Al igual que el año pasado, el cumpleaños de Bebé marca el aniversario de experiencias vitales muy significativas para mi. Si hace unos días explicaba cómo han sido estos dos años de lactancia, es imprescindible dedicar un post a estos dos años de porteo intensivo.

Junto con la lactancia, el porteo es una de las experiencias más intensas y emotivas que he tenido ocasión de vivir, al mismo tiempo que ha resultado ser una ayuda increíble para llevar mejor el día a día.

 

El primer año de porteo

El primer año de Bebé fue el año del piel con piel. Para ser exactos, los primeros 16-17 meses fueron de piel con piel total. Si tenéis un Bebé de alta demanda afectiva seguro que sabréis de lo que os estoy hablando. Bebé y yo hemos sido uno hasta más o menos sus 16 meses. Si no hubiera sido por nuestras mochilas ergonómicas, francamente, no sé cómo lo hubiéramos hecho.

Nuestro tiempo medio de porteo diario hasta esa edad eran unas 10-12 horas diarias, algunos días incluso más. En definitiva, le llevaba conmigo todo el día, desde la mañana a la noche, con alguna pausa entre medidas para cambiar pañales, jugar un poco y guarrear la comida (porque comer, lo que se dice comer, Bebé no comía casi nada con esa edad y para tomar la teta no necesitaba bajarse de la mochila).

 

El segundo año de porteo 

Mochila Manduca con Bebé de 22 meses

Mochila Manduca con Bebé de 22 meses

A partir de los 17-18 meses, y a pesar de los augurios de algunos, Bebé empezó a dirigir su interés y sus juegos algo más lejos de mi.

En ese momento el porteo indoor empezó a disminuir poco a poco, de estar todo el día subido a pedirme la mochila solamente en los momentos de mimos, sueño o ganas de tetita y de ahí a usar la mochila en casa solamente en momentos puntuales como sucede ahora con dos años.

En la calle sin embargo las cosas se han mantenido más o menos iguales durante todo este segundo año, es decir, que la mochila ergonómica sigue siendo nuestro principal medio de transporte.

Ni Bebé es niño de carrito ni nosotros terminamos de encontrarlo práctico después de haber probado la libertad que te da una mochila portabebés de entrar, salir, estar pendiente del hermano mayor, subir escaleras, montar en el autobús o subir y bajar del coche (actividades que hacemos a diario y casi siempre con prisas).

Bebé sigue demandando muchos brazos en la calle, la idea de caminar para ir a los sitios de momento no es de su agrado y salvo que vayamos a la vuelta de la esquina normalmente vamos a los sitios porteando, algo que aprovechamos para comentar lo que vemos y descubrir el mundo desde una altura y cercanía de otro modo impensable.

También es verdad que Bebé está hecho todo un toddler y hay días que no quiere ni mochila ni carro ni mano ni brazos ni nada. Últimamente tenemos bastantes días de esos, para qué negarlo. Un día te trae él mismo la mochila que quiere que uses y al rato siguiente que tienes que bajar a la calle sale corriendo huyendo de la mochila.

¡Qué duros son los dos años! :-) Sea como sea, si salimos a hacer alguna distancia larga o tenemos prisa, la mochila sigue siendo el primer medio de elección.

 

El año de las mochilas portabebés ergonómicas

Como dice el título del post, este año ha sido el año de las mochilas ergonómicas.

Uniendo trabajo y pasión en uno, o viceversa, para mi (para nosotros) es un placer probar a fondo las mochilas portabebés que tenemos en la tienda (y algunas aún en fase de pruebas para decidir si las incorporamos).

Las atesoro como verdaderas joyas, dobladitas en su estantería, siempre dispuestas a echarnos una mano cuando nos hacen falta.

A aquellas que ya comenté en el post sobre el primer año de porteo, hemos sumado muchas más (¡más de 20!) de las cuales destaco unas cuantas.

 

Mis mochilas portabebés favoritas

La Boba 4G, ahora en modelo Tweet, ha sustuido a mi querida Boba 3G modelo Kangaroo con la que me inicié con las mochilas ergonómicas. Más ancha que su predecesora y con un mejor sistema para llevar bebés pequeñitos pero igualmente sencilla y práctica es una de las que más cariño le tengo.

Boba 4G modelo Tweet

Boba 4G modelo Tweet

Una de las mochilas portabebés que más me ha robado el corazón es la Tula Baby Carrier. No sé si será la mejor mochila portabebés del mundo mundial (porque eso es mucho decir considerando que la mejor siempre será laque se adapte a las circunstancias concretas)… Pero no anda lejos.

Estamos ante una mochila ergonómica parecida a la Boba 4G pero con un panel realmente fino y amoroso, con un buen ajuste y un acolchado y forma de los tirantes muy acertado, que la hacen muy cómoda, un cinturón que se me adapta muy bien y estéticamente, al menos desde mi punto de vista, preciosa. Al final, aunque tengamos muchas mochilas para elegir, para el día a día acabamos siempre escogiendo entre las que más nos gustan y la Tula es la que nos acompaña casi siempre.

Tula Baby con bebé de 25 meses

Tula Baby modelo Love Birds

Las Tula son mochilas portabebés que demuestran que menos es más, al igual que su versión Toddler, que utilizamos de vez en cuando con Mayor cuando preveemos que no va a resistir la jornada.

Mochila Tula Toddler

Mochila Tula en tamaño Toddler

Al mismo nivel de la Tula sitúo a la Beco Soleil. Una mochila también con muchas similitudes con la Boba Carrier 4G pero con detalles que ésta no tiene, por ejemplo, acolchado en la zona donde el bebé apoya los muslos y ajuste para acortar o alargar los tirantes donde éstos se unen con la parte superior de la mochila, algo que se nota especialmente cuando llevamos niños ya de un buen peso y más aún si los llevamos a la espalda. La Beco además es una mochila muy completa, el modelo de este año trae un bolsito a juego que se puede fijar a la espalda de la mochila con unos corchetes. Para meter unos pañales y unas toallitas resulta muy práctico.

Beco Soleil

Beco Soleil

De Ergobaby hemos ampliado nuestra colección hasta probar la gama completa: Performance, Performance Ventus, X-TRA y Stowaway (estas dos últimas ya descatalogadas) se han unido a la Original que ya teníamos.

Las que más me han sorprendido han sido la Ventus y la Stowaway que veís en la fotos, me parece que realmente aportan algo distinto: la Ventus una mochila fresca y estéticamente muy bonita aún siendo quizá más masculina (a mi marido le encanta, como se puede ver en la foto) y la Stowaway una mochila ligerísima y que pliega genial sin perder mucha comodidad con respecto a otras.

Ergobaby Ventus

Ergobaby Ventus

Ergobaby Stowaway

Ergobaby Stowaway

Ergobaby es una gran marca con una amplísima trayectoria en el mundo de las mochilas portabebés ergonómicas y eso es algo que se nota. Sus mochilas están muy bien diseñadas, desde el packaging hasta las costuras y broches y ofrecen mochilas que se adaptan a las necesidades que cada familia pueda tener, necesidades que pueden variar mucho de una familia a otra.

También nos hemos hecho con una Rose & Rebellion, muy finita pensando en el buen tiempo y con un diseño muy cañero, para quienes no quieren pasar desapercibidos.

Rose and Rebellion Baby Carrier

Rose and Rebellion Baby Carrier

 

Como digo, hay bastantes más en la colección, pero estas son las destacables de este último año.

 

He pensado que este post quizá a algun@s os pueda dejar con los dientes largos así que voy a ponerle remedio: en unos días lanzaré un sorteíto, que además estamos en época de salidas y vacaciones y a quien le toque le va a venir fenomenal. ¡Permaneced atent@s!

Kangarunga - Banner Asesoramiento