El día en que los niños dejan de echarse la siesta

Bebé durmiendo

Llega un día en la vida de todo niño en que la siesta pasa de ser una necesidad a convertirse en su peor enemigo.

Yo recuerdo la hora de la siesta en casa de mis padres como una condena, porque ellos se desmayaban nada más comer pero yo no quería perder ese largo rato, que a mi se me hacía eterno y aburrido como ningún otro. Era el peor momento del día ¡pero mis padres lo necesitaban! Y cuánto les comprendo ahora, cuántos días sufro lo indecible por mantenerme despierta, ¡lo que daría yo por unos minutitos de sueño!

Mayor pasó de dormir siestas de 3-4 horas de media a dejarla radicalmente nada más empezar el cole y eso que el primer año que entró en Infantil estuvo todo el primer trimestre sin ir por las tardes (porque en el cole lo que hacían era dormir y para eso que durmiera en casa ¡pero no dormía!).

Las siestas de Bebé no se cómo describirlas porque varían bastante de un día a otro. Que la necesita, desde luego. Mínimo necesita dormir una horita, idealmente dos. Pero muchas veces se despierta entre medias y si tardo mucho en ir a darle tetilla se espabila y se queda a medias. Esto cada vez pasa menos, pero todavía sigue ocurriendo.

Además, como pase cualquier cosa, por ejemplo, que le montes en el coche a última hora de la mañana y se duerma cinco minutos, se la salta. Y lo que ocurre cuando se la salta, además de estar insoportable durante la tarde, es que a poco que se apoye en una superficie agradable, se queda dormido. Sí, Bebé se nos ha dormido en los columpios, a media tarde, varias veces.

Aunque en este momento Bebé tiene claro que la necesita, e incluso algunos días sin decirle nada me agarra de la mano y me lleva a la cama, doy por hecho que sus días están contados. Cuando empiece el cole en septiembre llegarán a su fin.

Y, como decía arriba, comprendo muchísimo a mis padres y tengo pavor de que llegue el día en que ninguno se eche la siesta. Porque ahora mismo ya es duro tener que permanecer despierta sí o sí 365 días al año, sea fiesta, hayas comido mucho o hayas pasado una noche mortal, porque Mayor no quiere dormirse y dejarle solo despierto no es una opción. Pero, bueno, si te chutas un café doble hasta puedes aprovechar el rato para estar los dos a solas y hacer alguna actividad que con Bebé despierto resulte imposible o si le pones una peli a Mayor puedes adelantar algo de trabajo. Pero cuando ya sean dos los que estén despiertos sin siesta mientras nosotros nos caemos por los suelos, dos como los míos… ¡no lo quiero ni pensar!

Foto | Heather Williams en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

8 comentarios sobre “El día en que los niños dejan de echarse la siesta

  • el 11/06/2015 a las 18:49
    Permalink

    Eso de saltarse la siesta si se ha quedado frito unos minutos antes también lo hace el mío, y esos días arde Troya.
    Mi mayor no hace siestas desde los 3 años, y fue una temporada dura cuando me quedé embarazada del pequeño y me moría de sueño todo el día, pero no podía dejarla sola.
    De todos modos ya sabes que los niños crecen y llega un momento en que te puedes ir a duchar o echarte una siesta mientras juegan. Y luego parece que ha pasado un huracán por la casa jeje. Me río por no llorar.

    Respuesta
    • el 26/06/2015 a las 18:31
      Permalink

      Ay, no sé si llegará ese día que me pueda duchar “tranquila”!

      Respuesta
  • el 11/06/2015 a las 23:00
    Permalink

    Hola! Yo no puedo pasar sin siesta…me pongo de mal humor…y estoy arrastrándome por la tarde, no tomo café y el único truco que me funciona es no parar, no sentarme, no dejar de hacer cosas… Cuando mi hija se dejo la siesta fue con 4 años, el año anterior la “obligaba” acostándome con ella, acunándola xq ya no tomaba teta y poniendo la “norma” de la siesta. Pero con 4 años imposible así que le preparaba agua, merienda, y una película de al menos una hora, yo me tumbaba en el sofá y me eclipsaba un rato…a veces me despertaba porque quería algo pero teniendo las medidas de seguridad adecuadas, lograba dormir un poco, lo suficiente para reponerme… Animo y si necesitas la siesta yo lo que hacia tb era turnarme con mi marido, un rato cada uno. Y con los largos días de verano la siesta es “obligatoria” es un rato para estar en la habitación un rato durmiendo o sin hacer nada…pero en verano se duerme si o si…lo necesito! Un abrazo

    Respuesta
    • el 26/06/2015 a las 18:30
      Permalink

      Es verdad, es que como te sientes se te cae todo el cansancio encima, ¿verdad? A mi lo de la siesta obligatoria en verano no me está funcionando, pero sigo intentándolo!

      Respuesta
  • el 11/06/2015 a las 23:16
    Permalink

    Ay, en esas estoy yo. Mi hijo mayor dejó de echársela a los dos años y medio. Mi hija pequeña tiene casi esa edad y duerme una hora, a veces menos… Esto se acaba!!!!!!!! Y no, no quiero ni imaginármelo yo tampoco… 🙁

    Respuesta
    • el 26/06/2015 a las 18:29
      Permalink

      Noooooo!!! 🙂

      Respuesta
  • el 12/06/2015 a las 11:26
    Permalink

    Te iba a decir lo mismo que Maria José: turnos. Al menos el fin de semana o cuando estéis los dos en casa. Turnos de siesta, aunque sean esos 15 minutos que te resucitan para el resto de la tarde. Ahora bien, mientras estés tu sola con los dos, yo eso de dejarlos solos te lo auguro aún muy lejano… Si no es embobándolos a ambos con la tele y todos juntitos en el sofá (el sexto sentido te despertará cuando alguno se mueva sospechosamente)…

    Respuesta
    • el 26/06/2015 a las 18:29
      Permalink

      Sí, algo de eso habría que hacer!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com