El domingo publicaba El Mundo.es una noticia que me parece de esas que son un claro ejemplo de cómo el redactor termina poniendo demasiado de su propia cosecha y al final enseña la patita sin darse cuenta.
La noticia en cuestión, por si la quereis leer entera, es ésta.
Ya desde el título la cosa comienza mal: “Mamás antes de tiempo”. Todo esto para hablar de chicas que han sido madres siendo muy jóvenes. Pero yo me pregunto, ¿cuándo es antes de tiempo?. ¿Cuándo lo determine el redactor de turno?. ¿Es que hay un tiempo para ser madre? Y a una madre de 48 años, como Ana Rosa Quintana que le decimos, que fue “después de tiempo”?.  Que si estuviéramos hablando de niñas de 12 años que han sido madres, todavía podría entenderlo. Pero el redactor comenta la historia de una chica de 20 años. ¿No hubiera sido más oportuno hablar de “mamás por sorpresa”? ¿A un tío que ha estudiado periodismo no se le ocurre nada con menos carga negativa como titular?. 
El chico parece que luego quiere arreglarlo cuando dice: 

Ana Méndez Álvarez es una de esas jóvenes que han sido madres antes de lo que esperaban.

Bueno, vale, has metido la gamba con el título pero parece que quieres arreglarlo. Sigo leyendo.
Segundo párrafo:

Venía de sufrir un aborto por otro “accidente” con su antigua pareja, pero esta vez no quería repetir la interrupción del embarazo.

Vamos a ver. Una mujer sufre un aborto cuando éste se produce de forma natural. Si la mujer es la que “interrumpe” el embarazo, entonces no lo sufre, en todo caso, lo provoca. Es decir, no recibe el aborto y lo padece, sino que ella lo provoca. Es que es un matiz importante, que yo tuve que leer la frase dos veces para ver de qué estábamos hablando.
Siguiente párrafo, el mejor de todos:

A primera vista, Ana no aparenta 20 años. Carece de esa inocencia propia de su edad, de esa chispa. Con 20 años, lo normal es preocuparse por los exámenes de junio, por el chico de tu barrio que tanto te gusta, por ahorrar para un viaje con los amigos… Pero ahora Ana sólo tiene ojos para su pequeño.

¡Madre mía, madre mía!. ¿Inocente con 20 años?. Espera que me limpio las lágrimas de la risa. ¿Qué no tiene chispa?. Vamos, que según tu es una mujer triste. Porque, claro, ser madre joven es triste de narices, ¿no?. 
Y a continuación nos aclara el redactor qué es lo normal a los 20 años. ¡Me parto!. Vamos, estoy segura de que si le pregunto qué es lo normal a los 27, me dice cualquier cosa menos mis actividades diarias: cambiarle los pañales a mi hijo, darle de comer, llevarle de paseo, ir a la compra…
Pobre chica, que “sólo tiene ojos para su pequeño”, vamos, ¡qué amargada debe de estar!. 
El resto de la noticia está mejor porque el redactor se limita a poner datos y deja a parte su opinión personal sobre el tema. Afortunadamente. 
Aunque debo añadir una cosa. La noticia enfoca la historia de esta chica como ejemplo de embarazo adolescente y estoy en línea de varios comentarios que he leído al pie de la misma que dicen que adolescentes son los que están en una edad comprendida entre los 12-13 y los 16-17. A mi me parece que una chica de 18-20 no sólo es mayor de edad a efectos legales sino lo suficientemente adulta para hacerse responsable de sus actos. No es ninguna adolescente. No me extraña que cada vez sea más normal escuchar en las noticias “un joven de 35 años”, que no es por nada, pero con 35 años o se es un hombre o un niñato (y con 25, vamos). Creo que es una muy mala idea fomentar que los adolescentes y jóvenes adultos sean cada vez menos responsables y más inmaduros.
La noticia se acompaña con un vídeo. Lo he visto dos veces. Yo no veo una chica triste y sin chispa. Yo veo una chica de 20 años con pinta de haberse convertido en una chica responsable, de haber madurado de golpe. La veo besar al niño con cara de amor. Sinceramente, creo que por duro que haya sido esta mujer está encantada de tener a su hijo.

La segunda vez que vi el vídeo pensé que probablemente yo era así a los 20 años, sin necesidad de tener ningún hijo. Se le olvida al redactor que todavía hay adultos jóvenes que son maduros, responsables y centrados. No sé si muchos o pocos, pero haberlos, haylos.

Supongo que al redactor le parecería mucho más “sano” sacar a una chica de 20 años en medio de un botellón partiéndose de risa con los amigos. Esos sí que viven la vida, ¿eh?. Seguro que a esos chispa no le falta.
Que conste que entiendo que el redactor probablemente no ha querido meter la pata de esa forma, pero está claro que todas las palabras que usamos tienen una carga y que en lo que escribimos termina trasluciéndose lo que pensamos. Su postura parece bastante clara y, lo siento, no estoy de acuerdo. Encuentro la noticia muy desafortunada porque si se pretende comentar el caso de una chica que siguió adelante con un embarazo, convirtiéndose en madre antes de lo que ella hubiera deseado para estar preparada, la impresión de que se está dando es de que eso te convertirá en una persona triste, sin vida y sin futuro.
¿Qué os parece? ¿Estoy exagerando por mi exceso de sensibilidad habitual o la noticia está redactada de forma poco afortunada?.