Ayer estuve en el ginecólogo. No tenía que volver para nada pero tuve que pedir cita porque llevo un par de ciclos con la regla algo loca: manchado antes de tiempo, fase lútea más corta, una regla larguísima…
No le ha dado mucha importancia pero me ha mandado las pruebas clásicas: análisis, ecografía, citología y colposcopia. Me da una pereza enorme hacérmelas, pensar en buscar el hueco en la agenda para que mi marido pueda hacerse cargo del niño, recorrerme todo Madrid para cada cosa, esperar los resultados, volver a pedir cita… 
Así que ando cabreada conmigo misma. Cabreada porque ahora que me había quitado el problema del mioma del medio, que el pobre el único quebradero de cabeza que dió fue su propia existencia, se me estropea otra cosa por ahí abajo.

¡Grrrrr!.