Dos pruebas mandadas por neuropediatría que no le haremos

El proceso psicológico (no sé muy bien cómo denominarlo) que he experimentado como madre desde que en enero empecé a llevar al niño a atención temprana hasta hoy ha sido curioso. Creo que muchos padres atraviesan una etapa de negación y cabreo; sin embargo en mi caso la evaluación supuso un alivio, teniendo la certeza de que por fin nos pondríamos manos a la obra y que el pronóstico sería bueno. Los primeros meses, no lo negaré, fueron de expectación. Días malos, días peores y algunos días buenos dieron paso a una mejoría evidente que llegó con la primavera y se ha confirmado en verano. Tanto es así que, como no dejo de decir últimamente, si tuviera que pedir ayuda ahora, no la pediría. Lo que cambia la vida en 7 meses.

Cuando en enero nos dieron el volante para neuropediatría en el Niño Jesús y posteriormente nos citaron para principios de junio, no tenía ni idea de lo que iba a pasar. Es más, cuando acudimos a la cita, aún habiendo visto gran mejoría, todavía no las tenía todas conmigo porque el nene seguía sin hacer dos cosas que para mi eran básicas (y su ausencia, preocupante): señalar objetos que se le solicitaba y nombrarlos (¿dónde está la pelota?) y responder a órdenes sencillas (dame la zapatilla).

De esa cita en neuropediatría, de la que salimos cargados hasta las cejas de volantes para hacer pruebas, hace mes y medio escaso. Plazo en el que nos tocaba hacerle dos pruebas que hemos decidido no hacerle.

Por un lado, la otorrina, que aquel día debía estar inspirada y le dió por actuar como psiquiatra infantil experta en atención temprana, debió ver al niño mu mal mu mal a su experto juicio porque le mandó una prueba casi con carácter de urgencia (¡le molestó hasta cuando le dije que nos íbamos de vacaciones!): unos potenciales evocados. Para la prueba el niño tendría que haber ido sin haber dormido apenas la noche anterior (y sin dormirse en el coche de camino) para que pueda quedarse dormido allí. La logística que yo tenía que inventar para esta prueba era de órdago y, simplemente, no podía acudir a la cita el día que me la habían puesto. Pero en el fondo subyacía también la seguridad de que no es que escuche perfectamente, es que tiene el mismo oído fino que tengo yo, lo que convertía semejante berenjenal en algo innecesario. Cuando llamé para cancelarla la telefonista, más o menos amablemente, me echó una buena bronca al grito de “usted verá, señora“, como si yo fuera una loca de remate cuando le dije que no sólo no era urgente la prueba sino que no la consideraba ni necesaria. Sin comentarios…

La otra prueba es una resonancia magnética. Esta mañana llamé al hospital, porque leyendo el consentimiento informado no me quedaba claro qué preparación requería y me dijeron que hay que anestesiarle durante una hora con anestesia general. He cancelado la cita y, al contrario que la otra, la mujer se lo esperaba. ¡No he debido ser la primera!.

No me ha sido fácil tomar la decisión de no hacérsela, pero teniendo claro que creo que el beneficio de cualquier prueba debe ser superior a los riesgos que conlleva, creo que someter a mi hijo a una anestesia es innecesario.Si me la hubieran mandado en enero, se la hubiera hecho sin dudarlo. Ésta y cualquier otra que me hubieran mandado. A día de hoy, que mi hijo está que parece otro y que ahora sí que puedo decir que observo en él un comportamiento bastante normalito, no la encuentro sentido, al menos no mientras haya que anestesiarle a lo bestia para hacérsela.

Siempre he dicho que quiero llegar hasta el fondo del asunto y sigo pensándolo. Pero también tengo mi criterio y creo que obro (obramos, mi marido y yo) como es mejor para nuestro hijo. Obviamente, también ha influido el diagnóstico del psiquiatra infantil (que consideró que el niño estaba perfectamente) aunque no solamente eso. No seremos médicos, pero somos observadores y, además, creo que muy objetivos.

Nos quedan otras pruebas, por ejemplo, análisis genéticos, que sí que le haremos y a finales de noviembre, cuando volvamos a la revisión, tengo la ilusión de haber cerrado esta etapa tan extraña de nuestras vidas. Como hablaba ayer con mi madre, soy consciente de que en neuropediatría están en su derecho de protestar porque no le hayamos hecho una o más pruebas, pero creo que nuestro criterio no es malo y no han sido decisiones tomadas a la ligera. En cualquier caso, las pruebas siempre se pueden hacer en un futuro si fueran necesarias. Lo cierto es que uno nunca sabe si obra bien o mal hasta que no van pasando los acontecimientos, por lo que en un momento dado no queda otra que tomar una decisión y apechugar con ella.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

59 comentarios sobre “Dos pruebas mandadas por neuropediatría que no le haremos

  • el 12/07/2011 a las 22:42
    Permalink

    Creo que habéis tomado la decisión después de pensarlo mucho y que la evolución del peque sea mas que evidente, vosotros estáis tranquilos com la decisión tomada y pensáis que es la mejor, pues adelante! muchísimos besos

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:04
      Permalink

      Gracias María, la verdad es que tal y como está ahora se ven las cosas de otra forma.

      Respuesta
  • el 12/07/2011 a las 23:18
    Permalink

    No creo que debas justificar tu actuación. Como madre es más que evidente que hacer lo mejor de lo mejor para tu hijo. Realmente anestesiar a un niño da un poco de respeto. Tu estás a su lado cada día. Si creéis que es lo mejor para él, nadie os tiene que decir lo contrario. A seguir creciendo, cuidando y amando a vuestro precioso pequeño. Muchos besos.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:05
      Permalink

      Da respeto incluso en un adulto y, cómo digo, creo que todo es cuestión de sopesar los riesgos y la necesidad que hay. Gracias por todo. Besos.

      Respuesta
  • el 12/07/2011 a las 23:46
    Permalink

    Cada uno hace lo que mejor le parece respecto al cuidado de sus hijos, si a ti te parece que son innecesarias pues me parece bien que las hayas cancelado, tu eres quien mejor conoce al niño.Besos

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:05
      Permalink

      Eso desde luego!. Y no sólo quien más le conoce sino quien, obviamente, más se preocupa por su bienestar.

      Respuesta
  • el 12/07/2011 a las 23:51
    Permalink

    Que difícil tomar estas decisiones. Pero si algo le he aprendido a mi marido(que se cree medio médico) es que a los médicos no hay que tragarles entero. Nosotros como padres tenemos la decisión final y en cosas tan serias como la anestesia general, creo que prima nuestro criterio, sobretodo cuando el caso no es de vida o muerte. Se que van a estar muy bien con estas decisiones. Como dijo el psiquiatrao, tu niño está perfecto, no hay nada más que decir!!

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:06
      Permalink

      Eso es lo que yo creo. Soy muy pro-médicos, no tengo nada en contra de ellos, pero me gusta informarme y tener mi criterio. Una cosa es confiar y otra es confiar ciegamente. No podía realizarse esas pruebas tal y como está ahora mismo, me parecía una burrada.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 0:05
    Permalink

    Creo que tenéis la mejor razón del mundo para no realizar esas pruebas y la decisión es vuestra, no de los médicos. Son ellos los que están a nuestro servicio y no nosotros al suyo, por lo que no entiendo que tuvieras tú que llamar para informarte de la preparación de la prueba. Si la neuropediatra te lo hubiera dicho en la consulta, a lo mejor se hubieran ahorrado todo el papeleo administrativo de mover la prueba.

    En fin, lo mejor de todo esto es leer que ves a tu hijo cada día mejor. ¡Eso sí que es una gran alegría!

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:09
      Permalink

      La verdad es que la consulta Neuropediatría, sin estar mal, no me entusiasmó. Nos mandaron una batería enorme de pruebas sin explicar ni cuáles eran ni por qué se pedían ni nada de nada. De hecho, en el papel pusieron su sospecha diagnóstica pero a nosotros no nos dijeron ni una palabra. Evidentemente, uno descubre después que al niño le han mandado todas las pruebas del TGD cuando evidentemente no lo tiene, dicho por el psiquiatra, dicho por atención temprana y dicho por nosotros sus padres. Como le decía a Zarina, yo soy bastante pro-médicos una vez que encuentras a uno en quien confiar, pero una cosa es confiar en que son ellos los expertos (obvio) y otra ponerse ciegamente en sus manos… más que nada porque para ellos es un paciente más, para mi es MI HIJO, lo más sagrado que hay en este mundo.

      Y, sí, gracias a Dios el niño está muy bien, cada día mejor, por ese motivo nos hemos planteado todas estas cosas… es lo mejor que nos podía haber pasado a todos.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 0:44
    Permalink

    ¿Anestesia general? No me parece muy adecuada en edades tan tempranas, pero bueno, los médicos son los expertos… Tampoco me hubiese hecho mucha gracia, seguramente le habría dado mil vueltas a la decisión, quieres lo mejor para tu hijo y estoy convencida que no te equivocarás!!
    Si con el tiempo ves que el peque no presenta mejoría y la resonancia es necesaria, puedes ser sincera y volverla a pedir, posiblemente haya otro médico y puede volver a tramitarla. Not problem! un saludo

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:10
      Permalink

      Yo creo que cuando un niño está mal o muy mal, se le manda cualquier clase de prueba y se asume el riesgo. De ahí mandarle una prueba con anestesia general. Pero es que el niño no está mal, más bien lo contrario. Eso de mandar según qué pruebas para descartar, por protocolo… pues que lo hagan con otros. Y mira que no soy nada guerrera con los médicos, pero no me parece. Y menos mal que me he informado antes porque si llego al hospital y me encuentro allí el pastel… Pero, por supuesto, como he dicho yo en la entrada y dices tu en tu comentario, si en un futuro hubiera que hacérsela, pues se le hace y punto… pero mira que lo dudo.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 4:52
    Permalink

    Pues yo tampoco se las haría si fuera vos…creo que la desicion que tomaron es la correcta.
    Y como vos misma dijiste, las pruebas se pueden hacer en un futuro si fueran necesarias…

    Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 7:43
    Permalink

    La verdad es que las dos pruebas eran muy duras para un niño que aún no tiene los dos años. Yo creo que hubiera hecho lo mismo. Supongo que al neuropediatra no le hará ni pizca de gracia, pero tienes suficientes argumentos para hacer lo que has hecho. La mejoría de tu hijo es notable y por tanto es innecesario someterlo a una mala noche de sueño y a una anestesia general.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:14
      Permalink

      Yo creo que tampoco se van a extrañar mucho, la que me cogió el teléfono para cancelar la cita de la resonancia parecía muy acostumbrada a que los padres se echaran para atrás con el tema de la anestesia. Y digo que no creo que se extrañen mucho porque lo que no se puede hacer es mandar a un niño un montón de pruebas sin informar de nada a los padres y esperar que todos pasemos por el redil como buenos corderitos. A lo mejor si se tomaran la molestia de explicar qué mandan, por qué lo mandan y en qué consiste y en dialogar con los padres sobre la pertinencia de las pruebas, otro gallo cantaría. Que para mi fue muy fuerte salir de allí viendo que en los volantes ponía “sospecha de TGD” cuando a nosotros no nos habían dicho absolutamente nada. En fin, que yo también tendría mis motivos para cantarles las cuarenta.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 8:10
    Permalink

    Pues yo tampoco se las habría hecho, no creo que anestesiar a un niño tan pequeño sea una buena opción, como tu dices si el retraso que se ve es muy evidente pues vale, pero siendo cosas que no se sabe si sí o si no creo que podría ser más perjudicial la prueba y más después de que el psiquiatra infantil os haya dicho que el niño está bien.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:15
      Permalink

      En atención temprana me explicaron que los daños neurológicos que podrían verse en una resonancia serían muy evidentes en la práctica, en el día a día del niño. Algo que es evidente que no sucede. De todas formas, me hubiera gustado hacerle la prueba, no te digo que no, pero siendo con anestesia, ni hablar.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 8:14
    Permalink

    Si habéis decidido que no hacérselas es lo mejor para vuestro hijo, está bien hecho. Yo creo que habría hecho lo mismo que tú.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:15
      Permalink

      Yo estoy segura de que el 90% de los padres en nuestro caso concreto hubieran hecho lo mismo, no hay más que ver al niño.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 8:56
    Permalink

    Pues al contrario que tú, nosotros sí le hemos hecho las dos pruebas al peque. La primera, la del oído, fue hace casi dos años (entonces teníamos la certeza de que el niño oía bien pero ¿y si nos equivocamos?, por ello la hicimos). Levantamos al niño ese día a las seis de la mañana y allá que fuimos al hospital. Para dormirle algo para relajarle (un bebible) y la persona que le hizo la prueba le puso dibujos y esperó lo necesario a que se durmiese. Todo fue estupendamente. Por supuesto, odía perfectamente.
    Hace como un mes hicimos la resonancia. Yo tuve muchos miedos de última hora con el tema de la anestesia pero al final, entre mi marido y yo (que a punto estuvimos de cancelarla como tú) decidimos seguir adelante (¿y si el niño tiene algo físico que no detectamos a tiempo? fue nuestra duda). La anestesia fue con mascarilla, todo fue bien y en cuanto salió de la prueba, casita. Lo gracioso es que salió especialmente parlanchín, me imagino que se sentía “drogado”.
    También se le ha realizado al niño un electro.
    Las genéticas están recién hechas y esperamos resultados.
    Como ves, seguimos el mismo camino, con las mismas dudas y miedos. Pero con la tranquilidad de que todo va bien (el niño avanza y hoy es otro, no es el niño que estaba en mi casa hace un año y por el que estuve a punto de desesperarme, siempre ausente, en su mundo).
    Ah, todas las pruebas y su doctora están en la FJD, donde nos tratan estupendamente y todo está funcionando bien.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:17
      Permalink

      Pues genial, es una decisión personal que dependerá de vuestra circunstancia concreta, que obviamente es distinta de la nuestra. Espero que todo de negativo y, sobre todo, me alegro de que el niño esté mucho mejor.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 9:38
    Permalink

    Me parece muy bien todo lo que has explicado, al fin y al cabo la mejor prueba diagnóstica es la intuición de unos padres.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:18
      Permalink

      Pues mira, te diré que salvo en atención temprana, tengo la sensación últimamente de que la impresión de los padres se la pasan bastante por el forro. Porque tu les dices una cosa y ellos apuntan otra. Y al final eso cansa. Que interpreten lo que les parece y que manden pruebas sin informar a los padres, como si fuéramos tontitos, no lo entiendo.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 9:40
    Permalink

    Yo creo que también hubiera decidido no hacerle estas pruebas tan complicadas y tan delicadas, es que lod e la anestesia general ya me da miedo en un adulto, en un niño no quiero ni pensarlo
    Y como bien dices siempre hay tiempo de hacérselas

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 10:19
      Permalink

      Tu sabes que para la miomectomía tuve anestesía general: estuve dos días vomitando sin parar y una semana hecha polvo. Me parece una burrada hacérsela a un niño. Merecerá la pena cuando el niño ese mal y haya una sospecha clara de que algo puede verse, si no, me parece que no se justifica.

      Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 14:53
      Permalink

      Yo tampoco lo entiendo, menos mal que en AT, tenemos otra forma de ver las cosas…Un beso

      Respuesta
      • el 13/07/2011 a las 18:00
        Permalink

        Desde luego que como nos han tratado en AT, en ningún sitio. La diferencia de sensibilidad es pasmosa.

        Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 12:17
    Permalink

    Creo que si lo habéis decidido así es lo mejor. Desde mi punto de vista, yo tampoco le haría una prueba que requiere anestesia general a no ser que no hubiera otro remedio.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 14:39
      Permalink

      Gracias, si en el fondo creo que a todos los papás nos pasaría igual.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 13:23
    Permalink

    Pues yo he notado un cambio espectacular, pero sobre todo en tí. Aun recuerdo aquellas entradas en las que se te notaba muy negativa y triste. No había consuelo que te sirviera. Sin embargo, ahora, se nota que estás más optimista. Estoy convencida de que los avances del peque han sido espectaculares porque se te nota hasta en la forma de expresarte 🙂

    Tampoco creo que sean necesarias esas pruebas tan agresivas en un chiqui tan pequeñito y me parece mal que la telefonista te diera eso de “usted verá”, como si lo estuvieras sentenciado a muerte cuando seguro que ni siquiera conoce el caso de tu niño.

    En resumen, que me alegro mucho de verte así!!

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 14:39
      Permalink

      Sí. Es que en enero lo veía todo negro, sobre todo después de la evaluación, que fue un horror. Pero ha mejorado tanto… madre mía, si es que es otro, me lo han cambiado!!!

      Como digo, si en enero me hubieran puesto esas pruebas, se las hubiera hecho seguro. Pero es que ahora no tiene sentido cuando estoy diciendo que ahora mismo ni hubiera pedido ayuda, ahora mismo es un niño normal, con mucho genio y no muy adelantado en algunas cosas, pero totalmente normal.

      Muchas gracias, se que te alegras de corazón.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 13:28
    Permalink

    No veas si te entran dudas al respecto, sobre todo cuando “llega el momento de la verdad”, todo ello forma parte de la responsabilidad de ser padres. Si tuviera que decidir de nuevo, de nuevo me varía en la disyuntiva y con todas las dudas. De nuevo, ser padres es una gran responsabilidad: no decido por mí misma, decido por otra persona que además confia ciegamente en mí. Yo misma pensaba: “y si les entrego para la prueba a un niño que es un ángel, se equivocan con la anestesia y me devuelven un vegetal…”. Errores médicos hay todos los días, pero lo habitual es que actúen bien, que no haya problemas.
    Lo dicho, la decisión es personal. De todas formas, he hablando con muchas madres que pasan por el mismo calvario, y no conozco un caso donde hayam encontrado algo en ninguna de estas pruebas, así que al final va a ser que es sólo algo del desarrollo (ello no quita que la atención temprana hace milagros, como es nuestro caso).
    Ah, resonancia, prueba de oido y electro, todo correcto, así que al final… no hubiesen sido necesarias las pruebas (aunque sin hacerlas hubiesemos tenidos tres interrogantes si el desarrollo no fuese tan positivo como está siendo ahora).
    Ánimo y a seguir luchando por el peque.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 14:37
      Permalink

      Qué razón llevas!!! Ser padres es una gran responsabilidad. Y al final uno nunca puede estar seguro de hacerlo bien, sólo de haber hecho lo que en ese momento creía mejor!!!!.

      Me alegra mucho que estéis bien, que todo vaya mejor y que tu hijo, como el mío, al final sólo tenga vaya-usted-a-saber-qué del desarrollo, que mejor que nos quedemos con la duda y dentro de unos años ni sepamos qué era ni acordarnos queramos!!.

      Un beso y gracias por tu comentario!!.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 15:21
    Permalink

    Lo importante es que estáis notando mejoras y avances en el niño más que evidentes.
    Son decisiones delicadas y muy personales, sin duda.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 18:00
      Permalink

      Desde luego que sí.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 15:40
    Permalink

    No sé por qué la gente se molesta en ir con un supraespecialista como el neuropedriatra y luego resulta que si no le agrada lo que dice, resuelve que sabe más que el. Otra cosa molesta del ejercicio de la medicina. 🙁

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 17:59
      Permalink

      Las chicas de neuropediatría serán “super especialistas” pero se comportaron como muchos médicos que piensan poco en el paciente, no transmitiendo a los padres sus sospecha diagnóstica (bastante precipitada) y mandando un montón de pruebas que no eran moco de pavo sin informar ni lo más mínimo. A lo mejor si se hubieran molestado un poquito en darnos una mejor información que nos ayudara a tomar decisiones y nos quitara algunos miedos, por otra parte normales, no seríamos tantos los padres que finalmente tomamos decisiones por nuestra cuenta.

      Creo que el hecho de consultar a un “super especialista” no hace que tengamos que ponernos en sus manos como si fueran Dioses que todo lo saben y nosotros unos tontos sin criterio. Yo soy una persona muy pro-médicos, pero una cosa es confiar y otra confiar ciegamente, que si nos dicen que tiremos al niño por un pozo que seguro que así se cura, lo tenemos que tirar por narices porque si no es que “somos más listos que el médico”. Porque a ellos les importarán sus pacientes (suponemos) pero como a mi me importa mi hijo no le importa a nadie. Que ellos saben más que yo de medicina, seguro, pero que muchas veces mandan pruebas por protocolo aunque éste no se adapte a las necesidades del paciente, también. Más aún cuando tenemos una sanidad que va tan sumamente lenta, no hay más que ver desde que nos dieron el primer volante hasta hoy lo que ha mejorado el niño, insisto, hasta el punto de que hoy día yo no pediría ayuda.

      Por otro lado, entiendo que a cualquiera le pueda molestar que se ponga su trabajo en entredicho, lo entiendo perfectamente!. Pero de las críticas también se aprende y creo que los médicos, más aún los que tratan con niños, tienen que empezar a mejorar la atención que se da a los pacientes y a sus padres, a ponerse en su lugar, a informar con lenguaje comprensible, a explicar los riesgos y a ayudar a tomar decisiones, que, además, los padres cada vez estamos mejor informados, gracias a Dios.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 17:12
    Permalink

    Yo habría decidido lo mismo que tú, sobre todo por lo de la anestesia general en un bebé, me parece muy fuerte. Besos.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 18:02
      Permalink

      A mi también me parece muy fuerte…

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 17:13
    Permalink

    Lo de la anestesia general es simplemente porque para hacer la resonancia hay que estarse muy quieto, y más en la cabeza, a ver quién es el listo que consigue que un niño esté quieto dentro de la máquina, y ya no digamos con el ruido que hace. Me parece perfecto que hayáis decidido no hacerle pasar por ese trago, porque leyendo la evolución que nos has estado contando todos estos meses de BebéCC, la prueba me parece totalmente innecesaria.

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 18:03
      Permalink

      Si eso lo sé, que es para que el niño se esté quieto. Pero es que manda h* que para que el niño se esté quieto haya que ponerle anestesia general. Vamos, es que me parece que el riesgo y lo molesto de la prueba no nos compensa, a nosotros en nuestro caso particular, ni de lejos.

      Estoy convencida de que si ahora hubieran visto al niño no le hubieran mandado nada.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 18:39
    Permalink

    Pues yo creo creo que habéis obrado con mucho sentido común. El peque ha avanzado un montón en los últimos meses y someterlo a una anestesia general o tenerlo una noche casi sin dormir, si no estrictamente necesario, pues yo tampoco lo haría. Un beso

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 21:14
      Permalink

      Creo que al final, todos los padres, en las mismas circunstancias, pensaríamos lo mismo y llegaríamos a conclusiones muy similares. Besos para ti.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 19:23
    Permalink

    Yo sólo quiero enviarte un beso. En tu caso habría hecho lo mismo 🙂

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 21:14
      Permalink

      Muchas gracias Vivian, otro para ti.

      Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 21:57
      Permalink

      Si en el fondo creo que casi todos hubierais hecho lo mismo en la misma situación, estoy convencida.

      Respuesta
  • el 13/07/2011 a las 22:06
    Permalink

    Pues la verdad creo que lo importante es que tú estes tranquila con la decisión, porque las personas que mas tiempo estamos con los peques y mas conocemos de su evolución y comportamiento somos los padres.
    Así que mucho ánimo y tranquilidad porque has tomado la mejor decisión para tu hijo.
    Un abrazo

    Respuesta
    • el 13/07/2011 a las 22:08
      Permalink

      Gracias Andrea. Desde luego que la intención es siempre hacer lo mejor para nuestros hijos y en este caso creo que hemos tomado la decisión correcta. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 14/07/2011 a las 15:12
    Permalink

    Yo hubiera hecho lo mismo, creo que no compensan los riesgos. Además como tú bien has visto su evolución ha sido gigante.

    Me alegro que todo vaya bien.

    Respuesta
    • el 14/07/2011 a las 17:04
      Permalink

      A día de hoy, no compensan los riesgos. Mañana no sé, pero espero que no sea necesario. Un beso.

      Respuesta
  • el 14/07/2011 a las 15:26
    Permalink

    Pues yo creo que has hecho muy bien, las madres conocemos como nadie a nuestros hijos, y yo tampoco sometería a mi hijo a una anestesia general sin considerarlo necesario.

    Respuesta
    • el 14/07/2011 a las 17:04
      Permalink

      En conciencia, no podía someterle a ese riesgo viéndole como está ahora. Y creo que la mayoría hubiéramos hecho lo mismo!. Un beso.

      Respuesta
  • el 02/11/2011 a las 16:19
    Permalink

    Hola a todos: les comento mi caso,que es muy parecido,niña de 2 años y medios en atencion temprana,que no señalaba ni hacia caso a ordenes tan sencillas como dame el calcetin y a partir de verano hemos notado que su cabecita a despertado que conoc los numeros del 1 al 10 y nos sorprendio hasta diciendolos en ingles,al ver dora la exploradora,se conoce que los aprendio viendo dibus,,
    LA consulta con el neuro super bien,un señor que nos explico que habia que hacer un estudio pero que veia aptitudes que se podian mejorar y que podia ser pasajero la inquietud fue al ver a la enfermera explicarme las pruebas,desde luego que la resonancia no se la voy a hacer y se lo dije a la enfermera,,no le voy a poner anestecia a mi niña al no ser que sea una urgencia,por lo demas seguiremos tratandola y esperemos que mejore,,,suerte un abrazo

    Respuesta
    • el 02/11/2011 a las 22:16
      Permalink

      Ya verás como mejora, la atención temprana es estupenda, yo puedo dar fe de ello. En cuanto a las pruebas… nosotros no le hemos hecho ninguna, con eso te lo digo todo. También es verdad que no nos ha hecho falta pero desde mi punto de vista someter a un niño tan pequeño a unas pruebas tan invasivas tiene que ser por algo muy muy importante… y no era nuestro caso.

      Respuesta
  • el 20/11/2014 a las 14:40
    Permalink

    HACE UN AÑO LE MANDARON A MI HIJO DE TRES AÑOS HACERLE UNA RESONANCIA MAGNETICA SEDADO Y HA PASADO UN AÑO Y NO LA HE ECHO, NO QUIERO ARRIESGARLO, NO SE SI ESTOY EQUIVOCADA PERO NO ME SIENTO SEGURA PARA HACÉRSELA

    Respuesta
  • el 23/03/2016 a las 17:21
    Permalink

    Yo estoy empezando ahora con la misma situación ,tengo unas niña de 3 años que no sociabiliza y atiende lo justo,la han mandado a neuropediatria y a atención temprana , estoy un poco asustada la verdad

    Respuesta
  • el 07/07/2016 a las 10:33
    Permalink

    Hola a todas. Ante todo deciros q no os juzgo, pero si os voy a contar mi experiencia y deducido de ella lo q queráis. Tengo 2 hijos uno de 16 años y otro de 19 meses. El mayor tiene Asperguer, el diagnóstico nos llego hace apenas 5 años y no quiero contaros el peregrinaje hasta conseguirlo, hace 16 años las cosas no se hacían como ahora y la detección precoz era cosa de otros países como Estados Unidos, aquí te decían q eras alarmista, primeriza o directamente muy joven ( tenia 19 años cuando mi hijo mayor nacio). Al haber llegado el diagnóstico tan tarde nuestra vida no ha sido fácil algo pasaba pero no sabiamos q ni como enfrentarnos a ello y no hablemos del colegio porq podría estar escribiendo hasta mañana. En navidades cuando mi peque tenia 12 meses le comentamos a la pediatra q veíamos alguna cosa rara y nos derivó a atención precoz Apinas. Tras uno par de meses yendo semanalmente a la psicologa nos ha hecho una derivación a la neuropediatra ( la tenemos esta tarde) y la pediatra x otro lado nos derivó al otorrino q nos ha pedido unos potenciales evocados (aquí los anestesia para hacer la prueba) y una audiometria. Tener por seguro q aunque nuestra psicóloga nos dice q ella en principio ve buena evolución y Q el diagnóstico no tiene xq evolucionar al de mi hijo el mayor y que cree q lo del otorrino saldra bien, yo si voy a hacer las pruebas porq prefiero q me digan q soy una madre paranoica y q mi hijo pequeño está bien a tener q pasar 11 años con un niño q no comprende el mundo y al q por desconocimiento no puedo ayudar a comprenderlo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com