, muchos años sin vacaciones y un esfuezo importante este año. No creo que seamos esclavos de lo que vemos, al menos no siempre, unas cosas son aprendidas de nuestro entorno, otras nos nacen de dentro no sabemos por qué. Un beso.

      Respuesta
  • el 01/07/2011 a las 5:20
    Permalink

    Y yo que soy más de ir de noche a la playa… Con la arena fría, todo vacío para poder escoger el sitio que quieras, sin el calor bochornoso, sin sudor… De día también me gusta, pero si hay algas ya puedo morirme porque no meto ni un dedo en el agua XD

    Y en cierta manera, te comprendo. Me gusta pisar la arena y acostarme sobre ella, toalla mediante XD pero rebozarme cual croqueta, acabar con arena en todos sitios… me pone histérica. Pero los niños suelen desentenderse de esas cosas enseguida. Hay excepciones como en todo, pero yo siempre les veo disfrutando de lo lindo ahí encroquetándose y haciendo monerías en la playa.

    Respuesta
    • el 02/07/2011 a las 16:57
      Permalink

      La arena fresquita por la noche es un gusto! Pero para el niño pienso que es mejor por la mañana prontito, que así se puede bañar… ¡Las algas, puaaaggg!.

      Respuesta
  • el 01/07/2011 a las 11:11
    Permalink

    A mí tampoco me gusta mucho la playa. Será porque viví 4 años en una ciudad costera? Hoy día me atrae ver el mar, pero meterme y enchastrarme de arena no me gusta nada, lo puedo llegar a hacer una vez para decir “he estado en la playa”, pero nada más. Mi marido es otro que le escapa al mar, nosotros somos más de pueblos y nos gusta el turismo cultural. A ver cómo nos sale el peque, este año por ahí nos vamos a fines de agosto a galicia y nos pegamos un chapuzón, pero un día solito, que nos apetece ir a algún pueblito. Besos y que disfruten lo que les queda de vacaciones.

    Respuesta
    • el 02/07/2011 a las 17:02
      Permalink

      Ya, a nosotros también nos gusta muchísimo más el turismo cultural y de interior… pero creo que este destino era el mejor para el niño. Espero que a vostros os vaya genial, ya me contarás.

      Respuesta
  • el 02/07/2011 a las 10:17
    Permalink

    Eva, que no había leído tu respuesta. Cuando digo esclavos de lo que vemos es que los niños imitan a los padres en todo. De manera que sin uno hace como que no le molesta la arena, es probable que el niño termine aceptándolo como algo normal. Pero claro si es superior a tus fuerzas…yo te entiendo en cierto modo porque a mí la playa, si no tiene duchas, me horroriza ya que la sal del agua hace que me sienta incómoda el resto del día. Pero vamos que leyendo tu último post ya me quedo más tranquila. Ya veo que has disfrutado en el oceanografic de Valencia. Yo quiero ir en breve un fin de semana a Valencia sólo para que Carmen lo vea que con lo cotilla que es seguro que lo disfruta. Un beso y disfruta de lo que te queda.

    Respuesta
    • el 02/07/2011 a las 16:59
      Permalink

      Sí, si te había entendido, pero realmente no creo que seamos esclavos de las manías y costumbres de nuestros padres. Al menos yo es que a lo míos me parezco en bien pocas cosas y de hecho tengo unas manías muy distintas a las suyas y viceversa. De todas formas, sí que es verdad que un bebé se puede ver influido por los gustos de sus padres si estos son muy evidentes y por eso nosotros nos esforzamos en no hacer ningún tipo de gesto ante cosas que no nos gustan, ya sea de comida o por ejemplo con la arena de la playa, creo que es importante que el sea “libre” de decidir lo que le gusta o no… De todas formas, te diré que en estos últimos días ha ido mucho mejor con la arena, le sigue dando asquito en las manos pero ha mejorado un montón.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com