Efectos "adversos" de las hormonas del embarazo

El lunes pasado escribí sobre los efectos positivos que había tenido el embarazo en mi cuerpo serrano y se me olvidó uno de los más importantes: ¡desaparecieron las migrañas!. No sé cómo se me pudo pasar, si fue uno de los más evidentes y de los que más me alegraron. Vivir con ataques de migraña es un coñazo, es muy incapacitante. Y, por desgracia, lo padecemos tanto mi marido como yo y varios de nuestros ascendientes así que me temo que el mico no se va a librar…
Lapsus aparte, le toca el turno a los efectos negativos, a las jugarretas que me gastaron las hormonas:
1. Mucho más vello, tanto corporal como facial. Y habrá quien diga que luego se cae pero en mi caso o todavía no ha terminado de caerse o ya no piensa hacerlo. 
2. Crecimiento de las uñas y el pelo a una velocidad de vértigo. Un auténtico coñazo, porque cortarse las uñas de los pies cuando tienes bombo es una auténtica peripecia.
3. Sueño y cansancio. No tenía término medio. O estaba eufórica y llena de energía o estaba echa polvo.
4. Sofocos. Ahora sé lo que es la menopausia. ¡Qué mal se pasa!. Ese subidón de calor desde la punta de los pies hasta la punta del pelo. ¡Horrible!. Y me duró desde el principio del embarazo hasta que mi hijo tenía mes y medio.
5. Impresionante aumento de la sudoración. Soy de tendencia a sudar, pero lo que sudé durante el embarazo no era normal. Entre eso y los sofocos, parecía el guiñol de Camacho. ¡Lo que pude sudar en el verano de 2009!.
6. Atontamiento general. Mis neuronas se fundieron por completo. No daba pie con bola. Aún estoy recupérandome. 
7. Propensión a llorar por cualquier cosa. Soy llorona, pero aquello no era un torrente. 
8. Picores. La tripa me picaba muchísimo y también los brazos y las piernas porque se me puso la piel más seca todavía de como suelo tenerla. 
9. Insomnio. Nunca he sido de mucho dormir, pero es que por la noche no pegaba ni ojo. Si hubiera podido concentrarme en algo, hubiera leído una novela por noche.
10. Y, el peor achaque de todos, el agravamiento radical del asma, que hasta entonces había tenido controlado.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

14 comentarios sobre “Efectos "adversos" de las hormonas del embarazo

  • el 12/04/2010 a las 10:05
    Permalink

    je, je, je, para mi el embarazo tuvo más pros que contras, la verdad. Lo único bueno fue sentirle moverse, sentir las patadas de mi niño, eso compensó el resto, que fue bastante malo.

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 11:08
    Permalink

    Afortunadamente solo coincido en dos aspectos contigo. La lagrima asomando todo el dia por cualquier cosa y el cansancio, estaba agotada todo el dia sobre todo en el primer trimestre. Por lo demas, no tuve ningun otro aspecto secundario…Asi q de embarazo no me puedo quejar.

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 12:09
    Permalink

    Yo también tuve pocos efectos negativos, pero contaban por cincuenta!!

    1. Vomité lo que no está en los escritos. Lo que comía y lo que no. Con mi hiper desarrollado olfato TODO me provocaba ganas de vomitar: ya no sólo no podía comer, si no que no soportaba el olor de la comida haciéndose. Así que no me volví a la cocina para nada. Vomitaba hasta el caribán, según me lo tomaba. Perdí casi 10 kilos en las primeras 8 semanas. Hasta que ingresé por urgencias (por iniciativa mía, porque mi médico seguía diciendo que todo era 'normal', que hay embarazos muy 'duros'…), me estabilizaron y por fin pude empezar a tomar primperán. Aún así, seguí vomitando hasta casi el 5º mes. Hiperemesis del embarazo, 'complicación' que afecta sólo al 1% de las gestantes (mecawen! y me tuvo que tocar a mi! desde entonces me planteo que por qué no tendré la misma suerte para la lotería, coño)

    2. A mi no me dió por sudar, Eva, me dió por salivar…No sé si efecto de tanto vomitar, tenía la boca llena de saliva todo el día. Tenía que estar echándolo en pañuelos de papel continuamente, incluso en vasos de plástico. Cedió cuando cedieron las vomitonas.

    Esto fue el embarazo de pesadilla que me tocó hasta casi la mitad del mismo. La segunda mitad fue tan buena que aún echo de menos estar embarazada. Algún dolor de lumbares ocasional, pero nada más. Cuando recuperé el peso, me encontraba guapísima, más que nunca, llena de fuerza y de energía.

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 12:51
    Permalink

    Yo tuve los primeros meses un sueño que no era normal, en la oficina mas de una vez me fui al baño a hecharme agua porque no podia con el sopor, parecia que me hubieran drogado.
    Los picores afortunadamente los alivie rapido con el aceite de almendras dulces pero habia jerseys que no me podia poner pq con esos ni aceite ni nada.
    Yo mas que llorar por cualquier cosa estaba como en otro mundo y super feliz, soy muy aprensiva para algunas cosas y la verdad es que con el embarazo era como que me daba igual.
    Insomnio solo tuve el ultimo mes, junto con los vertigos y los dolores de espalda.

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 13:42
    Permalink

    Dejando a un lado lo transitorio voy a ir a las secuelas definitivas después del segundo embarazo: varices en las piernas, hemorroides, descolgamiento de la vejiga, flacidez del vientre…alguien tiene que contar toda la verdad (la que se sufre en silencio)

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 15:15
    Permalink

    Mmm…. creo que olvidé comentar la tensión baja y los mareos. Normalmente ya los tengo, pero con el embarazo la cosa fue a peor.

    La verdad, yo también creo que podía ponerse de moda "contar la verdad". Nos venden el embarazo como algo súper idílico y, hombre, algunas lo pasan fenomenal, pero yo creo que son las menos.

    Por cierto, lo del exceso de salivación ya me lo habían contado y debe ser horrible!.

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 16:13
    Permalink

    Se me habia olvidado, en el tercer trimestre tuve unos ardores q no me dejaban ni dormir¡¡¡la gente me decia q es q el bebe venia con mucho pelo???si venia con pelo, pero vamos lo normal…

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 17:07
    Permalink

    Pues cansancio, ardores durante todo el embarazo que me moria, pero en general no me puedo quejar de embarazo, de post embarazo si y mucho, daría para una entrada entera.

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 17:14
    Permalink

    Para otra entrada: cuentos de viejas.

    Yo también tuve muchos ardores el último mes y mi niño tenía más bien poco pelo…

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 17:37
    Permalink

    … No me parece justo que ninguna os hayáis acordado de esos seres que estuvieron a vuestro lado; que os apoyaron; que sufrieron con vosotras (a veces, incluso más que vosotras) que os consolaban cuando llorábais por los motivos más peregrinos; que iban al super 24 horas de la gasolinera a por un brick de nata para montar, porque el de spray os daba arcadas; que sufrieron con estoicismo y en silencio las clases de preparación al parto; los que vivieron 48 horas a caballo entre la habitación del hospital y la cafetería a base de sucedáneo de café; en fin, los que estuvieron allí todo el tiempo: vuestras SUFRIDAS parejas 😉 😉 😉

    Respuesta
  • el 12/04/2010 a las 19:27
    Permalink

    enestadodeguerra, me hubiera gustado decir todas esas cosas, pero mi marido es una persona que tiene mucha dificultad para la empatía. Además, como no tenía nada de hambre, ni antojos tuve. Pero considerando que el día que sospechamos que estaba embarazada no fue capaz de ir a una farmacia de guardia a por un test, creo que no hubiera ido a una gasolinera a por helado. Eso sí, lo que dices del hospital, en su caso fueron 5 días y además yendo y viniendo a casa a sacar a la perra a pasear.

    Respuesta
  • el 13/04/2010 a las 9:29
    Permalink

    A mí también se me quitaron las migrañas. Menos mal porque, si no, sin poder tomar nada, no sé qué hubiera hecho! Por lo demás, sí que estaba y estoy más llorona y con mi primer embarazo sudé mucho y eso me ha quedado. Por lo demás, en el primero no tuve muchos contras, ya veremos en éste…

    Respuesta
  • el 13/04/2010 a las 11:10
    Permalink

    Enestadodeguerra 🙂

    yo he dedicado muchas líneas a mi SUFRIDA pareja, porque lo fue 🙂 siempre lo he dicho, y presumo mucho de costillo: en mi horriembarazo, si no hubiera sido por él, me había muerto. Tuvo que ocuparse DE TODO, de la casa y de mí durante casi cinco meses. Yo era un pingajo deshidratao con pellejos colgando, que vivía con las puertas y las ventanas cerradas (en pleno verano) porque el mínimo olor a comida me provocaba el vómito. Yo no tenía ni fuerzas para salir a la puerta de la calle. El pobre no sabía ni qué hacerme de comer ya, ni qué hacer cuando yo lloraba cuando me ponía la comida delante. Cuando me tenía ayudar a ducharme, porque el mínimo movimiento de cabeza me hacía vomitar. Y yo empeñada en que no quería que viniera nadie a mi casa, ni mi madre ni mi suegra ni nadie, porque no soportaba ni la idea de tener que dar la mínima conversación a nadie. Ver en esas condiciones a la persona que quieres es la prueba de amor más jodida que conozco. Pero la pasó, y con muchísima nota. El 'sufrimiento' del parto fue una risa, comparado con aquello…Él vale más que su peso en oro, y lo tengo presente hasta cuando me mosqueo con él 🙂

    Respuesta
  • el 25/10/2015 a las 23:10
    Permalink

    Yo la verdad q solo he estado insoportable, no soporto a nadie y menos q me toquen mi barriga eso es lo q más me molesta, también he tenido esos bajones de sueño. Aparte de eso nada mas grave hasta el momento.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com