A través del blog Me gusta ser mamá me enteré ayer de quiénes son las “salus“, una profesión que nunca había oído ni siquiera mencionar (para quien tampoco haya oído hablar de ellas, son tituladas en enfermería que ayudan a las madres por la noche a bañar al bebé y a “enseñarlo” a dormir). Casualidades de la vida, por la tarde me encontré en el especial niños de la revista Telva un artículo en el que también se hablaba de ellas, ¿se estarán poniendo de moda?.
El artículo se titula “Las 8 neuras postparto”. Desde luego yo, con ese título, no podía imaginar que se trataba de 8 respuestas dadas por una mujer que lleva 10 años trabajando como salus, a preguntas supuestamente frecuentes en las madres primerizas. Más bien pensaba que se trataría del típico artículo insustancial escrito por una periodista que no tiene mucha idea para una revista que no trata el tema de la maternidad como tema central, por lo que pensaba pasar muy por encima de él.
Pero, claro, empiezo a leer la cabecera y ya me mosqueo:

Mal empezamos si la revista comienza diciendo que una mujer nada más parir no sabe ser madre. Probablemente sea una cuestión de enfoque, es decir, pienso que lo que realmente quiere decir es que todas las mujeres tenemos dudas, no que ninguna mujer esté preparada para ser madre sin que venga una salus a enseñarnos. Pero ya me puso la mosca detrás de la oreja, así que me tuve que leer el artículo.
Como digo, es más bien una entrevista a una tal Mari Trini, que en teoría lleva 10 años ejerciendo esta profesión. Está escrito en un tono algo paternalista, como si esta mujer fuera la repanocha cuidando bebés y las primerizas fueran unas zopencas histéricas a las que hay que enseñar a comportarse y quitarles el niño de los brazos porque ellas lo hacen mejor. Nunca me ha gustado que se refieran así una mujer recién parida porque me parece profundamente injusto y tratándose de una supuesta profesional, ya veo de lejos que no contrataría una ni en broma. ¿A alguien le gustaría que la dieran lecciones cual institutriz nada más parir?. Yo creo que no.
Aunque la entrevista y sus contestaciones a las 8 preguntas no están del todo mal, hay una de ellas que me ha hecho llevarme las manos a la cabeza, como poco. Leed, leed.


Así que, según esta mujer, supuesta especialista en bebés, una recién nacida de apenas un mes era ya una auténtica tirana, le ha faltado decir que una cabrona, que ya tenía cogida la medida a sus padres. Vamos, es que leo este párrafo y a cualquiera se le quitan las ganas de tener hijos, con eso de que los bebés son unos manipuladores egoístas y hay que distanciarse de ellos para no convertirse en su esclava. Es más, según la experta, atender al bebé siempre que lo demande es “un clásico de las obsesiones neo-maternales”, hablando en planta, una neurosis. Total casi nada. 
Esta debe ser prima hermana de Estivill, ¿no?. Y serán todas así o ¿sólo esta tipa?. 
Lo que realmente me preocupa es la cantidad de mujeres que leerán esto y se lo tomarán como si fuera la Biblia. La cantidad de madres, suegras, amigas y maridos que con la revista en la mano le dirán a la recién parida: ¿lo ves? ¡lo pone en la revista! suelta al niño ahora mismo, es un tirano, te está tomando el pelo, déjalo llorar que así ensancha los pulmones y aprende que tiene que acostumbrarse a estar solo sin reclamarte.
Señores de Telva, muy mal, muy muy mal. Me tenéis muy cabreada.