El secreto para tener una lactancia materna prolongada

Lactancia materna prolongada

Hace unos días me encontré con una persona que hacía muchísimo tiempo que no veía pero con la que en su momento tuve mucha confianza. Repasando nuestras vidas no tardó en salir en la conversación que llevo dándole el pecho a Bebé desde hace ya tres años. Obviamente, tras el gesto inicial de sorpresa (de sorpresa cariñosa debo decir) me preguntó ¿cuál es el secreto?

Reconozco que tardé un poquito en reaccionar porque no me esperaba la pregunta ¿Secreto? ¿Tiene algún secreto tener una lactancia materna prolongada?

¡No hacer nada! Ese es el secreto de la lactancia materna – Le respondí.

Incluso desde antes de que nazca recibimos muchos mensajes, a veces muy sutiles, desalentadores. Lo típico que te regalan una canastilla y trae biberones, chupetes, sobres de papillas, infusiones anticólicos y otros accesorios que indefectiblemente acabas creyendo que son necesarios en tu maternidad. Y ese es sólo el comienzo porque desde que el niño nazca habrá mil y una razones por las que la gran mayoría de la gente te sugerirá que suplementes al niño con leche artificial o directamente que le retires la teta. Y conforme tu bebé vaya cumpliendo meses, cada vez más y más.

El bombardeo es tan grande que es difícil no sucumbir. Porque además, como decía antes, a veces es muy sútil. Muchas veces no te recomendarán directamente que destetes, es más, te dirían que son pro-lactancia pero al mismo tiempo te darán recomendaciones que la pongan en peligro innecesariamente.

Por poner un ejemplo, yo misma tuve cierta duda obsesiva sobre si darle cereales a Bebé por la noche no le haría dormir mejor. Tuve momentos de desesperación antes de los seis meses en que estuve muy cerca de saltarme todo lo que creía.

En fin, que si tuviera que hacer una lista del bombardeo que he recibido durante tres años no acababa en una semana. Como muchas, imagino.

Pero lo cierto, lo único cierto, es que llegar hasta aquí para nosotros ha sido lo más natural del mundo. No hemos hecho nada, nada del otro mundo. No hay nada heróico en esto, ningún esfuerzo, ningún sacrificio. No me puedo colgar ninguna medallita porque honestamente hemos llegado hasta aquí sin apenas darnos cuenta. Lo que hubiera sido realmente dificultoso hubiera sido lo contrario. Lo único que hemos hecho es dejar la lactancia fluir, sin presiones, sin metas, sin plantearse hasta cuando, haciendo oídos sordos a comentarios absurdos.

¿Ha habido momentos durillos? Claro que sí, como en todas las facetas de la vida. Suelo poner el ejemplo de un matrimonio. En una pareja habrá momentos mejores y momentos peores pero mientras hay amor, mientras hay una solidez emocional, todo se supera. Es más, las dificultades acaban formando parte de los recuerdos de la pareja y una vez salvadas se recuerdan como obstáculos que ayudaron a crecer. Con la lactancia me pasa eso. Obviamente la etapa en la que tuve varias obstrucciones, perlas de leche y mastitis fue una etapa algo más complicada, también cuando pasados los dos años Bebé estuvo varios meses muy teta-adicto y había momentos en que no podía evitar agobiarme. Pero teniendo una lactancia materna bien establecida, satisfactoria para ambos, que no suponía ningún sacrificio, ¿qué motivo habría para dejarlo?

Así que para mi, si hay un secreto, es el de no hacer nada. Y si hay un mérito es el de atreverse a no hacer nada y dejar la lactancia fluir.

Foto | Christine Rogers en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

23 comentarios sobre “El secreto para tener una lactancia materna prolongada

  • el 29/04/2015 a las 16:29
    Permalink

    Me encantan los post sobre lactancia. La mía de 14 meses también entra dentro de la categoría de prolongada (para mi mal llamada así, porque estamos haciendo lo natural). También me dicen que cuanto estoy aguantando… Para mi ya no es aguantar, eso era al principio cuando pasamos nuestros baches, ahora simplemente es algo que forma parte de nuestra vida. Y como bien dices, algo bien establecido, sobre una buena base, como un matrimonio, es algo que no quieres perder. Un saludo!

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:23
      Permalink

      Hola Neya, comparto tu opinión pero es que en España cualquier lactancia es prolongada porque más allá de las primeras semanas de vida del bebé es como encontrar una aguja en un pajar! Un abrazo.

      Respuesta
  • el 29/04/2015 a las 17:08
    Permalink

    Qué sencillo y qué verdad. Qué empeño en ir contra lo natural, lo que te sale, lo que fluye…
    Da gusto leerte siempre. :*

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:23
      Permalink

      Gracias Raquel, yo creo que ir contra lo que fluye es muy difícil, por eso hay “tantas luchas” con los hijos y tantas teorías estivillistas. No creo que criar a un hijo sea cosa de domarle sino de fluir con sus necesidades.

      Respuesta
  • el 29/04/2015 a las 18:06
    Permalink

    Cómo me gusta leer sobre este tema. Hay mucho sobre lactancia en Internet, pero lo que se encuentra sobre lactancia prolongada se refiere normalmente a bebés de 12-18 meses. Parece que más allá la lactancia no existe.
    Sólo añadiría algo que ayuda mucho a que la lactancia llegue a ser prolongada: el apoyo del entorno cercano, que si bien no es imprescindible, lo hace más llevadero.
    Enhorabuena por tus tres años de lactancia!

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:22
      Permalink

      Llevas razón Mamá en Bulgaria. Vamos, yo paso mucho de lo que me digan pero ciertamente sin apoyo es más complicado.

      Respuesta
  • el 29/04/2015 a las 19:42
    Permalink

    Hola
    Muy buen post. El secreto es exactamente ese: no hacer nada. Dejar que el niño haga lo que está “programado” para hacer.
    Hoy en la reunión con la guarde, la cuidadora de mi hijo de casi tres años me ha dicho que me marque como objetivo destetarle. ¿Qué objetivo es ese? Y lo que es peor, ¿a ella qué le importa si mi hijo mama o no?
    En fin. Ser y dejar ser…

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:21
      Permalink

      Ya, qué objetivos tiene la gente… Espérate que Bebé el año que viene vaya al cole y lo suelte tan normal, verás qué risas con su profesora (modo irónico on)

      Respuesta
  • el 29/04/2015 a las 22:57
    Permalink

    Me han preguntado varias veces lo mismo y digo lo que tú: ¡Si no he hecho nada! Pero reconozcamos que olvidarse de cuánto y cuándo come y demás cosas extrañas es también hacer algo.

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:20
      Permalink

      Puede ser Patricia, sería algo así como “ponerse el chubasquero”, ¿no? 🙂

      Respuesta
  • el 30/04/2015 a las 9:50
    Permalink

    Yo creo que depende mucho del niño. En mi caso (tengo dos a los que les dí el pecho 8-9 meses), han sido niños que han aceptado muy bien todo tipo de alimentos aparte del pecho, es más, los reclamaban desde los seis meses. Yo tenía buena cantidad de leche siempre que hiciesen varias tomas al día (estuvimos las dos veces con exclusiva seis meses, y con alimentación complementaria otros dos-tres). Pero una vez que iban comiendo más alimentos, tomaban menos leche, y esto las dos veces hizo bajar bastante mi cantidad de leche. Es decir, dejando fluir y atendiendo a sus demandas, tendían a pedir pecho pocas veces al día, y de ahí la reducción de cantidad.
    Creo haber leído en algún post tuyo anterior que tus peques no disfrutan de la comida, igual esto hace que tomen más pecho, y esto te hace mantener producción. Pero mi caso es justo el contrario.
    También conozco a madres que han podido mantener lactancia prolongada con solo un par de tomas al día, pero no es mi caso, porque al bajar a dos tomas al día solo bajaba mi producción y quedaban insatisfechos.
    Creo que como en todo, esto es una diada madre-hijo, e influye mucho la cantidad de alimentación complementaria que reclamen.

    ¡Gracias!

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:19
      Permalink

      Hola Emma, muchas gracias por tu comentario, ¡qué interesante! En tu caso yo creo que esto también es “no hacer nada”. El destete natural forma parte de la “lactancia normal”. Es cierto que estadísticamente el destete natural se suele producir más tarde pero vuestra historia tampoco me parece tan rara, conozco casos. No sé si te puedo preguntar una cosa que no me ha quedado clara, comentas que al bajar la cantidad de tomas diarias bajaba tu producción pero ¿en qué notabas que estaban insatisfechos? ¿al notarles así introdujiste lactancia artificial o simplemente más “comida sólida”? Te lo pregunto porque si te piden dos tomas al día, pues dos tomas al día, como si te piden una, ¿no? Un gran abrazo.

      Respuesta
      • el 04/05/2015 a las 9:40
        Permalink

        Pues en que empezaban a protestar y llorar después de estar mucho rato al pecho, comiendo de los dos, y no paraban hasta que les daba más comida, ya fuesen sólidos o leche artificial (por las noches, porque ellos se quedaban dormidos a la teta, y luego al biberón). Mientras que hacían varias tomas al día, muchas veces se quedaban satisfechos incluso comiendo de un solo pecho, se soltaban solos y contentos. Pero con los dos me pasó eso, que llegado un punto, comían de los dos pechos y seguían rabiosos hasta que les daba más de comer (hay que decir que los dos han sido siempre bastante tragones)

        Yo hubiese seguido más tiempo con el pecho sin problema, pero tampoco era una situación que pudiese sostener, porque no me gustaba dormirlos llorando pidiendo más, cuando el pecho debe ser placer para los dos.

        Pero por ponerte uná situación concreta: hora de la merienda, el mayor comiendo fruta, y el pequeño estar al pecho, y al ver al mayor comiendo, soltarse y pedir lo que está comiendo su hermano.

        En fin, es lo que tú dices, que dejarlo fluir en algunos niños es años de lactancia maternal, y en otros unos meses, como los míos.

        ¡Gracias!

        Respuesta
        • el 07/05/2015 a las 16:20
          Permalink

          Muchas gracias por compartirlo Emma, me parece súper interesante. Un abrazo grande!

          Respuesta
  • el 30/04/2015 a las 10:01
    Permalink

    Reconozco que al ver el título del post he pensado ¿a ver qué historia peregrina va a contar si no hace falta hacer nada para que la lactancia dure? Pero veo que somos de la misma opinión. La mía ya no sé si se empieza a considerar prolongada o no (18 meses), pero con lo duros que fueron nuestros inicios, no hubiera creído posible ni llegar a los 6 primeros meses.

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:17
      Permalink

      Creo que tengo por ahí un post preguntándome cuándo se puede considerar que una lactancia es prolongada… a juzgar por lo que tenemos en España, creo que ya con seis meses lo sería! Enhorabuena por la vuestra y gran abrazo.

      Respuesta
  • el 30/04/2015 a las 10:13
    Permalink

    Me ha parecido bonita la pregunta ¿cuál es el secreto? porque supone admiración. A mí hasta ahora nadie me lo ha preguntado, más bien han torcido el gesto y me han preguntado “¿y hasta cuándo le vas a dar?” o “¿qué tal va el destete?”. Y la conversación suele terminar enseguida, porque siempre les contesto “hasta que él quiera, no le voy a destetar yo, a mí no me molesta”. Últimamente desde que cumplió los tres años sí he notado mucha menos demanda, una o dos veces al día y menos de un minuto cada vez, pero es lo natural y me tendré que ir mentalizando que lo está dejando ya. Con todos los “maleficios” que me echaron “te va a dejar en los huesos tanta teta…”, “claro, es lo más cómodo, así no aprenderá a comer”, “tienes que conseguir que tome biberón” (eso cuando empecé a trabajar, y lo cierto es que no lo conseguí, y sólo lo tomaba a media mañana con la abuela, ni siquiera en casa cuando se quedaba con su padre, prefería esperarme…”), “ya verás cuando descubra la comodidad del biberón cómo dejará la teta”…

    Para mí también llegar hasta aquí ha sido no hacer nada, aunque haya tenido que renunciar a algún viaje de trabajo (aunque sin ningún problema, con absoluta comprensión por parte de mis jefes) y siempre ha sido además la excusa perfecta para no separarme de mi hijo ni una noche hasta hoy.

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:15
      Permalink

      Hola Laura, yo también he notado lo que tu comentas. Normalmente pide menos veces y, sobre todo, cuando se pone apenas toma un chupito. Para todos aquellos que decían que iba a estar siempre enganchando, ¿verdad? Que sabia es la naturaleza… Un abrazo.

      Respuesta
  • el 30/04/2015 a las 12:48
    Permalink

    Otra por aquí que esta muy cerca de los 3 añitos de lactancia sin haber hecho NADA, esa parece ser la clave no? Nada más sencillo que seguir tu instinto, hacer caso de tu naturaleza mamífera y seguir adelante con una lactancia beneficiosa y placentera para las dos partes 😉

    Respuesta
    • el 01/05/2015 a las 11:14
      Permalink

      Así lo veo yo Mamá Pata, un abrazo!

      Respuesta
  • el 31/05/2015 a las 2:04
    Permalink

    Hola! Mi bebe tiene 15 meses casi 16 y un traumatologo al que fui tuvo la desfachatez de decirme que mis dolores de hombro es por culpa de la lactancia materna ( cosa que evidentemente no es asi, es por una tendinitis anterior al embarazo) que por que sigo dandole al niño y le comente que hasta mi pediatra lo veia bien y me volvio a decir que si mi pediatra era del opus dei!!! Los demas me ven como un bicho raro…. El comentario mas comun es decir que la leche ya no le alimenta ya que tiene sus necesidades cubiertas… Q pechá de gente porque se meteran donde no les llaman…. Mi bebe y yo somos super felices!!!

    Respuesta
    • el 31/05/2015 a las 2:07
      Permalink

      Por cierto me encanta tu blog y hace que no me sienta un bicho raro… Porque otros me dicen que leo de mas que me informo demasiado… Y pienso que en temas de mi hijo NUNCA es saber de mas! Gracias!

      Respuesta
  • el 22/06/2018 a las 11:56
    Permalink

    Buenos días:

    tengo un bebe de 14 meses. hasta ahora me estaba sacando leche pero por motivos laborales ya no puedo hacerlo. Noa sigue mamando por la mañana y por la noche (es decir, hace dos tomas). Me gustaría seguir manteniendo esto, es posible hacerlo sin sacarme leche por el día???

    Gracias

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com