La extraordinaria capacidad de superación de los niños

Niña jugando en la calle

Si me pidieran que seleccionara una de las cosas que más me fascinan de la infancia, sin duda alguna sería la extraordinaria capacidad de superación de los niños.

A veces echo la vista atrás y recuerdo todos aquellos años en los que estuve enferma, con constantes ingresos, faltando mucho al colegio, recibiendo las burlas de los compañeros, la incomprensión de muchísima gente. Y me maravilla recordar todo aquello desde el prisma de mi niñez. Recordar los hechos a veces con imágenes y olores, con sensaciones térmicas… ¡con todo lujo de detalles! Pero al mismo tiempo recordarlo de una forma neutra, indulgente, positiva. Ha sido después, de adulta, cuando he podido valorar todo aquello que me pasó y hacer el duelo por una infancia perdida que no hice en aquel momento.

Es algo que también aprecio en mis hijos.

Bebé hace poco ha dado muestra de ello superando la encopresis que durante unos meses le impidió hacer vida normal. Parece mentira cómo logró reponerse a tanto miedo con su propia fuerza interior.

Y Mayor, ¡qué decir que Mayor!. Por respeto a su intimidad sabéis que hace mucho que no me explayo en detalles pero toda su vida es una gran muestra de superación personal, de sobreponerse a sus propios límites y dificultades.

[pullquote]Para un niño todo es posible. No hay dificultad que no pueda superarse.[/pullquote]

Aunque sea un detalle banal, me viene siempre a la cabeza cuando le llevo a la peluquería y se sienta en la silla como un señor, con sus manos sobre sus rodillas, y se deja hacer con una sonrisa en la cara y dándole conversación a quien le esté cortando el pelo. Nadie que le viera podría pensar que es el mismo que niño que durante sus primeros 3 años de vida sufría el corte de pelo como una amputación de una parte de su cuerpo y se defendía con todos los medios a su alcance. Pocos niños habrán sufrido tanto como él con un acto tan sencillo. Y, sin embargo, ahí le tengo ahora, recordándome cuando el pelo empieza a molestarle los ojos que le lleve a la peluquería, como ha hecho esta misma noche.

Me fascinan los niños, ¡me encantaría que se me pegara un poquito de ellos!. Vivir en el presente. Creer en nosotros mismos. Olvidar lo pasado. Creer que todo es posible.

Foto | Stefano Montagner en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

8 comentarios sobre “La extraordinaria capacidad de superación de los niños

  • el 27/02/2015 a las 13:31
    Permalink

    Que bonito! Seguro que tus hijos serán unos hombres excelentes!

    Respuesta
    • el 28/02/2015 a las 21:53
      Permalink

      Eso espero, gracias Bea.

      Respuesta
  • el 28/02/2015 a las 6:33
    Permalink

    Los niños tienen muchísimo aguante, es increíble. Nunca pensé que podría mirar a un niño pequeño y desear alguna de sus habilidades! Superan lo que se les ponga delante, con un poco de apoyo de los padres.
    PD. La semana pasada le corté el pelo al pequeño y sus alaridos se debieron oír en Barcelona 😉

    Respuesta
    • el 28/02/2015 a las 21:53
      Permalink

      Si solo fueran alaridos… A Mayor había que sujetarle entre dos adultos y ni aún así, pobrecito…

      Respuesta
    • el 02/03/2015 a las 10:11
      Permalink

      Gracias Mandarinalia 🙂

      Respuesta
  • el 04/03/2015 a las 16:32
    Permalink

    Un post precioso! Tenemos tantísimo que aprender de los niños… yo a veces miro a mi hijo y veo tanto cariño, tanto amor, nada de malicia… si todos fuesemos así otro gallo nos cantaría, si es que son todo cariño e inocencia.
    Me ha hecho gracia lo del corte de pelo, ojalá yo vea así sentadito tranquilo a Redondo en un futuro próximo poruqe hasta ahora tenemos que sujetarlo entre el papá y yo para que le corten el pelo… aquello parece la matanza de texas. De hecho, ya estoy temblando porque ya no vamos a poder postponer más el próximo corte…

    Respuesta
    • el 04/03/2015 a las 16:51
      Permalink

      Pues ya verás como sí, ¡seguro! Son maravillosos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com