Uno de los regalos con más éxito que recibió el peque en su segundo cumpleaños, a principios del mes de octubre, fue esta granja de Playmobil.

En esta familia somos grandes fans de estos juguetes pero pensábamos que era un poco pronto para ofrecérselos al niño por el reducido tamaño de algunas piezas, muchas de ellas desmontables. Sin embargo, descubrimos hace poco que Playmobil ha sacado una colección que se llama 1.2.3 y está especialmente pensada para niños pequeñitos, a partir del año y medio. No es que tengan mucha variedad; de hecho, muchos juguetes de esta colección son bastante parecidos y creo que da poco de sí. Pero algo es algo, es un buen comienzo, quizá sigan ampliando la colección.

El regalo fue un verdadero acierto: el nene ha jugado muchísimo con ella desde que se la regalaron, mucho más de lo que ha jugado con ningún otro juguete que haya tenido. Que para otros niños será poca cosa decir esto, pero para que mi hijo le dedique mucho tiempo a un mismo juguete, ya le puede gustar. Es verdad que, como todo, en las últimas semanas ya está jugando menos con ella, ya ha dejado de ser novedad, por lo que en breve la retiraré de la circulación para hacerla aparecer como por arte de magia en algún otro momento (¡algo que funciona siempre estupendamente!).

El juguete viene muy completo, con un montón de piezas, desde animales, vallas, mesa, sillas, camas, tres muñequitos… Para el juego simbólico es estupenda, nosotros la hemos empleado mucho para ir potenciando esta cuestión, que a mi hijo le viene fenomenal.

Ahora que llegan las Navidades, y que al menos a nosotros se nos está haciendo muy complicado encontrar juguetes para los dos años (unos por muy sencillos y otros por demasiado complicados), este juguete me parece una muy buena opción.

La podéis comprar, por ejemplo, en Amazon: Playmobil 1.2.3 – Mi primera granja.