Nunca pensé que mi experiencia pudiera ser útil y que acabaría contándola en mi propio blog, ¡Qué ilusión!.  Como algunas personas me habeis dicho que puede ser interesante, voy a contaros mi experiencia con la maleta para ir a la clínica a dar a luz.
No os puedo hablar de lo necesario en un hospital público, porque no ha sido mi caso, pero sí tengo claro que si dais a luz en uno de ellos, necesitareis la mitad de las cosas de mi lista porque os las darán allí.
De todas formas, en las clínicas privadas hay muchas diferencias y muchas veces van cambiando su política, por lo que es posible que deis a luz varias veces en el mismo sitio y cada vez haya diferencias en cuanto a las cosas que tienes que llevar y a las que no.
¿DÓNDE METER TODAS LAS COSAS?. Yo me llevé una maleta tipo trolley, de tamaño pequeño-mediano. En el lado izquierdo metí todas las cosas para mi bebé y en el lado derecho metí todas mis cosas. A parte me llevé un neceser de estos rígidos con asa, pues no me cabía en la maleta. La maleta la llevé a reventar, para que nos vamos a engañar, y como estuve cinco días, no sólo no me quedé corta, sino que  en algunas cosas iba escasa.
¿QUÉ LLEVAR PARA EL BEBÉ?. Veo interesante que pregunteis en la clínica qué tipo de ropa os van a pedir para vestir al bebé nada más nacer. En la mía pedían, únicamente, un body y un gorrito. En otros sitios os pedirán, además, un pañal. Por hacer una lista:
  • En una bolsa aparte yo metí lo que tenía que llevar al paritorio para vestir al bebé: un body de manga larga y un gorrito. Lo hice así para no tener que andar buscándolo en la maleta con los nervios y creo que es una muy buena idea. En mi caso, elegí un body y un gorrito muy monos a juego y fue un error porque en la clínica le vistieron sin lavarlo (sólo le limpiaron un poquito con un trapito) y al traerlo a la habitación nos dijeron que en un ratito le cambiáramos y le abrigáramos más, pues estaba la ropa cubierta de manchas de grasa y de sangre. Así que yo os diría que no os esforceis demasiado en ese primer modelito. Al final mi hijo acabó con un body y un gorro desparejados, aunque a mi la verdad no me importó demasiado.

  • Bodys de manga larga. Aunque sea verano, yo creo que un recién nacido debe ir de manga larga. El número de bodys a llevar depende de si vais a estar más o menos tiempo y eso, a veces, es difícil de conocer de antemano. Yo contaría un body por día y alguno más de repuesto. Así que menos de cuatro o cinco bodys yo os diría que no. Y si es cesárea, unos cuantos más.
  • Pijamas. Esto va en cuestión de gustos, pero a mi me encantan los de cuerpo entero, los que se abrochan con clicks de arriba abajo. Y los que son body y peto. Me parecen comodísimos tanto para el bebé como para cambiarle. El número de pijamas igual que de bodys.
  • Por alternar un poco con los pijamas, también son prácticas las polainas (pantaloncitos con pie incorporado), que las podeis usar con un body de manga larga.
  • Estoy totalmente en contra de ponerle a un recién nacido en la clínica “ropa”, es decir, vestirlos de personitas como si fueran a salir a la calle. Y ya no hablemos de los conjuntitos de lanita. Los veo muy poco prácticos y no los veo para un bebé tan chiquitillo, que se ha pasado nueve meses desnudo y de pronto queremos ponerle vestido como si fuera un niño mayor. Soy consciente de que a muchos padres les encanta, así que bueno, lo que veais, pero yo no os lo recomiendo. De hecho, yo no empecé a vestir a mi hijo con “ropa” hasta que no tuvo cuatro o cinco semanas de vida, ni siquiera cuando le sacaba a la calle (le ponía el abrigo encima del pijama). Esto ya va en gustos, pero un recién nacido no está para que le estemos cambiando de ropa veinte veces diarias.
  • No está de más echar un arrullo, que sirve para todo. A mi los de toalla no me gustan nada, el mio lo compré en Mothercare y era como de piel de meloctón por un lado y algodón por otro. Lo veis en la foto.

  • Pañales. En las clínicas privadas no suelen dar pañales, por lo que hay que llevarlos. Los mejores son los Dodot talla 1 porque las demás tallas son enormes para un bebé recién nacido. Depende de cuánto tiempo vayais a estar ingresadas, pero yo gasté un paquete de esos de 26 pañales y empecé otro, claro que nosotros estuvimos cinco días.
  • Toallitas. Las de Deliplus están muy bien. Pero ya os digo que el meconio no sale con las toallitas, así que las usareis más bien para otros fines: limpiar el pelito, las manos, la carita…
  • Esponja. La mejor forma de quitar el meconio es con una esponja empapada en agua calentita.
  • En algunas clínicas hay que llevar también alguna toalla, en mi caso no era necesario pero yo la llevé.
  • Manoplas. A mi no me gustan y por tanto no las llevé. Se puso la cara hecha un cristo, sí, pero en cuanto me pude levartar de la cama le corté las uñas y listo. Así que os podeis llevar unas tijeras.
  • Un gorrito, que los recién nacidos pierden calor por la cabeza, principalmente, por lo menos para el primer día.
  • Crema hidratante, crema para el culito, cepillo para el pelo…No suele ser necesario, pero nunca está de más. Total, con la pedazo de maleta que vais a llevar, una cosa más no va a hacer mucho bulto.

  • Chupete. En principio, yo intentaría no darle el chupete al bebé hasta que no esté instaurada la lactancia materna. Ahora, yo me lo llevé a la clínica por si acaso me hacía falta. Una de las noches, que no paró de llorar en seis horas, se lo intenté poner, con escaso éxito, pero ese es otro tema, o sea, que hice bien en llevarlo. Por echar un par de ellos no pasa nada. Los chupetes esterilizados, claro, y en una cajita portachupetes también esterilizada.

  • Para sacarlo de la clínica lo podeis sacar con el mismo pijamita, un gorrito y el arrullo o si quereis con algo de ropita cómoda, eso como os parezca.

¿QUÉ LLEVAR PARA LA MADRE?. Pues aquí depende también del número de días que vayais a estar en la clínica, pero bueno, en mi caso:

  • Camisones. Yo llevé dos camisones de manga corta (mejor de manga corta para las vías, la tensión, el termómetro y demás), por debajo de la rodilla, y abotonados hasta la cintura. Los compré en El Corte Inglés en rebajas y aún así me costaron veintitantos euros largos, algo caros, pero lo bueno es que casi no necesitaban plancha. Dos camisones, si es cesárea, es muy poco. Mi madre se los tuvo que llevar, lavarlos por la noche y volvérmelos a traer. Pensé que no los iba a manchar mucho, pero sí que se manchan, sobre todo al dar de mamar. Y en la clínica hacía mucho calor, así que sudé un montón. En esto me quedé corta aunque reconozco que no quise gastar más en unas prendas que yo no pensaba volver a usar.

  • Bragas desechables. Las compré en Mothercare, compré la talla pequeña y me quedaban súper justas, y eso que yo suelo llevar una talla 36 de pantalón. Dan poca talla en esta tienda. Os las recomiendo 100% porque como lleveis bragas normales probablemente no van a poder sujetar todo el refajo de gasas y compresas que te ponen ahí abajo los primeros días. Además de que las destrozareis para siempre. Vale que son feísimas, pero son muy prácticas, que es de lo que se trata.
  • Compresas. En algunas clínicas, como la mía, las dan, pero por si acaso, yo llevaría. Compresas de farmacia, que son de algodón, las de la regla no valen porque tienen plástico (y no transpiran) además de que no pueden contener tanta sangre.
  • Zapatillas y bata. Mejor si están nuevas que la gente es súper cotilla.
  • Una faja. Yo no hubiera sido capaz de andar tras la cesárea si no la hubiera llevado, no sabeis qué sensación física de que se me caían las tripas y me partía en dos tenía después de que me quitaran el súper apósito que te ponen en el quirófano…Me parece absolutamente imprescindible. La mía la compré en Prenatal y debe ser lo único que me gusta de esta tienda. Es una faja con velcro que coge desde debajo del pecho hasta la cadera; la estuve llevando incluso para dormir el primer mes y medio (luego ya sólo a ratos) y ha sobrevivido bastante entera.
  • Sujetador de lactancia. Por lo menos uno. Yo acabé no usando el sujetador porque me dolía muchísimo el pecho con la subida de la leche y me molestaba, estaba mejor sin él, así que no me lo puse (¡sí, hay momentos en la vida en los que hay cosas más importantes que el que una visita pueda darse cuenta de que no llevas sujetador!).
  • Discos absorbentes para el pecho. Yo me compré unos de Suavinex y se me caían constantemente, no pegaban bien. Tengo la caja entera sin usar porque no me gustaron nada. Me parecían un rollo. Acabé usando papel higiénico o dejando directamente que se me calara toda la ropa, total, para donde estaba…A vuestra elección queda, por comprar un paquete no pasa nada.
  • Calcetines. Sí, puede ser horrorosa la visión del conjunto camisón-calcetines, pero tener los pies helados es casi peor, así que por si acaso, yo echaría un par.
  • Ropa. Yo me puse para salir de la clínica la misma ropa que llevé para ingresar. Los zapatos que no opriman, porque a la mayoría de las recién paridas se nos ponen las piernas como butifarras (tranquilidad, luego la hinchazón baja).

  • Cosas de aseo. Pocas. Yo me llevé hasta maquillaje, ¡ilusa de mi!. Como si una estuviera para arreglarse mucho. Además, en mi clínica daban jabón y hasta cepillo de dientes. Secador, plancha del pelo, todas esas cosas, como veais. Veo práctico llevarse unas toallitas desmaquilladoras, que pueden servir para lavaros la cara y el cuello si no os podeis mover de la cama. Algo de colonia, que puede ser colonia de bebé y haceis un dos por uno.

  • Fundamental: cámara de fotos. Incluso cámara de video, aunque no creo que la useis. Y cargadores para ambas cosas, además de móvil y cargador de móvil.
  • Veo absurdo llevarse libros, revistas, etc. Con los nervios yo hubiera sido incapaz de leer en los minutos antes de la cesárea y tampoco creo que una mujer que está dilatando pueda ponerse a leer. ¡Y para después, qué mayor entretenimiento que mirar al niño!. Si no podeis pasar sin llevaros un libro, pues oye, ¡así conoce mundo!.
  • No está de más llevar algo para el marido/acompañante, por ejemplo, unas zapatillas de estar por casa, un pijama…Depende de cada uno, pero si se va a quedar dormir, mejor que esté cómodo, que son muchas horas. El mio venía directamente en chandal. 

He intentado que la lista fuera lo más completa posible, pero seguro que me habré dejado alguna cosilla…Mi recomendación (al menos es lo que yo hice) es preparar la maleta a partir de la semana 32, dejarla en algún sitio donde podamos tenerla siempre abierta e ir metiendo cosas según nos vayamos acordando. No recomiendo dejar la maleta para el último momento porque nunca se sabe cuándo se puede poner una de parto y porque las últimas semanas con el cansancio, los nervios y las últimas pruebas yo creo que es mejor tenerlo todo ya listo.

¡Ya me direis si os ha sido de utilidad!.