¿Cuánto cuesta tener un hijo?

Bebé recién nacido

Cuando la semana pasada comentaba las razones por las que, salvo cambio radical en nuestras circunstancias, nosotros tenemos claro que no tendremos más hijos, mencionaba entre ellas el poder ofrecerles un buen soporte económico. Como decía en este post, no es el soporte que más me preocupa (desde mi punto de vista es más importante el soporte emocional y afectivo) pero sería absurdo negar que los hijos suman gastos a la familia.

Ahora bien, ¿cuánto cuesta tener un hijo? Seguramente sea una pregunta difícil de contestar porque dependerá de cada familia. De qué cosas consideren importantes y qué cosas encuentren superfluas. De qué nivel de bienestar deseen que para ellos y sus hijos o hasta qué punto se encuentren cómodos con un cinturón más o menos apretado.

Durante los primeros meses de vida creo que tener un hijo es relativamente barato. Sí, esto puede chocar con los aparentemente innumerables gastos que surgen cuando tienes un bebé pero si nos paramos a pensar casi siempre son cosas totalmente prescindibles que apenas usaremos unas veces y guardaremos sin amortizar. Cuando esperas un bebé, sobre todo si es el primero, parece que te apetece comprar todas las chorraditas monísimas que existen en el mercado, las vayas a usar o no. Claro, a nosotros también nos pasó ¿a quién no? En cambio con Bebé, ya curtidos como estábamos, no le compramos apenas nada. Por no tener, no tuvo ni habitación propia hasta pasados los dos años.

Entonces, ¿qué necesita – de verdad – un recién nacido?:

Una superficie sobre la que dormir, pero una superficie cómoda y bien amortizable, es decir, nada de minicunas monísimas que duran dos meses o cunas con barrotes que tu bebé aceptará con muchas dificultades. Yo optaría por una cuna de colecho o, mejor aún, una cama familiar lo más grande posible (o juntar varias camas).

Algo de ropa, que para el uso que le va a dar cuanta menos mejor. La suficiente cantidad de ropa para no estar lavando constantemente y ya. Lo que te quieras gastar depende de tu gusto pero hoy día hay tiendas de ropa que te pueden hacer un muy buen apaño con poquita inversión, por ejemplo, la ropa de Carrefour o la tienda Primark. Si además te hacen regalos o tienes opción y no te disgusta heredar ropa de otros niños es posible no gastar prácticamente nada.

Una mochila portabebés ergonómica. Sí, es bastante contra corriente pero lo cierto es que incluso el carro te lo podías ahorrar. Como perchero con ruedas, alivio para bolsas y juguetes y cargador de la compra es estupendo, pero para llevar al niño… Que si te quieres comprar un Bugaboo como hicimos nosotros con Bebé tras habernos quedado con ganas con Mayor, estupendo. Es muy posible que lo dejes nuevo, eso sí, pero estupendo, es un gran carro que seguro que te encanta. Ahora bien, prueba una mochila ergonómica y no volverás a coger tu carro. La mejor inversión que puedes hacer a corto, medio y largo plazo. Cómprate una Emeibaby, por ejemplo, y me cuentas 😉

Pañales. Aquí se va un pico, es cierto, pero si te animas con los pañales de tela todos los que los han usado coinciden en que son muy prácticos y que la inversión inicial se amortiza con creces en un tiempo cortísimo.

Una buena silla para el coche, si es que tenéis coche. Probablemente sea el desembolso más importante pero bien merece la pena no escatimar en esto.

Y ya está, creo que no me dejo nada. La tetita es gratis, no necesita chupetes, ni biberones ni demás accesorios relacionados, no necesita móvil de cuna ni ningún otro accesorio para ella, ni juguetitos desde 0+ (que me parecen más para los padres que para ellos) y cada vez conozco más gente que baña a los bebés en la pila de la cocina (por cierto, que me dicen que es comodísimo).

 

Desde mi punto de vista, cuando el gasto se eleva, y además considerablemente, es con el paso de los años. Por ejemplo:

– Mis hijos han necesitado muy poquita ropa cuando eran más pequeñitos y apenas un par de zapatos de quita y pon. Pero conforme van siendo mayores se ensucian muchísimo más, el pequeño incluso rompe la ropa, necesitas lo que te pida el cole de uniforme más diferentes prendas para diferentes ocasiones (ya que yo al menos no le pongo lo mismo para rebozarse de tierra en el parque que para estar en casa, o para ir a casa de los abuelos, por ejemplo), si no alternan varios zapatos los rompen en nada de tiempo… Hemos pasado de apenas tener ropa y que aún así nos sobrara a tener el doble y que no nos alcance. De cara al próximo otoño / invierno nos espera una intensa temporada de compras de ropa y calzado porque no tienen de nada y son muchas las necesidades. Es inevitable.

– En casa no somos de comprar muchos juguetes, pero con la edad van pidiendo cosas y es normal que como padres nos apetezca ir comprando juguetes  o cuentos conforme se van desarrollando nuestros hijos y adquiriendo nuevas capacidades. Comprar “juguetes” a un bebé que no sabe ni qué hacer con ello me parece prescindible, con una caja y unos tubos de cartón un bebé es feliz, pero conforme van creciendo es estupendo poderles ofrecer juegos estimulantes y más ahora con la oferta tan amplia que hay en el mercado. Nos pasa lo mismo con los cuentos infantiles, ¡nos encantan! Y desde que Mayor ha empezado a leer nos gustan aún más pero hay que reconocer que se nota, no son nada económicos.

Cuando los niños van al cole añadimos un importante gasto a la economía familiar. Nosotros optamos por la educación pública pero aún así en material escolar y libros de texto se va un buen pico todos los septiembres. Este año entrará Bebé al cole, doble gasto. Los libros ya los tenemos comprados… y es un palo. Súmale baby, uniforme, chandal o lo que sea que te pida el cole. Es una cuesta de enero pero en pleno septiembre.

– Como comentaba anteriormente, Bebé no tuvo habitación propia hasta los dos años. ¿Para qué si dormía con nosotros? Compartía armario con su hermano y cama con nosotros, no necesitaba más. Pero al final todos los niños crecen y llega un momento en que se hace necesario y hay que sacar de nuevo la cartera a pasear. Aunque elijas decorar el dormitorio con muebles de Ikea, es un gastos considerable (por cierto, que a mi me encanta Ikea pero no me parece tan barato como aparenta).

– Nosotros hemos notado también un aumento en el gasto en alimentación, y eso que nuestros hijos no son de mucho comer, ni en cantidad ni en variedad. Lo de que donde comen dos comen tres… podría ser. Pero donde comen dos no comen cuatro.

Y esto así, a grosso modo y hablando de niños pequeños. Sin duda, creo que el gasto crece con la edad. ¡Mis padres todavía se acuerdan de lo que gastaban cuando yo vivía con ellos pasados los veinte!

Desde mi punto de vista, un bebé recién nacido consume muy poquito pero el gasto va en aumento. Y aunque la economía familiar casi siempre puede ser reajustada, medir si puedes sostener económicamente ese gasto es algo a tener en cuenta a la hora de decidir tener un hijo, al menos si quieres tomar la decisión con cabeza.

¿Qué os parece, qué cuentas habéis echado vosotros? ¿Cuánto ha costado, en vuestro caso, tener un hijo?

Foto | Jay Ryness en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

14 comentarios sobre “¿Cuánto cuesta tener un hijo?

  • el 04/08/2015 a las 12:55
    Permalink

    Pues me parece muy interesante, no me había parado a pensar cuánto cuesta un niño.
    En nuestro caso siempre tuvimos muy claro que no nos íbamos a dejar seducir por los millones de artilugios “imprescindibles” que hay para bebés. Léase calientabiberones, calientatoallitas, capazo, minicuna, móvil de cuna, bañera de bebé…..
    Nos hemos apañado estupendamente. Sin cambiador para asombro de muchos, yo cambiaba al niño estupendamente sobre la cama.
    Sin colector de pañales sucios. De verdad que flipo con la inventiva de los vendedores y capacidad de crear necesidades donde no las hay.
    Donde más gastamos con el mayor es en ropa y zapatos pero con el pequeño ni eso, la hereda del mayor (ventaja de tener dos niños y que además naciesen en la misma época), bueno, en zapatos sí, no me gusta que se hereden, cada pie es único.
    Ahora que está en Primaria el mayor ya usa libros y también se nota. Y duele que no sean heredables porque se trabaja sobre el libro, pero bueno, en tercero la cosa cambia y ya los podrá heredar el peque.
    El peque la verdad es que nos está “costando” muy poco. El pobre hereda ropa, juguetes y libros. Mamó hasta el año y nunca usó biberones.
    El gasto del mayor en ropa, libros y juguetes lo veo como una inversión, porque sé que si se cuidan las cosas tendrán el doble de uso, viene el pequeño detrás.
    Nunca me he planteado como ventaja o desventaja tener dos niños del mismo sexo pero ahora que lo pienso, es toda una ventaja a nivel económico, al menos a nivel ropa que es donde más gastamos.
    Con eso y con prescindir de chorradas (no pretendo ofender a nadie, cada cual compra lo que quiere) un niño no debería salir muy caro.
    Tampoco abusamos de extraescolares, sólo viene una chica una vez a la semana a conversar en inglés con el mayor. Creo que los niños deben tener tiempo para jugar, incluso para no hacer nada si no quieren.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:26
      Permalink

      Es una ventaja tener dos niños del mismo sexo si nacen en momentos parecidos. Los míos nacieron en dos épocas del año totalmente opuestas. Aún así hemos tenido suerte porque el pequeño es más bajito que su hermano así que ha “salvado” esa diferencia temporal y sí ha podido heredar bastantes cosas.

      Respuesta
  • el 04/08/2015 a las 18:02
    Permalink

    Yo nunca he gastado mucho en cosas para los niños cuando eran bebés. Poca cosa, y de marcas normalitas. Como dices, a esa edad no necesitan gran cosa.
    Sí he notado más gasto con el pequeño en el sentido de que muchas cosas no las puede aprovechar de su hermana. Juguetes sí, pero la ropa de niña no sirve para niño, una pena.
    Las mochilas portabebés me han venido genial, ojalá las hubiera comprado antes para usarlas con la mayor.
    Comida… mis hijos comen mucho pero intento comprar en el mercado y no gastar en tonterías. Respecto al colegio, el de la mayor es público y aunque hay que invertir en material escolar, creo que el mayor gasto es la ropa, lo normal.
    Claro que los hijos suponen mucho gasto, pero creo que con un poco de sentido común se puede controlar un poco la cosa para no despilfarrar.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:24
      Permalink

      Sí, eso creo yo, al menos al principio.

      Respuesta
  • Pingback:Blogs de papás y mamás: el poder de la sonrisa, el precio de tener un hijo e historias sobre lactancia

  • Pingback:Blogs de papás y mamás: el poder de la sonrisa, el precio de tener un hijo e historias sobre lactancia | Pequecordoba

  • el 08/08/2015 a las 14:22
    Permalink

    Pienso como tú, un bebé no supone demasiado gasto, pero según crecen la cosa cambia. Mis dos mayores destrozan la ropa, y además la mediana casi no ha podido utilizar ropa de la mayor porque es bastante más rellenita. En comida es una pasada lo que se gasta, en especial si se consume mucha fruta y verdura. Y en Suiza no hay sanidad pública, así que cada uno tiene que tener su seguro médico, aunque he de decir que funciona muy bien. El punto positivo que he descubierto ahora que la mayor va a empezar el cole es que no hay que comprar nada, el colegio te da los libros y el material necesario.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:20
      Permalink

      Bueno, por lo menos el cole funciona bien! Un abrazo.

      Respuesta
  • el 13/08/2015 a las 23:02
    Permalink

    Coincido contigo en que de bebés, los niños necesitan casi nada. A mis dos hijos los alimenté con leche materna exclusiva hasta que empezaron con la comida sólida, y a la menor de 20 meses aún seguimos con la tetita. A mi primer hijo le compré todo nuevo, pero muy barato, pero con la segunda, una niña, no podía reciclarle casi nada de su hermano porque todo lo reciclaje era de 20 meses en adelante, aunque igualmente usó ropa heredada y hasta prestada, durante los primeros cuatro meses, una amiga me prestó ropa de recién nacida hasta cuatro meses, y luego la lavé toda y se la presté a otra muchacha que tenía una nena recién nacida. Y ahora de grande, usa casi siempre los pantalones del hermano, que sabemos que los pantalones son neutrales, y las camisas y vestidos si son nuevos. Eso añade un gasto considerable. Pero teniendo dos niños de géneros distintos es más complicado a la hora de ajustarse el cinturón en la economía familiar cuando crecen, porque la ropa, los juguetes, el mobiliario y la ropa de cama de niñas ES COSTOSÍSIMA. He descubierto que puede costar incluso tres veces más que los mismo objetos de niño, de la misma marca y mismos materiales, me supongo porque la ropa de niñas esta llena de princesas y otros personajes que debe ser costoso conseguir la marca. Yo trato de seguir una onda neutral hasta que mi hija me pida esas cosas llenas de princesas (¡o de autos!) pero muchas veces es imposible porque entonces las cosas neutrales, exceptuando el mobiliario y ropa de cama, es costoso igual. Como dices, la situación se adapta a cada familia en particular, pero como tienes dos varones, te cuento cómo es tener una niña, incluso una niña que aun no pide nada específico.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:15
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario Amaranta, me ha parecido súper interesante tu visión. Un abrazo.

      Respuesta
  • el 18/08/2015 a las 0:10
    Permalink

    Yo creo que gastas lo que quieres gastar. A nosotros nos regalaron muchísimas cosas, en el trabajo nos dieron dinero… Pero hay que tener los pies en la tierra y no caer en según que tonterías que como bien decís, no son para nada necesarias. Yo odio el consumismo y no quiero transmitir eso a mis hijos, y tampoco quiero llenar la casa de trastos tipo andador, cambiador, bañera súper guay con no se cuántos accesorios… A mí esas cosas me sobran. Una idea que no a todos gusta es usar cosas de segunda mano. Mi cuna y mi cochecito lo sacamos de Cáritas, estaban en perfecto estado y nos ahorramos muchísimo dinero.

    Por supuesto ahora con la guarde y la introducción de nuevos alimentos los gastos irán a más, pero mientras sean cosas que tienes que comprar sí o sí me da igual hacerlo.

    Respuesta
    • el 25/08/2015 a las 17:11
      Permalink

      Gracias por tu aportación Kletva, un saludo!

      Respuesta
  • el 24/08/2016 a las 1:39
    Permalink

    Mi bebita aun no hace pero me ha resultado super util el articulo, concuerdo en usar cositas baratas y si se aparece el hada madrina con cosas de segunda mano BIENVENIDAS! los bebes dejan casi todo nuevo y esta muy re utilizar!! He estado pensando varias alternativas de reemplazo con cosas que ya tengo en casa, por ejemplo, tengo en valde ancho y bajito que usare perfectamente como tina, mi esposo ha hecho la cama con una antigua mesa que encontramos, solo le adaptaremos el colchon et voila!! utilizare panales ecologicos porque son un exito para mi bolsillo y para la naturaleza. Solo me falta pensar en un artefacto donde pueda darle la comidita mientas no se siente bien…. bueno las ideas me van llegando! Creo que ser austeros es una forma del SABER VIVIR, no se trata de ser tacanos, para nada, sino de explotar los beneficios de las cosas que ya existen y reutilizarlas para ahorrarse un dinerito.

    Saludos desde Colombia!

    Respuesta
  • el 09/12/2016 a las 16:07
    Permalink

    Hola muy buenas! Un bebé al principio es gasto, sobre todo el primero, comprar sacaleches, carro, juguetes, y es cierto que conforme se hacen más grandes aumenta el gasto. El segundo y siguientes y sobre todo si son del mismo sexo pueden salirte más económicos. Y los SRI? sistemas de retención infantil, también es un gasto considerable. Yo estimo que un bebé supone un gasto inicial de unos mil euros, y mantener al bebé unos cien euros anuales. Yo solo tengo uno, y si tengo otro tendré que gastarme en ropa porque la ropa hoy en día es tan mala que no puedo guardar casi nada.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com