Os presento a Kico Nico. Se lo regaló Papá Noel a mi bebé y ha sido un auténtico éxito. Me encantan todas las cositas de Imaginarium, tengo ya varias y es una tienda que nunca me decepciona. En la cajita ponía que Kico Nico nos enseña que la belleza está en el interior (no tiene las orejitas ni los ojos iguales y la boca está algo torcida) pero a mi me parece precioso.

Kico Nico es suave, blandito, chiquitito, achuchable. Cuando lo aprietas suena y está relleno de papel crujiente. Se puede lavar en la lavadora y hasta secar en la secadora y sigue como nuevo. 
Es el primer juguetito que mi hijo sostuvo entre sus manos y ahora le encanta meterse las orejitas en la boca.
¡Me encanta!.