Dos años de lactancia materna

Lactancia prolongada

Celebrar los dos años de Bebé supone celebrar muchas cosas importantes, entre ellas, dos años de lactancia materna.

Últimamente cuando comento, sobre todo a pie de calle, que todavía le doy el pecho a Bebé, mucha gente me felicita como si fuera una proeza. Es verdad que debemos formar parte de un porcentaje muy pequeño de la población pero, al menos en nuestro caso, no tiene nada de extraordinario.

Lo nuestro no tiene misterio ninguno. Lo único que hemos hecho para llegar hasta aquí ha sido dejar fluir la lactancia, sin más. Tuvimos un arranque algo complicado (como tantas y tantas lactancias), luego una etapa de perlas de leche y mastitis un poco puñetera, incluso una huelga de lactancia, pero a partir de ahí fue todo como la seda y casi sin darnos cuenta han ido pasando los meses hasta llegar a los dos años.

Aunque ahora, al menos yo, estoy en una etapa de la lactancia algo ingrata, sin duda alguna puedo decir que la lactancia materna ha sido la experiencia personal más increíble de mi vida. Ya no son muchos los momentos de lactar sosegadamente, es cierto, pero sigue siendo un momento de conexión y amor difícil de describir, unido a la practicidad de uso y todos los beneficios que en nosotros mismos hemos comprobado que tiene.

De forma paulatina Bebé ha ido variando su manera de lactar; como es lógico, nuestra lactancia ha ido evolucionando con su edad. Los momentos de profunda intimidad y mirarnos a los ojos ya no son tan frecuentes pero a cambio tenemos otros momentos divertidísimos como cuando habla al mismo tiempo que mama, o cuando le da besos a la teta con auténtica devoción, cuando me dice que le gusta mucho, cuando habla con ella como si tuviera personalidad propia, o cuando se la ofrece a su padre o a su hermano en gesto de generosidad. Son momentos para derretirse de amor.

Sin embargo, aunque él esté encantado como siempre, yo siento que no estoy en el mejor momento de nuestra lactancia. Cuando Bebé está conmigo lo normal es que esté todo el rato dando pequeños chupitos, o sintonizándome una tetilla, o tirándome de la ropa, o todo a la vez. No está en una edad en la que entienda un “luego cuando lleguemos a casa” o un “espérate que termine de hacer la cena“. Pide la teta constántemente y con urgencia para luego apenas dar dos chupitos y volver a los pocos minutos a por lo mismo. De hecho, el chupito lo pega mientras hace contorsionismos en todas direcciones o se escurre de mis brazos para ponerse de pie (todo ello sin soltar, por supuesto). Muchas veces es agobiante, para qué negarlo.

Algunas veces, cuando Bebé tiene un día de tetadicción total, me siento un poco sola. No es un tema para irlo compartiendo por ahí, ¿con quién podría? Comentarlo a pie de calle, en la mayoría de los casos, sólo daría pie a los típicos comentarios tan agradables que a veces escuchamos cuando hacemos lactancia prolongada. De hecho, con adicción o sin ella, para la mayor parte del entorno más cercano hace tiempo que pasamos la frontera de lo que alcanzan a comprender. Que si te usa de chupete, que si va no dormirá hasta que le quites la teta, que si va a mamar hasta que tenga novia, que si tienes tu la culpa de que esté tan enganchado… Algunas, por desgracia, ya sabéis a qué me refiero.

Se que muchas de vosotras que dais el pecho a niños de esta edad o mayores habéis pasado lo que comento o lo estáis pasando ahora mismo. Si os apetece compartirlo conmigo, me encantaría poder charlar sobre el tema.

Foto | Mothering Touch en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

43 comentarios sobre “Dos años de lactancia materna

  • el 22/05/2014 a las 17:38
    Permalink

    Yo me siento bastante culpable porque a veces acabo hasta las narices de la lactancia prolongada. Sé que no queda bien decirlo pero es así…

    Por un lado estoy orgullosa de haberlo conseguido después de fracasar con la mayor, pero mi hijo se pasa el día haciendome el tetasutra y es muy incómodo. Para mi lo ideal sería que mame lo que quiera quietecito, y luego se acabó por un par de horas.. pero él lo que quiere son chupitos, como dices tu, cada dos por tres. Me levanta la camiseta delante de mis suegros, me araña mientras mama.. Ahora mismo en mi estómago hay marcas de dientes y algunos zarpazos. No, no es nada cómodo, la verdad.

    Creo que a veces nos sentimos solas en situaciones como esta porque es un tema que no se saca en público, y es más fácil compartirlo con desconocidas en Internet. Yo no puedo hablar con mi familia de esto, y mi marido ya presiona para que lo deje. Espero poder hacerlo durar un poco más, porque cuando se termine ya no podré volver atrás.

    No te sientas sola, no lo estás…

    Respuesta
    • el 22/05/2014 a las 17:50
      Permalink

      Yo me siento igual, en estos días estoy un poco negativa con la teta. Ahora mama con fuerza y me hace bastante daño, manda narices que me duela ahora y no al principio de la lactancia. Los arañazos los llevo fatal, el tetasutra… buff vale que tengo pecho grande, pero no es de goma!
      También siento que no sé comunicarme con ella de otra forma. Tiene 13 meses y estando las dos solas todas las respuestas son “pecho”.
      En fin querida, no estás sola! Y las mamis necesitamos hablar muuucho, que parece que las “penas” compartidas son menos.

      Respuesta
      • el 28/05/2014 a las 9:45
        Permalink

        Bebé periódicamente tiene etapas de ponerse muy bruto con la teta, luego mejora… Intenta explicárselo en la medida que pueda entender. Un besazo.

        Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:46
      Permalink

      Tu tampoco lo estás, te comprendo muy bien. Ánimo!

      Respuesta
  • el 22/05/2014 a las 18:47
    Permalink

    Bueno en mi larga experiencia, ya 4 años!, he pasado por muchas fases, a los dos años tuve intento de quitársela, dos días en los que no podía ni subir los brazos, pero se puso malito y volvimos ya que no comía nada. Otra en que solo tomaba de un pecho, 4 años de lactancia dan para mucho, también en comentarios, aunque ya optó por no decir nada que estoy cansada de escuchar estupideces
    .

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:45
      Permalink

      Qué bueno, Estefania, cuatro años, sí que da para mucho, sí. Un besazo y que sigais disfrutando lo que ambos queráis.

      Respuesta
  • el 22/05/2014 a las 19:23
    Permalink

    Pues si…hay momentos que me pregunto…igual eatamos alargando demasiado? Cuando estoy cansada o no me apetece…nosotras llevamos 3 años de lactancia y los últimos 4 meses en tándem connla peque…para mi el principio del tándem ha sido muy duro…la mayor me pide a todas horas y ahora el chupito a pasado a garrafon de 5 litros!!! Se estaria horaaaas y todo el dia! Me pide mas que la pequeña…incluso por la noche.
    Ahora ya estoy mas relajada y me ha ayudado mucho ir a un grupo de lactancia y explicarlo, porque si esxplico mi caso a alguien me mira como si estuviera loca y la típica frase: y tienes leche para las dos???? Es duro, pero siempre compensa…animos! A disfrutar de lo que nos queda que algun dia se acabara y lo echaremos de menos.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:44
      Permalink

      Es verdad Sheila, yo no me imagino cómo sería no darle el pecho, no quiero ni pensarlo 🙂

      Respuesta
  • el 22/05/2014 a las 21:17
    Permalink

    Mi comienzo con la lactancia ha sido como el tuyo, mastitis, y perlas e infección, incluso la huelga a los ocho meses, y mi pollito va a hacer 19 meses y aún seguimos, por el momento no estoy cansada, es más al contrario mi pollito sólo pide mañana y noche, y rara vez cuando estoy en casa o en la calle me pide, no depende de ella, para nada, así que, me es muy cómodo, yo creo que si hiciera el no ofrecer no negar, se destetaría, pero bueno, mientras los dos estemos cómodos, no tengo intención, hoy por ejemplo tenía analísis, y al despertar quería, y si lo pasó un poco mal, el no suele pedir, el me levanta la camiseta y hala! aajja yo quiero llegar al menos a los dos años, el mayor se destetó con 14 meses, y pollito será el último, así que lo estoy disfrutando mucho más, pero sin forzar por ningún lado, enhorabuena por esa lactancia prolongada 😉 besos.

    Respuesta
  • el 22/05/2014 a las 21:41
    Permalink

    Escribo para que veas que, como sabes, no estás sola, aunque la falta de personas con las que hablar de esto en nuestro entorno haga parecer lo contrario. Reconozco que a mí siempre me ha ayudado mucho tener una compañera en el trabajo que ha tenido una lactancia de 3 años. Ella siempre me entendía.

    Mi hija lleva más de dos años enganchada y he notado patrones claros a la hora de aumentar su demanda: Si estamos teniendo poco tiempo juntas, cuando se aburre, cuando está malita y cuando hay que hacer otra cosa que no encaja con sus planes. En todos esos casos, no pide, impone. A veces le pongo limites. A veces puedo distraerla con alguna actividad compartida (si está aburrida). Otras veces, le pongo límite de tiempo porque si la coge no la suelta (siempre acaba siendo más, pero vamos encontrando cierto equilibrio). Y hay veces que, a costa de una perreta, se la niego. Por supuesto, seguimos lactando con mucho gusto muchas otras veces (creo que la mayoría), pero ya no doy el pecho a demanda 100%.

    He tenido momentos de lucha interior, de dudas sobre si no tendrían razón cuando decían que dormiría mejor si no mamara y cosas así. La privación de sueño puede hacerse casi insoportable a veces. Pero aquí seguimos.

    Creo que lo importante es que sepamos por qué hacemos las cosas. Yo sé que lo nuestro ya no es nutricional, sino afectivo. Por eso, hay veces que cambio pecho por otras maneras de mostrarnos cariño; mientras que otras cedo porque entiendo que necesita ese mimo.

    Sé que, si yo quisiera, podría forzar la situación y dejarlo. Bien planteado, quizá incluso ella lo aceptaría razonablemente bien. No me engaño: Lactamos porque yo también lo quiero, porque yo también lo disfruto y porque yo también estoy enganchada.

    No es un camino de rosas, a veces cuesta y hay periodos de reajuste duros; pero lo hacemos porque elegimos hacerlo. Disfrutémoslo mientras dure. Algún día lo echaremos de menos.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:43
      Permalink

      Muchísimas gracias por tu comentario, me ha gustado mucho. Un besazo.

      Respuesta
  • el 22/05/2014 a las 21:41
    Permalink

    Yo desteté a Leo con casi tres años, aunque empecé el proceso sobre los 2 y medio. Leo empezó a pedir muchísimo alrededor del año largo. Recuerdo que era constante, mi impresión era que pedía por aburrimiento y también por necesidad de contacto conmigo. Luego se relajó un poco, pero siempre ha pedido bastante.
    Yo sobre esa época empecé a darle largas en la calle, jajaja, le ofrecía algo de comer y casi siempre funcionaba. Si no era un rollo, ni jugaba en el parque ni nada.
    Dicen que a los dos años hay un repunte. En mi caso no porque ya estaba embarazada de la peque y mi producción cayó en picado. Leo empezó a mamar poquísimo, a veces sólo para dormirse por la noche. Luego nació Nora y volvió a pillar la teta con ganas, pero a mí la agitación ya no me dejaba vivir y empecé el destete.
    Intenta ponerle algún límite, yo creo que puede funcionar, aunque se cabree un poco.
    Y enhorabuena por esos dos años! Es algo muy especial, verdad?

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:43
      Permalink

      Sí, es algo muy especial Bichilla. Muchas gracias por compartir vuestra experiencia, yo creo que sí hay un repunte a los dos años, por lo menos aquí lo estamos pasando.

      Respuesta
  • el 22/05/2014 a las 23:49
    Permalink

    Me quedo con lo que has dicho de la soledad…esa sensación de estar al otro lado del mundo, es la que tengo siempre que mi hijo mayor mama..tengo que aguantar que lo llamen “marrano” y que me critiquen x “blanda”..asi q prefiero vivir esto en soledad, y quejarme para mis adentros, porque como he decidido lactar en tandem con dos niños de 26 y 5 meses, no tengo derecho a decir nada.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:42
      Permalink

      Esta es la sociedad en la que vivimos, hay que asumirlo, no gusta lo diferente, lo que no se conoce. Les da miedo, tienen prejuicios…. sería entendible si al menos se los guardaran para sí, creo yo. En fin, pasa olímpicamente y apoyate en la gente que esté cerca de ti. Besos.

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 0:24
    Permalink

    Yo me encuentro más o menos igual, a veces me encuentro preguntándole que para qué pide si luego no mama, como si me fuera a responder. Yo no sigo disfrutando tanto como antes, pero no imagino no lactar. LA diferencia con el tuyo es que pasa muchas horas sin mamar porque está distraído, así que no tenemos tetiadicción. Por las noches ya es otra cosa, lo llevo un poco mal pero aún es soportable, aun así a veces me descubro intentando que coja bibe con agua o chupete, porque me pilla dormida y siento cierto rechazo.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:41
      Permalink

      Es normal Patricia, yo hace tiempo que dejé de intentar darle agua o chupete porque no quiere nada de eso… y, sí, claro, hay veces por la noche que me cabreo, esta misma noche le he dicho “jolín Bebé duérmete ya de una vez y deja a la tetita dormir” pero nada, que no funciona 🙂 Besos guapa.

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 0:32
    Permalink

    Enhorabuena por tu lactancia y por tu artículo. Yo llevo seis años dando pecho y ahora son tres los que toman. He pasado por todo tipo de sensaciones y fases, hace poco he escrito un par de posts hablando de mi experiencia porque es un tema poco conocido como dices y mi intención era compartir mi historia para que otras personas no se sientan tan solas y abandonen sin realmente desearlo, porque, como dices, la presión es fuerte, por parte de los peques y por parte externa… Yo he aprendido a atesorar esos momentos que comparto con ellos, aunque efectivamente a veces no sea una lactancia dulce como nos gustaría, pero pienso: ” Al principio a lo mejor no disfrutas porque te duele o por cualquier otro motivo. Cuando ya no es tan dulce recuerdas ese principio con nostalgia y recuerdas las cosas buenas que ya no están. Pues seguramente cuando se desteten por completo, nos pasará lo mismo con aquellos momentos en que nos clavaban el colmillo o no paraban de ir y venir para dar una chupadita tras otra. Pero intento no olvidar que también en esos momentos estamos teniendo una relación especial y, en ese momento, tú eres muy importante para él, eres justo lo que necesita. Espero que disfrutéis mucho de vuestras lactancias durante todo el tiempo que dure.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:40
      Permalink

      Pero intento no olvidar que también en esos momentos estamos teniendo una relación especial y, en ese momento, tú eres muy importante para él, eres justo lo que necesita

      Con eso me quedo, me encanta tu frase

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 0:53
    Permalink

    Hola! A mi me critican muchísimo y te estoy hablando de mi entorno más cercano. La verdad es que hay momentos en los que me siento muy sola y casi que tiro la toalla y lo digo porque mi hijo mayor tiene 3 años y 2 meses y seguimos con la lactancia y bebé que ya tiene 15 meses a los 10 meses dejó la teta, así sin más y es algo que aún no he superado porque me hubiese gustado que fuese como el mayor. Pero ni modo, yo sigo dándole la teta cada noche a mi hijo mayor hasta que llegue el momento de dejarlo y trato de hacer oídos sordos a los comentarios pesados de la gente. Eso es entre mi peque y yo y es algo que disfrutamos los dos y con eso me quedo. Saludos y un beso.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:39
      Permalink

      Carla, ¿tu hijo mayor va al cole? Imagino que no, que entra el próximo septiembre… Porque me gustaría preguntarte si con un niño ya de esa edad puede suceder que se entere de las críticas que los adultos puedan hacer en voz alta, o incluso algo que puedan decir sus compañeros, no sé, en el colegio por ejemplo. Yo creo que Bebé llegará al colegio tomando pecho y no me gustaría que cuando surgiera el tema fuera motivo de crítica o burla.

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 7:59
    Permalink

    Hola, no puedo añadir nada nuevo a lo que han dicho todas… La mía tiene 13 y lo de tomar el pecho con tranquilidad ya lo he olvidado… no para de moverse, se coloca en unas posturas que ni os cuento…le da la risa, pega dos chupeteadas y la deja… Pero ahí seguimos, por las tardes, por las noches, y a cualquier hora el fin de semana. Al principio por la mañana (el finde) no le quería dar, ya que entre semana no toma. Y la pobrecita me cogía de la mano y me llevaba al sofá, para que nos sentáramos. Así que al final me he “rendido” y el fin de semana le dio por la mañana también.
    Y entre semana, cuando llego del trabajo (a las tres de la tarde) y viene toda desesperada, con una risita nerviosa cuando le pregunto si quiere tetita… no tiene precio…

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:37
      Permalink

      No tiene precio, no, por eso seguimos sin dudarlo 🙂 Besos

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 8:30
    Permalink

    Nosotras llevamos 21 meses de lactancia! Es una experiencia increible y maravillosa, no he tenido casi ningún problema técnico a lo largo de la lactancia, pero estoy de acuerdo con los problemas relacionados con el resto del mundo…un poco cansada ya de los comentarios sobre nuestra lactancia (..demasiado grande..todavia le das teta? y esas cosas que no he entendido ni entenderé)!

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:37
      Permalink

      Hay que ponerse el chubasquero, ¿verdad?

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 10:30
    Permalink

    Yo no te puedo ayudar mucho…Llevamos 21 meses de lactancia, pero ella solo pide en el momento de ir a dormir o si se despierta por la noche. Por la calle o en casa, si no es que tiene mucho sueño, nunca pide. Así que para nosotras si que es el momento de paz, el momento de relajarse y ir a dormir. Ahora siempre le doy solo a oscuras antes de dormir o si viene de noche a nuestra cama. Pero no es raro, para nosotras siempre ha sido así, ya desde los 7-8 meses solo ha querido el pecho para echarse sus siestas o seguir durmiendo de noche. Empecé en esa edad a darle siempre a oscuras o con poquita luz, no sé si por eso lo relaciona con dormir.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:37
      Permalink

      Que sigáis así de bien! Besos.

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 10:34
    Permalink

    Mi hijo cumplió este mismo lunes 29 meses, y ahí seguimos, aunque ahora ya no nos vale la excusa de la OMS, bueno, en parte sí, porque yo no le voy a dar a mi hijo sólo el mínimo, y realmente la gente que lo sabe lleva un tiempo sin hacer comentarios. Pues bien, nosotros nos reencontramos después de diez horas separados (una barbaridad, sí, pero trabajo y va tres horas al cole, y luego duerme casi tres horas de siesta, en casa de los abuelos, así que bueno…) y en cuanto me ve me dice: “tita, tita” (su abreviatura de tetita, porque hubo un tiempo que pedía teta, y casi que prefiero…). Está ahí como diez minutos, y luego marchamos a la calle. En el trayecto hacia donde vivimos, que hacemos en metro, a veces pide, a veces no, y ahora que hace bueno se queda en el parque con su padre mientras yo voy a casa a intentar recoger y preparar lo del día siguiente, una media horita, no más. Pues bien, cuando llega me coge de la camiseta y nos tumbamos en la cama, y ahí se puede tirar, si le dejo, media hora.

    La verdad es que desconocía que sobre los dos años tienen un repunte, pero sí, lo he vivido, y hasta esta semana que ya parece que por la noche aguanta casi cinco horas (oh milagro…) y que por la tarde en unos diez minutos se levanta de la cama para ir a jugar, ha sido durillo… Porque eran ya las siete y media, y si cena sobre las ocho, y ocho y media a la cama, pues es que muchos días le decía: “hijo, que no nos da tiempo a jugar nada en casita, que tengo que poner la cena”, aunque muchos días es su padre quien se encarga de prepararla, por suerte, porque claro, el peque también quiere jugar con su madre, así que sé que si no me suelta es en parte por recuperar el tiempo perdido pero también para que no me escape para la cocina, que son muy listos…

    Yo también me siento muy sola en esos momentos, porque claro, cuando nos tumbamos en la cama y pasan los minutos a mi marido no se le ocurre venir a hablar un poco, no, se va a la cocina a ir adelantando también, así que lo que he hecho a veces es coger un libro, e incluso mi niño me suele soltar cuando le digo: “voy a por el libro, y así estoy más tranquila y chupas todo lo que quieras”.

    Te agradezco muchísimo que compartas aquí todo esto, porque la verdad es que a mí tampoco ni se me ocurre comentarlo a nadie, forma parte de nuestra intimidad y estoy convencida de que le estoy dando lo mejor a mi hijo, y sobre todo es que lo que no estoy dispuesta es a un destete “obligado” por mi parte cuando durante el día estamos tanto tiempo separados. Mientras tanto, nos queda pensar que los niños crecen, y disfrutar de la parte buena (como cuando a mí me dice “la otra, por favor…”) porque esto no volverá.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:37
      Permalink

      Muchísimas gracias por tu comentario Laura, por compartir tu experiencia, me ha hecho sentir acompañada 🙂

      Respuesta
  • el 23/05/2014 a las 13:26
    Permalink

    Martina hizo tres años en enero y seguimos con el pecho. Primero decir que me gusta mucho leer vuestros comentarios porque es verdad que no tengo más referentes que los que encuentro en blogs como éste.
    Nuestra lactancia ha sido físicamente fácil, no se nos han planteado problemas importantes que no se solucionaran con mamar más :-), por eso creo que hemos llegado hasta aquí. Su padre y yo queríamos que tomase pecho, era importante para nosotros porque pensamos que es lo mejor para ella e hicimos todo lo que favorecía una lactancia lo más cómoda posible para todos. En eso puedo decir que la lactancia es de tres.
    En estos momentos, a Martina le sigue encantando la teta, tengo sentimientos encontrados, porque me encanta que me mire a los ojos cuando toma, que asienta cuando le pregunto si está rica, pero no me apetece darle siempre que ella quiere. Llegamos al acuerdo que ya no tomamos en la calle, ella a veces lo intenta pero se conforma cuando le digo que en la calle no, incluso a veces se ríe y me dice ” era broma, mamá), y en casa toma después de comer un poquito, sabe que se tiene que estar quieta porque no me gusta que “hurgue” (es como llamamos en casa al sobeteo de la teta libre) y aunque lo intenta suele hacer caso; y sigue tomando para dormir, para mi es la mejor toma porque descansamos las dos y normalmente se duerme rápido y yo leo mientras tanto. Ya no me gusta tanto cuando pide por la noche a las 5 o 6 de la mañana, pero depende del día lo llevo mejor o peor, he tenido noches que he llorado, me he enfadado con ella, conmigo, y he dicho hasta hoy, pero después llega la mañana, todo se ve diferente y le veo más ventajas que inconvenientes. Me gustaría que fuera ella la que de forma natural lo dejase, y las formas de destete que aplicaría en este momento creo que me darían más problemas y más despertares que los que tengo ahora. Así que ahí seguimos, con muchas luces y alguna sombra…

    Respuesta
    • el 23/05/2014 a las 13:58
      Permalink

      Me encanta leer los comentarios, y me he sentido especialmente identificada contigo, porque me veo dentro de un año igual que tú. Desde luego, me gustaría que sea mi hijo él solito quien decidiera dejar de pedir teti, primero por sus innumerables ventajas, segundo porque un destete también creo que traería más problemas y despertares (ya conozco a varias madres que lo hicieron para evitar sus despertares y siguen llamándoles por la noche), y en parte también como “experimento” porque ya que probablemente no voy a tener más hijos me gustaría saber hasta dónde llegamos, sin forzar las cosas.

      Por las noches ya veo que puede seguir despertándose, aunque mientras sea a esas horas… yo he llegado a decirle después de varios despertares a las tres, cuatro de la madrugada (y eso sin haber mirado el reloj ni haber contado las anteriores veces) que le quito la teta para siempre, y se da la vuelta rápidamente en la cama, pero luego por la mañana cuando me lo recuerda mi marido le digo que no, que me compensa totalmente el resto de momentos.

      Y por último, respecto a darle en la calle, yo este verano creo que también le voy a decir que no, especialmente lo tengo claro cuando estemos cerca de casa, pues simplemente le diré que subimos a casita y tomamos ahí. De momento le estoy diciendo que los niños tienen envidia y van a querer también, pero me da un poquito de pena negárselo, la verdad… Aunque el riesgo de que tenga que oír comentarios desafortunados o lo que le puedan llegar a decir a él directamente me lleva a plantearme seriamente no darle de mamar en la calle (y empezar a llevarle también cuando voy yo una botellita de agua, jejeje, por si acaso fuera sed).

      Respuesta
      • el 28/05/2014 a las 9:36
        Permalink

        Yo no me he planteado no darle en la calle, al menos no mientras no entienda y aprenda a esperar. En su caso, como me imagino que en el de muchos bebés, negarle la teta es un verdadero rechazo, llora con una amargura inimaginable… y no veo motivo para provocarle ese sufrimiento. De momento seguiremos como estamos, más adelante ya veremos 🙂

        Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:36
      Permalink

      Me quedo con tu última frase, así es la crianza en general, verdad?

      Respuesta
  • el 24/05/2014 a las 17:59
    Permalink

    Hola! yo tengo una nena de 21 meses y ahí seguimos con lactancia a demanda… por el día lo llevo muy bien pero por la noche es otra historia…. tiene un montón de despertares y sólo de vuelve a dormir mamando de una teta y masajeando la otra ( esto sí que lo llevo mal). Dormimos juntas toda la noche, nos acostamos y despertamos a la vez, y a mi me encantaria tener un ratito, por lo menos, por la mañana para mi. Todo llega, verdad?

    Lo que me trae de cabeza es la duda de si tener otro bebe o no.. No me puedo imaginar un segundo hijo al mismo ritmo del primero… De hecho teniendo un primero, se puede hacer?

    Respuesta
    • el 27/05/2014 a las 21:45
      Permalink

      Jeje…el segundo es distinto y nos adaptamos, la mayor no se destetó durante el embarazo y de repente me encontré con las dos enganchadas! Al principo me ponia muy nerviosa cuando me pedía la mayor, ahora ya llevamos 4 meses de tándem y lo llevamos mejor, el ritmo de la pequeña es soportable, yo creo que al mamar las dos tengo más leche y la pequeña no tiene que tomar más para aumentar la producción y va tomando a un ritmo menor que el que llevaba la mayor, por la noche una o dos veces…vamos ideal! La mayor con tres añitos sigue pidiendo un montón, supongo que los celillos también hacen…pero me voy acostumbrando y ahora lo empiezo a disfrutar. Con la experiencia de la primera todo es mas fácil.

      Respuesta
      • el 28/05/2014 a las 9:27
        Permalink

        Enhorabuena por esa lactancia en tandem, me parece muy meritorio!

        Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:34
      Permalink

      Es algo muy personal Bego. Yo con un bebé como mi segundo hijo no tendría otro niño ni en broma pero también es cierto que ya tengo otro mayor y no siento la llamada de la naturaleza… aunque creo que incluso si la sintiera no tendría otro hijo hoy por hoy porque no podría gestionar el día a día. Hay familias que han tenido hijos después de tener un primer bebé complicado, supongo que al final pones todo en una balanza y hay a quien le sale que si 🙂 Besos.

      Respuesta
  • el 25/05/2014 a las 16:59
    Permalink

    Yo llevo 28 meses de teta. Mi niña tb es alta demanda, ella no ha mamado menos nunca ha sido constantemente siempre. Día y noche. Jamas he observado una disminución en la frecuencia, mas bien ha ido a mas.
    Hace 2 meses la destete de noche xq ya no podía seguir con ese ritmo. Se despertaba 6, 8 veces… Ya no podía mas. Le costo aceptarlo pero ahora x fin esta durmiendo del tirón, o casi, lo q a mi me ha dado media vida, xq yo tiendo a desvelarme.
    Además ninguna lo ha comentado, así q doy x hecho q no OS pasa. Nadie ha tenido agitación del amamantamiento?
    Yo llevo mucho tiempo. X eso tb decidí destetar de noche. Le daba el Pevho mordiendo la almohada e incluso le había llegado a gritar. No le deseo a nadie esa sensación de q su boca son cristales y solo deseas apartarla…
    A pesar de todo sigo, xq veo q la necesita Aunq intento acortar, entretenerla… Pero días como ahora, q esta maldita y pide cada 2 minutos buffffd, y q a veces no entiende q en ese momento no puedo…
    Y claro es vierto q ya cuesta explicar xq doy pecho, explicar xq doy cuando quisiera subirme al techo, o q en algunas tomas si disfruto, cuando en otras le cuento hasta 10 o 20 para q suelte puessss… M hace sentir bicho raro del todo, además como no m gusta q me digan q hacer, mejor no digo nada

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:32
      Permalink

      Hola Sara, yo no la he tenido, no, debe ser tremendo. Sí que he leído a algunas blogueras que lo han padecido, debe ser muy complicado.

      Entiendo cómo te sientes, a mi me pasa igual, pero entre nosotras nos entendemos! Un abrazo.

      Respuesta
  • el 26/05/2014 a las 10:09
    Permalink

    Ahora ya no estoy con la lactancia, aunque dentro de unos meses me meto de nuevo en la rueda, he estado casi dos años años y medio dando teta a mi peque y solo conozco a dos amigas (que sepa) que hayan tenido lactancias prolongadas. Realmente las personas que no lo han vivido sienten asombro, en el mejor de los casos, cuando hablas de tu lactancia. Si no lo han experimentado no entienden nada de lo que les cuentas. Mi lactancia fue larga porqué el peque seguía pidiendo y yo dando, sin más, no había motivo para dejarlo.
    Los últimos meses de lactancia fueron difíciles para mi, tuve momentos de agobio, de cabreo y de mucho cansancio y poco a poco fuimos reduciendo tomas, con esos trucos que vas aprendiendo de blogs como este porque no hay más información que la vuestra, hasta que lo dejamos del todo.
    Tengo que decir que ahora duerme de tirón casi todas las noches.
    Un beso.

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:28
      Permalink

      Besos Bea, gracias por compartirlo.

      Respuesta
  • el 26/05/2014 a las 15:05
    Permalink

    Yo llevo 6 meses con la teta y de momento sigo pensando que este es el mejor invento de la maternidad. Porque no hay nada más práctico y sencillo para alimentar a tu bebé, con un contacto tan ánimo y generalmente con poco esfuerzo (aunque yo también tuve unos 3 primeros meses de problemas con el pecho dolorosísimos). Ahora que hemos empezado con la alimentación complementaria, y aunque siempre doy primero el pecho antes que la comida, ya me supone un trastorno lo de tener que cocinar, con lo torpe que soy, mientras que la teta en exclusiva era tan práctica…

    Respuesta
    • el 28/05/2014 a las 9:28
      Permalink

      Pienso igual que tu!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com