Tetina con forma de gota

Finalmente decidí probar el chupete cuando cumplió el mes de vida. Como tenía en casa el montón de chupetes que probé con su hermano mayor, completamente nuevos porque no quiso ninguno, fui probando diferentes formas de tetinas, que si latex, que si silicona, que si anatómicas, que si ortodónticas… Nada, no le gustaba ninguno. Como yo tampoco tenía mucho interés y no estaba del todo convencida, lo dejé. Pero días más tarde recordé que tenía uno guardado que tenía una tetina que me parecía bastante peculiar (por poco habitual):  la tetina de gota. Y, sí, ese chupete si le gustó.

Tampoco es que lo esté usando mucho, alguna vez cuando está a puntito de dormirse pero no acaba de conseguirlo, alguna vez cuando está fatal de los gases y se retuerce tanto mamando que me se pone muy nervioso, en el coche cuando no está nada convencido de ir sentado ahí solito (si se lo voy sujetando yo, claro)… Son pocas ocasiones pero las veces que se lo ofrezco le va fenomenal, se suele calmar enseguida, así que estoy contenta con habérselo dado.

Estaba yo tan contenta con el chupetillo, pensando que así evitaba también que se chupara el dedo (de esto ya hablaré en otro post), que decidí a comprar más. Para llevar en el bolso, para tener limpios si alguno se caía al suelo, para irlos cambiando cada pocas semanas… Bueno, pues misión imposible: el chupete de gota debe estar en extinción y es difícil de encontrar.

En Internet sólo dí con los que fabricaba la marca Chicco. Estaba disponible en varias parafarmacias online, pero sólo en su versión recién nacido, pasados los meses tendría que dejar de usar ese modelo, lo cual parecía mala idea. Además, para comprarlo tenía que pagar unos gastos de envío más caros que el chupete en sí, así que me pateé todas las farmacias que encontré en mi camino, pero del chupete no sabían nada.

Finalmente pregunté en una parafarmacia online donde los tenían y me confirmaron que la marca ya no lo fabrica, por lo que una vez que se vendan los que están en stock, se acabó. Parece ser que ahora todos los que se venden son de estos que tiene formita. Afortunadamente me dieron una pista más que interesante: la tetina fisiológica de la marca Suavinex es una tetina con forma de gota. Esto pasa mucho, buscas y buscas una cosa y no te das cuenta hasta pasado un tiempo que lo tenías delante de tus narices.

Compré un chupete Fusion con tetina fisiológica de látex (existe en silicona también), indicado incluso para prematuros y hasta los cuatro meses. Comparando las tetinas de los chupetes de Chicco y Suavinex, son prácticamente iguales, salvo que probablemente la de Suavinex sea un pelín más plana en su base. En lo que sí destaca el chupete de Suavinex es en la suavidad de su tetina, es realmente blandita y flexible. Además, pesa muy poquito y la parte en contacto con la cara es algo más pequeña y tiene unos diseños muy chulos. La única pega que le pongo es que los de Chicco vienen con una tapa que resulta muy práctica y a estos otros hay que buscarles algún portachupetes para no llevarlo sueltos.

La prueba más importante, obviamente, era ver si Bebé aceptaba la nueva marca o no; ningún problema, no ha notado la diferencia.

¡Asunto resuelto!

Así que si alguien busca una tetina con forma de gota, ya sabe dónde encontrarla aunque, aviso a navegantes, esta tetina fisiológica tampoco la he visto en todas las farmacias donde la he buscado, pero al menos sabemos que existir, existe.