Cuatro años y medio cambiando pañales sin interrupción y habiendo probado unas cuantas marcas con dos niños distintos, ¿existe el mejor pañal para bebés? ¿el pañal definitivo? ¿el súper pañal? ¿el pañal perfecto? ¿qué marca fabrica los mejores pañales?

En nuestra casa hemos sacado varias conclusiones:

– Que los pañales plasticosos no nos van bien, preferimos los que tienen un tacto de celulosa aunque aparentemente sean menos suaves o vistosos.

– Que cada niño hace sus cositas de manera diferente y no todos los pañales funciona igual de bien para según qué tipo de pises o cacas.

– Que cuando viene la marea, no hay pañal que resista.

 

Pañales Dodot

Como ya comenté hace años, nos reiteramos en que los pañales Dodot nos nos gustan nada. Posiblemente sea la marca de pañales más vendida en España pero tengo sospechas de que sea porque mucha gente no se atreve a probar otras opciones. Los Dodot, en cualquiera de sus gamas (que las hemos probado todas), nos resultan los peores pañales de todos. En primer lugar, es como si la humedad se condensara en el exterior y al cabo de un rato, sobre todo a primera hora de la mañana, están fríos y con sensación de estar mojados por fuera. Por otra parte, ese tacto de plástico no nos convence ni por dentro ni por fuera. Yo cada vez que cojo uno me pregunto ¿de qué estarán hechos? Y, lo que es bastante peor, enseguida huelen a meado revenido. Una mezcla de olor a pis y plástico que se huele a lo lejos y que no nos pasa con otras marcas. En cuanto a absorción no funcionan mal pero con esa peste terminamos cambiándolos mucho más a menudo, así que encima de que son más caros, no nos compensan nada.

 

Pañales Lidl

Por recomendación de muchos papás, probamos los famosos pañales de LIDL. En principio me gustaron bastante en cuanto a tacto y olor y desde luego el precio es estupendo. Nos agrada ese tacto a celulosa que tienen, no son rígidos, no son feos (además nos gustan los pañales con poco dibujo) y absorben bien.

El problema con los pañales lidl es que hemos tenido un montón de escapes de caca con ellos, por la zona de las ingles. Si Bebé no hace caca van genial, pero como le de por evacuar ya la hemos liado, casi siempre hay escape. Así que aunque por todo lo demás nos gustaban, los hemos comprado tan solo unas pocas veces.

 

Pañales Mercadona

También les hemos dado varias oportunidades a los pañales de Mercadona. En nuestra casa son “pañales de urgencia”, cuando no tenemos opción de usar otros. El tacto es agradable y no hay escapes pero nos resultan gruesos y, sobre todo, demasiado rígidos. Me recuerdan a esas compresas que había hace años, cuando yo era niña, que eran un mazacote. No me terminan de convencer.

 

Pañales Día

Nos gustan bastante los pañales del DÍA. Un tacto muy agradable a celulosa, el estampado me parece muy gracioso, son baratos, absorben bien, no huelen mal y además son finitos. ¿El inconveniente? Que a veces hemos tenido escapes. No con tanta frecuencia como con lo de LIDL pero sí que hemos tenido algún accidente.

 

Pañales Moltex

También hemos probado los pañales Moltex, los Bio Baby. Bastante bien en tacto, absorción y aspecto general pero algo gruesos y rígidos, desde mi punto de vista se dan un aire a los de Mercadona.

 

Pañales Huggies

Los pañales Huggies los usamos bastante con Mayor hasta que empezó a aguantar más el pis. Llegó un momento en que hacía pis muy pocas veces al día y lógicamente al final la meada era muy grande. Ningún pañal podía aguantar semejante caudal pero es que los Huggies se le salían casi a chorro, como si no llevara nada puesto. Por lo demás eran unos buenos pañales y estaban bien de precio. Con Bebé hemos usado algunos que heredó de su hermano y sin problemas, si no hemos repetido es porque seguimos fieles a los pañales de Carrefour, que son nuestros favoritos.

 

Pañales Carrefour

He dejado para el final hablar de los pañales Carrefour, de los que ya he hablado alguna vez. Nos gustan muchísimo y no dejo de recomendárselos a todo el mundo. Salen a unos 14 céntimos sin ofertas, con 3 x 2 algunas veces los hemos comprado a 10 céntimos. El tacto es agradable, no huelen a nada ni tras una noche entera, no condensan la humedad, el culete está seco incluso cuando ya están muy llenos, no te quedas con la tira de pegar en la mano si fuerzas el pañal y aunque no tienen el estampado que más me gusta, no son feos (yo diría que imitan en el dibujo a los Dodot).

Si les tuviera que poner alguna pega es que como mis hijos han sido dos bebés-raspa, y muchas veces por abrocharlos deprisa y mal, han tenido algún escape de caca por la parte de arriba del pañal, que quizá debería tener un fruncido como tienen los de Mercadona, para evitar accidentes tipo volcán. Vamos, no son el pañal perfecto, pero en nuestro caso se acercan bastante, así que son, con creces, los que más a menudo compramos.

 

Pañales Chelino

No llegamos a probar los pañales Chelino, de los que se habla muy bien en las redes.

 

Y vosotr@s, ¿habéis encontrado el pañal perfecto para vuestros bebés?