El sexo antes, durante y después

Por mi experiencia, encuentro complicado que una mujer embarazada o una madre reciente me hable de cómo enfoca la sexualidad desde esta nueva circunstancia vital. Creo que sigue siendo un tema que la gente prefiere reservar, y eso que creo que compartir las dudas e inseguridades que nos pueden surgir en este aspecto puede ser muy beneficioso. Pero parece que nos da vergüenza compartirlo hasta con el ginecólogo.
En esto de la líbido no hay una regla, cada mujer y cada embarazo es distinto, lo que te apetece hoy puede que no te apetezca mañana.
El antes…
En mi caso, quedarme embarazada se convirtió en un “trabajo” 24 horas al día, 7 días a la semana. Deseaba tener un hijo y cuánto más lo deseaba, más tardaba en llegar. A esto podemos sumarle mi regla irregular y ya tenemos el coctel perfecto para obsesionarse. Nos hicimos pruebas de fertilidad y, al parecer, no teníamos ningún problema, así que era cuestión de tiempo. Empecé a aplicar el método sintotérmico para determinar mis días fértiles, algo que me ayudó muchísimo, así que los días en que había posibilidades eran un auténtico maratón. Los primeros meses probé el método un día sí, un día no, porque se supone que este método hace que no se agote la reserva espermática del varón. Sin embargo, el mes que me quedé embarazada lo hicimos 10 días seguidos, para que luego digan.
En esta época, como digo, el sexo se convirtió en una obligación. Porque si estaba ovulando o a punto ovular, había que hacerlo, apeteciera o no. Que, además, con ciclos de 33/35 días, ¡¡¡como para dejar pasar la ocasión!!!. No es que no lo disfrutara, que lo hacía, ¡pero muchos días me daba una gran pereza ponerme al tema!.
Durante…
Ya sabeis que no tuve un buen embarazo. Durante los primeros meses, el ginecólogo nos recomendó no mantener relaciones y me mandó progesterona. Nos había costado tanto que no estábamos dispuestos a echarlo a perder por un rato de gimnasia. Aunque, si hubiera podido, tampoco lo hubiera hecho. Con el cansancio, el sueño tan inmenso que tenía (sumado al que me producía la progesterona), el malestar, las ganas de devolver…no me apetecía en absoluto.
Después, cuando me encontré mejor y me levantaron el veto, siempre sentí un gran reparo. No por esas tonterías que se dicen de darle al niño con el pene en la cabeza. No sé, simplemente no me sentía cómoda. No podía olvidarme de que estaba embarazada así que no disfrutaba, no me podía entregar por completo.
Además, como sabeis, me puse fatal del asma así que tampoco estaba para hacer ningún tipo de esfuerzo y entre eso y lo mal que me encontraba psicológicamente, tampoco me sobraban las ganas.
Durante las últimas semanas, sin embargo, experimenté un gran aumento del deseo sexual. No sé si sabeis que cuando el bebé se encaja para salir, se hincha toda la zona genital, se llena de sangre, por la propia presión que hace sobre la zona. Eso hace que todo esté súper sensible y, en mi caso, muchas veces me encontraba excitada sin haber hecho absolutamente nada.
Hubiera sido un buen momento para retomar las relaciones, pero, insisto, yo no me sentía cómoda. Además, temía que las contracciones que se producen durante el orgasmo, o el semen, pudieran provocar un parto prematuro. El semen contiene una sustancia que ayuda a dilatar, que yo sepa. Y yo no quería tener un niño prematuro, por mucho que estuviera deseando dar a luz. Por otra parte, mi hijo no paraba de moverse, así que como para olvidar que estaba ahí dentro…Para mi, hubiera sido como incorporarle a la relación sexual y me asqueaba mucho sólo de pensarlo.
Después…
El postparto es una etapa curiosa, muy curiosa, por la cantidad de sentimientos que se desencadenan.
Aunque mi hijo nació por cesárea, hasta el mes y medio tuve una sensación vaginal muy extraña, aunque, según mi ginecólogo, totalmente normal. Me molestaba incluso al hacer pis. No era doloroso, pero tampoco agradable, no os lo puedo describir mejor. Sentía la vagina seca, deformada, muy estrecha…¡me pregunto que se sentirá tras un parto vaginal!.
En el plano sentimental, me sentí muy unida a mi marido. Verle con el niño hizo que me sintiera más próxima, más enamorada. Supuso pasar a otro plano de nuestra relación, una etapa muy bonita.
No fui capaz de respetar la cuarentena, y rompí mi abstinencia a los 30 días más o menos. Y lo he retomado con bastantes ganas, a pesar del cansancio, supongo que porque ahora todo vuelve a ser “normal”.
Eso sí, encuentro que la sexualidad ahora es distinta, porque siempre antepongo el bienestar de mi hijo. Necesito que esté dormido y tranquilo para poder concentrarme en lo mío. Y, curiosamente, ahora pienso “por favor, que no me vuelva a quedar embarazada, ¡¡¡ahora no!!!“.
Como ya he dicho en otras ocasiones, estoy en la mejor etapa de mi vida, incluido en este aspecto.
¿Os animais a contar vuestras experiencias?.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

9 comentarios sobre “El sexo antes, durante y después

  • el 19/01/2010 a las 21:24
    Permalink

    Veo que nadie se anima xD. Yo es que como tú sabes mi aportación en este tema es mínima jeje

    Respuesta
  • el 20/01/2010 a las 12:28
    Permalink

    Me ha parecido super interesante, este es un mundo muy desconocido para mí, y saber de tu experiencia me va a ayudar mucho cuando llegue el momento, da mucha tranquilidad. Deberias escribir un libro!jejeje. besitoos!

    Respuesta
  • el 20/01/2010 a las 12:40
    Permalink

    Me parece muy interesante este tema Eva!! Desgraciadamente, todavía no puedo aportar mi experiencia personal, pero no dudes en que lo haré cuando llegue el momento 😉

    Eso sí, como "profesional" me choca también bastante que las mujeres no hablen de estos temas con sus médicos y les cuenten sus inquietudes… con lo fácil que sería todo! Porque a veces una puede pensar que lo que siente no es normal,y serlo totalmente.

    Un besazo!!

    Respuesta
  • el 20/01/2010 a las 12:59
    Permalink

    @Patri: Ya me gustaría a mi escribir un libro jajajaja, me encantaría!!!. Cuando llegue el momento podemos comentar lo que te apetezca, yo para este tema(ni para otros) no tengo reparos, lo veo lo más natural del mundo.

    @Anna: Yo tampoco entiendo por qué es así, pero noto mucho tabú en este tema…También creo que hay muchas ganas de aparentar, parece que está mal reconocer que durante el embarazo no has tenido apenas relaciones sexuales porque vivimos en una sociedad donde nos meten el sexo hasta para anunciar los desodorantes.

    Lo de no consultar con el médico es algo que me ha parecido incomprensible de toda la vida. Cuando vuelva a revisión yo le pienso consultar hasta el último de mis síntomas, lo veo lo más lógico!.

    Respuesta
  • el 20/01/2010 a las 19:23
    Permalink

    Yo estoy en la etapa "fogosa", pero al que le da reparo es a mi marido, le pasa como te pasaba a tí, piensa que lo estamos haciendo entre los tres o algo así, o que le va a hacer daño, etc. Yo estoy segura de que cuando nazca mi niño todo volverá a la normalidad, así que me lo tomo con calma. Besitos.

    Respuesta
  • el 11/02/2010 a las 15:54
    Permalink

    Pues os cuento mi experiencia en el tema.
    El antes; como tu se convirtió en un tema candente, me costó mucho quedarme, así que era en plan obligatorio, tanto que se llegó a perder el gusto la verdad.
    Durante; El primer trismestre tenía tantas naúseas, tantos ascos y tan mal cuerpo que para pocos trotes andaba yo. Segundo trimestre, nos olvidamos del tema, riesgo de parto prematuro, contracciones, imaginaós, prohibidísimo por el tocólogo claro. Tercer trimestre, las cosas mejoraron, se pasó el susto, pero claro, con la tripa que tenía como para encontrar posturas, a mi marido el pobre le ponía malo tanta tripa, hacerme daño, le daba reparo.
    Vamos que el durante fue un asco auténtico. A mi no me aumentaron las ganas la verdad, al revés. También es que fue un embarazo complicadísimo.
    El después; Como a ti tuve unos meses de sentirme extraña con mi cuerpo, me dieron muchos puntos internos, hasta el punto que mi matrona nos recomendó usar lubricantes. Tonta de mi no lo hice, y las cosas no fueron muy bien. Tiempo después los hemos usado y en qué hora no hice caso de aquella bendita profesional!!!!. Pero a los pocos meses ya las cosas volvieron a su cauce y aunque la mayor parte del tiempo estamos agotados, el sexo ha vuelto a ser estupendo. Pero yo también necesito que el peque esté bien dormido y tranquilo para poder "concentrarme".

    Respuesta
  • el 05/03/2010 a las 14:53
    Permalink

    pues yo, en mi primer embarazo el antes, durante y despues fue un no parar, me subio la libido por las nubes y lo disfrutamos muchisimo, aii q recuerdos pq despues de 2 anos y medio vuelvo a estar embarazada y en este nada de nada, ni rozarme, ni tocarme, no lo puedo soportar tengo la libido por los suelos, estoy cansadisima y tengo ganas de acabar el embarazo para ver si todo vuelve a la normalidady puedo volver a disfrutarlo.

    Respuesta
  • el 22/04/2011 a las 20:21
    Permalink

    Durante el embarazo mi etapa fogosa se situó en torno al 2º trimestre. Mi marido no daba críedito porque yo estaba todo el día calentita calentita, jejeje.

    Sin embargo, aunque las ganas no bajaron conforme avanzaba mi embarazo, sí decidí guardar abstinencia porque temía que se pudiera acelerar el parto. Yo además tenía riesgo de aprto prematuro y aunque no me prohibieron explícitamente el sexo sí que preferí no tentar al destino.

    Después de la cesárea retomé mi actividad pasada la cuarentena. Recuerdo que la primera vez estaba nerviosa y con mucho miedo de poder sentir dolor. Tenía todavía la zona del abdomen muy sensible y dolorida así que tuve mucho miedo a las relaciones sexuales durante bastante tiempo.

    Una amiga mía que tuvo a su hijo de forma natural aunque con una episotomía casi de extremo a extremo (¡le hicieron un desaguisado de mucho cuidado!) estuvo casi 6 meses hasta que se decidió a tener relaciones después del parto…

    Respuesta
  • el 30/03/2018 a las 3:50
    Permalink

    Hola! tengo 34 años es mi primer bebe, me entere del embarazo a las siete semanas, ya q por problemas con la mestruacion me costo mucho, bueno les cuento durante el embarazo mi libido estuvo igual q siempre, pero a mi esposo le daba miedo tocarme porque sentía q le hacia daño al bebe, de igual manera yo si sentía ganas asi que tuve q masturbarme como tres veces durante el embarazo nada mas tocándome el clictores.

    Asi estuvimos como hasta el séptimo mes, q es cuando le digo a mi esposo que lo intentáramos aunq no me penetro totalmente igual lo disfrutamos mucho, bueno la cosa es q como al mes ocho le digo q otra vez, esta vez estaba mas nervioso y fue tanto así, q ese día tuve un pequeño sangrado, me acuerdo q ese día estaba mi mama en la casa y de los nervios tuvimos q decirle yo creo q la cara se me veia super colorada, al otro fuimos al medico q fue cuando me explico lo de los vacitos en las paredes de la vagina y como tenia mucho tiempo sin tener relaciones estaba muy cerrada pero q eso era normal, de ahi no quiso tocarme mas.

    Después de la llegada del bebe hace casi cinco meses no ah querido penetrarme xq teme hacerme daño a mi ya q como el bebe llego por medio de la cesárea,. pero yo creo q el siente nervios q vuelva a quedar embarazada, y aunq le eh explicado q mientras q no me venga la mestrua no puedo quedar embarazada, igual me dice q vallamos primero al ginecólogo…. porq se siente muy apretado, le digo claro si tenemos tiempo sin nada de penetración solo toqueteo…

    Q opinan ustedes de mi historia….

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com